sábado, 12 de junio de 2010

Con o sin Alvalle...



Me ha llamado la atención desde el primer día. "¿Y?" Buena pregunta.
Se está echando mano de la crisis para el guión de muchos anuncios... Éste es distinto.  Recupera espacios, olores, recuerdos de mis veranos de preadolescente en La Gornal, un pueblecito ubicado en la carretera de Barcelona, entre el Vendrell y l'Arbós.

La Gornal. Las excursiones en bici con la pandilla de los chicos del pueblo.  "¿Quedamos frente a la Iglesia...?" La compañía de mi abuela paterna en esa casa donde pasó la guerra. "Cuéntalo..." Mi abuela, que no era la clásica anciana batallitas, volvía a explicar dónde tenían el refugio durante los bombardeos, el camino en el que pasó tanto miedo al toparse, sola, con la Guardia mora..., cómo se la apañaban para comer... La guerra de mi padre no tuvo nada que ver con la de mi madre.

La siesta en las "gandulas" después de comer,  bajo el árbol...sólo había uno en un jardín alargado y rodeado de hierbas aromáticas -allí conocí la María Luisa-  Y "el vespre"... Las sillas en la puerta de la casa donde los mayores tomaban el fresco y la gente del pueblo se acoplaba o intercambiaba unas palabras ... "Déusiau"...

Hijos de profe... No salíamos hasta que no habíamos terminado los deberes de verano. Los amigos esperaban con paciencia. "Estos de Tarragona... Deberes en vacaciones..."

Y la "bassa",  esa adaptación de piscina con una gran ventaja; no existía el peligro de caerse en un despiste.

Los fines de semana... barbacoa y  pan tostado "a gogó" . Venían los primos, muchos primos. Todos esperando el obligado manguerazo de mi padre, a chorro y con aspavientos "Brrrrr"...

Por la noches, los mayores se quedaban  en el jardín y nos mandaban a la cama. Mi padre y mi madre... muchas veces recostados en el tronco del árbol... charlando... Confieso que, de cuando en cuando me picaba la curiosidad y, desde la ventana del piso de arriba, me quedaba un buen rato observándolos.  Sólo me llegaba un murmullo grave de mi padre y la voz suave de mi madre. Y entonces soñaba que yo, algún día, sería mi madre y tendría a alguien como mi padre... que regresaba reventado de trabajar -nunca hizo vacaciones-  y se le notaba que llegaba a la casa del pueblo con ganas de esposa, hijos... con ganas de hogar. 

En lugar de "Alvalle",  unos platos de tomate, crudo o escalibado...

No sé... Pensaba si estos hijos podrán guardar recuerdos sencillos, con olores y sabores característicos de su infancia y juventud. Y si podrán pararse, cerrar lo ojos y decir ..."¿Cómo era?"

29 comentarios:

Ana pesolet dijo...

El verano es el tiempo de la infancia y de la juventud. No sentíamos el calor, ni el astío. Simplemente era el único tiempo del año libre de estudios y de rutinas. Qué bueno sabía todo, qué bien olía todo. Tus olores, parecidos a los míos. Yo puedo oler la "samfaina" que mi yaya cocinaba para la tortilla de la cena... ¡qué bien sabía después de una tarde de recorrer mundos a lomos de mi Orbea azul cielo!

Besos, niña Sun

ana dijo...

Yo creo que sí, que los tienen. Sólo que aún no saben lo importante que son esos recuerdos.

Aún no saben el lujo tan enorme que será recostarse un poco en ese colchón de recuerdos, lo necesario que será pararse en esos momentos. Aún no necesitan esos momentos en que sin darte cuenta estás pensando en... "¿cómo eran las cosas cuando yo era niño?"

Cuando yo era niña...
... y comienza el descanso.

Un beso Sunsi.

Zambullida dijo...

Me has hecho recordar otros tiempos en los que emocionaba contar luciérnagas. He de admitir que guardo buenos, pero también malos recuerdos. Sin embargo, estos últimos se han ido poco a poco clareando. Puede que haya ayudado el hecho de que ahora resida en la casa donde pasé mis veranos de niña, de preadolescente, de adolescente, de joven y hasta de adulta. Esta casa me ha ayudado a reconciliarme con mi pasado y, de paso, conmigo misma.

Precioso post, sunsi.

Un fuerte abrazo desde Castilla.

tomae dijo...

Sunsiiii ¡que casualidad!

Hoy nos hemos tomado un gazpacho de esos...y observando el "envase" imaginaba el texto...

Ingredientes : Tomate,pimiento, pepino...y (pensaba yo) ¡cartón! (ya tenia pensado un post..)

Alvalle es un buen compañero de nuestros veranos, y (tengounarecetasecretafácil) para aparentar haber hecho gazpacho en casa si tenemos invitados...

Me encantan estos veranos que describes,incluso ¡he oído! esa voz grave que dices de tu papi...

En verano siempre hacemos una escapada al extranjero, de 1 día o un sube y baja, nos pilla cerca y Andorra aún resulta barato.

Nos vemos, ¡Ministra!
...recibí tu encargo de las onomatopeyas, sigo en ello, ya saldrá ya.

Antonio Azuaga dijo...

Descuida, Sunsi, guardarán “recuerdos sencillos”, fundamentales e imprescindibles, por una metafísica razón: nos pasamos la vida “pretendiendo” ser un norte en el futuro hasta que, tarde o temprano, nos damos cuenta de que lo que de verdad “somos” es el rastro de un pretérito. Parafraseando a Antonio Machado, somos un “camino” difuso por delante y una “senda” irrepetible por detrás. Irrepetible, sin duda; pero es nuestra “consistencia”. Y… ¿quién podría olvidar su “consistencia”?

Un saludo, y un aplauso a esa ‘inexplicable’ vocación de que hablas en tu anterior entrada: cambiar las “tecnológicas ingenierías del hombre” por la “arquitectura de sus anteriores ángeles” es un gesto de rara grandeza.

El alegre "opinador" dijo...

Me ha emocionado muchísimo tu entrada... Una belleza.
No sé lo que es la "bassa".
No sé si los pequeños tendrán algún día recuerdos como esos... Mis hijos seguro que no porque nunca los tendré (cosas de la vida)... Mis sobrinos quizá llegue un momento en que no se acuerden ni de quiénes son sus tíos.
Espero que las generaciones futuras tengan recuerdos tan bellos como los que cuentas y en los que me he visto tan reflejado...
Gracias por un buen rato.
Muchos besos.

Diego dijo...

A veces me descubro volviendo la vista hacia un grupo de adolescentes que ríen.
Y siento como cuando en el teatro descubres la tensión emotiva de un párrafo que te traslada a otro tiempo.
Y te gustaría volver a tener veinte años.

Sunsi dijo...

Pesolet...Esos recuerdos son un privilegio. Estoy convencida. Son nuestras raíces aunque el pueblo hubiese desaparecido ... o la casa. Son las resonancias de lo vivido en un tiempo que todo era mucho más sencillo.

Es cierto...no recuerdo el calor a pesar de las largas excursiones en bici. Yo tenía una BH blanca y una cesta para la merienda.

Cierro los ojos y podría tocar todos esos recuerdos...

Un petó, nena-pesolet

Sunsi dijo...

Anita. Tal vez por eso me paercen importantes las tradiciones familiares. Cada familia tiene las suyas. El desembarco de los Cacho de Badalona, saltar las olas en la calita... los pinchos morunos en la barbacoa para no olvidar el tiempo pasado en Ceuta. El bañito en la Gre antes de dormir... Colchones que, aunqu sea la misma casa, en verano se vive distinto. Los pajaricos son más importantes que la jaula.

Y cuando recuerden, si Dios quiere, seremos más mayores. Que no olviden el olor a jazmín, a lavanda, a tomillo...

Besos, Ana

Sunsi dijo...

Zambullida... Parece mentira las cosas que tenemos en común algunas generaciones. Las luciérnagas...y los bichos-bola...Mis hermanos cortando lagartijas para comprobar que la cola seguía moviéndose. En el pueblo los grillos montaban un festival nocturno...cric-cric. Nos acostumbramos y funcionaba como una nana.

El tiempo borra los recuerdos no tan buenos. Creo que todos tenemos algunos por ahí escondidos...

¿Vives en la casa de verano de tu infancia ... juventud... ? Casa grande. Cada rincón un recuerdo. Me alegro que la hayáis conservado. No es, por desgracia, mi caso. Pero vive igualmente en mi memoria.

Un beso, Zambullida.

sarracena infiel dijo...

Los míos saben a yodo, a sal, a mar.

Guardo nítido el recuerdo de la primera vez qe tuve conciencia del mar, recuerdo perfectamente el sabo del Cantábrico, tan dsitinto del Mediterráneo.

También de otro veranos, ya en Castilla, el calor profundo de la Tierra de Campos y alguna que otra excursión, sin adultos.

Y los deberes de verano ¡ufff! y, mi primer noviete (!)

Todos tenemos esos recuerdos, más bien, la nostalgia de un tiempo pasado, feliz, libre, sin complicaciones ......

Para llegar ahí se precisa, no obstante, crecer y madurar y hacerse mayor y acumular las suficientes preocupaciones, penas y heridas para apreciar lo esencial de la vida: la felicidad n está en las cosas sino en la capacidad para vivir cada momento con plenitud ...

Así que sí, tengo esperanza en que vivirán lo suficiente para mirar atrás y permitirse un poco de nostalgia.

Con Dios.

Sunsi dijo...

Es que es muy bueno el Gazpacho Alvalle, Tomae. Los que entienden dicen que es el más "conseguido". Yo me tomo cualquiera. Todos me gustan. Antes lo hacía yo.Ahora me descomplico. Pero observo que la diferencia estriba en tener o no Termomix. Marca la diferencia. Por lo visto, con el cacharrito todo es un momento. Soy la única consorte Cacho que no lo tengo. Será cuestión de planteárselo.

Espero con intriga tu post sobre las onomatopeyas...

No me llames Ministra... que ya hay una, la esposa de Driver. Que esta sí lo es casi casi... Y nos vamos a hacer un lío ...

Un saludo y que paséis un feliz domingo.

Sunsi dijo...

Siempre que comentas tengo que leer dos veces, Antonio. Intento interiorizarlo y aplicármelo. De hecho,pienso que nuestras pisadas y nuestra consistencia están siempre en presente. Son todos los presentes los que se tornan pretéritos y pueden dejar más o menos rastro. Depende del "peso", supongo. La huella no es la misma si roturas la tierra o la sobrevuelas.

Mi ciudadana... Por una extraña razón que , de momento, sólo entendemos su tutora, su padre, yo... y toda la saga de docentes de mi familia ... ha hecho un descubrimiento. Más intuitivo que racional. Ahora empiezan a encajar las piezas. Es muy joven, pero yo "veo" sus razones. Creo que no se equivoca.

Gracias por pasarte, profesor

Sunsi dijo...

Opinador. Una "bassa" es una balsa. No sé si en el norte las casas de pueblo las tenían. La nuestra no era demasiado grande aunque en aquellos tiempos me parecía inmensa.

Me alegra que te haya gustado la entrada y que te haya traído buenos recuerdos. ¿Tú crees que no se acordarán de sus tíos? Lo dudo, alegre opinador... Para mis hijos los tíos son lo mássssssssss. A nosotros nos tienen muy vistos;))))

Que tengas un buen domingo y gracias por pasarte.

Sunsi dijo...

Ei, Diego. Te noto nostálgico. Estoy tan acostumbrada a tus comentarios "optimistas"... ¿Tú crees que no tenemos 20 años? Los tenemos. Los cumplimos. Y los vivimos. Vamos a hacer "magia blanca" con el hemisferio derecho. Los humanos somos los únicos que podemos vivir dos veces: lo que hemos vivido y lo que revivimos.
¿Te sirve?

Un saludo afectuoso para Driver ... que tiene 20...+20...+ casi 20. Tres veces 20, camarada inquilino

Sunsi dijo...

Sarracena. Hoy estás especialmente clarividente. Como tú, mis primeros recuerdos también saben a sal y a agua en calma...Yo nací en el Mediterráneo. Después el pueblo... Y después mucho curro en la Academia de mi padre... pero nos escapábamos a la playa a la hora de comer...

Reproduzco lo que más me ha gustado. No sabría decirlo mejor.
"Para llegar ahí se precisa, no obstante, crecer y madurar y hacerse mayor y acumular las suficientes preocupaciones, penas y heridas para apreciar lo esencial de la vida: la felicidad no está en las cosas sino en la capacidad para vivir cada momento con plenitud ..."

Bingo, sarracena.

Que pases un domingo con un poquito de descanso.

lolo dijo...

Qué bien lo cuentas, Sunsi.
Estoy segura de que tus hijos podrán cerrar los ojos y preguntarse ¿cómo era? Segura.
Lo siento como tú y los demás que comentan; un colchón al que volver y apoyarse... suave, mullido y gustoso.
Y creo, con Sarracena de nuevo, que para llegar hasta ahí hay que acumular heridas y comprender el valor del vivir con plenitud cada momento, madurar.
De momento ellos al mirar hacia atrás aún no pueden disfrutar esa sensación, que tal vez está diseñada para curar heridas más tarde.

Pero deja que me enrolle un poco, síntesis no mola, el gazpacho es un tema apasionante. Escaldar tomates, pelarlos, picar finísimamente el pepino, el pimiento, la miga de pan del día anterior, ni una gota de agua. Y la batidora, poco a poco. Y muuuuy frío. En unos cuencos pequeños servía pan, pepino y pimiento, todo pequeñísimo. Así lo hacía y lo hace mi madre.
¿Quién dijo Thermomix, ese nuevo amanecer que llaman? Pazo directamente al cartón, que está buenísimo y me quedo con el cómo era ¡cómo era todo!

Bego dijo...

Sunsi que entrada mas chula!! he vuelto a mis veranos en Caseda. Mi bici orbea, mis bocadillos de chocolate, los chapuzones en el rio o en casa a manguerazo limpio. Y la casa siempre tan llena...familia grande.
Siempre volvemos alli por vacaciones, queremos que nuestros peques se lo pasen igual de bien y tengan esos recuerdos. Aunque a veces es dificil "relajarse" podemos llegar a juntarnos 35 personas...pero vale la pena.
Como siempre has acertado GRACIAS!!
Bego

Marta dijo...

Sunseta!!! ¿qué nos está pasando con tantas nostalgias de aquellos veranos...? ¿será que crecemos?. Mi madre recuerda con absoluta claridad las vendimias en Piera y las verbenas en Cardedeu...y es incapaz de decirme lo que ha comido..
Sí, seguro, los nuestros también los recordarán, besos soleados

Sunsi dijo...

Hedbana lolo... Y los junios. También recordarán los junios... ¿O seremos nosotras quienes se los recordaremos?

Me gustaría que miraran atrás y pensaran que en verano no hacíamos cosas del otro jueves, pero había más paz. Que el paso de junio era para llegar a un julio con más sosiego. No sé por qué pero creo que eso falta y falla. Más sosiego. Para que puedan capturar y retener lo que nos hace ser una familia. Por eso pienso "¿Cómo era?" "¿Cómo lo hacían para que nos sintiéramos tan a gusto?"

Lo del gazpacho... como no he amanecido ... seguirá siendo con envase. Forma parte de las vacaciones... Menos horas en la cocina y descomplicación siempre que se pueda.

Besos... Ya falta menos, lolo

Sunsi dijo...

Bego... Tu Cáseda. Todos , quien más quien menos, teníamos un lugar donde se podía reunir la familia extensa. Y si no se cabía nos apretábamos. Y fíjate que siempr sale la bici o la tumbona ... y los primos ¡y los manguerazos! A veces, un amor veraniego más platónico que real.

Me alegro de que aún consrvéis las escapadas a Cáseda y que sigáis apiñados.

Un besico, Bego.

Sunsi dijo...

Ay, Marta...que me parece que va a ser eso...que nos hacemos mayores y ellos también. Y quizá nos gustaría recuperar algunas formas de vida que ahora no se llevan.

Tu madre... Ahora que la mencionas. ¡Qué señora! La recuerdo perfectamente. En Tona.

Sí estamos un poco nostálgicas. Pero oye. Recordar es bonito. Significa que nos han pasado cosas que nos han hecho bien y que han nutrido nuestra infancia. Ojalá ellos puedan decir lo mismo.

Un beso, morena.

Anónimo dijo...

Hola guapi.
Mmmm veranito, q recuerdos!(me los guardo..)

Está bien este anuncio,quizás algo así es lo q necesite la gente en los tiempos q corren.

Y viéndolo he pensado...q raro q Sunsi no lo haya comparado con el de Estrella Damm de este verano?
Me pone de los nervios... ¿Cómo se puede hacer un anuncio como ese en tiempos de crisis? El del año pasado tenía su punto guay, cumbayá, playa, chiringuito, gente guapa y gente no tanto, el de este año es
uyyyyy te dejo...me reclama mi dulce mitad!
Te llamo para ir un dia a pasear x la spiaggia? Venga!
Un abrazoooooo
MO

Mariapi dijo...

Sunsi, tengo pocos recuerdos del mar en mis veranos, algunos de infancia en Tarragona y otros cantábricos.Pocos.
Verano = Pirineo.
Y claro que tendrán recuerdos nuestros hijos, distintos, serán los suyos, propios de su tiempo...los mejores para ellos.

Un besico.

Blancael dijo...

leyendo las entradas de recuerdos de verano, la verdad es que tamhbién ha vuelto a mi cabeza, mis veranos , en el mar, y las excursiones con mis padres por los pueblos de Navarra.
Y por cierto he visto que Begoña ha puesto la localidad de Casedan y mi pregunta si es el pueblo qeu hay en Navarra ,cerca del castillo de Javier, Alli iba tambien de pequeña y me ha hecho mucha gracia volver a ver ese nonbre
Besos,

Bego dijo...

Si Blancael, exactamente ahi esta Caseda a unos 15 km del castillo de Javier, es el pueblo de mi madre. Mi padre era de Sang¨¨uesa( lo siento no me va ni el acento ni la dieresis) tambien muy cerquita de alli y a unos 40 km esta Pamplona.
Si algun dia vuelves avisame que te hare la visita turistica eh?
Besicos
Bego

Blancael dijo...

Esto es para Bego, Yo soy de pamplona , pero vivo en Cataluña, un poquito lejos, llevo viviend fuera 19 años,
Sino te importa decirme como se llama tu madre, ya que tengo una buena amiga de Caseda y seguro que la conoce
¡Que pequeño es el mundo¡¡ para que sepas mi amiga se llama Nica Lopez, igual la conoce.
besicos

Bego dijo...

Blancael mira que horas...perdona. Menos mal que Sunsi nos deja su casita para comentar!!
Bueno,bueno que casualidad no?? Mi madre se llama Natichu Oneca y a nuestra casa la conocen en el pueblo como la casa del panadero, por mi abuelo claro. ya me diras algo vale? me hace mucha ilusion.
Besico

vrnk dijo...

te leo pero no te comento, pero esta vez me he animado... no veo la tele y he visto el anuncio. IMPRESIONANTE. Sencillamente resume mis veranos, vivo en uno de esos pueblos de los que tanta gente emigro a cataluña y en verano venian... y vienen.
(Yo trabajo en otro lugar y vivo en mi pequeño pueblo) en verano me pido guardias mis compañeros de profesion tan cosmopolitas ellos no me comprenden pero así revivo mi infancia perdida trabajo y llego las señoras tomando el fresco, los niños jugando a tocar timbres, las conversaciones que se escuchan hasta las tantas de la mañana, cuchicheos de adolescentes...
Y mis adorados sobrinos me tumbo con ellos en la galeria de mis padres a ver las estrellas, y contar cuentos...
Todas las fiestas de los pueblos una tras otra, verbenas...
Un abrazo inmenso