miércoles, 26 de mayo de 2010

Era eso...

Sí, era eso


El discurso perfecto para acompañar la entrevista de Ken Blanchard.

24 comentarios:

Modestino dijo...

¡Qué magnífica película!, y que gran discurso. a ver si tengo ocasión de volver a verla.

Junto a este speech de Al Pacino, el film tiene otros dos momentos sublimes: el tango que baila el propio Al, majestuoso, increíble, y el paseo en Ferrari por las calles de Nueva York -es Nueva York, ¿no?-, tan formidable como increíble.

Sunsi dijo...

Modestino... Mientras iba escuchando a Al Pacino casi me levanto de la silla. ¡Eso es! ¡Sí señor...! Dale...

Este fin de semana la vemos...

Un saludo, jurisconsulto.

Ana del guisante dijo...

Qué mensaje para darle a un hijo: sé íntegro. Escoge el camino que debes tomar, aunque sea el más duro. Algunos ganarán la batalla salvando su trasero, pero tú puedes ganar la guerra tomando la decisión correcta.
Mi castillo por bailar ese tango con Pacino... Besos, y gracias gracias gracias Sunsita

Ana del guisante dijo...

Vuelvo a ser yo... te he dedicado el tango en el castillo. Un abrazo, un achuchón, un beso... y por qué no un vasito de vino blanco bien fresquito, en una terracita en la playa. Con un poco de imaginación, claro.

Driver I dijo...

¡¡ Ferrari !!
¿¿ Quién ha pronunciado esa palabra ??
¡¡ Inconsciente, no sabes la que se puede liar !!
Por una palabra.

LA BALA ROJA

En el centro de mi pueblo hay una calle de nombre Juan Bravo; fue éste un noble castellano conocido por su participación en la Guerra de las Comunidades de Castilla.
Si el noble hubiera o hubiese soñado con las chicas de la bala roja, tal vez se habría quedado aquí eternamente.
Él se fue, él se lo perdió.
...

Cuando vengáis a Madrid no dejad de ver dos de los monumentos más impresionantes y menos conocidos de la capital, ambos en Juan Bravo. Uno es de gran importancia cultural, el otro también.
La Embajada de Italia, enorme palacete de principios del siglo XIX, impresionante bandera tricolor, un volumen contundente, una especie de “¡eh, tú, fíjate amigo, esto es una señora República!”.
Y un poquito antes está el concesionario oficial de Ferrari en Madrid.
La casa de los sueños donde algunos humanos han perdido la cartera y la cabeza; el corazón no, estoy seguro que el corazón, no.
...
Andadaba entonces de realquilado en el blog de una tarraconense llamada Sunsi.
Era un aficionado a la escritura, pobre de solemnidad.
Tan pobre era que ni blog propio tenía.

Mi casera me invitó junto a otros miembros y miembras del blog a unos encuentros filológicos en la Embajada de Italia en Madrid. Nunca comprendí cómo consiguió la invitación para mí, pues un simple camionero nada tiene que ver con el tema. Sospecho que detrás de la trampa se escondía una picapleitos. Estoy seguro.

El caso es que allí fui y allí tuve la suerte de verlas por primera vez.
Divinas de la muerte.
Se habían puesto unos trapitos de nada.
Lacroix y Versaces de “andar por casa”.
¡Dios de mi vida y de corazón! Entre el cava que deglutimos con voracidad de náufragos, la música de fondo (tangos de N. Piazzola) y los ojos transparentes de las susodichas....,no sé , no sé, caí en una especie de letargo estético.
Fuera de juego a la hora de conocerlas.
Plum cataplumplás.
A dormirla.
Uno menos, tocamos a más.

Aquellas mujeres eran diferentes entre sí y eran latinas, lo cual no era impedimento para ser amigas y discutir a grito pelado a la vez.
Tantas generaciones de mujeres apasionadas no iban a interrumpirse así como así.
Ellas no eran muy conscientes pero, en aquel momento eran la reserva espiritual de algo que en Europa estaba en decadencia.
El libre pensamiento.

Trataré de explicarme.
Allí estaban en la Embajada, haciendo relaciones públicas, en compañía de ellas mismas, pasando un buen rato, intercambiando impresiones sobre el mundo de la filología, las entradas del blog de Sunsi…; eran muy diferentes, algunas de ellas incluso contrarias.
Pero algo tenían en común.
En el fondo eran unas inconscientes.

Driver II dijo...

Ocho de la noche. Fiesta en la Embajada.
Se oye la movileta de una de las chicas Bond. Llamada de Barna. Careto serio. Contracaretos más serios todavía de las susodichas. Un comentario: “Me voy a Barna”. “Y yo”, “y yo”, “”y yo”…, en aquella sala había eco.

Salida espectacular de las cinco chicas. Ahora no son filólogas, ni abogadas, ni expertas en marketing, ni profesoras, ni ná de ná.
Ahora son las chicas Bond.
Mi nombre es Pepa, Pepa Bond.
Mi nombre es Sunsi, Sunsi Bond.
Y así todas.
Master, Mañana más y Mireia. Cinco mujeres como cinco soles.

Entre la entrada al concesionario y la salida en el Testarrossa F-600, pasaron cinco minutos.

Fiu, fiu.

Anudados al cuello unos pañuelos vistosos de colores vivos.
“Telma y Luise” hubiesen muerto de la envidia.

Aquella “machina” emitía a partir de las 4.500 vueltas un sonido tan sensual, que las chicas Bond tenían la sensación de estar oyendo bellas palabras de amor susurradas al oído.

De la aceleración mejor no entrar en detalles. La sensación de ser aplastada contra el asiento cada vez que aceleraba el Ferrari, sólo es comparable a…, bueno, mejor me quedo callado que igual me echan del blog.

Pero lo mejor era la sensación de libertad.
El aire en la cara a 250 km por hora.
Ya nadie se acordaba de la pequeñas diferencias entre sus formas de ver el mundo, los matices de comunicación, las chorradas del día a día encerrados en la monotonía.

¡A tomar viento!,
¡Allí estaban todas a tomar viento!

Conforme Madrid quedaba atrás sus sonrisas picaronas se fueron expandiendo en la noche, como los agujeros negros, sin prisa pero sin pausa.


La BALA ROJA atravesó los Monegros a 280 KM por hora, justo en el momento en el que se dieron cuenta que eran portadoras de una larga tradición.
La del libre pensamiento
...
En el centro de mi pueblo hay una calle de nombre Juan Bravo.
Si el noble hubiera o hubiese soñado con las chicas de la bala roja, tal vez se habría quedado aquí eternamente.

Él se fue, él se lo perdió

INÉS dijo...

La peli...de mis favoritas.
El actor...de los mejores.
El tango...sin palabras.
el discurso...creo que me lo voy a aprender de memoria...me hace falta.
Bss

tomae dijo...

...anda Sunsi, ¡enrollater y ponnos el tango! que no sabes como a tu audiencia masculina nos gusta la cultura musical argentina...

¡va¿ ¡un tanguito con esencia de mujer...!

sarracena infiel dijo...

Y digo yo ¿quién necesita a Pacino teniendo a Mc.- D, seductor caballero?

Pues eso, corazón .. que no hay comparación

Ferrari Driver dijo...

¡¡Y la del Ferrari !!
¡¡Y la del Ferrari !!

Una ayudita:

http://www.youtube.com/watch?v=kpE91ISHN3A

ana dijo...

IM-PE-CA-BLE!

Al Pacino... en fin. Mejor imposible. Me fascina este actor. Y la película, que mira, la tengo. Volveré a verla yo también, sí... un día de estos.

;))

Un abrazo gorrrrrrdoteeeee!!!!

Sunsi dijo...

¡¡¡La quintasencia de la república!!!.No he podido contestar... Perdomadme. Hemos celebrado fin de exámenes con peli de la ciudadana de Batx.

Mañana... Con tango y ferrari y lo que haga falta. "Tolojoro".

lolo dijo...

Eh, la sextaesencia, que yo también soy hedbanna y no vine. Ojo que os miro.

Driver para Lolo dijo...

¡Anda Lolo, guapetona!
Hazme un encarguito literario imposible, difícil, prácticamente de otro siglo, y te lo hago el finde.
Que esta gente mucho piropo, pero no me encargan ni el pan.
¡Canino, hambriento y sin azúcar estoy!
¡Preciso incarle el incisivo a una historia!
Prometo no cobrarte el IVA.

lolo dijo...

A ver, a ver...
Te encargo un cuento a ras de tierra.
Necesito un golpe de realidad, no quiero que me hables de gaviotas.
Quiero que me coloques en el centro de la vida; salud y enfermedad, alegrías y penas, dificultades y descanso.
Quiero que me escribas un cuento sin hadas, sin ferrari y con música de tango al fondo.
Un cuento que encuentre en medio un rincón, para estar tranquilo.
¿Qué te parece? ¿Muy pardillo?

Sunsi dijo...

Pesolet... me he pasado por el tango...Por ahí abajo piden que lo cuelgue. ¿No te importa, verdad?

El discurso ... no tengo palabras para definirlo. Ilustra muy bien el debate de las notas, del arribismo, del medrar a costa de... Me fascina...

Gracias por el regalito, guapa.

Sunsi dijo...

Hola, Inés. No tiene desperdicio, ¿verdad? Ni los tacos. Si cierro los ojos y distorsiono la voz puedo oír la contundencia de mi padre, profesor jubilado y maestro de maestros. Él diría lo mismo.

Un abrazo.

Driver dijo...

Sin problemas (como para poner pegas, si es el unico encargo del mes).
Lo de la enfermedad y la salud, bien; acabo de tener experiencias.
Lo del golpetazo de realidad, fácil.
Música de tango al fondo, bien.
Podría ser una historia porteña, en plan Buenos Aires y una mujer.
Un rincón para estar tranquilo.
Veamos.
Es Lolo.
Ya está. Un taller de pintura.
...
Abrimos la minipímer.
Ingredientes para la mayonesa:Una mujer, Buenos Aires, salud, enfermedad, gaviotas (¡Ah, no, perdona, se me ha escapado!), tango, golpetazo de realidad y taller de pintura.

¡MARCHANDO!

Le calculo dos días.
...
¡Anda, pardillas, aprender cómo se hace un encargo!
¡Si no fuera por Lolo...!

Sunsi dijo...

El tango lo ha colgado La princesa del Guisante en su blog. Pero puedo colgarlo también, tomae.

¿Qué me dices del discurso? ¿No te levantarías y te pondrías a aplaudir? Me recuerda al señor del bigote. Quizá el hubiera dicho más tacos.
Voy a por el tango...

Sunsi dijo...

Me he comido un acento... Perdón. ...él hubiera dicho más tacos...

Sunsi dijo...

Un abrazo, Ana... Hala. Todos a ver Perfume de mujer. Pedazo de discurso, ¿o qué?...

Bsssssssssssssss

Mariapi dijo...

Vengo de ver el tango en el Castillo de los Guisantes, y este discurso me ha resultado el contrapunto necesario. El conjunto es ¡TOTAL!. Debería ser de obligado visionado en los consejos de dirección escolar o como se llame...Gracias, Sunsi.

Un abrazo.

lolo dijo...

¿taller de pintura? ¿taller de pintura? A ver Driver, que yo no sé coger un pincel y te he encargado realismo, hagáseme usted los favores, ande. Que luego no me lo creo. Y es un cuento que me lo tengo que creer, eso no sé si te lo había dicho.
Mayonesa por encargo, qué bonito.

Driver para Lolo dijo...

¡¡Aiiiiiiivóooooo, que me he equivocado!!!, que lo de la pintura era otra amiga de la Sunsi.
¡A rectificar!
Veamos, una cosa que sea tranquiiiiiiiiiiiiiiiiiiila para Lolo.
Que se la creeeeeeeeeeeeea.
Sin gavioooooooooooooooootas.
¿Playa? Muy visto.
¿Lujos y brillantes y esmeraldas? ¡JA!
Veamos, tiene familia.
¿Vacaciones familiares en Canarias?
Eso estresa más.
¿Cocina mediterránea? Entramos en temas de dietas y la liamos.
¿Amoríos? Voy al charco de cabeza.
¿Viaje exótico? Podría ser.
¿Buceo? Me manda a paseo.
¿Esquiar? Se me parte una pierna.
¿Balet? Para dar brincos estamos.
¡GANCHILLO!, me da un ceporrazo en la cabeza con las agujas.
¿Bricolaje, taichí, deportes de riesgo, lectura, mirar como crece un manzano?
Hombre, lo del manzano me ha gustado, suena relajante.
¿Y si se lo pregunto?
Mejor, así voy a tiro hecho.
LOLO: ¿SI PIENSAS EN RELAJARTE Y DESCANSAR, CUAL ES LA PRIMERA IMAGEN QUE SE TE VIENE A LA CABEZA?
...
Las vueltas que le doy, para después preguntárselo.
¡Señor, qué hombres!