viernes, 10 de abril de 2009

Viernes Santo


Quería enviarte unas letras. Las mías son pobres. No saben decir lo que sienten. Hoy dicen mal. Machado no te quiere cantar , ahí, en el madero. Yo quisiera y no puedo.



En el recuerdo, esas horas en silencio contemplándote aún vivo en la Cruz. Espanto las tristezas cerrando los ojos y viéndote en esa capilla con rostro sereno. Y viéndome de rodillas, sin hablar... sólo mirándote. Mirándote y sabiendo que me miras ... siempre... a pesar de mucho roto y bastane descosido. Cada día es un buen día para remendar.

Quisiera no andar dormida y orar... Pero sé que me dormiré; Tú también lo sabes. En esa capilla, bastante lejos de casa, te dejo los deseos de seguir en vela.


POEMA A CRISTO CRUCIFICADO
Tú me ofreces la vida con tu muerte
y esa vida sin Ti yo no la quiero;
porque lo que yo espero, y desespero,
es otra vida en la que pueda verte.


Tú crees en mí. Yo a Ti, para creerte,
tendría que morirme lo primero;
morir en Ti, porque si en Ti no muero
no podría encontrarme sin perderte.


Que de tanto temer que te he perdido,
al cabo, ya no sé qué estoy temiendo:
porque de Ti y de mí me siento huido.


Mas con tanto dolor, que estoy sintiendo,
por ese amor con el que me has herido,
que vivo en Ti cuando me estoy muriendo.


José Bergamín













2 comentarios:

Luisa dijo...

Bonita capilla y sí,sí,rotos,descosidos y auténticos destrozos.Pero Él,ah,qué buen costurero es.
Yo,Sunsi,ya estoy verdaderamente contenta ante la celebración de la Misa Pascual esta noche.
Feliz Resurrección.

Sunsi dijo...

Gracias, Luisa. Tú siempre rebosando optimismo. Yo, este año, no voy a poder ir a la Misa Pascual. Me da pena...pero la vida no es siempre igual. No siempre puedes hacer aquello que incluso humanamente te ilusiona. "Guardaré" la casa hasta que vuelvan. Y el Resucitado también llegará a casa.

Un beso