martes, 4 de agosto de 2009

Y tú, Sarracena, eres "Roma".


Pepa... La loba capitolina. ¡Qué bien lo ha descrito Driver!

ROMA.

"Roma es eterna.

Bajo su mandato el Mediterráneo aprendió a rezar a cuantos dioses les fueran impuestos. Más por una mezcla de miedo y respeto, que por firme convicción.

Allá donde fueron, conquistaron, sometieron y colonizaron.

Sin preguntar.

Vini, vidi, vencit.

...


Mientras los gobernantes bárbaros miraban por última vez sus posesiones, con la cabeza ensartada en una lanza romana, los agrimensores buscaban la mejor ubicación para su teatro; las aguas cálidas para sus termas; un terreno llano para edificar su anfiteatro. Allí donde los gladiadores lucharían para alcanzar la muerte. O la gloria.


Una vez conquistadas las tierras, asesinados los gobernantes y diezmada la población, tumbaban a los dioses locales, haciéndoles rodar ladera abajo. Camino del olvido.


Sin dar tiempo a que la población organizara una venganza sangrienta, les imponían aquello que los bárbaros eran incapaces de producir. Una civilización.Calzadas para mover tropas, tributos y trigo. Leyes sólidas, como las espadas de los centuriones. Urbanismo. Arquitectura. Teatro. Orden y sextercios.


Los romanos, conocedores de lo ambicioso de la condición humana, les ofrecían a cambio de sus almas bárbaras el bien más preciado.La ciudadanía romana.


El sueño de la libertad.


...

Roma es eterna. Y tu vida corta, amigo.Para entrever nuestro destino, precisamos conocer qué tipo de sangre galopa nuestra aorta.


En tu árbol genealógico se encuentra una rama que creció tras el envenenamiento de un senador vitalicio.Es posible que tu apellido latino, sea el mismo que el del gladiador que conquistó la libertad tras cortarles el cuello a una veintena de infelices.Podría ser que aquel santo del que tu bisabuelo era tan devoto, muriese crucificado cabeza abajo. Las manos bien atadas por un antepasado de tu actual cuñado.

Algunos de los cuentos de tu infancia, están inspirados en leyendas orales, y fueron transmitidos en latín. Escuchados bajo el oráculo de la luna llena.


La mayoría de las leyes que determinan tu patrimonio y el pago de tus tributos, se basan en el Derecho Romano.


Pero lo que ni te imaginas, amigo, es que un tranquilo día de verano, te levantarás con el alma envenenada.

Tras tomar un baño caliente, caminarás hacia el Congreso; allí donde los políticos de tu urbe toman las decisiones que determinan el futuro de tus hijos.

Y sin explicación previa, atravesarás el costado de un Tribuno corrupto, con la espada de tu campaña en Las Galias.


Y cuando éste caiga herido de muerte, sacarás de tu cinto de cuero el puñal con el que rebanarás su cuello. De un tajo. Limpio.


...


Y cuando el peso de la justicia caiga rotundo sobre tus espaldas, cuando sientas cómo se desvanecen libertad y fortuna...Mirarás fijamente al juez, y éste lo sabrá.

Al instante.


Está delante de un legionario romano.


El juez, antes de mandarte al infierno del Código Penal, te mirará con respeto.


Con el respeto con el que se mira a la cara a un miliciano.


Al sueño de un hombre libre...."


Atentamente, Driver para la señora.

10 comentarios:

D dijo...

Pasear por Roma da vértigo.
Tu vida vale un comino.
Estás pisando las calles donde las legiones gloriosas regresaban ansiosas de poder.
Las colinas donde colgaban y quemaban a los cristianos.
Las catacumbas donde se fraguaba la mayor de las revoluciones mundiales.
El Circo donde las fieras desgajaban en tres trozos tu cuerpo serrano. Uno para el Senado, otro para el César y el resto para el pueblo libre.
...
Y luego está el Vaticano.
San Pedro rompiendo cualquier proporción anterior, para dejar claro los conceptos divinos.
Grandeza.
...
Y cuando ya tienes la piel de gallina y te duele el cuello de mirar para arriba con la boca abierta vas y la ves.

La Sixtina.

El único lugar del mundo donde una hora dura tres minutos.

El Juicio Final. Atronador.
...
Menos mal que antes de marcharte ves a la Piedad de Miguel Angel.

Donde se arrodillan creyentes y no creyentes.
Los primeros por devoción.
Los segundos agradecidos por terminar la visita con la cabeza sobre los hombros.

Roma es eterna.

Y nos enseña a ser milicianos.

Sunsi dijo...

De acuerdo contigo, Driver... El último lugar donde recalar, reposar, contemplar debería ser la Pietá... Aún la tengo grabada. Allí. frente a una de las esculturas más bellas, se detiene el tiempo del pergrino. Te atrae de tal forma que no puedes dejar de mirarla y admirarla. Y te vas como si Ella te hubiera abrazado... o como si tú hubieras velado al Señor.

sarracena infiel dijo...

Par alos que entréis en este, varias cosas.

La primera, es que D.- debería utilizar el sobrenombre, más adecuado, de Alonoso Quijano.

Más que nada porque en lugar de vulagr Maritornes, él ve a Dulcinea.

O sea, en un ataque de amabilidad y de irrealidad, confunde Roma con un vulgar Port Aventura.

Nada que ver, desde luego.

En segundo lugar, no se llame nadie a engaño; la mítica loba, se queda zafia perra, de mil razas, obstinada y un poco tontorrona.

Así las cosas, como veréis, por más que agradezca a D.- tal comparación y aprecie, de veras, la sobriedad del relato y me desmaye de emoción peluda, lamentablemente, la realidad es tozuda y las cosas son como son, no ómo nos gustaría que fueran.

O sea, yo soy esa, picapleitos, algo burlona, de inteligencia justa, impaciente y, en general, bastante mediocre, a fuer de normalidad.

No obstante, reina por un día!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

D. Alonso Quijano dijo...

¡Oh Dulcinea!
Reina del postre manzanil,
del puding de chocolate,
de la acuarela marina,
de libros acumulados
mil.

No os comparo
ni con Romas
ni con moza manchega y gentil.

En mi afán adulador,
tal vez un poco gentil,
os vi en sueños,
formar támden o equipo,
con la florentina gaviotil.

Y fue mi sueño ése,
el de un mundo dispar,
donde los sentimientos gaviotos,
convivían sin tropiezos,
con la más real,
de las milicias sin par.

En viéndoos,
compartir sin reparar,
mesa, mantel y orinal,
imagineme un mundo,
donde la amistad,
todo los brincos,
fuese capaz de saltar.

Y ebrio de buena bebida,
vi a la una florentina,
y a la otra romana,
aunadas en el esfuerzo,
de compartir su sinmedida,
de romperse de risa,
doblándose cual esquina.

Y ahora distante
en la estepa manchega
os recuerdo con ternura,
mientras que piloto,
aferrando a dos manos,
mi circunflejo volante.

Por más kilómetros que recorra,
no puedo olvidar,
que aunque a ustedes señoras,
nunca os podré engañar,
los cuentos que os dediqué,
a vuestros hijos y parejas,
les pareciero muy bien.

Y una de dos,
o mi sueño era quimera,
o era verdad verdadera,
pues al final del cuento,
los aplausos de las criaturas,
me siguieron resonando...
a lo largo de la carretera.

Suyo efectísimo, me despido por hoy,
que otro cuento viene pisando,
cual ferrari vacilón,
con las luces de sus focos...
ráfagas.., palpitando.

sarracena infiel dijo...

Este hombre es un dolor,
con sus versos da pavor,
pero el que avisa no es traidor
y de esta batalla, de este fragor,
de ese afan adulador,
puede perder ¡hasta el honor!
le salva, con pundonor,
la simpatía que derrama
su familia y el rigor
la donosura, de la bella dama
que preside su vida y buena fama.

Driver para Pepa dijo...

Menudo azote sois
un relámpago en el cogote
una rima saltimbanqui
que me mete mucha caña
en lo alto del...
bigote.

No me siento adulado,
pues me conformo,
como un desayuno mañanero
con haberos endulzado.

Siempre tendréis mi pluma
a vuesa entera disposición...

Hoy una rima,
mañana un cuento,
a vuesa entera disposición.

Nunca le cobraré,
señora de roma-nones,
pues se que algún día,
sus cosejos me salvarán,
de que m rompan la cabeza,
a golpes y pescozones.

Pues es bueno siendo varón,
tener amistad con sarracena,
pues hoy te suelta una fresca,
pero mañana,
mañana tal vez,
te quite las penas.

Que siendo el varón sincero,
pobre, inmaduro y cabezota,
necesitará de fijo,
que alguien le tire
de las xxlotas.

Un consejo sarraceno,
al punto oído con atención,
te puede salvar seguro,
de algún tropiezo o
tropezón.

¡Ay, cándidos varones!
¡Ay, pérfidos poetas!
Carecéis de lo que más tira,
delante de las carretas.

Mucha pluma pajarera,
cándidos mirares a las alturas,
y cuando te fijas vas y pisas,
un boñigo a la primera.

¿Qué nos deparará el destino?
¿Un viaje a Nueva York,
o una ensalada de pepino?

Me veo caminando,
con Capitán marinero,
siguiendo las pasos,
de D. Santiago, el santero.

De momento voy a buscar,
si tú gustas y te empeñas,
una ópera en el Real,
para invitaros a escuchar,
en la ciudad madrileña.

¡Voto a bríos que conseguiré,
entradas de terciopelo!
para el marino y patí,
y así poder complacer,
mi ambición más vil.

El teneros de invitados,
dentro de mi mansión,
y así poder gozar,
de vuesa presencia y...
de la visión
de vuestro mejor camisón.

sarracena infiel dijo...

Que delirio, que tontuna,
que arrebato mojigato,
los ripios como aceitunas,
del poetilla pazguato.
No se entera, mentecato,
no acierta ni una,
que ni D. Juan de fortuna,
ni Bradomín pacato,
de sarracena con recato,
una colleja oportuna,
recibirá con arrebato.

Sunsi dijo...

Sois de lo que no hay, de lo que ya no se encuentra porque no existe.

Estas horas... que ya ni puedo escribir, que toda la familia está sufriendo... me columpio al compás de vuestras risas... Qué buena gente. No sabéis hasta qué punto os necesito... en lo bueno y en lo no tan bueno.

Gracias a los dos. Muchas gracias .

misideascotidianas dijo...

Bueno....!!!!

Si Sarracena se parece al relato, a mí me da susto.

Luisa

Driver dijo...

Bueno....!!!!

Si el relato se parece a Sarracena, a mí me da gusto.

Driver.