jueves, 25 de marzo de 2010

"Cuando un hombre ama a una mujer..."


Gracias, Smile. Quizá no sabes que ésta es la película que he visto más veces en mi vida...



... y en distintos periodos de la vida.

Cuando un hombre ama a una mujer... Cuando una mujer ama a un hombre... Cuando uno de los dos sabe que al abismo se llega por un camino descendente... decide seguirle. Ella sin ser consciente de qué terreno está pisando. Él, con esa mano segura, fuerte. "No te voy a soltar". "El terreno es resbaladizo"."No estás sola... y yo no quiero estar solo mientras contemplo cómo la tierra te va succionando y puedo oler los efluvios que desprende  tu cuerpo empapado de alcohol ".

Cuando una mujer se deja amar, no le duelen las marcas de esos dedos que la han sujetado. Tampoco olvida que en el camino lleno de zarzas sólo se intuyen dos huellas. Son las pisadas de aquellos días que él la tomó en sus brazos porque apenas podía caminar.

Cuando un hombre ama a una mujer... a veces toma decisiones duras como piedras puntiagudas. "Sólo será por un tiempo..." Y espera mientras ella se recompone. "El tiempo que haga falta".
Cuando una mujer ama a un hombre... desde el abismo empieza a construir una escalera; cada peldaño es el triunfo de un día  sin sucedáneos de felicidad.


“Aunque yo hablara todas las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, soy como una campana que resuena o un platillo que retiñe.



Aunque tuviera el don de la profecía y conociera todos los misterios y toda la ciencia, aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada.



Aunque repartiera todos mis bienes para alimentar a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, no me sirve para nada.



El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no hace alarde, no se envanece, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita, no tienen en cuenta el mal recibido, no se alegra de la injusticia, sino que se regocija con la verdad.



El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.



El amor no pasará jamás."
 
(Carta de San Pablo a los Corintios 13 1-13)

52 comentarios:

Modestino dijo...

Magníficos Meg Ryan y Andy García, y llena de valores la película.

Ana del guisante dijo...

Qué grande tener esa mano que te agarra fuerte cuando vas a dar un tropezón, y que te lame las heridas cuando ya te has caído. Bendita suerte de tenerles, y yo, al menos, lo digo por mí... Gracias por dedicarles esas palabras, y por recordarnos la Carta de San Pablo a los Corintios, que nos suelen leer en las bodas, para que lo sepamos desde el principio.
Besos a ti, y a ellos.

ana dijo...

Pues yo sacaría mi perspeptiva... pero como es muuuuucho más hilarante y jocosa... lo dejo para otro momento y os animo a disfrutar un poco de el algodón de hoy. Y es muy cierto, además, que a mí el matrimonio me parece un cuento chino... lo siento...

Nunca puedes saber qué hay detrás de nadie, pero lo que intuyo en los que tengo cerca... ainssss. Todo muy idealizado y la vida por el contrario, siempre es muy concreta. Se nos ha educado muy mal para el matrimonio. Sinceramente, se salvan muy pocos... y la libertad... ah la libertad... ausencia brillante.

Y sin libertad, no hay amor que valga.

En realidad puedo afirmar con rotundidad que entre mi ex y yo hay mucho más respeto, honestidad y cariño que entre algunos matrimonios que me rodean... ainsss... alucinante!!!! Y no digamos ya en relación a los hijos. Ahí ya, algunos matrimonios, son la hecatombe...


Bueeeeeenooo... vaaaaaleee... sí, hoy no es muy buen día para hablar de estoooooooo...

Monty dijo...

Hoy no quería llorar!
Sunsi, Im,pre,sionante!

tomae dijo...

Sunsí,
No sabes, como me impactó la Carta de San Pablo, cuando antes de casrnos la escojimos como Lectura obligada en nuestra boda.
Ana,
No sabes como me impacta, la Carta de San Pablo, siempre que la escucho en la "n" bodas a las que he asistido...(es como si no me impactara tanto, que quieres que os diga las campanas y los platillos ya no suenan como antes;¿cera en los oídos?)

Meg,
Me pasa contigo lo que a mi mujer le pasa con Andy.

Monty, ¡lo vi!,bueno muy bueno, pero es mas de chicas ?¿

http://www.youtube.com/watch?v=VTOuJsYmO_M

Sunsi dijo...

Hola, Modestino. Recuerdo una sesión de cine-fórum. No llegamos a un consenso sobre los valores de la película. Curioso. Hombre y mujeres formaron dos bandos. Las mujeres consideraban que él la sobreprotegía... los hombres, que ella era egoísta por no saber valorar su generosidad.

La he visto varias veces y creo que ella reivindica poder rehacerse partiendo de sí misma. Pide tiempo. Él... poder seguir amándola. También necesita tiempo para asumir su transformación interior.

Una buena película para poder generar un debate sobre el matrimonio. A mí me sirvió.

Un saludo sin arco iris. En Tarraco hoy no luce el sol.

Sunsi dijo...

Pesolet... Te agarra y también lo agarras.La vida es larga y muchas veces se intercambian los papeles. Esa mano fuerte en la mujer es como una manta que da calor. Claro está que escribo desde mi experiencia.

La carta de San Pablo. Se me pone el vello de punta. Pra leerla muchas veces... despacio. Es el caso del matrimonio es un proyecto vital. Y un empujón cuando vienen mal dadas.

Me alegro de esa mano que te agarra fuerte, pesolet.

Un petó.

Sunsi dijo...

Anita... (estoy hablando con ella por telf en estos momentos...) Ya sé cuál es tu talón de Aquiles... Creí que nunca iba a dar con él. Sarracena, más que sarracena.Me río yo de los bufidos de Pepa. Acabáramos.

Ya nos aclaramos de viva voz...

Petardaaaaaaaaaaaaaaaaaaa. Te quiero mucho.

ana dijo...

jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa...
(... seguimos al teléfono)

ana dijo...

A ver, me pongo seria:

"El amor no pasará jamás".
Verdad verdadera.

No hay más explicación. Todo lo demás, con perdón, me suena un poco a cuento, con campanitas y perdices... y todo de todo.

Pero ah... la vida!

Ya se encargará de ponerle medida a tu amor, y de la manera más sorprendente que te puedas imaginar. Porque sí, el amor tiene medida, pero para descubrir esos números... ah... ah... ah... sólo la vida.

Un beso Sunseta.

ana dijo...

Tomae... no, precisamente cera en los oídos no. Pero sería muy largo explicarlo, y me temo, que no lo entenderías a pesar de todo.

Cada uno ya sabes... con sus "caunadas". Es lo que tiene la libertad, que nos hace así de diferentes y estupendos.

Saludos.

Sunsi dijo...

Monty. De rodillas te pido que no llores... Entra en el lote. ¿Te acuerdas? Seguro que te acuerdas...En lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad. Hay verdaderos héroes anónimos que soportan mucho tiempo, a veces toda la vida, la enfermedad de su "partenaire"(como dice Modestino) Héroes anónimos .. o santos anónimos, depende de la perspectiva de cada quién.

La peli, como dicen los "expertos", tiene muchas lecturas.

Un beso, Monty.

Anónimo dijo...

Ana,
Gracias por el saludo y ¡encantado!.
Personalmente, a veces no me enteindo a mi mísmo, con lo que menos puedo entender a las mujeres,así es y así deberá ser; si no, no os encontraría tan fascinantes.

Si me lo permites seguiré "tirando del hilo"

Sunsi dijo...

Hola, tomae. Empiezo por el final. Yo también lo vi. Me llegó por correo hace un mes, más o menos. Me gustó mucho.

La carta de San Pablo. Casi que hago una fotocopia y la cuelgo en la puerta de la nevera. Ese día escuchas con unas orejas más grandes que las de Dumbo. Y te parece incluso fácil. Luego empiezas a entender por qué San Pablo especifica tanto. El amor: no es envidioso, es paciente (menuda...), no se irrita (buf, buf...), no busca su propio interés (ahí, ahí... que a veces el propio interés es lo único que se busca).

Siempre he pensado que no existen fórmulas mágicas, pero en el caso de la carta a los Corintios... diría que se trata de una FÓRMULA MAGISTRAL, que elabora cada matrimonio en la botica de su hogar.

Gracias por entrar y comentar, Tomae. Me voy con anita diminuta, que hoy se ha levantado de mal café...

ana dijo...

Sunsi, para mí... Santos verdaderos santos anónimos... jajajaja.

Anónimo, supongo que eres Tomae, pues sí... sigue tirando del hilo... aunque uno tira, tira, tira... y a veces acabas tan enredado que no sabes como volver a empezar de nuevo... todos son hilos colgando y enredados. ;))

Sunsi dijo...

Hedbana diminuta... Me encantará hablar del tema cuando seamos ancianitas... Y tú digas: "a mí la medida me dio X metros y Z centímetros. Quién me lo hubiera dicho a mí, que un día de Marzo de 2010 peensaba que no podría estirar tanto la goma del amor". Yo...yo no sé lo que te diré. Soy tan desordenada que seguro que no me acordaré de anotar los metros y los centímetros. Tendrás que preguntárselo a mi costilla (espero que sea generoso con las medidas)

Hala, con Dios. ¿Tienes tila en casa? En mi república la hay de todos los colorines y con las mezclas más variadas... diminuta. ¿Hago un envío por Seur?

Besos, leonesa salerosa.

ana dijo...

Yo creo... Sunsi... que es medida no la pondremos nosotros... y me temo que no podremos hablar de ella. Que estará incrustada en el verdadero significado de nuestros nombres cuando ya sólo sean silencio inscritos en una piedra blanca.. sunsi... ana...

... oye... seguiremos asín en el otro lado????? Desordenadas, cotorras y tan alegres???? Habrá blogssssssss?????

Pero hasta entonces nos reiremos. eso sí... porque yo, como bocas que soy, tendré que decirte... madreeee... yo aquí y con estos pelos!!!! Porque yo, a estas alturas, no afirmo ni desmiento nada. Pero NADA. Y me pienso llevar al otro lado las arrugas de la risa... que a saber... a saber... mira que si no podemos llevar el blog y el teléfono de tarifa plana.... ainsss

tomae dijo...

Ana, sí,el anónimo era yo mismamente -error en la entrada- a más webs,blogs y e-mails, más ******** tenemos que memorizar, estoy hasta los webs de tanta **** ó ****** ó ********. ( ¡voto por una dictadura universal en las contraseñas !)

No son hilos, ni madajas, es una telaraña, que no solo te atrapa sino que pica si das con la autora. + saludos.

Sunsi,
La nevera de casa, ya no sirve ni para refrigerar alimentos, aquello que lo importante ya no es el contenido sino el continente. Entre consignas, cartas, listas de la compra...( aparte del recetario del marido "Bosch") a nos, ya no cabe nada más.

Monty, ¿habrá canguro?

por si acaso,
tomae

Anónimo dijo...

Aissss, Sunsi...quin tip de plorar amb la teva entrada.
yo no tengo palabras para describir la peli.......a ver si nos vemos pronto!
Prima del alma.

Driver dijo...

Cuando un hombre ama a una mujer, lucha por ser su amigo, su confidente.
Cuando un hombre ama a una mujer se inventa respuestas esperanzadoras ante preguntas imposibles.
Cuando un hombre ama a una mujer sabe cuando la debe de llamar.
Se sabe sentar a su lado, sin emprender conversación alguna.
Aguantar una explosión nuclear, sin pestañear.
Dejar pasar tardes de silencios.
No darle tanta importancia a lo que si lo piensas, tiene mucha importancia.
Debe saber aguantar el tipo en los momentos complicados.
Comprender sus reacciones más íntimas.
Y sobre todo, hacerla reir.
...
Por eso es tan difícil que un hombre ame de verdad a una mujer.
Y somos capaces de pasarnos más de medio siglo intentándolo.
...
Hasta que un día descubrimos que no es tan difícil.
Y vuelves a comportarte como el primer día que la conociste.
Y te tiras veinticinco años, aguantando el tipo que diste el primer día.
Y entonces, empiezas a amarla de verdad.

Sunsi dijo...

tomae... qué ocurrencia. Si tienes "princesas". Estará la puerta de la nevera como la mía hace unos años. Se parecía más a la puerta de la nevera de un cole....

Saludos y gracias.

Sunsi dijo...

Sí, Eulàlia...Tengo muchas ganas de quedar un ratito.

Cuando un hombre ama a una mujer... sabe que, de cuando en cuando, se escabulle para charlar con su prima del alma.

Bssssssssssssssssssssssssssssssssss

Sunsi dijo...

Driver...

Supongo que eres consciente de la transparencia de lo que has escrito... Los que te conocemos un poco sabemos que eso de algodón no tiene nada. Está esculpido desde el suelo... en una roca cerca del mar. Y no lo borra ninguna tempestad.

Tomo nota, camarada. Y cambio el género gramatical.

Te debo un correo.

Atenta la mente:
Sunsi

Me lo he leído no sé cuántas veces. Duro, de ley. Su belleza radica en la verdad.

Smile_Inlove dijo...

Hola,

Muchas gracias Sunsi por la entrada. Es una visión realista del amor... del amor de verdad... el auténtico.

Con todo mi cariño

Sunsi dijo...

Gracias a ti, Smile. Precioso vídeo...preciosa canción. Esta película me marcó en un momento de mi vida. A veces piensas: "Soy un fardo; una carga..." Y te olvidas de que, para quien te ama de verdad, eres la persona elegida para caminar sobre un terreno que no siempre es diáfano.

Gracias de nuevo por el regalo.

Un beso con todo mi cariño

Driver dijo...

CAMINO DEL INFIERNO

"...desde que le llegaron noticias de su paradero, se mantenía andando. Caminaba por la pradera. Reptaba por la llanura. Avanzaba por el páramo.
Le dijeron que ella vivía en una lejana ciudad con puerto.
Se mantenía lo más erguido posible. Su pierna izquierda le fallaba algunos días.
Caminar. Caminar. Sólo pensaba en caminar, verla y decírselo..

...
Caminaba de noche. Solamente de noche.
Hasta el amanecer.
Sin parar un instante, ignorando el dolor de su pierna maltrecha.
Recorriendo caminos solitarios, evitaba encontrarse con nadie.
Si vislumbraba una luz que se acercaba, se escondía entre la maleza.
Si llegaba a sus oídos alguna voz humana, corría a refugiarse entre los árboles.

Caminaba de noche. Hasta el amanecer.
Cuando el sol comenzaba a despuntar en el horizonte buscaba un lugar recogido, un recóndito espacio que le permitiera descansar, oculto.
No podía correr el riesgo de ser descubierto.
No podía correr el riesgo de que alguien le viera.
No después de todo aquello.


Caminar. Caminar.
...
Su instinto le decía que quedaba poco tiempo.
Así que se dejó de medias tintas y caminó todo un día, toda una tarde, toda una noche.
Su pierna izquierda era un clamor. Le dolía cada vez más.
"Vamos, chico, vamos."
...
Al atardecer llegó a la ciudad costera y se dirigió directamente al puerto.
Tenía que encontrarla, decirle lo que le tenía que decir.
Preguntó por ella en tabernas, comercios y navieras.
Alguien tenía que saber algo de ella.
¿Se habría casado?, ¿embarcaría para Europa?, ¿estaría enferma?.
Una chica tan bella como ella tenía que llamar la atención.
...
Su pierna izquierda le dolía cada vez más. El salto que dio en la tapia de la penitenciaría se la dejó magullada. Por eso le perseguían.

Era un prófugo del amor.


....
Nadie supo darle razón de su paradero. “Quizás viva en la parte alta de la ciudad” “Puede que haya marchado”

La noche le encontró en el puerto. Cansado, sucio y solo.
Encontró refugio entre un montón de sogas enrolladas, cuerdas de amarre y trozos de vela que le servirían para descansar.

Tenía que encontrarla.
Tenía que decírselo.
Decirle que aquello lo hizo por ella.
Por salvarla.
Aunque fuera mentira. O aunque no fuera exactamente toda la verdad.

...
Se despertó con el movimiento ruidoso de los estibadores que acudían a la faena.
Apenas amanecía.
La humedad había hecho mella en su pierna.
Le costó levantarse.

Pero el ansia, la curiosidad, la necesidad, le empujaron a ponerse en pie.
Tomó el camino que salía del puerto.
Caminó por callejuelas estrechas de olor a pescado y salitre.
Llegó al mercado de las flores.

Caminó entre los puestos recién instalados.
Saboreó mil aromas.
Respiró cientos de colores.

Pero su mirada se detuvo en una única visión.

Era ella.
Ella.

....

...
Estaba asomada al ventanuco de un carruaje de caballos.
Era una despedida, frente a una casa de piedra.
El profugo se quedó observando tras una columna. Su condición de perseguido le obligaba a ser prudente.
El carruaje arrancó, empujado por dos potentes percherones, y se perdió en el laberinto de callejuelas.
En dirección al puerto.
Ella no pudo verle.
...
Desde la parte alta de la ciudad, el puerto era un bullicio de actividad.
Veleros enormes que atravesaban el océano. Mercadería transportada en carruajes de roble. Velas recién azotadas por los vientos atlánticos.
...
Destacaba un velero.
"Princesa del Atlántico".
La embarcación más rápida del mundo en ese momento.

Bella como una sirena.
...
Corrió cuesta abajo, hasta el puerto.
Vio como Ana subía al bello velero.
Preguntó cuanto faltaba para zarpar.
Media hora.
Intentó subir abordo, pero un fuerte marinero que custodiaba la pasarela se lo impidió.
...
Su alma ardía.
La iba a perder para siempre.
Para siempre.
...
Preguntó. Dirigió sus pasos a las oficinas de la naviera.
Tenía que detener el velero.
Como fuera.
...

Driver dijo...

"Lo recuerdo bien. Era un hombre sucio. La pernera izquierda de su pantalón estaba manchada de sangre seca.
Cojeaba mucho.

Tenía yo por entonces 10 años.
Acostumbraba a pasar los días de verano en la oficina donde trabajaba mi abuelo.
Me acuerdo muy bien.
De todas y cada una de sus palabras"
-"Necesito que detenga el Princesa del Atlántico".
-Mi abuelo-marino retirado- le respondió: "Deme una razón y dígame cómo lo hago".
-"Tengo que hablar con una pasajera de nombre Ana, es urgente".
-¿Ana, qué?.
-"No sé su apellido".
-"¿Se le ocurre una forma de detener un velero de 450 toneladas?"
-"Tampoco lo sé".
"Veamos, usted necesita un milagro, lo que pide es imposible"
-"Entonces cruzaré el Atlántico a nado, tras el velero".
-"Seguro que moriría, este mar es como el diablo, te manda al infierno".
-"Si he de elegir entre el diablo y el infierno, elijo el infierno. Allí somos más."

El prófugo le arrancó de un manotazo al niño, un flotador con el que jugaba.
"¡Devuelva usted eso, es propiedad de la compañía!", - le gritó mi abuelo-.

"¡Lo siento, lo necesito!, ¡No se nadar!"
Le pregunté a mi abuelo quien era ese hombre.
"Un loco, un enamorado, o seguramente, ambas cosas".
Le pregunté a mi abuelo que porqué la gente que se quiere no puede estar junta.
"No lo se".
Ya puestos le pregunté a mi abuelo que porqué nunca conocí a mi abuela.
Ya no me respondió.
Me lanzó una zapatilla, abrió una botella de ron y me dijo que me acercara a la bocana del puerto y viere lo que pasaba.
...
El Princesa había zarpado. El prófugo saltó al mar y braceaba aferrado al flotador de la compañía.
Directo a la muerte.
...
Volví y se lo conté al abuelo.
Estaba sentado con los pies sobre la mesa, leía con mucha rapidez un manual de la compañía. La botella estaba medio llena o medio vacía. Depende.
...
Dejé al abuelo leer y beber en silencio.
Empezó a canturrear una de marineros.
"Y si vuelves, hoy mi amooor, si te vuelvo a encontraaaar, sería capaz de bebeeerme toooodo el maaaar".

Entonces, por primera vez en su vida, mi abuelo me habló como si yo fuera un hombre mayor.

Driver dijo...

Elevó su dedo índice, y fue dibujando cada una de las letras que me dijo, en el aire. Sin dejar de beber ni un solo momento.

"Mira chaval, hay una razón por la que nunca conociste a tu abuela, y es que cuando yo era como el señor sucio que está ahora persiguiendo al Princesa, no se tropezó a uno como yo. Esa es la verda, hijo".

Me miró a los ojos y como pagando una deuda con el destino me dijo:
"Saca el cajón de banderas y vente al mástil del acantilado".

Arrastré como pude el cajón de banderas y fui al mástil del acantilado.

"Voy a parar el Princesa".
"Dame las banderas en el orden que yo te diga".

Ahora mi abuelo no era mi abuelo.
Ahora era un marino de veinte años.
Izaba e izaba. Una bandera tras otra. Una y otra vez. Y se reía. Mi condenado abuelo se reía.
Se reía , tomaba ron e izaba las banderas, todo a la vez.

Al rato, el Princesa recogió trapo.
El puntito blanco a una milla del velero, era el prófugo batallando una ola, y el viejo que estaba en el suelo riendo es un gigante.

"Le pregunté que qué había hecho".

"Mentir, hijo, mentir"

"¿Mentir, abuelo?"

"Si, chico. Esta vida es una completa sucesión de mentiras. Una más no creo que se note. Ya has escuchado a ese loco a punto de matarse. Entre el diablo y el infierno, es mejor el camino del infierno"

"¿Qué mensaje mandaste al Princesa?".

Mi abuelo se incorporó con cierta dificultad, se apoyó en el mástil, y antes de caer redondo tras consumir tres botellas de ron en media hota, me lo dijo.

"Urgente. Desembarquen a la pasajera de nombre Ana. Tiene tifus."
...
Corrí como una bala a la bocana.
Vi como desembarcaban en una chalupa a una pasajera desde el Princesa.
La misma barca recogió al prófugo, que agarrado a mi flotador, langidecía.
Tras media hora de remo los dejaron a ambos en la playa.
La chalupa volvió al Princesa.
Soltaron trapo y se fueron al Viejo Continente.
Vi como el hombre y la mujer salían corriendo.
En dirección contraria a la ciudad.
Hacia el oeste.
El hombre cojeaba.
...
Volví a la ciudad.
Mi abuelo estaba durmiendo la borrachera.
Así que me fui a casa, jugando a que mi pierna izquierda cojeba, empecé a canturrear: "Y si vuelves, hoy mi amooor, si te vuelvo a encontraaaar, sería capaz de bebeeerme toooodo el maaaar".
...
Aquel día que mi abuelo me habló por primera vez como un hombre, aprendí algo importante.

"Es mejor el camino del infierno.

Al fin y al cabo...

Allí somos más."

Sunsi dijo...

Driver...Tienes que presentar este cuento a un concurso. No empieces con la cantinela de que lo tuyo es regalar gratis...

Tiene el mismo olor, la misma textura que http://www.youtube.com/watch?v=bTS3zZknqIU

Precioso, camarada

Monty dijo...

Ay Sunsi cuanto sabes!

Tomae, canguro?!
Síntomas de .... dice charly!?
At what time please
Busca el film. Nosotros compramos los "clinex".

Leeré con calma todo lo dicho!
... voces, y más voces reclamando algo para cenar....

Zambullida dijo...

Precioso post. Has elegido una película en la que se refleja muy bien el amor, los altibajos del matrimonio( no estoy casada, pero tampoco hace falta estarlo para saberlo; lo veo todos los días a mi alrededor)... No creo que el matrimonio y libertad estén reñidos, por otra parte, aunque sé que es una empresa harto difícil que exige dedicación por ambas partes. Ese pasaje de la Carta a los Corintios siempre me emociona. Gracias, Sunsi.

lolo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
lolo dijo...

He sido yo que decía lo difícil que es hablar del amor.
Y además me han salido los cromos marcados.

Bego dijo...

Sunsi suerte tenemos...esas manos fuertes que no nos dejan caer y el amor que no pasa nunca.Al leer la carta de San Pablo he recordado mi boda, gracias por esta entrada otra vez.
Besitos
Bego

Montse Viver dijo...

Uy uy! esto parece un sermón con citas de San Pablo y todo Sunsi!
A ver si me acuerdo bien: este San Pablo ¿no es aquesl que decia que la mujer ha de estar sujeta al marido y otras cosas de este estilo?

No sé si el matrimonio es o no un cuento chino como dice Ana, pero que es una trampa a veces mortal, sí que lo he visto y muy de cerca, solo hay que mirar alrededor un poco y ver lo que hay en verdad.

En fin cada uno con sus fantasias sobre el particular puede hacer filigranas...
De acuerdo que sin libertad no hay amor que valga y todo lo demás gilipolleces baratas.

Un abrazo.

Mariapi dijo...

Siempre el amor. "Creados por amor, elegidos para amar". Nos es tan íntimo que se hace difícil precisar qué es. Pero no podemos parar de darle vueltas. S. Pablo precisa mucho, mucho...abre grandes perspectivas. Luego nuestra LIBERTAD, hace lo que quiere, puede o sabe. Un beso Sunsi.

Sunsi dijo...

lolo... lo dicho. Es difícil o fácil o... Tal vez sí es cierto que ahora mismo es mucho más sencillo obviar este tema.

Un beso, hedbana.

Sunsi dijo...

Bs...Monty. Se me ocurre acudir a Sócrates para decir: "Sólo sé que no sé nada" Y que no hay filosofías. Porque el amor se demuestra amando. Voy a ello en el comentario a Montse Viver.

Gracias, guapa.

¡¡¡Qué lío os lleváis con los canguros!!!

Sunsi dijo...

Querida Zambullida. Éste es el caso en el que el amor... o es o no es. Es aquella parte tan bonita en teoría, cuando la oyes por primera vez, y tan concreta en el momento que toca: "...y en lo malo", "...y en la enfermedad" "... y en la pobreza"

Hay pruebas con nombres y apellidos de que el amor no es incompatible con la libertad. ¿Que actualmente pintan bastos? A la vista está. Pero por las mismas hay asesinatos, malos tratos y no todos somos ASESINOS ni MALTRATADORES.

Gracias, Zambullida. Por este grano de arena positivo. Un beso.

Sunsi dijo...

Bego. Gracias también a ti. Sabes mucho de eso... y me emociona que lo plasmes por escrito.

Después de los comentarios... me he quedado pensativa. Yo me entiendo... y creo que tú también.

Hay que haber pasado por ello para afirmar sin género de dudas que el amor generoso y desinteresado...cuando llegan las dificultades- especialmente la enfermedad- existe. ¡Vaya si existe!

Un beso, princesa

Sunsi dijo...

Montse...con todo el respeto del que soy capaz, querría decirte que no pretendía que fuera un sermón. Sí. He añadido la carta de San Pablo a los Corintios. Porque el amor es generoso, desinteresado, no se jacta...no es envidioso... Si no es así ... pues será otra cosa que podemos buscar en el diccionario.

Creo que , a veces, se trata el tema del matrimonio con bastante superficialidad. Observamos el panorama que, como bien dices, no es preciamente alentador. Y jugamos a las metonimias y a las sinécdoques. El todo por la parte ... la parte por el todo. Los reduccionismos y las restricciones mentales en este tema es lo más fácil. "No veo ... no conozco matrimonios que se amen, luego no existe el amor conyugal."

En mi caso y en otros ... no es ninguna fantasía, ni un sueño algodonoso y melifluo... Tal vez tengo suerte. Pero no...en estos temas no creo en la suerte.

Sin libertad no hay amor...Siempre digo que obligados ni al cielo. Es una contradicción intrínseca en el propio concepto del amor. Y ¿sabes, Montse? esto queda patente precisamente cuando se pasan malas rachas: bajones físicos, la enfermedad de un hijo, un revés económico duro...

Si te has fijado, el post iba por estos derroteros. Y no soy cura. Soy una persona católica ...de a pie. Creo que en este blog jamás me ha dado por escribir un sermón. Y si es así, por favor... avisadme. Me horroriza que pueda parecerlo. No soy nadie para subirme a un púlpito.

Un beso y gracias por tu sinceridad.
Espero que no te haya molestado el comentario ... también sincero.

Petonets

Sunsi dijo...

Mariapi. Nacemos libres y poco a poco vamos poniendo patas a la libertad. Y la libertad empieza a caminar con el entendimiento ... el corazón... a cuestas. Un corazón que ruge como un estómago vacío cuando no está lleno de lo único que lo sacia: el amor.

Y pensaba hace un rato que demasiadas veces decimos amar a los que están en la otra punta del planeta y se niega la posibilidad de que este mismo amor pueda sostener un hogar. Me parece una paradoja. Porque sólo tenemos un corazón. El mismo que nos empuja a dar todo lo que podemos a los que han sido víctimas de los Tsunamis, el mismo con el que nos pegamos, nos solidarizamos con el dolor de Méjico, Haití... Es el mismo con el que amamos al esposo, a los hijos, a nuestros padres...a Dios.

Un beso, mater.

lolo dijo...

Es verdad que la "fórmula magistral" es la del evangelio. Pero siendo eso a lo que hay que tender, cada uno se inventa sus formulillas para ir tirando.

Para mí el amor es fiarse; no tener confianza, sino fiarse. Pero también es aguantar, aguantar cómo mueve el café o cómo enfrenta el otro un problema, y esperar y saber que un día vas a entenderle sin hablar o al siguiente te va a parecer un iluso o al otro vas a admirar cómo habla con un hijo. Aunque los defectos pesen tanto y queriendo que pueda soportar los tuyos.

Unas veces prefieres que te sostengan, que te ayuden y otras que te dejen equivocarte. A veces hay que sostener, otras dar tiempo. El amor largo da para mucho y hay oportunidad de probarlo todo. Luego mirar sus canas y verle envejecido y en lugar de asustarse reconocerlo con orgullo porque eso y lo mío, todo, lo hemos hecho juntos. Y la mochila que pesa a la espalda es la historia que hemos construido. Y es bonito que pese.

También pisarse al bailar y enfadarse con motivos o sin ellos y reírse y esperar, pero largo. Largo y lento y fiándose. Y aguantar, ya lo he dicho.
Así es como yo lo veo.

Sunsi dijo...

Mutis, lolo. Que ya he largado bastante. No puedo estar más de acuerdo contigo. Y tú lo dices muchísimo mejor.

Gracias, hedbana.

Driver dijo...

Sunsi, no tengo otro sitio donde desahogarme.
Así que lo haré en casa de una amiga.

HISTORIA DE UN VIAJE.

Mi cabeza me dice que ese viaje era imposible.
Intenté razonarlo, me informé cuanto pude, y la conclusión siempre era la misma.
Era imposible.

Sólo tengo una pregunta.
¿Por qué necesito tanto intentarlo?

Tengo un amigo en el hospital con un infarto cerebral.
Hace doce días que está inconsciente.
No hay forma de despertarlo.
Y llevo 12 días dándole vueltas a la cabeza.
Hablando con los unos y con los otros.

Durante toda mi vida he estado imaginando soluciones a problemas imposibles.
Los he analizado desde tantos puntos de vista, que ya es una costumbre.
Muchas veces la clave está en hacer bien la pregunta.
Otras en mirar atentamente desde un ángulo forzado.
Hay veces que mirar como un niño es la solución.
Otras la mirada femenina te abre las cortinas a la luz.
Y las más, la mirada de un anciano, te resuelve un enigma.

¿No puedes o no te quieres despertar, amigo?
¿Dónde está la clave?

Te conozco desde hace cuarenta años, y sé tanto de ti como de mí.

Mañana voy a verte al hospital, y llevo toda la semana soñando con una posible solución.

Me veo cogiendo las pinzas eléctricas de las paradas de corazón, y poniéndotelas en el pecho.
Una vez y otra vez.

Me veo hablándote al oído y diciéndote cosas que sé que te molestan, para intentar que despiertes.
Palabras duras sobre mujeres que marcaron nuestras olas.
Y esperar que abras los ojos y me des una buena guantá.

Se la zona de tu brazo donde un pellizco te hace gritar.
Y la parte de tu corazón, donde si pincho, vas a salir corriendo.

Se demasiadas cosas de ti, tantas como de mí.
Porque eres una persona que he amado.
Mucho.

Así que voy a hacer el viaje, voy a saltarme las normas del hospital, la prudencia y el respeto por tu familia, por tu novia y por la enfermera de guardia.

Y cuando esté delante de ti, voy a intentar despertarte.

Todavía no se cómo.

Pero delante de ti, seguro que se me ocurre.

No tengo otra opción.

Mi cabeza me dice que ese viaje era imposible.
Intenté razonarlo, me informé cuanto pude, y la conclusión siempre era la misma.
Era imposible.

Sólo tengo una pregunta.
¿Por qué necesito tanto intentarlo?

Sunsi dijo...

Joé, Driver...Porque es tu amigo. Porque le quieres. Porque os habéis hecho mayores juntos. Porque habéis vivido aventuras que igual ni se pueden contar en voz alta. Por eso haces el viaje. Y porque tienes lo que un amigo tiene que tener... corazón, coraje... arrancarías un pedazo de tu carne con tal de que despertara.

Creo que neceitas intentarlo porqu él es una parte de ti, de tu historia. Lo intentarás y tengo el pálpito de que saldrá bien. No sé de qué forma. Pero conseguirás algo que nadie ha conseguido.

¡¡¡Avanti,camarada!!!

Ahora tengo que salir chutando. Tu amigo, tu amigo... Ese será el nombre que pronunciará el latido de mi corazón. Palabra.

Diego Peñas dijo...

Gracias Sunsi.
Tengo una extraña sensación.
Como el que acude a una partida de cartas y tiene varios ases en la manga.
Me da vértigo.
Se que tengo algo que el médico y la familia no tiene.
Lo que no se es cómo va a salir.
Le preguntaré a Driver.
Él debe de saber qué hacer.
Pero el muy ladino está en silencio.
Es como si guardara energías para su momento.
Está muy concentrado.
No sé por dónde va a salir.
Pero va a hacer algo fuerte.
Seguro.

MIC dijo...

No puedo contigo Sunsi. He leido tus últimas entradas y me he emocionado con todas ellas. No puedo contigo. Tengo que dosificarte porque la profundidad de sentimientos e ideas es de una concentración y profundidad que hay que mascar lentamente.
Un beso y gracias por ser tan lista. Cada uno es lo que es.
La Fuguilla del Sur

Anónimo dijo...

Cuando un hombre ama a una mujer ella lo sabe.
No estoy segura de que todas las mujeres podamos decir lo mismo. Puede que se trate de suerte, o del destino, o quien sabe, a lo mejor es una cosecha. El amor se tiene que alimentar, si sientes que se deshace, que pierde color, que se vuelve transparente solo tienes que volverte a enamorar. A lo mejor tienes que enamorarte cada día. Vale la pena.

Sunsi dijo...

Perdón por el retraso, Diego. Me gustaría que me tuvieses al día sobreel estado de salud de tu amigo. Me acuerdo mucho...

Un saludo cálido... lleno de esperanza,camarada.

Sunsi dijo...

Querida fugilla. Soy como soy (menos lista de lo que crees, mucho menos; en serio)... Un poco blandurria y con una emotividad a flor de piel. A veces con el corazón como un llaga. A veces con un dedo de pomada que consigue que no se note tanto.

Gracias a ti por tu visita.

Feliz Domingo de Ramos.
Un beso, Luisilla.

Sunsi dijo...

Hola anónimo. Cierto... Creo que es así. Que ella lo sabe. Y que no es un concepto sino un despliegue de pedacitos de amor...como la lluvia fina, que no se nota apenas pero cala.

Gracias por tu comentario. Un saludo.