miércoles, 24 de noviembre de 2010

La segunda gota...

para que se cumpla el dicho "¿Quieres caldo? Pues toma dos tazas."

Este artículo, no sé si por casualidad, me ha llegado hoy. Me he debatido un buen ratillo pensando como si dehojara la margarita: lo cuelgo, no lo cuelgo, lo cuelgo... Pues lo cuelgo. Da más caña, pero está muy bien argumentado. Si alguien se ofende, basta con olvidarlo.

"En 1956, Dolores Medio escribió "Funcionario público", novela desgarrada donde se narran las penurias de Pablo Marín, funcionario atado a un sueldo mísero que malvivía en un cuartucho junto a su mujer.

Tras las décadas siguientes de desarrollo, la figura del empleado público casi indigente, trasunto del cesante de novelón galdosiano, fue poco a poco hundiéndose en el olvido.

Pero en los últimos días, la cloaca política y mediática neoliberal ha babeado de placer ante los ecos de una posible congelación salarial a los funcionarios. Sin embargo, nada sería más injusto que pasar la factura de la crisis a este colectivo.

Así, en los momentos de hervor económico y ladrillazo, un encofrador podía duplicar el sueldo de un Técnico Superior de la Administración, y para conseguir que un albañil viniera a casa había, poco menos, que apuntarse en una lista de espera y cruzar los dedos.

Mientras los funcionarios perdían poder adquisitivo y realizaban malabarismos contables con el sueldo, miles de paletos de eructo, puti club y caspa montaban una constructora y juntaban billetes de quinientos euros como cromos. Legiones de jóvenes abandonaban los estudios y dejaban sus libros escolares criando polvo mientras se pavoneaban en coches refulgentes... ¿los funcionarios? Unos "pringaos, hombre, unos "pringaos"... ¿para qué estudiar?, ¿para qué invertir?, ¿para qué innovar?...

"España va bien".

Y mientras tantos celebraban sus ganancias entre cubatas, risas, rayas de coca y "España va bien", miles de hombres y mujeres habían inmolado sus mejores años junto a una taza de café cargado, un flexo y un temario de oposiciones. Con los codos clavados en una mesa, viendo la vida desfilar a través del claroscuro de un ventanal, a la espera del momento crucial y temible de los exámenes.

Pues bien, ahora resulta que, según los neoliberales, los efectos de aquellos excesos han de pagarlos los "privilegiados funcionarios", precisamente el colectivo que apenas se benefició del auge económico y que, por supuesto, no provocó la crisis.

Según ese planteamiento no pidamos cuenta a las entidades bancarias que prestaron dinero sin las debidas garantías. No pensemos que las ganancias obscenas de la especulación acabaron en paraísos fiscales. No indaguemos en ayuntamientos y comunidades que dilapidaron millones encargando obras absurdas que enriquecieron a empresarios. No, no... todo esto que lo paguen los funcionarios.

Sí, los funcionarios, aquellos "pringaos" durante los años del falso esplendor económico.

Sí, el juez que sacrificó como poco cinco años en una oposición terrorífica (aparte de los cinco de carrera) para ganar menos que muchos fontaneros. Sí, los miles de opositores que hubieron de recurrir al Lexatín, el policía que se juega la vida por mil quinientos euros mensuales, el auxiliar que no gana más de novecientos... ¡resulta que estos han de pagar la crisis y son unos "privilegiados"!

(Gustavo Vidal Manzanares. Jurista y escritor)

27 comentarios:

Driver caído dijo...

Bien.
Apuntar mi nueva dirección.
Hospital Psiquiátrico de Ciempozuelos.
Planta quinta.
Madrid.
...
Habitación 501.
Pronóstico reservado.
En observación con vigilancia permanente.
Visitas restringidas.
Codeína, quinientos miligramos cada doce horas.
Aspecto: mirada lejana, espasmos ocasionales.
...
El enfermo no habla.

sunsi dijo...

Sunsi llega al psiquiátrico de Ciepozuelos. Ya sabe que su camarada está en la planta quinta. Le dicen que el enfermo no puede recibir visitas, excepto la de la Ministra...que es su santa esposa. Sunsi insiste...entona el "mea culpa".
Y añade: "Sólo yo puedo sacarle de este estado semicatatónico" "La culpa es de mi blog" El médico y la
enfermeras, finalmente deciden ingresar también a la intrusa... "A esta mujer se le ha ido la bola" "Pobrecilla" "Presenta un cuadro esquizoide"..."Y además dice que algo raro de una República ..."

(a saber cómo acaba este episodio)

Le malade imaginaire dijo...

Sunsi se da la vuelta.
Se despide del conserje, saluda a un enfermo que hay bajo un árbol, tomando la sombra.

Ella es una buena mujer. Pero está convencida que el estado de Diego ha sido causado por una serie de escritos de su blog, que al hacerle pensar, le han producido una suerte de catarsis enfermiza.

Se culpa de ello, por ello, y sobre ello.
Es lo que se dice, una culpa pronominal.
...
Su amigo Diego la ve alejarse a través de la ventana de la quinta planta.

Y entonces pasa.
Aparece Sarracena y... (continuará, no se sabe bien cómo; pero fijo que continúa).

Tomae dijo...

Sarracena va vestida de negro.
Elegante de la muerte.
...
Tiene cara de enorme cabreo.
Un enfado de mil pares.
...
Se cruza con Sunsi.
Le da las llaves de su coche.
Y le dice un escueto:
"Espérame dentro del vehículo, y no toques nada".

Camina pasos negros, calzada con unos tacones negros, que apoya con firmeza sobre el camino de losas de pizarra.
Negras.

Pasa por la conserjería, como una reina pasa por un control policial.
Sin siquiera un saludo.
Como si su mera presencia dignificara la sala, y no necesitara pronunciar palabra alguna.

Pulsa el botón del elevador, y cuando éste frena en la planta baja, pulsa un número, el cinco.

El cinco.
Va a por Diego.

La señora elegante, que se apoya sobre unos tacones negros, va a la planta quinta.

El destino se queda atento.
Esperando ansioso el siguiente acontecimiento.

Ana dijo...

Avanza con pasos pequeños y enérgicos.
Entra en la habitación 501, sin llamar.
Ve al enfermo imaginario, apoyado en el quicio de la ventana como un naúfrago enmedio del Océano Pacífico.

Solo. Perdido. Ausente.

Sarracena da tres pasos firmes.
Le coge la muñeca derecha.
Al principio suave, con la intención de que no huya.

Después, de una forma contundente.
Como las amarras que sujetan los barcos de carga transatlánticos.

Le mira a los ojos y le dice:
"¡Bien, chico!, déjalo.
Nos vamos".

Y se van, caminando sin prisa y sin pausa hacia el exterior, al aparcamiento donde Sunsi espera con unas llaves de coche.
Sin tocar nada dentro.

Sin permitirse respirar.

Mo escritora puntual dijo...

El camino entre la habitación 501 y el aparcamiento es largo.
Lleno de obstáculos burocráticos.
Medidas de seguridad.
Controles.

Sarracena saca de forma ágil un carnet, lo enseña con la brevedad y el monótono gesto con el que una reina saluda a su pueblo.

Y los controles caen, barridos por una corriente de diplomático desdén mundano y sarraceno.
...

Diego mueve los labios por primera vez en quince días.
"¿Qué carnet es ése?"

Sarracena responde.
"El de puntos del AhorraMás.
Pero estos pardillos no saben mirar bien.
Coló niño, coló".

Llegaron al coche y...

Ana Princesa del... dijo...

Sarracena le coge las llaves a Sunsi.
Frena con un gesto el natural impulso de Diego, que intenta ponerse al volante.
Con una palabra.
"Quietoparao".
Una sola palabra.
...
Arranca, engrana, suelta embrague y pone el vehículo a rodar sobre la suave estela de asfalto.

Sunsi y Diego se miran con extrañeza.
Esperando que el destino se pronunciase a través de una señal.

¿Tal vez un pajarito que atravesase de forma graciosa la carretera?

¿Un pensamiento filosófico que resumiera el sentir general?

¿Una confesión íntima que esparciese la verdad de la vida sobre la tapicería del Golf?

No.

Lo que ocurrió fue más simple.
El diálogo empezó como siempre han empezado las grandes aventuras de la vida.
Aquellas que llegan a buen término.

Sarracena se dio la vuelta, miró a Sunsi y a Diego que eran transportados por una señora de negro, elegante de la muerte.
Y les dijo aquello que realmente mueve le mundo, las voluntades y las almas.

"¡Bueno! ¿Habrá un sitio decente para comer en este pueblo?"

Y entonces, sólo entonces, empezó de verdad el día.

Con un sol pa morirse de vida.

Blancael dijo...

Después de dar vueltas en el coche, encuentran un bar en medio de la nada, de la carretera.
Deciden entrar a comer algo, se sientan en la mesa , que hay cerca de la puerta . Cuando llega el camarero le piden algo del cutremenú, llevan horas sin comer¡¡,les da igual lo que les sirvan.
Cuando están llenando sus ansiosos estómagos, se acerca un cliente del bar , y mira a los 3 de una forma muy peculiar, extraña, como si los cononiera de algo. Los 3 hacen un pequeño descanso, y miran al individuo, luego se miran entre ellos con cara de angustia, ¿quien será ese hombre?, En el próximo capítulo será desvelada esa información

sunsi dijo...

Un individuo...Estos individuos deberían perderse en la niebla. Pero este día aciago recala, como un espectro, en un bar de carretera. Pálido...con gafas culobotella y una corbata llena de lamparones. Los mira...lo miran. Nadie habla. El silencio se puede cortar en una estancia aparentemente tranquila en la que solo hay cinco almas: el camarero, los tres fugitivos y un sospechoso personaje ...

lolo dijo...

El sospechoso individuo se acerca a la mesa donde los fugitivos engullen el cutremenú como si fuera lo último o lo primero que hacen.

Soy Tomasín, les dice, el de la tomatera.

Y ante esta gran revelación, seis ojos se paran en su rostro antes conocido. No hay rastro de lo que fuera, ni uno.

Estoy huyendo, les dice, como vosotros. También a mí me llevaron a la planta quinta. Pero ingenié un cambio de imagen para poder escapar sin que ellos lo supieran. Ahora quiero pediros algo. Necesito un equipo de gente preparada que se involucre conmigo para conseguir algo; quiero que creemos un cuerpo de matemáticos de letras para redactar sin fallos ortográficos una nueva normativa sobre equipajes para Aena. Ya pensaremos... ¿quién se apunta?

Sarracena le mira de arriba abajo, con gesto algo despectivo pero alerta. No va de negro, y no es tan elegante con ese chorrito de tomate de los macarrones en las comisuras. A Sunsi le bulle la sangre, no quiere que una última gota le colme el vaso. Y Driver, ay Driver, Driver está saliendo del estado semiinconsciente en que le dejaron los la planta quinta. Pero sus ojillos, ésos, delatan que pondrá patas a la aventura y nueva identidad a su broter.

Se acerca el camarero que les escuchaba tras la barra y se ofrece para colaborar en el recién nacido proyecto. Ya somos cinco, dice mientras los protagonistas se dan pataditas por debajo de la mesa...

MO dijo...

MO entra en el bar, se acerca a la rocola, saca una moneda y escoge

http://www.youtube.com/watch?v=8RXVIMjNJCg

no se sienta con ellos, prefiere observar al grupo desde la barra!

La Garrta dijo...

Cuando sueno la música, los cinco miramos, sorprendidos y allá, en la esquina de la barra, en penumbra, vemos sus ojos fijos en nosotros, observando..

Con un gesto, entre grave y seductor, Driver le indica que nos acompañe ...

Se acerca, despacio pero con decisión; Tomás, al verla, esboza un gesto de reconocimiento, Sunsi asiente, como si supiera ... el camarero, acerca una silla y Sarracena (elegante, de negro y sin churretes) le dice <>

Tras un instante, todos empiezan a hablar a la vez, se explican, proponen, planean ...

Sunsi, MO y Sarracena, se miran; la pregunta flota en el aire, sin prnunciarse, sin respuesta --

Anónimo dijo...

Hola Broter (Con permiso de las gotas de agua)…El gusano de hierro tiene previsto llevar un par de pececillos, una flamenca y a un pájaro al destino acordado, el “paquete” llega a término mañana a las 21 hh. 1X min XX sg hora Zulú, según el lugar acostumbrado… Te lo digo así disimuladamente no vaya a aparecer, lagarrr tas no autorizadas. Recuerda hora Zulú con Z de Zerrrazena…

sunsi dijo...

(Driver...¡que nos despistas!)

"Precisamos a un jurista"...exclama Sarracena. "No... es más acertado encontrar ¡¡¡ya!!! a un detective privado", asegura MO. Sunsi, después de sopesar las dos propuestas, comenta "pues yo conozco a un funcionario..." Justo en ese instante, en ese preciso momento, ni un segundo más ni un segundo menos, Diego se desploma. Tomasín, el de los tomates, le toma el pulso..."¡¡¡Se nos va...!!! ¡¡¡Diego, reacciona!!!"....

Driver dijo...

Acabo de morirme.
Es ésta una sensación nueva.
Tanto tiempo temiendo este momento y luego resulta que no es para tanto.

Lo primero es lo de la luz.
Un truco celestial.
Se te aparce una suerte de fluído brillante y fluorescnte, que te llena de una placentera sensación de paz.
Ojalá lo hubiera tenido a mano en vida.
Lo hubiera comprado aunque hubiera tenido que pedir una ampliación de hipoteca.

Lo segundo es lo del canto de los ángeles.
No os lo podéis ni imaginar.
Ríete tú de las mejores arias que recuerdes.
Estos chicos no sólo cantan, sino que te encantan.
Consegir ambas cosas a la vez, es de nota.

Y para rematar la jugada, está lo del Juicio.
Tantos años pendientes de que si vas a ir al cielo o al infierno, pendiente de tu comportamiento, un juicio de valor eterno, o la suerte o desgracia de que el Supremo Juez tenga un día benevolente o no.
Y resulta que la cosa no es así.

Viene Dios, te mira con cara del que hace lo mismo todos los días, y te hace una sola pregunta.

¿Eh, majete, qué tal lo has hecho?

Y tú le respondes:

"No tengo ni idea, Señor.
Creía que ése era su trabajo".

"Pues NO pardillo, resulta que es precisamente TU trabajo".

"Pues mire, Dios, ahora que lo dice, creo que tengo tres o cuatro cosas a medias y seis o siete pendientes.
En concreto: me viene mal morirme hoy"

Y Dios, que tiene más kilómetros que las michelines de mi camión, te contesta:
"Otro graciosillo, que quiere ver si cuela"

Y tú, viéndote inerte, fallecido y fiambre, le dices la verdad.

"Mire Dios, hay un misterio que resolver en la Tierra, y me esperan mis amigos"

Y EL te dice:

"Vale chico. Es tu día de suerte.
De todas formas, nos veremos"

Y tú te despides con respeto, mientras murmuras:
"De momento, prefiero esperar"

Y Dios que todo lo oye te dice:
"¡Eh, tú, no te pases"
...
Y entonces es cuando sentí los labios de Sarracena sobre mis labios.
Y el aire de sus pulmones en mis pulmones.
Y el bofetón que me pegó alguien.

Abrí, los ojos, sentí la vida, justo cuando Sarracena gritaba:

"¡Que conste que le he hecho al niño la respiración artificial, sólo por motivos EXTRICTAMENTE SANITARIOS!"
...
Y alguien te prepara un café bien cargado.

Y su aroma se elva hacia el cielo.

Donde un curioso Señor de los Espacios Infinitos, se pregunta:
quienes son ésos, dónde van y qué hacen exactamemente en el Mundo.

Las mismas preguntas que tú te haces.

Cada vez que vives, y cada vez que mueres.

Las mismas preguntas.

espía Monsieur "C" dijo...

Madame, puedé ustêg haseg uso de mis segviciós...Me clomplacegá enomegmente desatacag su blogge de inmundósss elementos

espía Monsieur "C" dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ana, princesa del guisante dijo...

Yo no he dicho ni pio.

Entre otras cosas, porque conozco un poco de todo. Funcionarios de enchufe, funcionarios que se han dejado los cuernos, funcionarios de manguitos y visera, funcionarios de pasar dos horas de café y periódico a mitad de mañana, y funcionarios que van a trabajar por la tarde (gratis, claro) cuando no han acabado el trabajo. Así que a los que hacen bien su trabajo, no se les puede tocar, pero a los que cogen gripes con baja de 30 días, que los he conocido, sí. No se puede generalizar casi nunca.

Y al que ha hablado por mi boca, ¡qué imaginación, por Dios!

sunsi dijo...

Esto lo has sacado del anuncio de Nespresso, Driver... ;)))

Precioso este final. No tocaba morir todavía y menos por una frikie monotemática que lleva muy malamente el asuntillo del salario de los funcionarios. ¡Ay , nooooo! Lo he vuelto a escribir... Cap problema. El espía-Tomae se ocupa de que no te vuelvan a colar en la quinta planta del Ciempozuelos. A Sarri le encargo una terapia de choque. Que te meta en medio de una plaza de toros rodeado de individuos que trabajen para el Estado. Primero te entrará el ahogo... taquicardia, sudores fríos... Poco a poco se restablecerá el pulso, el corazón latirá al ritmo normal... y yastá. Vacunado para toda la vida. Fuera estaremos esperando Ana, MO, Blancael, pesoleta, lolo e incluso el camarero del bareto...

Historia con final feliz, ¿no?

sunsi dijo...

Pesoleta. Un honor que esta escritora haya participado del juego del cuento.

Completamente de acuerdo contigo. De verdad. Esta segunda iba con un poco de mala uva. Y resulta que va Driver y enferma... Copiaré 100 veces "La mala uva te la guardas"

Un petó, Princesa.

Paréntesis driveriense dijo...

Paréntesis al cuento:

Les presento, señoras y señores, niños y niñas, amigos y enemigos a un amigo que se llama: DALCARALIA.

Que el Señor, en su infinita misericordia, nos proteja.

Es pintor, científico y lector de los colores del universo.

Y no diré que es mi cuñado, porque nunca me gustó esa fea palabra.

Aprovecho la ocasión, para recordarte, DALCARALIA, que me debes 50 pavos.

Tiene un blog artístico, pero..., ya os dejará el enlace.

Quisiera veros por allí.

ana dijo...

No, la historia no acaba ahí.

Driver ha tomado su café. Un café que lo ha resucitado.

Deja de ver la luz, y vuelve a la vida. A su vida. Sus amigos respiran aliviados. Se relajan. La mirada de Diego es como la de un niño que se acaba de despertar. Perplejidad. Ilusión. Y con un golpe entre seco y sereno, se fija en la camarera que le ha traído el café.

Ella regresa con suavidad a la barra. Limpia serenamente la repisa y recoge unos vasos. Él la pbserva, sabe conoce esos pasos, que esa figura y la esencia de ese cuerpo, viene de otro tiempo. ¿La conoce? Cuando ella por fin se da la vuelta, se fija lentamente en él. Él sonríe. Y sabe que nunca, nunca, la ha visto antes. De su boca salen simplemente dos palabras:

_ Eres tú?

_ Sí. Lo soy_ Y Ara continúa realizando esas tareas rutinarias que le han salvado la vida. Que han ido a colocar su mirada, su dolor, y su esperanza. Coloca suavemente las tazas en el viejo armario y desciende sus manos hacia la espalda para quitarse el delantal. Pronto será la hora de acercarse a la Iglesia,_ y sonríe, sonríe para los demás, pero sobretodo, para sí misma_ Piensa en esa iglesia cuya reconstrucción es la misma reconstrucción de su alma.

Eternidad.

ana dijo...

E inexplicablemente, sin que nadie lo esperara, de la máquina de discos empezó a sonar una melodía suave y a la vez ronca. Era el sonido del mundo que se iba a quedar entre las miradas, las sillas y el suelo que aquel bareto de carretera llegó a conciliar.

Nacía una promesa.

http://www.youtube.com/watch?v=sL0D1piuU7I

tomae dijo...

...con perdón ¿alguien me sabría decir como se va a Madrid?

...me dijeron que hay un tren de esos que va por unos raíles, que corre muy rápido, y que dispone de Wifi y mini bar con Gintonic, pero no se si va a Madrid, pues aunque ese tren que vuela como las AVEs y que tiene incluso vagón discoteca, y COMPARTIMENTOS EN CABINA PARA LLEVAR PALOS DE GOLF, no se exactamente si me llevará a mi y a mi Reina y a mis dos Princesas, a Madrid... por eso me preguntaba si alguien sabe donde para ese Madrid...novayaaserqueelmaquinistano lo sepa...y por si pregunta si hay alguien a BORDE, que sepa ir a Madrid...pues eso ... ¿alguien sabe? con permiso Sunseta...

¿La caza de la La Garrrta, está permitida en Madrid?

Driver dijo...

Ana: me has recordado que nuestra amiga Ara, está ahí.
Y que un día...

"Ara se cambió y se puso ropa de calle.
Con el turno terminado, el trabajo bien hecho y la ropa recogida, la camarera se dirigió a la puerta.

Driver, con tres cafés por banda, viento en popa y a toda vela, no rasga el mar sino vuela el velero bergantín, se le acerco despacio y le preguntó, con una sonrisa entre picarona y distinguida.

"¿Dónde irá una chica tan guapa como tú, después del trabajo?"

Ara le miró de arriba abajo.
Una vez que descartó, por este orden:
1.- Contestar una bordería.
2.- Enamorarse de un señor recién resucitado.
3.- Enrrollarse con un señor,que hace tres minutos era un fiambre.

Decidío contestar la verdad y esperar acontecimiento.

"Una chica como yo, después de trabajar, va a la catedral.
Para disfrutar con los trabajos de restauración."

¿Una catedral?-respondió Driver en los primeros momentos de su segunda existencia como primate.

"¿Quieres verla?".

"Si. Ya no sé qué más cosas me pueden suceder hoy"

...
Salieron los dos del local y atravesaron la Plaza.

Eran dos buscavidas, perdidos.
Un dúo dinámico a los que les había tocado andar por la acera del sol.
...

Al llegar al cruce con la calle Mayor, otra pequeña y alta plaza.

Desde allí, la vió Driver por primera vez.

Era la Catedral.

Se levantaba imponente enmedio del barrio viejo.

Ara miró al Driver, a la catedral y le dijo:

"Bien chico, en esto emplea una chica como yo su tiempo libre."

Y entoces la catedral les miró a los dos con gesto grave.

Con la arrogancia que quinientos años de piedra otorgan a los minúsculos humanos.

Como diciendo:

"Veamos de qué estáis hechos"

...
Driver miró a Ara y comentó:
"Imponente"

Y ella le contestó:
"Todo un reto, chico.
Todo un reto.
...
Anochecía en la ciudad.
Las primeras luces se encendieron, sin pedir permiso.

A lo lejos se veía actividad humana en la plaza colindante a la catedral.

Y entonces fue cuando Driver cometío el mayor error de su vida.
Dijo la frase justa que determinaría el futuro de su existencia.
Aquella que le daría la respuesta correcta, el día que se volviera a encontrarse con Dios.

"¿Ara, cree que allí habrá trabajo para mí?"

Y Ara cometió también el mayor error de su vida.
Aquel que determinaría su permanencia en el infierno durante los próximos tres mil años.

"Ven conmigo y pregunta".
...
Nunca antes, desde Adán y Eva, se habían metido en un lío dos seres vivos.

Adán y Eva con la manzana

Ara y Driver con una pregunta.
...

Todo empezó con una pregunta.
El arma arrojadiza más potente que Dios había otorgado a aquel par de buscavidas.

Una pregunta, de un ser humano perdido, que busca una respuesta.

Como tú.

Driver para Tomae dijo...

Tomae.
Es una verdadera lástima que este finde no pueda atenderte como sería mi deseo.

Nosotros vamos a Lérida, pues quiero conocer la ciudad.

Tan sólo un comentario, hermano.

¡¡¡¡¡¡¡ORGANIZACIÓN!!!!!!!!

sunsi dijo...

Bueno, gente... Un post memorable, fundamentalmente porque no le habéis hecho ni puñetero caso, que ya me parece bien... y que ha fluido por donde ha soplado el viento.

Saludos.

Hoy es el cumpleaños de Sarracena.