martes, 7 de abril de 2009

Mari Trini... "Su estrella en mi jardín"






UN PERSONAL HOMENAJE A MARI TRINI.


Le debo todo el jugo exprimido de una canción. Aunque colgué un post similar en este blog, lo saco de nuevo. Y lo leo y me parece nuevo. Gracias, Mari Trini. Descansa en paz.



"Llegó sin permiso la estrella de antaño, la que antes era sólo luz.
Cayó de repente desde el azul del mundo y el corazón se me encogió".


Y ABRIMOS EL BOTIQUÍN…

¿La recordáis?. Puede parecer una frivolidad, pero esta canción de Mari Trini me ayuda a preguntarme el porqué del dolor.

¿Por qué a mí se me ha caído una estrella en el jardín?

Más adelante nos daremos cuenta de que la pregunta más acertada es para qué. En ambos casos no resulta sencillo; es intentar obtener una explicación racionalista del misterio. No obstante, ante el misterio el ser humano siempre reclama una respuesta. Para acceder a ella debemos subir un escalón, o dos, o tres, y acercarnos a la dimensión trascendente del hombre.

Una respuesta… ¿La hay?. Y observamos que la historia se repite, desde que el hombre es hombre. El zarpazo del sufrimiento no pide permiso… cae de repente; se planta en nuestras vidas y la primera reacción no suele ser positiva.


Tiene que haber una solución -lo primero que emerge es nuestro “yo” racional-. Y abrimos apresuradamente el botiquín. Encontramos remedios para todo: para el dolor de cabeza; para la acidez de estómago; para la presión alta y la presión baja; para poder dormir y poder despertarnos; para subir el ánimo y para calmarlo… ¿Dónde está el fármaco que anula el sufrimiento? Por mucho que revolvamos no lo encontramos; no existe. Ni siquiera un anestésico que lo amortigüe. Y nos rebelamos.


“YA QUE ESTÁS AQUÍ … TÓMATE ALGO”


¿Por qué así te has descolgado de tu otro tiempo aquí en mi jardín?

Un muchacho con una enfermedad degenerativa realizó unas declaraciones aparentemente desconcertantes en una publicación de ámbito local. ¿Pueden ser la respuesta? Creo que sí. Él describe su encuentro con el dolor con una metáfora acertadísima: “Es como si te llegara un invitado de honor sin haberlo invitado. No sabes si decirle: `¡Qué alegría! o `No hay comida para ti’. Entonces le dije: `no contaba contigo; pero ya que estás aquí, tómate algo’ ”.

Ante el sufrimiento caben dos posturas: o le damos la espalda o lo miramos a los ojos, nos armamos de valor y le preguntamos ¿por qué así te has descolgado?… Y responde … a su manera. Si lo agarramos fuerte, si lo abrazamos, nos da la oportunidad de ir arrancando las capas superficiales de nuestra vida, de pararnos a observar las luces y las sombras de nuestra existencia. Si nos atrevemos a abrirle la puerta, descubrimos que nuestro invitado no viene de vacío. Nos arranca del aburguesamiento y la indiferencia, nos regala más capacidad para amar, para comprender el sufrimiento ajeno. Nos obsequia con una visión más generosa del mundo y quien lo habita; nos indica dónde hay necesidad, dónde hacemos falta.


LLUVIA DE ESTRELLAS

"Ahora ya sé dónde te escondes tú. Ahora ya sé en dónde habitas tú. "

No ha sido fácil. El dolor, la enfermedad, la contradicción siguen plantados en la puerta esperando nuestra hospitalidad. Y hemos sido -¡por fin!- hospitalarios. Hemos sacado algunas viandas de la despensa y se ha sentado en la mesa. “¿De dónde vienes?... ¿Para qué?”. La pregunta del millón. Nuestro invitado nos ha explicado que el sufrimiento son las grietas del alma; grietas que escuecen, pero permiten la entrada del Amor. Sin grietas no puede filtrarse; resbala y cae en el vacío.

¿El amor? ¿Qué tiene que ver con el dolor? Hacemos un esfuerzo y vamos apartando esa neblina que nos ha enturbiado la memoria y caemos en la cuenta de que una vez, hace dos mil años, Alguien sufrió por nosotros hasta morir en la Cruz. Le movió el motivo más hermoso: el Amor.

Nuestro invitado es como ese bisturí de platino que hiere para que entendamos el Amor en todas sus dimensiones. “Asómate a la ventana… No esperabas la estrella y la has agarrado. Ahí tienes tu lluvia de estrellas”. Somos niños-grandes desde que lo hemos agasajado. Y lloramos -el dolor duele-. No obstante sonreímos. Y sí. Tiene sentido. Pero ha hecho falta un diálogo íntimo –largo y tendido- con el personaje que al principio nos pareció el ser más inoportuno del planeta. Ha hecho falta… para saber que hace falta trasladar al presente, sentir, notar el peso de esa cruz –la de Cristo-, que se esconde en los más diversos acontecimientos de la vida cotidiana.

¿Masoquismo? ¡No!. Víctor Frankl, un psiquiatra judío, aseguraba que valía la pena “atreverse a sufrir (…) puesto que el sufrimiento aceptado con sentido positivo nos lleva más allá de nosotros mismos, haciéndonos más aptos para vivir valores humanos.”






19 comentarios:

Antonio Azuaga dijo...

Es una entrada, Sunsi, rigurosa en la verdad y bella en su severidad. Sobre todo ahora, en este ahora festivo, displicente y confusamente egoísta; en este ahora amnésico y tonto porque…”hemos inventado la felicidad”, porque sus hombres “han abandonado las comarcas donde la vida era dura…”, porque “para ellos es pecado caer enfermo…”, porque no se busca sino “un poco de veneno de aquí y de allá para procurarse sueños agradables, y muchos venenos para morir agradablemente”, porque “hay un pequeño placer para el día, y un pequeño placer para la noche…” Los entrecomillados son de Nietzsche, de su “profeta” Zaratustra... ¿Sacado de contexto? No: la vida es la cara y su cruz; y no se puede amar la una sin la otra, porque eso sería una moneda falsa, una vida falsa. Curioso que ese anticristiano, antisocrático, antiplatónico, que era Nietzsche, no se diese cuenta de que sus palabras se habían concebido dos mil años atrás. Tal vez, su enfermedad era el amor.

Gracias por esta entrada, una vez más para pensar, como corresponde a tu blog.

Un saludo.

Sunsi dijo...

Creo que la frase era, más o menos, "Quien tiene algo por que vivir es capaz de soportar cualquier cómo"... también de Nietzsche. Me asombra Nietzsche. No pienso qué hay detrás de sus sentencias. Simplemente me sirven. Gracias por ampliarlas, Antonio.

Ya comento que es un artículo que escribí hace un tiempo. La canción de Mari Trini...Esa "estrella en mi jardín" acababa de aterrizar. Iba en el coche y cantaba la canción de a pleno plumón. Los niños se reían. Pero ¿Quién es esta antigualla, mamá?.

Sólo sé que el dolor y el amor son dos caras de la misma moneda. Y es inútil correr para que no te atrapen. Es inútil dar la espalda. Y más cuando sabes que esa estrella ha encontrado un lugar confortable en tu jardín.
Con el tiempo da frutos muy parecidos a las rosas... perfume y espinas. Y luego el rosal. Y sabes que no es rosa sin espinas.

La felicidad no se inventa... creo que se encuentra cuando no la buscas... a pesar de sus espinas.

Se nota que escribo tarde. Es cuando escribo de verdad, sin trabas ni autocensuras...

Gracias por tu comentario generoso y amable.

Un saludo. En mi jardín llueve a mares. La estrellas beben del cielo.

Máster en Nubes dijo...

Como siempre nos gustan tus entradsa, pero en esta ocasión no hemos tenido tiempo de leerla ;-)

Somos Ana, Aurora y Anina, estamos en El Boalo, con Tana y Olimpia. No nos hemos ido a la cama y nos gustaría tenerte aquí. Que sepas que es el cumpleaños de Antonio (sólo 40, lo tiene muy callado ;-) el profesor, coquetería de no decir que cumple años y eso que es ¡tan joven! (de mente y espíritu, y de lo demás seguro)

Bueno, sigamos, hemos cenado, la perra naturalmente se ha meado (varias veces), de la emoción (también se mea de la tristeza, de soledad, de compañía, porque sí y porque no): la maternidad tardía incluso perruna es un error de la naturaleza, En fin. La otra no, pero cuesta también según las expertas.

Que te queremos, bueno, no, que si viene Pepa dice que somos cursis y pastoriles.

Mañana vamos a andar por el campo si el tiempo lo permite. Y a comprar un DVD porque a Aurora, no lo creerás, no le funciona el video (cosa taaaan rara en una casa donde todo ha funcionado siempre y no se ha roto nada de nada de nada ;-) Pues eso, aprovecharemos para comprar un video.

Ana y Anina se han venido de León como si Aurora pasara hambre: cecina, chorizos (2) y picadillo a discreción. Impresionante, la nevera está estupenda, más bonita que un San Luis.

Bueno, pues nada, te ... queremos con permiso de Pepa. Y sin él, qué coña...

Ana - Anina - Aurora

Tana (meándose otra vez casi, está castigada fuera)
y la serenidad de Olimpia (que es una señora perra prejubilada estupenda)

Abrazos

Sunsi dijo...

Qué alegría saber de vosotras. Hoy lo pensaba. Éstas en el Boalo...¡qué envidia! Estoy muy contenta por las tres. Y Anina, supongo que en su salsa.
Mañana os llamo.

A Antonio acabo de felicitarlo. Menos mal que he entrado en Su "imaginaria" y me he enterado.
Es de abril... ojo con los de abril, que yo tengo dos... "mis abriles" que llegan mañana ... son peculiares, tiernos, sentimentales...

Gracias por vuestra misiva. Yo también os echo de menos y eso que no os he visto en "carne mortal"...

Besos a las tres.

Blancael dijo...

Pero qeu razon tienes,el sufrimiento o dolor te hace acercarte mas a los demas y darle mas importancia a lo que la tiene realmante.
Dejando de lado las cosas banales y dando el valor a cosas que antes no dabas, las cosas de cda dia, con tu familia, amigos.....asi se disfruta de las pequeñas cosas ,que es de lo que realmente se disfruta.

Son casi las cinco de la mañana y no podia dormir, asi que que mejor que saludarte a estas horas, perdona que no ponga acentos ,pero no va bien en este teclado, no es porque no se sepa ponerlos,jejeje
Bueno Sunsil, es la primera vez que te saludo por aqui, no creo que sea la ultima, asi que un beso muy fuerte.
Blanca Eraso (madre Blanca)

ffffffffeefmffffffa dijo...

Entre la hedbanna casi-nunca-pastoril y la entrada de la hedbanna rana:

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
mpfffffffffffffffffggggggggg, agggggggggggggggllllllllllllll,
gggggggrrrrrrrrrrrrrrrchhhhhhhhh,
uuuuuuuuuuaaaaaaaaaaaaarrrrrrrrrrrffffff
!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


Estaba la hedbanna rana,
sentada en su jardín
chuzos de punta caían
y triste ponía el mohín.

Entre sí pensaba:
"no hay color, no hay sabor,
entre una butifarra
y el picadillo de Leon"

"Razón tienes, hedbanna rana"
desde El Bolao contestaba,
la otra hedbanna poética,
etérea y picajosa.

"Vente p'aquí, niña,
con Anita, con las perras,
olvídate de las gamberras,
de las estrellas y de las
guerras"

Y la hedbanna rana sonreía,
en su jardín sin flores,
lluvioso, lleno de polen,
con estrellas esparcidas.

La sonrisa retorcida,
pastoril, algodonosa y
con su voz cazallosa,
afirmaba, orgullosa:

"Inasequible al desaliento,
con Mari Trini sonando al viento,
proclamo que este el blog,
es de un cursi de tormento"

Modestino dijo...

El sufrimiento es necesario para querer, para madurar, para ser mejores .... lo que pasa es que somos muy cobardones, pero a la hora de la verdad cuando llega el momento nuestras espaldas son anchas ... siempre con ayuda, claro.

Sunsi dijo...

Pero Blanca... ¡si tienes blog!. ¿Por qué no lo actualizas? Me refiero a que escribas algo, que te quedaste en el 2007!!!

Cuando releía el viejo artículo, entre otras personas, pensaba en ti. (...)

Me he alegrado mucho leerte.

Te llamo...

Besos

Sunsi dijo...

Cobardones, pero cuando toca... toca. Y , es curioso, pero entonces encajan todas las piezas.

Un saludo, Modestino. ¿En Huesca también llueve sin parar?

Máster en Nubes dijo...

Ay, si la envidia fuera tiña...

Que sepas Pepa que estamos aquí no sólo Ana, Anina y Aurora (y dos perras, y sin agua además, algo tenía que romperse) ... sino que está además el inigualable, el formidable, el increíble, el total...



DRIVER!!!!


Toma ya, y ahora entramos a contestarte porque no podemos permitir que te metas con Sunsi. Ni tú ni nadie.

Pa empezar te vas a cagar por la pata abajo en Dublín, yo too lo apunto y te vas a morir porque pienso traducir todo al revés, al conserje le diré que has dicho que le encuentras un hombre muy atractivo y que quieres tener un affair. A tu santo le traduciré que a la camarera de planta le apasionan los espñaoles, en fin que te prepares. Y ahora siguen los otros que piden paso...
Fdo. Aurora

De Driver a Pepa
Pepa, te veo muy mal. Estamos discutiendo los adjetivos calificativos aplicables a tu condición. Yo defiendo que eres una masoca, Aurora defiende que no tienes vergüenza y Ana, asustada y circunfleja, pide paz a gritos. Las perras no opinan, son las más listas. Si te echan de casa y de Dublín, cosa harto probable, te dejo las llaves de mi Volvo para que puedas dormir a cubierto.

Tuyo eterno
Driver

Máster en Nubes dijo...

De Ana a Pepa:

(Dice que no se atreve a meterse, que cuando dejes el régimen te lleva chorizo y que no te metas con Sunsi que la quiere mucho)

Blancael dijo...

Hla soy Blanca,ya ni me acordaba que tenia el blog!!!, ahora me he acordado, hay veces que me meto en internet y no se ni lo que hago, ya hace 2 años que lo hize¡¡,cmo pasa el tiempo de rápido, lo intentare actualizar,
un beso
BLANCA

Modestino dijo...

No en Huesca no llueve sin parar, ya se que en tarraco sí ... y me interesa, pues me había planteado salir este año con la "Germandat del Sant Ecce Homo", cosa que no hago desde que me fui de allí, y si va a llover, me ahorro el viaje.

pepa dijo...

Bueno, bueno, bueno ¡os vais a enterar!

Villanos sois, hedbannos,
ni fijosdalgos ni de las Asturias de Oviedo, casi todos castellanos

Uno:

A la hedbanna rana,
la trato como me da
la gana.

Dos:

A las tontas del bote,
les doy
con un capirote.

Tres:

A D.-, manifiesto,
si no me defiende,
que le caiga un tiesto.

Cuatro:

En inglés o español,
en francés o en "catañol"
pastoril te pones hedbanna
casi como la hedbanna rana.

Cinco:

Con los ripios me despido,
que aún no he comido,
y me someto a mi destino:
¡la hedbanna rana
me zurrará la badana!

Sunsi dijo...

Entro tarde. Perdón. Son los cólicos. Mendigo un Padrenuestro porque duele que no sé cómo describirlo...

Estoy poco inspirada para escribir unos cuantos ripios para hedbana Balboa, excavadora ... guerrera del antifaz...
Me ha llegado al alma -aún siento la punzadita- tu sentencia: un blog cursi. Cuando decías pastoril, algodonoso, melifluo y demás lindezas, aún podía soportarlo. Pero lo de cursi me ha superado. Estoy afligida, he llorado un rato, siento mi orgullo herido. Mi entrañable hedbana, tan sincera como "brutica", me llama cursi.
Mujer, intensos sí han sido los últimos posts, pero yo no los calificaría cursis. Si acaso pelín fervorosos o ardorosos... más de lo que marca la media de esta República.

Sabes que te quiero, hedbana... que eres el instrumento perfecto para que mengüe mi orgullo... pero tanto va el cántaro a la fuente...que dicen que se rompe. Yo ya empiezo a estar astillada.

A estas alturas de la película, deduzco que ni tú ni tenemos demasiado remedio. ¿Para cuándo la pipa de la paz?

Sunsi dijo...

Esto va para el trío de tres confabulado en el Boalo... Sed buenos ... y pasadlo bien.

Ahora mismo cuelgo un post rapidillo... veréis...

Biela dijo...

La muerte no nos roba los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo. La vida sí que nos los roba muchas veces y definitivamente.
François Mauriac (1905-1970) Escritor francés.

Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte.
Leonardo Da Vinci (1452-1519) Pintor, escultor e inventor italiano

La muerte es algo que no debemos temer porque, mientras somos, la muerte no es y cuando la muerte es, nosotros no somos.
Antonio Machado (1875-1939) Poeta y prosista español.

Biela dijo...

El dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional.
Buda (563 AC-486 AC) Fundador del budismo.

El verdadero dolor es el que se sufre sin testigos.
Marco Valerio Marcial (40-104) Poeta latino.

El verdadero dolor, el que nos hace sufrir profundamente, hace a veces serio y constante hasta al hombre irreflexivo; incluso los pobres de espíritu se vuelven más inteligentes después de un gran dolor.
Fiodor Dostoievski (1821-1881) Novelista ruso.

Sunsi dijo...

Gracias, Biela. No te digo ya eso de ¿y si añadieras algo de tu propia cosecha?. Es inútil. Así que he pensado abrir un carpeta y coleccionar las citas. Porque son muy buenas.

Un saludo cordial