lunes, 17 de agosto de 2009

Cadena perpetua


Mi querida amiga... Me cuesta reconocerla. Hoy le he hecho una visita al centro donde intenta sin éxito abandonar la prisión de la droga. El rumbo se le muestra distorsionado por el fantasma de los miedos que emergen por primera vez y jamás se debieron silenciar.


El pensamiento, titubeante, busca un fondo para agarrarse y el ancla se le escurre. Ya no sabe qué es lo que le sobrevive y qué es lo que se le murió. El alma ya no se le sostiene, ebria de tristeza. Tiene los ojos turbios y la mente no puede atrapar las imágenes limpias que le ofrece el único lago transparente que aún le queda en la tierra.


Esa... !porquería! ... le ha amputado los brazos de abrazar y se hiela de soledad. Le ha escondido el cuerpo jugando a un trágico pilla-pilla. Le ha robado las piernas y no puede dejar huellas cuando camina... porque no avanza. Atrás, en una lejanía que ni sabe si fue alguna vez... mil pedazos de existencia. «¿Tú la ves? No busques más. Está perdida». «Me miro y no recuerdo quién fui... no adivino quién soy». «¿Te asombra que ya no me importe seguir siendo?».


La suya es una historia, como tantas, que se emborronó cuando la vida se le mostraba con toda su hermosura y todas sus miserias, a partes iguales. Tuvo lo necesario de lo que se puede pesar. Pero le faltó un «sí, adelante» o un «no, por ahí no». «Mírame a los ojos... ¿hablamos?». Sufrió alguna fractura cuando avanzaba cuesta arriba; tuvo que roturar alguna senda; fracasó alguna vez. ¿Y quién no? Pero el día preciso, a la hora precisa, no había nadie que le abriera una puerta para mostrarle a tiempo el primer error, sin tapujos ni dramatismos; tampoco quien le indicara la rendija de la ventana por donde se cuela el perdón, por donde los fallos pueden salir y entrar sin que te marquen el tíquet con una derrota. Y se empezó a deshilvanar girando sobre sí misma.


Una andadura sin heridas de guerra interior, sin lañas, sin los rasguños que señalan los intentos repetidos de abrirse paso entre las zarzas de la personalidad. Se instaló en un ecosistema cerrado y nauseabundo, pero le contaron que así es el aire puro que se respira más allá de las estrellas. Echó a volar porque no tenía poso. Y reventó al tropezar con un espejo despiadado que le escupió la realidad tal cual es. Entonces era demasiado tarde para volver a nacer.


Me dice: «Ojalá la primera vez hubiera dicho no».


Y le pregunto, con una impotencia infinita, a sabiendas de que ahora da igual la respuesta: «¿Quién fue, dímelo, quién miró a otro lado cuando todavía no estaba todo perdido?».



39 comentarios:

misideascotidianas dijo...

Bueno, está claro que hay mucho dolor y mucha soledad y mucho tiempo mal empleado o perdido.
Sirva de aprendizaje y recordatorio.
Un beso
Luisa

Modestino dijo...

Francamente emotivo, una historia por desgracia repetida.

Y muy duro y muy cierto lo que dices al final ¿Cuántas veces hemos mirado a otro lado?.

Un abrazo desde el Altoaragón.

Aprendiz dijo...

Que impotencia deben sentir también los de su alrededor al darse cuenta de que teniéndola cerca no supieron ver que pedía ayuda a gritos.

Pero no creo que debamos tampoco culparnos si sufren los de nuestro alrededor (aunque es difícil), es imposible evitarle el sufrimiento a todo el mundo.

Besos

ana dijo...

Estoy de acuerdo con misideascotidianas, hay mucho dolor y mucha soledad... pero sus palabras me suenan un poco a sermón distanciado del problema... pues ya que hay mucho tiempo mal empleado y perdido... sirva de ejemplo. ¿Y nos vamos a quedar ahí?...

.. y al igual que Modestino, la emoción palpita en tus palabras, Suni, tu mirada es el mirar de verdad.

Cuando se es capaz de ver a un ser humano en condiciones que no entendemos... en circunstancias antes las que el alma no es capaz de alcanzar qué motivó semejante desastre... si somos capaces de mirar y enfrentar la mirada... encontraremos que esos ojos son como los nuestros. Si miramos de verdad... ya no juzgaremos, simplemente tenderemos nuestra mano. Nada más se nos pide. Nada más.

Pero ocurre que a veces, no somos capaces de mirar al prójimo con la mirada de la misericordia. Y quisiera darte las gracias por lo que has escrito Sunsi... por el recuerdo que tus palabrar ofrecen de todas esas historias que hablan de vidas diferentes... "La suya es una historia, como tantas, que se emborronó cuando la vida se le mostraba con toda su hermosura y todas sus miserias, a partes iguales".

Y me pregunto si no somos de verdad capaces de comprender que la vida... a veces... tiene circunstancias invisibles que nos arrastran, y ante los ojos de los demás, ojos pequeños, se emborrona nuestra vida... pero nadie es capaz de asirse a esa alma, alma que es como un grito. No la ven. Y se deja arrastrar, en silencio, ante ese juicio sobre su tiempo, totalmente equivocado, totalmente ciego, que la va empujando aún más al abismo.

Juzgar sin ver, sin saber mirar... qué tremenda obscenidad!

Y me he quedado sorprendida ante el comentario de Aprendiz... digo yo, que si sufren los de nuestro alrededor... ¿cómo no nos vamos a culpar de no mirar de frente los ojos que a gritos piden que les tendamos la mano?... ¿por qué si miramos al otro lado no debemos sentirnos culpables?.

Tu misma lo dices Aprendiz... no podemos aliviar el dolor de todo el mundo... pero justamente de ese que tenemos al lado... de ese... sí. Sí podemos. Y deberíamos querer hacerlo. Otra cosa es la comodidad en que estamos embarcados, y el juicio de grandeza que le damos a nuestra propia vida... tan colocadita en los límites de lo bonito. Deberíamos ser valientes para vencer nuestros miedos ante la persona que es diferente. Acercarnos a ella en silencio, y con una oración sin oyentes, tan nuestra... como la mano que tendemos.

La labor que nos ha sido encomendada ha sido justamente esa... la obligación que tenemos como seres humanos de mirar a nuestro prójimo. Sí... justamente ese, el que tenemos al lado... ese que parece un despojo ovillado y que cuando te acercas, si lo tocas y te mira... sus ojos te dicen que ese, ese, ese que parece otra cosa que no es, también lo eres tú...

... dejemos de mirarnos sólo en los que son como yo. Si nos atrevemos a mirar al otro, al diferente, quizá seamos por fin capaces de saber quiénes realmente somos. Quizá... por fin nos encontremos.

Montse Viver dijo...

Impresionante tu capacidad para describir tristezas y situaciones límite. Es un tema inacabable, mucho más frecuente de lo que parece.
Hay algo que sin embargo es importante subrayar: no todo el mundo puede "hacer algo" en casos así, incluso puede ser un reto demasiado duro, si la personalidad y la fuerza interior no estan muy afianzadas o no hay suficiente madurez psíquica. Mirar a otro lado no, pero poner un fràgil equilibrio personal en peligro, tampoco.
En el libro "La piedad peligrosa" de Stefan Zweig, se explica muy bien lo que puede ocurrir si no conoce su propia psicologia a fondo.

Un abrazo.

ana dijo...

Gracias Montse, por tus palabras, que siempre aportan a mi discurso cosas esenciales de las que se olvida. Sin fortaleza, sin madurez, no podremos ser de gran ayuda. Hay cosas que no sabemos cómo afrontar, y sólo nos queda la impotencia. Entonces las dejamos estar, pero no pasar sibre ellas como si nada hubiéramos visto... nunca el olvido. La impotencia perfectamente puede ser recogida por manos más poderosas. Siempre nos queda el pensamiento, la búsqueda, el silencio de una oración. Pero nunca mirar para otro lado. Entre poder ayudar y mirar hacia otro lado... hay posibilidades que en su aparente pequeñez son poderosas.

El fracaso de cada ser humano ha de ser mirado como nuestro propio fracaso. Que no nos olvidemos de aquel redoblar de campanas... de que cuando doblan las campanas también lo hacen por cada uno de nosotros. La mirada perdida de un ser humano, bien pueden ser nuestros propios ojos... algún día.

Gracias por tu reflexión, Montse... y por la referencia de ese libro que será buscado.

Driver dijo...

Sunsi, sigo con la idea de los trucos, y de compartirlos con los amigos.
Amo los trucos y amo los planes B.
Me gustaría que alguien me recordara como el chico de los trucos.
Lo difícil va a ser explicarlo.
...
Veamos un ejemplo. Un día tú, con buena intención, me diste el mejor truco para solucionar un problema personal. Me dijistes: "Cuéntale un cuento".
Así lo hice, y más o menos se empezó a solucionar el problema personal.Agradecido eternamente.
...
Observo el "hambre" que todos tenemos de cuentos, que venga alguien y nos cuente una historia creíble, y si es personalizada mucho mejor.
A veces queremos ayudar. Por una parte es complicado hablar y ponerse en lugar del otro, y por la otra es difícil escuchar.
Entonces viene el truco.
...
Una vez me salió bien.
Entré en una tienda de material de montaña y compré dos brújulas.
Le regalé una a un sobrino, sin decirle nada.
La otra me la quedé yo.
Le llamaba y le preguntaba dónde apuntaba su norte, y me contestaba que hacia el parque.
Yo le decía que el mío apuntaba hacia una torre de alta tensión.
Dejaba pasar un par de semanas y le volvía a preguntar hacia donde apuntaba su norte en ese momento, y me decía que hacia la discoteca donde pasaba el fin de semana.
Yo le decía que el mío apuntaba hacia la cocina de mi casa.

Al cabo de un par de meses, cuando estaba con la curiosidad llena, me dí un paseo con él, en silencio.

Cogí la brújula y comenzamos a andar. Seguíamos el norte de ambas brújulas, a voleo.

Si haces esto, lo más probable es que acabes en el quinto pino, un aparcamiento, una verja, una tapia, un carretera.

Y cuando él esperaba un discurso educativo, cuando estábamos frente a una pared perdida de una urbanización, cuando ya no podíamos avanzar, cogí las dos brújulas y las rompí contra el suelo (eran baratillas, eh).

Y entonces sólo hay que decir una frase cort, que se le quede grabada en el cerebro.

"Mira chaval, lo que te pasa a tí nos pasa a todos. Si sigues un rumbo marcado, seguro que topas con una pared.
Ya he roto las dos brújulas.
Ahora voy a andar a mi rumbo.
Búscate el tuyo.
Que nadie te lo marque."

Me despido y desaparezco."

Al cabo de dos meses pregunté por él. Estaba trabajando en una fábrica.

Le llamé y le pregunté dónde apuntaba el norte de la brújula.

Su respuesta fue: "Ya no la uso. La tengo rota sobre mi mesilla. Me recuerda que el rumbo lo marco yo."

Reconozco que me salió bien de chiripa. Pero tengo visto que si cuentas bien una historia , te implicas y luego desapareces, el efecto puede ser sorprendente.

Y puede ser la mejor forma de ayudar a alguien de tu entorno.

Contarle un cuento.
Hacer un truco.
Inventarse una forma de comunicación inesperada.
Improvisar un gesto.

Es un don que Dios nos regaló.

Hacer magia.

Driver dijo...

Ahora que lo pienso...
La Biblia está llena de trucos.
Las parábolas.
En un detreminado lugar de la Historia, a un pequeño grupo de judíos, les tocó escuchar los trucos de los evagelistas.

Si eres cristiano o no, y te interesa ayudar a los que están cerca, tal vez ha llegado el momento de que te inventes una historia.

Y que la cuentes.
No vas a perder nada.

A Jesús le funcionó el invento.
¿Por qué no te va a funcionar a tí?

Levántate mañana y sorprende a alguien.
No te lo pienses. Hazlo.

Anónimo dijo...

Una cosa: que si os veis y os tomais un cavita frio o una cerveza o un vino, o un cafe o un algo...que sepais que os recuerdo y os echo de menos yo tambien. Lo digo, sobre todo, por esas dos bellezas de personas que me hicieron engancharme al comentario, dale que te pego, y de las que tanto aprendo.
Vuestra pardilla hedbanna, que no tiene acentos, porque carece de medios, hoy por hoy.
Y un buen verano, que lo es
Lolo

Sunsi dijo...

Llego tan tarde esta vez... Perdón de nuevo. Me he empapado de vuestros comentarios y saco conclusiones. Y pienso que tngo que dar gracias a Dios por tener esta ventana a la que se asoma y comenta gente con una delicadeza de espíritu que a mí, personalmente, me ayuda. Voy por partes....

Sunsi dijo...

Luisilla... Venías del anterior post. Intento suavizar un poco...El tema no es moco de pavo. Reconozco que hay que tenerlo muy pegado a tu vida para analizarlo con profundidad. Una amiga, un hijo, un hermano... Hay veces que no fuimos capaces de mirar a los ojos -aunque suene cursi- y tener la musculatura tensa para tirar hacia arriba. Hay veces que se no escapa. Estamos muy atareados.

Cuando en la vida se te planta un situación así, te cambian los ojos... y el corazón. Te cambia el orden de prioridades. Te cambia incluso el ritmo del sueño...

Besos fuguilla.

Sunsi dijo...

Modestino. Corto pero acertado. Cansa mirar siempre a nuestro alrededor. No obtante, si no lo hacemos por desidia... hay que lamentar situaciones que son ya irreversibles.

Gracias por tu aportación. Siempre ponderada, justa, humana.

Sunsi dijo...

Estoy de acuerdo, Beatriz... en parte. Imposible no creo que sea la palabra acertada en elcontexto de este tema que trato en el post. Difícil, sí. Porque siempre hay que contar con la la libertad de otro. Puedes dar tu apoyo incondicional, puedes intentarlo y volverlo a intentar... Pero la respuesta es imprevisible.

Un abrazo... Vamos aprendiendo... todos. Da igual la edad que tengamos.

Sunsi dijo...

Ana, hija... Bienvenida después del paréntesis de las vacaciones. Fructíferas por lo que intuyo en tus palabras.

Ana...¿Qué puedo yo decirte después de tu COMENTARIO-POST? Hace ya tiempo que nos une un feeling especial, como una empatía para abordar determinado temas. Tú vives el sufrimiento de cerca todo los días. Y enfocas tu trabajo profesional desarrollando todo los talentos que Dios te ha regalado.

Das en el clavo cuando aludes al juicio..."No juzguéis y no seréis juzgados..." ; cuando consideras la indiferencia como una obscenidad. ¡Una obscenidad! que es tan difícil quedare impasible sin gritar para despertar las conciencias...

Que tenemo que hablar de muchas, compañera.

Me alegro de tu vuelta. Mucho. Besos, Anita.

Sunsi dijo...

Montse... De joven se me quedó una frase que decía algo así como: no se puede hacer palanca con un churro.

En estos casos, Montse, funciona lo de la pecadilla que se muerde la cola. Las situaciones te hacen madurar, aunque sea a golpes... y te preparan para la ayuda. No sé si en todos lo casos. Sí en la mayoría que conozco o vivo.

Gracias por tu aportación, paisana.

Sunsi dijo...

El bueno de Driver. Deberías montar una consultoría quitapenas con el método del cuento.

Muy bueno lo de la brújula. Es muy indicativo cundo llega el momento en que puedes ya romperla. Has interiorizado el norte... y el sur, el este y el oeste. Me guardo tu historia para el nuevo curso de catequesis de confirmación. Me irá muy bien.

Gracias siempre por explicar aquí tus trucos. Y atenta la mente, pero también el corazón.

Sunsi dijo...

Lolooooo. ¿Y lo que yo me acuerdo de ti? Memorables esas entradas con comentarios solapados, divertidos...comentarios de junio, con la cabeza a punto de explotar ...con necesidad de vacaciones, las de nuestros ciudadanos y las nuestras.

El brindis de hoy, Sant Magí, la fiesta "menor" de Tarragona... va por ti.

Un beso, ciudadana pardilla. Fue inevitable el bautizo. Sarracena, que no tiene remedio. Hoy la veo...Y conoceré en carne mortal a Máster. Me hace mucha ilusión.

Ya o contaré

Rocío dijo...

Sunsi, como dices en algún comentario... si no lo tienes cerca, si el problema no te ha rozado la piel... muchas veces miras para otro lado. Por ignorancia, por desidia, por incomprensión...

Creo que en problemas con éste y otros muchos, has de sentirlo cercano, tiene que haberte removido un poco en tu interior, para que trates de hacer algo o simplemente, no apartes la vista.

No obstante, me parece indignante juzgar sin conocer, sin saber los detalles, juzgar simplemente...

En este problema en concreto es una pena... Gente que se mete poco a poco en un mundo tan terrible. Que no sabe decir no en una ocasión, o en dos... y ya no puede salir de esas miserias. Puede que hubiera alguien ayudando, quizás no escuchó... Puede que no hubiera nadie para ayudar, quizás no pidió ayuda...

No sé, es tan complejo...

Aprendiz dijo...

Ana,

Tú y yo no estamos en desacuerdo, creo, pero puede que me haya expresado mal. Que no nos debamos culpar del sufrimiento ajeno no quiere decir que no les debamos ayudar. Yo a lo que simplemente me quería referir es que a veces las personas nos pasamos la vida queriendo volver el tiempo atrás para evitar esto y lo otro, y no debería ser así.

Yo soy consciente de que debemos llevar nuestra vida teniendo en cuenta al de al lado, pero creo que tenemos que ser como un médico, que conoce la enfermedad y hace lo que puede por curar, pero no puede vivir amargado porque la gente esté enferma y sufra y hasta puede que a muchos no los haya podido salvar, eso sería un sinvivir.

Sunsi,

Yo creo que es imposible llegar a todo el mundo, es imposible que todos los de nuestro alrededor sean felices, pero si nos referimos a un caso concreto si estoy de acuerdo en que es difícil pero no imposible.

Besos

ana dijo...

Aprendiz, no sé si estamos de acuerdo o no... a veces se trata sólo de perspectiva.

Es cierto, hay que saber pasar hoja. Lo importante es el hoy, qué puedo hacer yo hoy sin meterme en un "sinvivir" como tú dices, cuando observo el presente que me rodea, cada circunstancia que hoy, ahora, me encuentro. Tener la intención de ser mejores a pesar de la inseguridad de nuestros actos. Lo intentaremos al menos.

En lo que no estoy de acuerdo es en ese pasar, sin que las cosas me toquen, sin que me hagan sufrir, sin que rocen mi acomodado existir... a veces, lo contrio nos hace por fin saber-ser.

Un médico puede ser más y mejor si de veras mira, ese dolor en los otros que tanto nos duele, nunca, nunca será como su dolor. Hay algo más que evidente; el enfermo es el otro. Por mucha empatía que tengamos, jamás estaremos en el mismo lugar del otro. Jamás. No seamos tan limitados. Yo regresaré a mi casa, el enfermo se queda. El drogodependiente sigue con su lucha.

Mirar la realidad del otro no nos tiene que anular, no seamos tan cobardes, nos tiene en vilo, qué duda cabe, pero la madurez se impone, y la consciencia evidente de que esa no es mi situación. El dolor habita en el otro. No seamos necios. Ese sinvivir no nos va a matar, seamos un poco más generosos con nuestra mirada. Hay tanto de ayuda en una mirada!!!

Hemos de intentar la valentía de saber mirar al ser doliente que tenemos enfrente. En aras de ese supuesto distanciamiento profesional, se han dejado muchos huecos de silencio infinito... se han dejado al otro horas de infinita soledad. Y sin los otros, no somos nada, nada.

Actuamos como si tuviésemos enfrente a una persona que en nada nos concierte. Y eso no es cierto. Ya lo creo que nos concierne. Ese no querer implicarse no es más que una cobardía; es no querer saber que ese que tengo en frente, también soy yo.

Huimos de nosotros mismos cuando miramos el sufrimiento del otro. En el fondo huimos de nuestra circunstancia como seres humanos... y nos acomodamos en nuestra vida sin complicaciones.
Es un tremendo error, primero por la mano que no tendemos, y segundo, por lo que nos negamos a nosotros mismos.

Conversación real con una enferma oncológica:

_ Es una situación confusa. A estas alturas en que he aceptado mi circunstancia; una vez pasada la rabia, pasada ya la obsesión por cumplir a rajatabla mi tratamiento, pasado ya el silencio... lo que más me cuesta, lo que realmente me hace llorar, es la incapacidad de los otros para continuar con normalidad las cosas del día a día. Ya no saben hablar como antes, un conversación cualquiera se les hace complicada y eso lo notas... no quieren estar mucho rato con nosotros. Sólo vosotras miráis, sólo vosotras habláis de trivialidades. Se os echa de menos sólo por eso. Por la normalidad y las risas con las que estáis a nuestro lado. Y acabas echando de menos el estar aquí.

Aprendiz... si somos capaces de sosenerle la mirada al dolor... si lo intentamos un rato... no te haces idea de cuánto recibimos por cada segundo en que no bajamos la mirada. No te haces idea de lo rentable que es ese no-miedo a entrar en ese sinvivir que a tí parece asustarte un poco... no te haces idea de cuánto recibes cuando dejas que el dolor del otro por unos instantes, pueda ser un poco tuyo. Recibes tanto cuando dejas que tu vida se tambalee... que al final, el hecho de haber podido estar allí se convierte en un aunténtico privilegio.

Aprendiz, gracias por tus palabras... que son las causantes de haberme hecho recordar todo esto. Y mil perdones a todos por la extendión... ainssss

Sunsi dijo...

Rocío... la cercanía. Eso es definitivo. Cuando no la hay, puede ser que ni te enteres. Entre otra razones porque nos ha tocado vivir muy deprisa ... con objetivos que deben ser asumidos ya. Parece que no tenemos tiempo para percatarnos de lo que nos rodea.

Completamente de acuerdo con tu comntario.

Besos, princesa...

Sunsi dijo...

Beatriz... El sufrimiento es ineludible. No creo que se trate de evitarlo. En clave cristiana, es la cruz. Y la felicidad, como intuyo que sabes, no tiene nada que ver con darle la espalda.

Es complicado explicarse sólo con la palabra escrita, ¿verdad?.Yo entiendo lo que quieres decir. A veces es cuestión de manejar los vocablos de otra forma. Porque , en el fondo, no creo que nadie que tenga interés por el prójimo desee deliberadamente dejarlo tirado en la cuneta.

Siempre es como la canción "contigo aprendí...". Con el ser doliente se aprende mucho en muy poco tiempo. A veces no solucionamos nada... basta con estar ahí. Madre Teresa es un ejemplo.

Besos, guapa.

Sunsi dijo...

Ana... tu ya tienes tu guerra particular todos los días. No tengo nada que contarte ni que añadir... Sólo que...vos volviste querrera...¿cierto? ;)

Ana diminuta...Ja.

Besos, leonesa.

Driver dijo...

Más trucos.
El truco del columpio.
Veamos, desde pequeños estamos acostumbrados a jugar al columpio.
Un niño de digamos veinte kilos se sienta en un extremo, en el otro se sienta otro de digamos quince.
Según la Ley de la palanca, el de veinte se queda abajo y el de 15 se queda arriba, con las piernas al aire.
Vale, eso es lo que hemos aprendido.
Juguemos.
...
En un extremo el columpio se sienta un drogadicto, con su vida destrozada y mintiendo como descosido con tal de conseguir dinero para comprar más droga.

Y quieres hacer algo. Como tienes la ley del columpio bien aprendida, te crees que te hace falta un montón de razonamientos, ejemplos, capacidad de seducción, conexión psicológica. Vamos, que estás convencido que para ayudar hace falta un montón de cosas. Tantas que te ves incapaz. Esa es la verdad.

Entonces hay que tomar la decisión. Arrojar lo aprendido al infierno y empezar de cero patatero.

¿Pero cómo?
Aparte de no tener ni idea, supones que cualquier esfuerzo va a ser en vano.

Correcto, eres limitado, ignorante, pardillo y torpe.

Recuerda que Dios te dio el don de hacer magia potagia.

Tal vez no se te ocurra nada más que jugar al tres en raya, o contar una obra de teatro que realmente vistes en la tele, o hablar del tiempo, o contar un chiste malísimo, o estar callado y preguntar si vió la final de los 100 metros.

En ese momento sentirás que eres un vaina, un torpe, una persona insignificante.

Pero tal vez salga la conversación sobre los límites del hombre a la hora de correr; tal vez salga el tema que hoy está naciendo un niño en Angola, que dentro de veinte años tendrá una altura de 210 cm., que se va a pasar corriendo toda su infancia para ir a buscar agua, que corre que se las pela, que un entrenador se fijará en él, que es incapaz de correr sin sonreir, que el chaval nota que Dios le dio un don, que pasa que pasa lo que pasa, y al final después de múltiples vicisitudes, casualidades y carambolas, está en la final de los 100 m. de las primeras Olimpiadas africanas el dos mil y pico, y que el chaval hace la carrera perfecta, bate el récord del mundo, y que cuando cientos de fotógrafos le hacen la instanténea junto a la nueva marca de 9.38, se sube la camiseta y debajo tiene otra donde simplemente aparece una palabra, PODER.

Y el drogadicto te mirará con cara de marciano, con lejanía, incluso con desprecio.

Tú te marcharás con cara de tontaina. Seguro.

Pero lo sabes. Ese chico, tal vez soñará esa noche con la tontería que le has contado.

Y por primera vez en mucho tiempo, habrá soñado.

Y tú, en tu casa, con cara de tontorrón, no te darás cuenta.

Haz provocado que un mecanismo mental que hacía tiempo que no se ponia en funcionamiento, de un primer paso.

Hasta el mayor de los viajes, comienza por un primer paso.
...
Ya sé que suena, cursi, irreal y fantástico.Llamarme lo que querais.
Lo entiendo.

Pero yo se bien que la mente funciona así.

Simplemente porque necesita soñar.

Como el comer.

Montse Viver dijo...

Visca Sant Magí!
Sant tarragoní:
doneu-nos l'aigua
que ens farà guarir.

Hola Sunsi y Aurora,
os deseo lo mejor aún que haga calor, pero ánimos que a partir de mañana parece que vienen brisas frescas...
Vaya récord de aportaciones al tema de Sunsi para ser medio agosto, las aportaciones y las réplicas todas muy interesantes, el tema es difícil y no sabría pronunciarme, creo que depende de cada caso y circunstancia. Me ha encantado la idea de hacer palanca con un churro, lo probaré, y a ver qué pasa, je, je!

Bona "Festa Major Petita"!

Driver dijo...

Como sé que Sunsi, Sarracena y Máster estarán juntas o cerca, me apetecía escribirles algo a las tres.

EL VIDEO

Anoche soñé con el video perfecto.

La música la tengo clarísima, “Another mans woman”, de Supertramp, es decir, la música del informe semanal, pero no la versión enlatada de PolyGram Company, sino la versión larga en directo donde los músicos son libres, y no sabes si estas en una fiesta o en una sesión de jazz(la tengo en versión piratilla).

Las imágenes las tengo más claras todavía.
Empieza con Máster haciendo el equipaje, con Sarracena y Sunsi preparando un ágapeo papeo, y con el equipo completo de los Supertramp cerrando maletas en California. Todos al avión.

Luego, imágenes de despegues de aviones azules de Aerolíneas Argentinas, United y Air Bruxelles, en las se verían claramente los remolinos de turbulencias que se producen bajo las alas al despegar.

Seguimos. Aterrizajes en el aeropuerto de Reus. Gentes con maletas, recibimientos y besos, muchos besos.

Plano picado de las playas de Tarraco, con un gran cartel que dice: “El rincon preferido de los fenicios”, y ahí aparecen los cavales de Sarracena y Sunsi, junto a Máster, pelando y comiendo naranjas entre risas y risotadas.

Ya que tenemos alquilado el helicóptero, unas tomas aéreas de la Playa Largaaaa, con todos los tonos que el azul marino es capaz de regalar.

Vamos avanzando. Mi compadre, El Calero, los Supertram y algunos músicos aficionados de Sevilla, montando el chiringito de la música en la playa favorita de Sunsi.

Gran sardinada en la playa. Vemos una señora con un barrigón de 7 meses paseando por la playa, a Chus y su padre jugando al disco volador, , a Máster y Sunsi haciendo un castillo de arena, a Jesús , Sunsi y sus hijos preparando la pitanza.

Los Supertamp, el Calero y los músicos, aporreando sus instrumentos.

Y todo esto ¿quién lo paga?. No problem. Siguiente plano, Sarracena frente a los responsables de cultura de La Generalitad, que en directo en la TV catalana, reconocen que no lo han hecho bien, y que financian el video, que esto sí es cultura.
Y así se desarrollan las imágenes, que son de una fiesta en la playa, con una música que se va armando y elevándose hacia los cielos, que empieza armoniosa y acaba con un fiestón de piano y ritmo sabrosón.

Planos de olas, nubes algodonosas, sonrisas, bailes, giros acompasados de cuerpos alegres en la playa, el humo de las sardinas, los dedos del pianista, los amigos que han venido de diversas ciudades a divertirse, un Volvo de 16 t. aparcado en la vereda, más olas, más sonrisas…

Y para terminar, Sunsi, vestida de romana, sentada en una hamaca azul y blanca, corta parsimoniosamente un tomate, lo sazona con sal y se lo toma despacio, muy despacio, mientras al fondo atardece con una sinfonía de naranjas, rojos chillones y grises esmeraldas.

¿Es pedir mucho?.

Anoche soñé con el video perfecto.

Atentamente Driver para Sunsi, Sarracena y Máster.
Con más cariño que el que un simple sueño pueda aportar.

Antonio Rivero dijo...

Resulta algo vergonzoso decirlo, pero la entrada me ha hecho "casi llorar". Y digo casi porque parece que cuando lees algo en Internet y le escribes un comentario a alguien, le expresas tus sentimientos en las palabras.

¿Quien fué?Solo Dios y ella lo saben pero eso es el pasado. Lo importante y aunque tiene una gran dosis de dificultad es sacarla para adelante.

No me llevo muy bien ultimamente con el de arriba pero no dudes que rezaré por ella. Haré un esfuerzo.

Ah por cierto, muy buen blog... Me guuusta...

Sunsi dijo...

Comento chutando... que me voy chutando... pero no quería salir de casa sin dejar unas letras para Montse, Driver y Antonio Rivero.

Montse, Diego...ayer "vi" a Aurora...en casa de sarracena...Magníficos anfitriones Luis y Pepa. Pero no la "conocí" en el sentido etricto de la palabra... no hubo tiempo suficiente. A ver hoy si , con todo el tinglado que se presenta en casa, podemos estar un ratillo con un poco de paz.

Antonio...encantada de conocerte. Me he pasado un momento por tu blog. Me he quedado co LA frase: "nada me es ajeno". Mis respetos para un estdiante que es capaz de ecribir eta afirmación. Mis respetos, mi admiración y mi complicidad.

Un saludo a los tres.

Para el día de hoy me han echado un pulso... me ha retado un personaje. Para ella escribiré el post.

Sé benvolente, Carmina, que hoy voy pillada de tiempo.

Sunsi dijo...

Perdón por los errores tipográficos. Me ha saltado una tecla del ordenador y otra está a punto...baila que da gusto...

Máster en Nubes dijo...

Driver, eres total, y encima que la Generalitat corra con los gastos y con música de supertramp y el Calero tocando, ya ni te cuento. Por aquí parece dormir todo el mundo, salvo Sunsi y yo ;-), un abrazo a todos.

Driver para Máster dijo...

Máster, ten cuidado, estás en tierra de tramposas.
La Sarracena va y te dice que "lee un poquito". Joé, me resultó imposible encontrar un metro cuadrado de pared donde no hubiera una estantería con tropecientos libros.
Luego está lo de las acuarelas.
Hay tres tipos de acuarelas, las super buenas que están firmadas por pintores famosos.Demasiado para tu bodi serrano. Las que has hecho tú mismo siguiendo las instrucciones del curso de Ceac. Piltrafilla fija.
Las del tercer tipo son las mejores,las de la Sarracena son las "Ésta es de un amigo". Francamente transparentes.
Las mejores. No se compran con dinero.
Sarracena muestra en el blog un extraño gusto musical.Para encerrarla con tres vueltas de candado.
Después de pasarme por su morada me siento obligado a "robar, sustraer, liar, canjear, expropiar o vender mi alma al diablo", con tal de conseguir entradas para el Real en Madrid. Megalómana anónima qués. Pero fina, fina, fina. Asesor busco para no meter la gamba con las entradas. Tendría que desenterrar a Mozart para sorprenderla.Y aún así.

Bueno, bueno. Que la Sunsi también se las trae. Resulta Aurora, que nos dice que tiene una "piscinita de plástico, de la marca pinypon".

Já, já y já. Requetejá, vamos.

Estás en su jardín tomando un cafelín. Y sin que te des cuenta, le da a un botón para activar un mecanismo oculto (carísimo seguro).
Y ¡ZAS!, te salen dos tórtolas que empiezan a volar alrededor de la piscina, se cachondean del público en general, se bañan y se dan besitos a dos metros de tí. ¡¡Lo que se habrá gastado Sunsi en el lujoso mecanismo!!.
De importación, fijo.
Tecnoloogía inalámbrica del siglo XXIII. Realidad virtual en tres dimensiones.
Lo dicho Aurora, fíate tú de las apariencias
...
Estas chicas,si las raspas un poco, sale petróleo.

En fin, no me gusta criticar, pero para una vez que lo hago, blanco sobre negro.

Avisada quedas Aurora.

Son un par de tramposillas.

Blancael dijo...

Sunsi, es muy duro lo que cuentas, y es dificil describirlo, lo has hecho perfectamente...y a veces por no saber mirar y otras por mirar y no saber actuar, no nos damos cuenta de que tenemos que ayudar y se podrían evitar ciertas cosas, otras veces son cosas inevitables, pero el tema es bastante complejo.
Por cierto ,con cierto retraso, pero felicidades¡¡ por tu santo, te iba a llamar, pero se me hizo tarde, y luego ya se me olvido¡¡¡, mi amigo aleman¡¡¡jejejje-
Espero que todo vaya bien¡¡
un beso.

¿Mañana más? dijo...

A veces me dan ganas de escribirte algo. Que me sigues haciendo pensar...

UN ABRAZO, PATRI.

Sunsi dijo...

Driver... Eso es traición...¿oyes? No malees a Máster, que saldrá chutando y aún no he podido conversar con ella.

Sunsi dijo...

Gracias, Blanca. He tocado un tema poco "veraniego"... quizá demasiado denso .Pero con o sin calor... "La vida sigue igual", como diría Julio Iglesias.

Un beso para ti. ¿Se te ha ocurrido descansar un poco...?

Sunsi dijo...

Patri... ¿Y por qué no lo haces? Escribe algo, por favor.

BESOS: SUNSI

Driver dijo...

¡Cómo me gustaría estar en Tarraco con vosotras!

ana dijo...

Patri, a mi también me encantaría que escribieras, que contaras, que pusieras algo en la ventana de esta cocina.

Personalmente estaría encantada de leerte.

Saludos.

Mireia a Mañana más dijo...

¿Dónde estabas metida ? Mi caso está claro pero el tuyo....
Vuelve, Mañana