domingo, 6 de septiembre de 2009

Domingo


Es domingo.

Cuando es domingo se nota en la carretera. Los coches reposan más tiempo, aparcados en la calle o en un lugar cubierto. En su lugar y por donde ellos transitan, salen de buena mañana grupos en bici o sin ella... pedalear o correr para estar en forma.

Es domingo y algún ciudadano se ofrece para levantarse antes y llevar a su república los periódicos, bollos recién horneados y pan del día.

Hoy igual hay un extra en la comida porque es domingo.

Siempre ... dudo que haya excepciones... aparece el fantasma desaliñado de la casa, a "horas que no son", arrastrando su sueño atrasado de toda la semana.

Huele a café. Porque es domingo el aroma es persitente. Hoy no es neceario beberlo de un trago y salir chutando.

El de la prisas no se ha enterado de que hoy hay tregua. Che, che...paaara. ¿Dónde vas? Que es domingo...

El de otra república cercana llama por teléfono como si fuera lunes. Paciencia...

Hoy... paréntesis. Aunque sea en Times New Roman 11.

Alguno no acaba de situarse y se angustia porque ya está preparando el aperitivo de la semana. "Nunca aprenderé a desconectar". Y elabora una lista larga de todas la tareas que le esperan.

El más listo opta por una amnesia transitoria y decide que sus pensamientos no irán más allá de la frontera del día de hoy.


A eso de las doce algunas repúblicas se endomingan. La más presumida se ha encaprichado de la blusa de su hermana y hay rifi-rafe. "¡Es mía! Pide permiso..." .Y la mayoría de sus habitantes salen de casa y acuden a la Cita de la semana. La Misa dominical. A la casera le gustaría que no faltara nadie. Igual coloca el bolso en el banco e imagina que algun día su ciudadano/a volverá a sentarse allí, tal vez con otra compañía , cuando haya montado su propia república. Algún día... Y se lo pide a Dios.


Es domingo... El día del Señor.


12 comentarios:

Máster en Nubes dijo...

Sí señor, Sunsi, una entrada preciosa. Me gusta mucho. Pero mucho, mucho, mucho

Creo que en misa están los que están y los que no están, también, de un modo misterioso, todo está hecho.

Un abrazo fuerte
Aurora

Sunsi dijo...

Gracias, Aurora. Ya ves... no es más que unas instantáneas de un domingo cualquiera.

Dios sabe. Sabe todo... de los que están y de los que no. Sólo Él sabe.

Una fuerte abrazo también para ti.

¡Feliz Domingo!

Blancael dijo...

Hola Sunsi, igual a esta hora, que te escribo estas en misa, y no ha ido el ciudadano/a, porque irá a la tarde con otra ciudadana, me ha hecho gracia tu comentario, a mí tambien se me hace raro no ir todos juntos, pero ya me estoy acostumbrando.
Y si hoy es Domingo, yo soy de las que me relajo, e intento descansar todo lo posible, para coger pilas para la semana.Eso en verano, que en invierno, no es tan fácil, porque?, por... mama¡¡¡ ayudame con mates¡¡, mama¡¡¡ ayudame en esto otro¡¡¡ y al final el descanso se queda en un minidescansillo,pero es lo que hay¡¡
Un beso y si, a ver si nos vemos de una vez por todas¡¡

Driver dijo...

Domingo, día del Señor.
San Juan es representado en la iconografía cristiana por un águila.
Siempre me he imaginado a San Juan como un muchacho joven, cuya poética escritura se lee como el que siente el viento en una playa.
...

3:1 Había entre los fariseos un hombre llamado Nicodemo, que era uno de los notables entre los judíos.
3:2 Fue de noche a ver a Jesús y le dijo: "Maestro, sabemos que tú has venido de parte de Dios para enseñar, porque nadie puede realizar los signos que tú haces, si Dios no está con él".
3:3 Jesús le respondió:
"Te aseguro
que el que no renace de lo alto
no puede ver el Reino de Dios".
3:4 Nicodemo le preguntó: "¿Cómo un hombre puede nacer cuando ya es viejo? ¿Acaso puede entrar por segunda vez en el seno de su madre y volver a nacer?"
3:5 Jesús le respondió:
"Te aseguro
que el que no nace del agua y del Espíritu
no puede entrar en el Reino de Dios.
3:6 Lo que nace de la carne es carne,
lo que nace del Espíritu es espíritu.
3:7 No te extrañes de que te haya dicho:
"Ustedes tienen que renacer de lo alto".
3:8 El viento sopla donde quiere:
tú oyes su voz,
pero no sabes de dónde viene ni adónde va.
Lo mismo sucede
con todo el que ha nacido del Espíritu".
...
..como el que siente el viento en una playa.

Sunsi dijo...

No, Blanca... no hemos ido todavía.
A mí me pasa lo mismo. Los Padres del Loreto le van a tener que hacer señales de humo. No le ven el pelo desde hace tiempo.

Debemos de tener familias parecidas... Durante el curso, el domingo les entran todas las angustias. "Si hubiera aprovechado el tiempo ayer... Ojalá el viernes hubiera hecho lo ejercicios de mates..." Lo gracioso del caso es que de una semana para otra se olvidan. Ahora no tanto. Pero a la edad de tu peques... ni te cuento.

Una semanita. Vamos a esirarla como un chicle... ¿Qué te parece?

Besos, Blanca de Navarra.

De una vez por todas creo que cuando ellos estén muy ocupados.

Sunsi dijo...

Era un adolescente, Driver. Con toda la vida por delante...

Qué entrada más completa. Con el Evangelio incluido gracias a ti. ¿Es el de hoy?

Hablas de la playa... Los imagino sentados frente al mar, con la brisa acariciando sus rotros, con el reloj parado escuchando al Maestro.En la Misa es como si fuéramos a la playa y el Maestro nos hablara en silencio. Toda la comunidad reunida entorno a la mesa donde nos da de comer. Donde lo comemos y lo tenemos guardado como si fuéramos un sagrario.

Atenta la mente y el corazón. Feliz domingo, Driver.

sarracena infiel dijo...

Para mi el domingo es dia, sólo hasta la hora de comer.

Luego,letárgico, con puntuales caídas en la inconsciencia.

No suelo hablar, ni recibir, ni nada de nada .... hasta el lunes.

Así durante todo el año, excepción hecha durante el periodo de junio a septiembre.

Sunsi dijo...

Es bueno saberlo, Pepa. Había pensado montar un grupo de terapia lo domingos por la tarde y quería saber si tú, que eres una estupenda anfitriona, prestarías tu casa y prepararías un té con "mantelito blanco que bordó mi madre en la frías noches etc...".

Yo, si te soy sincera, el domingo por la tarde no sirvo para nada. Y me escudo en el sagrado descanso dominical

Descansa... que ya estamos inmersos ya en septiembre. Huele a cole...

Rocío dijo...

Uy! Yo los domingos soy como el fantasma desaliñado... "a horas que no son" y arrastrando el sueño de la semana... Y los domingos por la tarde tampoco sirvo para nada... es la única tarde en que duermo la siesta, como sarracena infiel, caigo en un letargo de horas...

Driver dijo...

No Sunsi, el evangelio no era el de hoy.
Con San Juan me pasa que lo abro al tun tun, y me gusta siempre.
Sus versículos tienen un alto grado de autonomía.
La potencia de su poesía hace que la mayoría de sus frases tenga autonomía, pálpito.
Juega con un lenguaje intemporal.
Como el viento en la playa, que puede ser la misma brisa que acarició las caras de los griegos.

Es extremadamente difícil escribir como San Juan.
Tiene el mérito de conseguir mandar un mensaje al mundo, a las generaciones futuras.
Y como casi todo lo que tiene la sencillez de lo eterno, lo hace fácil, sin esfuerzo.

Hubiera estado bien conocerlo en persona.

Observar el brillo de su mirada, mientras predicaba.

Bellas palabras.

Sunsi dijo...

Hola, Rocío... Descanso dominical. Si vieras al personal de mi casa... Los domingos del curso no tienen horario. Dicen que 9 al borracho y 10 al muchacho. Aquí se respeta la "cultura del descanso". Aunque sólo sea el domingo. Nadie se apunta a nada que comporte madrugar. A veces cae un incauto que pregunta ¿salimos en bici a la 7h...y desayunamos...? Y todo silban... no se dan por enterado.

Yo madrugo, pero porque no sé dormir más. Me dan envidia los que se quedan en la cama sin inmutarse. Pero me desquito con una siesta...

Besos, princesa

Sunsi dijo...

Driver. Ya lo he comprobado. No era la de hoy.
Tienes muy buen gusto y un buen olfato. Hacía tiempo que no leía nada tan bonito como lo que cuentas de San Juan. Es el único que murió porque se fue haciendo viejo. Y pudo reposar todo lo que había vivido. Su Evangelio es distinto... Narra menos; profundiza más. No me extraña quete guste especialmente. Curioso... A mí me pasa lo mismo.

Y me he pasado de día. Ya es lunes. Y aún falta uno en casa. Me voy a dormir un poco intranquila. Supongo que me tendré que acotumbrar. Pero me cuesta...

Dormir con el corazón atento. Difícil combinación.