miércoles, 3 de marzo de 2010

Tal vez... después de la tempestad

"Perdona que entre sin llamar. No es esta la hora y menos el lugar..."

Ya estás dormida, mi niña. Mi niña... Te has hecho mayor y has econtrado un obstáculo que parece insalvable. Nada va a ser ya nunca como cuando eras chica. Pero es maravilloso ver cómo has ido saltando la vallas que cada vez son más altas.

Lo que te pasa... algunas veces pasa. Suele suceder cuando te haces cargo de tu vida... de los que te rodean, de tus estudios, de tu familia... Cuando descubres también la trascendencia.  Es posible que pienses que sólo te sucede a ti. Que no encuentres un referente de tu edad que cargue como tú.

Sé que no me vas a leer. Nunca lo haces. Así que me siento libre para escribir, como un pájaro con alas grandes para volar alrededor de tu cama, velando ese sueño que tanto te cuesta conciliar. La respiración ya no es agitada. Hace efecto la química que no querrías tomar. Lo siento, mi niña. Yo tampoco hubiera querido que empezaras ... y menos tan pronto.

Sueño despierta mientras te acompaño en ese descenso al mundo del descanso reparador. Estoy a tu lado... vigilo. Ya se pasa... Pronto se pasa... Son tiempos más complicados que te están estirando hasta hacerte un gigante.

Duerme, mi niña. En el mundo adulto los lobos se disfrazan de dificultades. Y no te comen como en los cuentos.

Gracias por tu ejemplo. Te quiere:

Tu madre.



42 comentarios:

Driver dijo...

Ahí estás.
Rodeada de mil circunstancias variables.
Navegando por el golfo de León.
Orzando a sotavento, las velas tensas.
Agarras el timón y trazas una empopada.
Rugen las cuadernas de tu nave.
La proa abre un canal en las olas.
...
A estribor un inmenso azul infinito.
A babor la tierra, entre neblinas ventosas.
Y tu cara, mojada de salitre, rezuma el sabor de la batalla.
...
Sólo los espíritus jóvenes navegan por el golfo de Leon.
Aprendiendo del viento.

Ana del guisante dijo...

Los lobos son menos lobos cuando sabes que allá afuera están los ojos de tu madre esperándote. Ella tal vez no te lea, pero sabe que tu presencia la protege, y eso ya es mucho, mucho...
Besos

Sunsi dijo...

Gracias por entrar tan temprano, Driver. Iba a pedirte ayuda. Sopla fuerte, por favor. Que el viento va perdiendo fuerza. También un par de brazos para tensar la velas. Ahí ... cerca... se divisa la orilla. Pero el barco no avanza como el espíritu joven quiere y se merece.

... Y ya ha empezado la cuenta atrás...

Sunsi dijo...

Pesolet... Me sabe mal que hayas caído en la república com marea alta... Ha habido buenos tiempos... y volverán. Seguro.

Te agradezco en el alma tu comentario. Intento esa presencia serena... como la dársena donde se reparan los barcos después de un largo viaje con levante fuerte.

Presencia serena.

Gracias y un beso.

Mariapi dijo...

¡Cómo duelen las crecederas! A ellos y a nosotros. Pero son un bien, no queremos que se queden enanitos, tienen que dar de sí todo lo que puedan. Crecer es necesariamente afrontar limitaciones, injusticias, desamores... propios y ajenos...Pero, jolines,¡ cuanto duelen las crecederas! Un beso enorme para las dos.

Modestino dijo...

Un abrazo¡¡¡¡¡

Sunsi dijo...

Gracias, Mariapi. El pellizco de crecederas compartidas ... parece más suave. Es una suerte que vivamos sólo el presente. Si me lo hubieran contado hace años, creo que me hubiera desmayado.

Lo único que se me ocurre es el distanciamiento emocional. Si no, no puedo ayudar. Es como si se te hubiera quedado en el esófago un polvorón que no tira ni para arriba ni para abajo.

Tienen que crecer... y duele. Pero no hay otra. Si al crecimiento se le añaden limitaciones "serias", imprevisibles ... duele más.

Miro al cielo.Hoy llueve. Bien... Limpiará la atmósfera de la república.

Un beso fuerte, Mariapi.

Sunsi dijo...

Otro para ti, Modestino. Muchas gracias.

lolo dijo...

Sunsi, me pego ahí contigo. Para que puedas darle la calma para salir pronto...de lo que sea. Por eso, y para eso, eres su madre.
Un beso.

Ps; adentro con el polvorón. Bebe.

Sunsi dijo...

Lolo, hedbana... infinitas gracias. Menudo atasco. Igual es que llueve y se ve todo más negro y el final del túnel no sé dónde está.

Es estas ocasiones intento ver la vida como un todo. Y la vida de los ciudadanos que están creciendo me parcen partos sin ningún sedante. Probablemente es que son 4adolescentes de vez . No sé...

Gracias de nuevo, lolo. Eres un solete.

Marta dijo...

Crecer "duele": tanto las articulacines como el alma. Y el dolor de los hijos nos duele al cuadrado como poco. A mi me ayuda ver fotos mias de esa época y recordar así mejor qué pasaba por mi cabeza y qué esperaba...y ponerme "a su altura" con la distancia justa.
Sunseta, mi casa también está ivadida de hormonas! ánimo, petons

Driver dijo...

Veamos un truco.
Si lo sigues al pie de la letra, puedo prometer y prometo que saldrás con bien.
Lo primero una pregunta, ¿de qué sirve ser mediterráneo?.
Respuesta rápida. Para solucionar situaciones imposibles.
Bien, partamos de esa hipótesis.
Plan de ataque.
1.- Comprar "Homero. Ilíada". De Alexandro Baricco. Está en Anagrama.
2.- Comprar varias camisetas negras de algodón. En el Decatlón las tienes por tres pavos.
3.- Abastecerse de sombra de ojos negra y un pincel ancho.
Bien.
Pasos a seguir:
A.- Cógase al ciudadan@ objeto de la intervención. Póngasele camiseta negra. Píntesele en el rostro tres anchas marcas negras con la sombra de ojos, en plan pintura de guerra.
B.- Hágase lo mismo la mater famili, en claro gesto de formar equipo guerrero. Camiseta negra y pintura de guerra, para la jefa también.
C.- Sitúense ambos dos (en caso de gran crisis, fórmese grupo, eso sí, tos con camiseta y pintura de guerra) bajo pino mediterráneo del jardín, o en su defecto al aire libre.
D.- Léase con voz alta, potente, lanzando la voz hacia arriba con ímpetu indomable, todos y cada uno de los capítulos de "Homero, Ilíada".
E.- Una vez acabada la lectura del libro, y sin quitarse las pinturas y las camisetas, plantear cualquier problema y resolverlo en un plis plas, aprovechando el espítitu guerrero que de forma indubitativa flotará en el ambiente.

Corolario:"No esperes milagros. Invéntatelos".

PD: Va completamente en serio.

ana dijo...

Tus palabras... vuelan.

Me llevan al lado del sueño vigilado por mi madre. Nada, nada será una afrenta insalvable si el aliento que está detrás de nuestro sueño es el de "mamá"... como decía Miguel Delibes... ¡ a saber qué es lo que tiene la mano de una madre!...
... y pienso en la suerte que es tener ese silencio de tu mirada cerca, suceda lo que suceda, sople como sople el viento.

Yo quiero darle la vuelta a la tortilla que es la vida. Pienso en lo afortunadas que son tus hijas, porque la vida, siendo traicionera, lo es aún más cuando nos pilla sin una madre cerca. Y tus hijas, la tienen. Punto final.

Uno quisiera no dejar de ser hija nunca... yo, en esto, también tengo mucha suerte... pero que muuuuucha suerte.

Un abrazo muy fuerte y muyyyyyy algodonoso!!!!!!

Mª Dolores dijo...

¡Cuánto amor desprenden tus palabras! Junto a una persona con esta sensibilidad, las dificultades son menos dificultades.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Qué bonic Sunsi!
quina tendresa!
Puede que no te lea pero sabe que estás ahí, tan cerca...que puede sentirte, seguro.
Petons cusina.
Eulàlia

Bego dijo...

Suni guapetona!!
Me acuerdo mucho de ti, te sigo pero sin tiempo de NADA!!...
Afortunadas tus niñas de tener una madre como tu...animo.
Besitos
Bego

Sunsi dijo...

Hormonas y genética. Haría falta muchos folios para poder explicar lo que te encuentras de repente. Creo que tú sabes ,Marteta, aunque sea de oídas, un poco de eso.

Ha pasado el día y puedo escribir sin que llore el alma.Perdona el retraso.

De momento, muchos...muchos abrazos que le den la seguridad perdida. Luego... buscar dónde se ha perdido.

Gracias, Marta... Un beso y bona nit

Sunsi dijo...

Driver. He leído tu comentario varias veces. Corro el riesgo de que crean que se me ha ido la bola. Pero si tú lo dices, yo me lo creo.

El libro está a punto. Camisetas negras hay... suficientes. Me faltan las pinturas de guerra.

Me encantaría que el experimento pudiéramos hacerlo cuando vengas a Tarraco... y que participara el eslaboncito de hedbana diminuta.

Ojalá... Gracias mil o mil gracias, camarada.

Sunsi dijo...

Hedbana diminuta. Ere grande porque sabes incluso leer los pensamientos.

Yo también tengo esa suerte que tú tienes. También tengo madre.Más que madre, una madraza. Ahora también le caben los nietos.

Mi ciudadana está un poco mejor...emos ido al médico. Habrá que hacer el pino...ajustes... salirse de las pautas establecidas. Sea como sea, es una gran persona. Eso es lo que cuenta.

Gracias siempre por estar ahí. Un beso de "bona nit"

Sunsi dijo...

Mª Dolores, guapa ibicenca... Bendita ternura la tuya. Te lo agradezco tanto... Ojalá no se nos endurezca el corazón... Si algún día le da por leer el blog, igual no da crédito al sufrimiento de las madres.

Gracias por tus palabras. Bona nit...

Sunsi dijo...

Eulàlia... María no pude dormir y me ha pillado en el ordenador. Ha leído la entrada y nos hemos fundido en un abrazo. Creo que es el amor lo único que es capaz de sanar las heridas, los miedos, las angustias...

Y es un gigante aunque pasa desapercibida. Porque nada se le pasa. Pendiente de todo y de todos. A veces me pregunto dónde sacan la fuerza estos hijos.

Gracias por entender la ternura y ser una buena cómplice de ella.
Te quiero mucho. Bona nit, cusina

Driver dijo...

Intentaremos la reunión en julio.
Yo llevo las pinturas de guerra.
Me pido el capítulo primero.

lolo dijo...

Sunseta, hoy te mando un abrazo grande.
Y gracias por dejarme entender cómo el amor cura.

Sunsi dijo...

Bego... perdona. Ayer era tan tarde, que te salté. ¿Cómo va todo, reina? El recuerdo es recíproco. Piano, piano...

Un beso.
Te llamo.

Sunsi dijo...

Driver. Qué ganas tengo volver a veros. Yo me pido el segundo capítulo.

Gracias,camarada.

Sunsi dijo...

Lolo... No sé qué he escrito para que tú aprendas. En definitiva, me parece que en el ciberespacio nos pasamos el tiempo aprendiendo.

Un beso, hedbana.

unwakeable dijo...

Yo también dormiría... indefinidamente a ser posible.
Saludos

Anónimo dijo...

Tus hijos no son tus hijos,
son hijos e hijas de la vida,
deseosa de sí misma.
No vienen de ti,
sino a través de ti,
y aunque estén contigo,
no te pertenecen.
Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas,
porque ellos,
viven en la casa del mañana,
que no puedes visitar,
ni siquiera en sueños.
Puedes esforzarte en ser como ellos, pero no procures hacerlos semejantes a ti,
porque la vida no retrocede ni se detiene en el ayer.
Tu eres el arco del cual tus hijos, como flechas vivas,
son lanzados.
Deja que la inclinación, en tu mano de arquero,
sea para la felicidad.


Me lo leyó un dia la madre de mi dulce mitad (no me gusta la palabra suegra), lo imprimí y lo tengo colgado en la nevera!!

Un besote.
Marta

Sunsi dijo...

Lástima que, entonces , no nos enteraríamos de que estamos viviendo.

Un saludo, unwakeable

Sunsi dijo...

Muy bueno, Marta. Es una buena idea tenerlo con frutitas imantadas en la nevera. Yo también hago colección de ideas que no quiero olvidar y acaban en la susodicha puerta.

Un beso, Marteta. Y muchas gracias.

Bego dijo...

Si Sunsi piano,piano...sobreviviendo...
aunque hay cosas mas importantes... Mi apoyo incondicional para ti.
Besitos
Bego

la que más te quiere...María dijo...

¡¡Mamuchi!!

¡Muchísimas gracias por todo! Sé que tu apoyo siempre estará allí ... PASE lo que PASE.

Esto pasará, como todo...pero sería mucho más difícil si los que me quieren de verdad no estubieran a mi lado.

¡MUCHAS GRACIAS!

TE QUIERO,

María

PD: et deixo una cançó en la que em podria sentir identificada...un petonet...

http://www.youtube.com/watch?v=bIcSnyY1szY

ana dijo...

:))

Nicolás dijo...

Preciosa canción, María. Intuyo algún problema.... No sé qué, pero no hay mal que cien años dure, aunque ahora con la expectativa de vida... Ja, ja, ja, es broma. Ya verás, todo pasará, confía en esos que están a tu lado, son los que más te quieren.

Sunsi, todos los inquilinos de esta república estamos contigo, ¿qué necesitas?. Ten paciencia y serenidad, es normal sufrir por los hijos, pero salen adelante, aunque a veces necesitan un empujón y una dosis alta de cariño.Se nos hace un mundo, lo vemos muy grave y al final resulta que no era para tanto, ya lo verás.

Buenas noches y a mandar.

Saludos.

Diego dijo...

CANÇO DE SIRENAS.

Estoy en un atasco enmedio de la
M-40 con mi 16 toneladas.
Sudo como un condenado.
Por alguna razón que ni atisbo a comprender, me acuerdo que en el mundo existen sirenas.
Muchas sirenas.

Si eres una mujer, naciste en Tarraco, y alguna vez tuviste 16 años, entenderás lo de las sirenas.
Yo, sinceramente, no entiendo nada; porque no soy una mujer, no nací en Tarraco y ni me acuerdo si alguna vez tuve 16 años.

Reptil, ola, medusa y gaviota.

Cuando con tus vaqueros azules, te ponías a tomar el sol en las rocas de alguna cala escondida, tu cuerpo cambiaba termodinámicamente de temperatura interna y externa, las aletas de tus narices se dilataban como las branquias laterales de los lagartos, y tu ritmo cardíaco se atemperaba.
Tú eras un reptil.

Cuando te bañabas en la mar, esperabas a las tres marías, las tres olas grandes que cada rato venían juntas, y te deslizabas sobre la cresta de la más grande hasta ser depositada en la orilla. Tú eras una ola.

Al sumergirte a diez brazas, con tus gafas de bucear, te quedabas flotando entre dos aguas, con un arriba y un abajo relativo y brillante.
Tú eras una medusa.

Y por fin, al salir del agua, evitabas usar la toalla, y te secabas con los brazos abiertos, sintiendo la brisa y girando para tomar de frente el aire más africano.
Tú eras una gaviota.

Estaba aquel planeta azul lleno de chicas de 16 años, que después de ser reptil, ola, medusa y gaviota, estaban perfectamente preparadas para dar un salto cualitativo.
El siguiente paso era convertirse en sirenas.

Un día se metían en el Mediterráneo azul, y tras escuchar alguna canción, descubrían que de cintura para abajo eran peces.

Una larga cola de escamas brillantes.
Poderosas aletas dorsales.
Y un perfil hidrodinámicamente perfecto.

Ideal para navegar y bucear por el golfo de León.

Aprendiendo del viento y de las olas.

Atentamente para María.

lolo dijo...

Un beso para ti Sunsi, y otro para María.

Sunsi dijo...

Querida María. Creí que no leías el blog...¡¡¡???

Estoy muy orgullosa de ti, de tus esfuerzos por "llegar"... por muchas cosas que no hace falta escribir porque tú ya las sabes... y yo también.

Esto es... una gota en el Océano. Pasará el tiempo y tal vez lo recordemos con cierta ternura... como una temporada en la que dolían los huesos de tanto crecer.

SIEMPRE... PASE lo que PASE, lo único que no caducará es el AMOR.
Sólo hay que hacer , cuando se está a oscuras, un acto de fe. Y dejarse llevar, confiar.

Te quiere infinito:

tu madre

Sunsi dijo...

Besos Bego.

Y muchas gracias.

Sunsi dijo...

Hola, Nicolás. Supongo que no te llamas Nicolás. Igual te conozco... igual no. Da igual. Te quería agradecer las palabras que has dedicado a María. Agradecerte que te hayas pasado por aquí y darte la bienvenida... que se me había olvidado.

Un saludo afectuoso.

Sunsi dijo...

¡Qué bonito, Driver! Inquilino... haces magia con las palabras.
Voy a hacer un parón cortito porque me espera una semana con demasiados frentes a la vez. A María le va a encantar este cuento.

Gracias, colega.

Sunsi dijo...

Otro de vuelta, lolo. Y sonoro.

Gracias, hedbana.

Marina dijo...

Aunque no conozco penas y sinsabores, tengo dos ciudadanas (me gusta el término) y he pasado por situaciones complejas y radiantes...a cada una lo que le corresponde. Es complicado ser y estar, pero lo hacemos y tenemos muchas recompensas, casi cada día.

Si los problemas son físicos...NADA PODRÁ APAGAR LAS GANAS DE AVANZAR, NADA. Lo pongo en mayúsculas porque es así, yo me lo creo, porque avancé contra todos los vientos y todas las tempestades...y aquí estoy.

Miles de abrazos cálidos y fuertes, de risas y llantos, que ayuden o simplemente acompañen.