domingo, 23 de octubre de 2011

Desmitificando...


Buenos días de domingo. Digo buenos porque supongo que serán buenos. En Tarraco suele salir el sol el día del Señor.

Antes de recrearme en  bellas imágenes del post anterior, empecé a escribir... y borré.  Luego las colgué y hoy redacto lo que ya está un poco madurado. Tampoco  demasiado, no vaya a ser que se pudra la fruta en el árbol.

Los números redondos. Eso venía yo pensando desde hace días. Para ser exactos, desde el medio siglo de Marta "piesdescalzos". El post del jurisconsulto Modestino me ha ayudado a dar el paso definitivo.

Me cansan los mitos creados a golpe de "convenios" para atenuar la realidad. Como si en la vida caminásemos zigzagueando, alternando entre lo "estupendo" y la "desgracia", ambulando en un infinito maniqueísmo existencial.  Me sorprendí a mí misma diciéndole a Marta: "Ahora viene lo mejor..." Pues no. O depende... Los 50 caen. Y cuando caen, uno da gracias por seguir vivo, por todo lo que aún tienes oportunidad de proyectar.

No obstante... esta fecha tan redonda tiene su asunto. Bueno o malo, según se mire. Si el espejo aún no se había desprendido del vaho, desaparece definitivamente. Te guste o no, te devuelve una imagen más nítida. Aquello que creíste pasajero se perpetra. Percute y no entiendes qué hace instalado en tu organismo. Aquí que cada cuál añada su caso. El mío y ya creo que definitivo es el insomnio. Te preguntan "¿qué hay?"... y tal vez se te ocurra responder, cansado de tanto miramiento... "¿Te contesto la verdad o un topicazo?" Porque si contestas al interrogante, mejor le dices al presunto interesado por tu persona que se siente un rato... Y enseguida te das cuenta de que la pregunta era sincera o simplemente una frase que se emite por decir algo... , que tiene la misma dimensión que esas situaciones en las que se habla del tiempo.

Cuando traspasas esa barrera -año abajo, año arriba- la vitalidad mengua, tal vez también la memoria, un catarro se eterniza y si aparece una dolencia... ya te puedes ir haciendo a la idea que tocará visita al facultativo de por vida. Llevas años oyendo hablar de limitaciones... y ahora se presentan sin ropajes de seda fina. Las imaginabas  "perfumaditas de brea" y resulta que no tienen nada de bucólicas. Te das cuenta ya la primera vez que tropiezas y te caes con todo el equipo. Posiblemente a la tercera, cuando dicen que va la vencida, te paras a considerar seriamente que vas a tener que contar con ellas cada vez que hagas planes, cuando te embarques en una empresa ... Sabes bien que eso sí, pero de aquello...  va a tener que encargarse otro porque tú no llegas.

Si tienes hijos, resulta que ya han crecido y piensas que te pareces a ellos... Y el tema va al revés. Te descubres en sus idealismos, en sus proyectos, en su personalidad... y te dan ganas de explicarles que no dejen pasar el tiempo. Que a cierta edad la línea ascendente se para, tocas techo ... y si eres tozudo incluso es posible que te des un fuerte golpe en la frente y te deban aplicar puntos de sutura. Ellos se sorprenden de que seas tan lento para algunas cosas y tan rápido en algunas respuestas que precisan un recorrido que empieza en el corazón , se apea unos minutos en la mente e inmediatamente las verbalizas. "No estamos locos... sabemos lo que queremos". Cada vez menos cosas ... pocas pero claras. Y en ello sí sabes que te va la vida. Posiblemente es el momento en el que ya no aspiras arreglar el mundo -quien te recuerda "cósmico" se ha quedado en el Pleistoceno de tu evolución-  porque percibes que el mundo se distribuye a cachos y a ti te corresponde una porción más o menos pequeña.

Cuando empecé a tropezarme con mi segundo hijo, el que estudia cuando todos duermen... y me decía "buenas noches" y yo respondía con un "buenos días", se hizo evidente... claro como  la luz de una mañana nítida... que había llegado a ese estadio, que algunos prefieren no revelar,  con un número redondo colgado en el dorsal.  
Me falta explicar la parte jugosa de lo que supone cumplir años. Pero considero imprescindible tener primero los pies bien situados en el asfalto.

Gracias por la paciencia.



Se me olvidaba. Una sonrisa para empezar bien el Domingo. Que lo disfrutéis:

25 comentarios:

sarracena infiel dijo...

Así me gusta: pegadito a la realidad, sin chorradas blandengues de esas que se empeñan en vendernos y que con tanta frecuencia compramos.

Topicazos, lugares comunes y mamonerías varias, dirigidas a mantenernos en adolescencia eterna.

Pues eso, cumplir años es una realidad frente a la cual la alternativa resulta ser peor.

Esa realidad no es, necesariamente, mejor ni te torna merecedor de una suerte de medalla.

O sea, hedbanna rana, punto para ti.

Con Dios.

PS:- Conste que aun o he llegado a 50; si Dios quiere, 47 en un mes, approx.

sunsi dijo...

Querida hedbana sarracena "matinera... " No son buenos días finalmente. Creo que incluso lloverá.

No sé en qué momento me dio por desmitificar unas cuantas cosas. ¿Será que todo se pega menos la hermosura?

El insomnio da para mucho. Igual tú ya lo has catado. Más horas despierta con un silencio que se puede cortar y sin luz natural. Descarto leer porque me da dolor de cabeza por las mañanas. Así que me tomo un café cargado y me fumo el primer piti del día que sabe a gloria bendita.
Dicen que con luz todo cobra su justa dimensión. Seré una especie rara, pero a mí me ha ocurrido al revés.

En mi caso, hedbana, me ha venido bien estas duchas matinales de realismo. Incluso creo que las aves hacen caquitas;-)))

Con Dios y feliz domingo.

PD. ¿Qué me dices del niño de la sopa? Si me la tomo e inteto una pirueta similar, mañana vais de entierro jajajaja

Mariapi dijo...

Sunsi, en este pot diseccionas una realidad. Estoy de acuerdo en muchas cosas, y disiento, o matizaría otras. Hay un núcleo común de vivencias, pero la individualidad pone la originalidad insustituible a cada vida.
Ahora me falta ver tu versión del otro lado de la realidad, porque no sólo es cruda...eso es lo que me han regalado los años...entender que la realidad siempre está "al punto". Ni demasiado "sangrante" ni demasiado"cocida". Y los años ponen la salsa para saborear y tragarla enterita.
¿Se nota que es domingo y estoy cocinando?
Besicos.

susana dijo...

Me ha hecho gracias eso de cuando te preguntan qué tal estás. Si yo empiezo a contar no paro... Pero también tiene sus ventajas. A mí no me faltan muchos para los cincuenta. Un beso.

Anónimo dijo...

Dado que el post va de realidades, y que les veo, mis señoras, en línea de acometer la realidad más directa, lejos de plumíferos conceptos a los que les tengo tan acostumbradas, jugaré por un día en su campo y me adaptaré con extremo realismo al ánima que inunda sus verbos y sus conceptualizaciones más profundas.

Me erijo pues en juez de la realidad más acusada, cuando les digo, mis señoras, que es verlas una alegría, que su rostro y su figura se me presentan cual divinidad clásica, y que hago un ejercicio de objetividad y sinceridad cuando comparto con ustedes, señoras mías, la sensación profunda de que ni en Roma ni en Florencia vi damas de tan hermosa factura, sentimientos intensos y divinidad humana.

Sí, ya se que me dirán que soy un exagerado, que mi plumífera pluma escribe falsedades y retruécanos guiada por un exceso de ternura.

Más señoras, esas supuestas exageraciones, las galanterías de las que ustedes son merecedoras, las hipérboles y demás figuras literarias de las que ustedes han sido y serán merecedoras, son tan reales en mi caso como el aire que respiramos o la luz que nos alumbra esta luminosa llamada.

Pues de ser inciertas, de pertenecer al mundo de los bulos y las mentiras, no estaría yo aquí tecleando, añorando su pristina presencia, que en mi caso, acasiona subidas de tensión, encantamientos y gran diversidad de efectos colaterales.

Espero que en aras al buen entendimiento entre las partes, sean ustedes capaces de soportar tan cruda realidad manifestada; pues es tan cierta como intenso es el casto abrazo que sin mesura, hoy les remite éste, su fiel servidor.

Atentamente. Driver.

sunsi dijo...

Bueno... Mariapi. Es que he escrito a propósito en impersonal. Creo que carga mucho el yo, yo y yo.

Parto de una realidad. Está clarísimo que es la mía: el insomnio permanente afecta mucho más de lo que hubiera imaginado, por ejemplo, en verano... Supongo que no sueño ya, en la definición que viene en el diccionario de la RAE. Tengo sueños, pero no dormida.
A eso no le puedo `poner el adjetivo "cocido"... de momento. Igual cuando mi naturaleza se habitúe. Tal vez encontraré la manera de macerarlo y comérmelo en
carpaccio.

¿Que si se nota que estás cocinando? vamos. Te diría incluso que está preparando una salsa para ¿¿¿canne???

Un beso y gracias, Mater.

sunsi dijo...

Susana. Suelo responder... Bueeeeno... no me puedo quejar... Porque además es verdad. Con el panorama que tengo alrededor, sería delito si me quejara.
Un beso dominguero.

Mariapi dijo...

Sunsi, es eso precisamente lo que dan los años...o aprendes a cocinarlo, o le coges gusto al carpaccio...
Besicos...Voy por el postre: flan de café.

sunsi dijo...

¿Dejo que responda Sarracena, Driver? Porque ella es Roma y la Città eterna tiene prioridad.

Hiperbólico camarada. Usted no tiene ya remedio. Por mi parte, agradecida por tan lindas y extensas frases. Digo por mi parte. A ver si asoma Sarri. Mientras toco madera, chico.

Feliz domingo, hermano, caballero de fina estampa...

sunsi dijo...

Sarracena da fe de que cocino fatal. No para de repetírmelo. ¡Ay ese orgullo herido! ¿¿¿Flan de café??? Dime , al menos, que tienes Thermomix... Sería un alivio...
Ahí le diste. Quizá sea más sencillo cogerle gusto al carpaccio... Sencillo... que no simple. Ya tú sabes, Mater.

Besicos

Marta dijo...

Aún debatiéndome en mi recién estrenada década volvemos al tema, del cual por cierto he escrito mucho sin publicar, es como un desahogo para mi, para ordenar las ideas... Que llega lo mejor, me dijiste, depende, si me dieran a elegir hoy por hoy no elegiría el 5 por el insomnio, el cansancio, las cervicales y la cena que me sienta fatal. Pero sí aprecio la conquista definitiva de la simplicidad, la claridad de cuatro ideas básicas y la facilidad para ir al grano sin darle mil vueltas a cualquier tontería. Los síes suelen ser un sí, no un sí camuflado de no por el qué dirán, el puedo con todo, etc... Como han caído y no hay opción, mejor abrazarlos tal cual sin tópicos que hacen reír un rato y nada más. La realidad es esta, abracemos a las jóvenes ancianitas del futuro!!! Besos Sunseta, sin sol también y una noche de perros Es lo que hay!

sarracena infiel y lenguaraz dijo...

Mi querido Mc.- D, seductor caballero ¡váyase usted a freir puñetas!

¿Prístina presencia? ¿Hermosa factura? O esa contradicción en su términos ¡dividad humana!

Hay que j---------se

Señoras de mediana edad, entraditas en años y con generalizado mal café. SI, incluso la bondadosa hedbanna rana, TIENE mal cafe.

Hiperbólico, exagerado y pastorial amigo; deja el hexámetro yámbico y la égloga pastoril: con decir que somos tus amigas y nos quieres basta y sobra.

Por mi parte, lo sabes y que el resto, me sobra.

Con Dios.

sunsi dijo...

Marta... ¡Que me has pisado la segunda parte! Esta chiqueta... ¡pero qué lista eres! Y sintética. Yo, para explicar lo que va más allá de las cervicales y la cena que sienta mal, necesito muchos folios.

Pues voy a sentir en el alma repetir algunas cosas que ya has dicho, Marteta. En el fondo es haber empezado a degustar las mieles de la MADUREZ. Asunto nada fácil, si somos sinceros con nosotros mismos, y que requiere un entrenamiento que deja algunas buenas cicatrices. La gracia está en que no se noten demasiado...

Un beso, morena.
Muchas gracias.

sunsi dijo...

Ei...Peps. Tengo en casa un brebaje con passiflora, tila del Extremo Oriente, anís del Mono... Cuando quieras. También sirve la sopa del nuevo caldo de pollo Gallina Blanca... Después cantas como Jesulín. Toa, toa, toa...

tomae dijo...

...yo como soy joven, jovial y tengo un cuerpo Adonidoso, no creo que mi opinable comentario tenga el valor de sumando en esto de los números redondos.

Si acaso, y hablando de redondeces, si que he observado como últimamente mi barriga se redondea en forma parabólica, aunque la curvatura de la misma se difumina en mis sueños a los que Morfeo tiene el gusto de acompañarme...

Lo del hexámetro yámbico que una de por aquí ha mencionado no he sabido bien bien de que se trata, aunque agradecería una breve o intensa explicación de lo que parece ser un aparato de medición... ¿es para las arrugas?


Os quiero a Todas!

Ana, princesa del guisante dijo...

No sé cómo seré a los 50, pero tomo nota. No suelen servirnos las experiencias ajenas (afortunadamente) Besos

lolo dijo...

En la cruda realidad me parece una edad indecente. Y luego ya se trata de intentar buscarle el punto.

Biela dijo...

Los cuarenta son la edad madura de la juventud; los cincuenta la juventud de la edad madura.
Victor Hugo (1802-1885) Novelista francés.

No hay cosa más incierta que el numero de años de las señoras que se dicen de cierta edad.
Lord Byron (1788-1824) Poeta británico.

Debo confesar que nací a una edad muy temprana.
Groucho Marx (1890-1977) Actor estadounidense.

Driver dijo...

Mi querida Sarracena, tomo nota de tus limitaciones naturales para recibir piropos, halagos y/o complacencias de naturaleza salvaje, inspiradas más en una desordenada pasión amistosa que en un pausado análisis de la realidad más atroz.
No obstante te comunico mi intención de piropearos donde y cuando me plazca, con la intensidad que surja en cada momento y con la periodicidad dictada por la pasión más simple y natural.
Avisada estás, corazón.

Que siendo sana costumbre la del piropeo, y escasos sus seguidores y ususarios, no está el mundo para dejarse intimidar por razonamientos realistas, por ocasos físicos, ni por coyunturas tristonas, que no conducen sino al desánimo y la desesperanza cruel y anodina.

Les piropearé siempre que quiera, con pluma pastoril, enardecida de pasión y siempre que refleje de forma exacta la naturaleza de las emociones que ustedes provocan en mi espíritu.

¡Así que a joderse tocan!
...
¡Para uno que las piropea, por Dios!

Admita esta realidad, de la misma forma que enfrenta las demás; pues de ésta puede usted obtener pingües beneficios, ya sea en forma de subidón, fortificación de su ánima o buen rollo existencial, a gusto de la piropeada.

Y conste que tus feroces críticas no hacen sino reavivar mi inflamado verbo pastoril.

¡Ea!

sarracena infiel y lenguaraz dijo...

Mmmmmmmmmmppppppppppppppppfffffffffffffff

hexametro yámbico dijo...

cojoño!, con el último mpf!

¡me he roto!

sunsi dijo...

Tomae... broder imberbe...No, imberbe no. Broder parabólico. Esto te encaja más. Espera tú cuando la parábola sea tan larga que roce el nº 50. Ya me contarás. A propósito. No mentes a Morfeo en casa del búho....

Lo del hexámetro, que te explique sarracena. Yo no doy para más, germà.

Han llamado de Gallina Blanca. Creí que te contrataban de papi... Cuál ha sido mi sorpresa cuando han dicho que no, que te quieren para el papel de niño contento de comer sopa. Ya les he explicado que estás mal de lo tuyo y tu problema con el troquíter... No sé por qué pero insisten. Te los redirecciono a tu blosss... Acuérdate que yo quiero ser tu mánager...

sunsi dijo...

Bueno, pesoleta... El ser humano suele ser poco original. Hay muchas pautas que se repiten. A mí sí me han servido algunos consejos sensatos. Al principio eres un tanto escéptico y piensas que a ti... tan vital... con mil actividades y llegas a todas... no te pasará. Ahí lo dejo... Te quedan demasiados años como para chafarte la ilusión.
Un beso, Ana.

sunsi dijo...

Tú dale, camarada. Si en el fondo es de lo más dulce. Solo disimula... Aunque su arte para el fingimiento está tan trabajado que nadie diría que es puro caramelo derretido;-)))
Pd. Ahora va cuando me las cargo yo....

sunsi dijo...

Querida hedbanísima. Quizá debería cambiar la etiqueta. En lugar de cruda realidad debería escribir "Esto es lo que hay". Nos pongamos de pie, en diagonal, haciendo el pino puente o la vertical... sigue siendo lo que hay. Me parece que es sano contar con ello. Si no, construyes sobre cimientos inventados y, lo más importante, sobre la ignorancia del paso de los años y sus sumas y también restas.

Par de indecentes;-)))
Besos, lolo