domingo, 16 de mayo de 2010

¿Futuribles? No, gracias.

Por aquello del descanso dominical cuelgo un artículo de alguien que ya lo ha pensado. Un poco de cara dura...sí. Pero Lepoldo Abadía, con este sentido del humor que lo caracteriza, expresa alguna preocupación que a todos nos ronda por la cabeza. Y su respuesta está impregnada de sentido común. Qué distinto es preguntarse "¿Qué mundo les vamos a dejar a nuestros hijos?" a plantearse en serio "¿Qué hijos vamos a dejar a este mundo?". Ahí van sus respuestas. Gracias por el correo, Mireia. Incluyo para ti música dedicada (la he colgado otras veces...) que sé de antemano que te va a gustar.



"Me escribe un amigo diciendo que está muy preocupado por el futuro de sus nietos. Que no sabe qué hacer: si dejarles herencia para que estudien o gastarse el dinero con su mujer y que "Dios les coja confesados".

Lo de que Dios les coja confesados es un buen deseo, pero me parece que no tiene que ver con su preocupación. En muchas conferencias, se levanta una señora (esto es pregunta de señoras) y dice esa frase que me a mí me hace tanta gracia: "¿qué mundo les vamos a dejar a nuestros hijos?" Ahora, como me ven mayor y ven que mis hijos ya están crecidos y que se manejan bien por el mundo, me suelen decir "¿qué mundo les vamos a dejar a nuestros nietos?"

Yo suelo tener una contestación, de la que cada vez estoy más convencido: "¡y a mí, ¿qué me importa?!" Quizá suena un poco mal, pero es que, realmente, me importa muy poco.

Yo era hijo único. Ahora, cuando me reúno con los otros 64 miembros de mi familia directa, pienso lo que dirían mis padres, si me vieran, porque de 1 a 65 hay mucha gente. Por lo menos, 64.
Mis padres fueron un modelo para mí. Se preocuparon mucho por mis cosas, me animaron a estudiar fuera de casa (cosa fundamental, de la que hablaré otro día, que te ayuda a quitarte la boina y a descubrir que hay otros mundos fuera de tu pueblo, de tu calle y de tu piso), se volcaron para que fuera feliz. Y me exigieron mucho.

Pero ¿qué mundo me dejaron? Pues mirad, me dejaron:

1. La guerra civil española
2. La segunda guerra mundial
3. Las dos bombas atómicas
4. Corea
5. Vietnam
6. Los Balcanes
7. Afganistán
8. Irak
9. Internet
10. La globalización

Y no sigo, porque ésta es la lista que me ha salido de un tirón, sin pensar. Si pienso un poco, escribo un libro. ¿Vosotros creéis que mis padres pensaban en el mundo que me iban a dejar? ¡Si no se lo podían imaginar!

Lo que sí hicieron fue algo que nunca les agradeceré bastante: intentar darme una muy buena formación. Si no la adquirí, fue culpa mía.

Eso es lo que yo quiero dejar a mis hijos, porque si me pongo a pensar en lo que va a pasar en el futuro, me entrará la depre y además, no servirá para nada, porque no les ayudaré en lo más mínimo.

A mí me gustaría que mis hijos y los hijos de ese señor que me ha escrito y los tuyos y los de los demás, fuesen gente responsable, sana, de mirada limpia, honrados, no murmuradores, sinceros, leales,.Lo que por ahí se llama "buena gente".

Porque si son buena gente harán un mundo bueno. Y harán negocios sanos. Y, si son capitalistas, demostrarán con sus hechos que el capitalismo es sano. (Si son mala gente, demostrarán con sus hechos que el capitalismo es sano, pero que ellos son unos sinvergüenzas.)

Por tanto, menos preocuparse por los hijos y más darles una buena formación: que sepan distinguir el bien del mal, que no digan que todo vale, que piensen en los demás, que sean generosos.En estos puntos suspensivos podéis poner todas las cosas buenas que se os ocurran.

Al acabar una conferencia la semana pasada, se me acercó una señora joven con dos hijos pequeños. Como también aquel día me habían preguntado lo del mundo que les vamos a dejar a nuestros hijos, ella me dijo que le preocupaba mucho más qué hijos íbamos a dejar a este mundo.

A la señora joven le sobraba sabiduría, y me hizo pensar. Y volví a darme cuenta de la importancia de los padres. Porque es fácil eso de pensar en el mundo, en el futuro, en lo mal que está todo, pero mientras los padres no se den cuenta de que los hijos son cosa suya y de que si salen bien, la responsabilidad es un 97% suya y si salen mal, también, no arreglaremos las cosas.

Y el Gobierno y las Autonomías se agotarán haciendo Planes de Educación, quitando la asignatura de Filosofía y volviéndola a poner, añadiendo la asignatura de Historia de mi pueblo (por aquello de pensar en grande) o quitándola, diciendo que hay que saber inglés y todas estas cosas.
Pero lo fundamental es lo otro: los padres. Ya sé que todos tienen mucho trabajo, que las cosas ya no son como antes, que el padre y la madre llegan cansados a casa, que mientras llegan, los hijos ven la tele basura, que lo de la libertad es lo que se lleva, que la autoridad de los padres es cosa del siglo pasado. Lo sé todo. TODO. Pero no vaya a ser que como lo sabemos todo, no hagamos NADA.


P.S.
1. No he hablado de los nietos, porque para eso tienen a sus padres.
2. Yo, con mis nietos, a merendar y a decir tonterías y a reírnos, y a contarles las notas que sacaba su padre cuando era pequeño.
3. Y así, además de divertirme, quizá también ayudo a formarles."

Una canción de Humet. Visionario. De rabiosa actualidad.


22 comentarios:

Ana del guisante dijo...

Tuve el placer de compartir estudio con una de sus hijas, y amistad con otra. Este señor no dice nada por decir,todo lo que predica lo ha puesto en práctica. Una persona francamente inteligente. Y tu post, un gusto, como siempre.
BSSSSS

Montse Viver dijo...

Me alegra ver que tu ausencia ha sido corta y que vuelves al blog con ánimos renovados.
Me ha encantado tu post, pues parte de la base que el mundo de los hijos y los nietos nos pertenece sólo en parte, ya que ellos decidirán segun las circunstancias que les toque vivir, y con el bagage que obtuvieron en casa y el buen ejemplo de los padres o abuelos.

Un abrazo.

ana dijo...

Qué divertido es este hombre, y qué capacidad de síntesis humorística para ecplicar la vida en cuatro sonrisas... caray la vida!!!!


Y que verdad es. Los padres. Ahí la verdad y la posibilidad de la posibilidad. Sin unos padres certeros, el futuro se complica mucho.

Un beso Sunsi.

Zambullida dijo...

¡Qué hombre tan sabio! No le falta razón. Siempre achacamos los males "al exterior", como si fueran los alienígenas los que configuraran día a día nuestra sociedad. La responsabilidad recae sobre nosotros, sobre todos y cada uno de nosotros. Los padres, como todos, se equivocan, pero cuando ni siquiera tienen claro los cuatro principios básicos y se acogen al "todo vale", ¿qué diantre van a transmitir a sus hijos?

Marina dijo...

Leopoldo Abadía. Este hombre le encanta a mi hija de 22 años, estudiante de economía. El miércoles vendré con ella para que lea tu entrada.

Hoy, sólo puedo dejarte un abrazo y hacerle caso a la Princesa del guisante e irme a la cama, que mañana a las 8 arriba...¡Ay Señor que horas!.

Ana del guisante dijo...

(perdón por la intromisión) ¡¡¡Marina!! las tres y media de la mañana, por el amor de Dios, si yo ya llevaba 4 horas dormida, bueno excepto dos interrupciones de Bufón... Claro que se te espesa, ¡¡si no duermes!! Cachis...

lolo dijo...

Desahogo: Que sí, que estoy de acuerdo con Leopoldo. Pero qué requetedifícil, oiga. Ahora mismo de lo que tengo ganas es de ser abuela.
Fin del desahogo.

Anónimo dijo...

Hola Sunsi,
quería decir que me ha encantado tu post, tiene mucha razón este señor con la manera de enfocar ese futuro de nuestros hijos.El futuro son ellos.
Es nuestro deber darles una formación y una educación , aunque a veces nos cueste...y hacer de ellos buenas personas.
Petonets cusineta.
Eulàlia.

Mariapi dijo...

Me ha encantado. Menos mal que el futuro de nuestros hijos no depende de políticos y otras lindezas. Es un alivio saber que está en nuestras manos. En su libertad. Un besico, gracias.

Anónimo dijo...

hola soy pura amiga de marta... ABSOLUTAMENTE GENIAL LEOPOLDO..lo utilizo mogollon en mi trabajo. gracias por escribirlo!!!!!! ya te sigo por el otro blog porque yo tambien he perdido las gafas...jaja...Bs.

Sunsi dijo...

PERDÓN. ¡¡¡JAQUECA DE MIL DEMONIOS!!!
Contesto cuando pueda...

sarracena infiel dijo...

Inteligencia y sentido común, irresistible .....

Claro que poner en práctica semejante idea, tal vez, nos obligaría a eso tan incómodo, difícil y ... últil cual es el examen de conciencia..

Ufff, se me ponen los pelos como escarpias ...

Driver breve dijo...

Como mi casera tiene dolor de cabeza, haré un sacrificio enorme, y auspiciado bajo el manto de Santa Escribanía, patrona de las letras breves, seré corto, breve y conciso (ofrezco este sacrificio a mi Señor, pues sólo El sabe lo que me cuesta la cuesta).

Va.

LIBRO I . ODA XI.

"Leuconoe no quieras saber (que el saberlo es sacrilegio) qué fin nos han reservado los dioses a ti y a mí, ni los bosques en los cálculos babilónicos.
¡Cuánto mejor será aceptar lo que viniere!
Ya te haya asignado Júpiter muchos inviernos, ya sea éste que abate el oleaje tirreno contra los riscos de la orilla opuesta, el postrero.

Sé inteligente, filtra tus vinos y, dada la brevedad de la vida, recorta tus largas esperanzas.

Mientras hablamos se ha escapado el tiempo envidioso.

Goza de la jornada, sin fiarte en absoluto del día de mañana.

Mª Dolores dijo...

¡Cuánta verdad hay en estas palabras! No se puede ser más claro.
Hacer de nuestros hijos "buena gente" ...y "espabilarlos", diría yo. Hay cierta tendencia a dar a los hijos todo hecho, bien masticadito, no se vayan a arrugar y así nos salen: sin iniciativa, apáticos, egocéntricos y tiranos.
Veo el panorama muy negro, lo siento.
¿Dónde está la solución? Porque estos hijos egocéntricos, tiranos... tendrán hijos, ¿ qué hijos tendrán?
Uf, mejor lo dejo.

Un saludo

Mª Dolores dijo...

Me encanta la positividad de Mariapi. La envidio

Blancael dijo...

Primero darte las gracias por el favor que le has hecho a mi ciudadana, a pesar de tu jaqueca, te lo agradezco muchísimo¡¡
y Segundo me encanta como habla este señor,dice verdades de una forma clara y divertida.Tiene toda la razón , lo mejor que les podemos dar a los hijos es una buena formación para ser buenas personas, que es lo que va a salvar a este mundo .
Muchos besos de la navarrica¡¡

Monty dijo...

Me encantan los dos regalos que ha recibido Leopoldo: formación humana en casa, formación intelectual fuera de ella. Felicidades a los padres de este buen hombre, sinceras.

Me ha impresionado el contundente 97% , poca broma, es casi el 100% de responsabilidad nuestra. O lo he entendido mal? Me cuesta decirlo, porque preferiría no pensarlo ni creerlo, sería para mí todo mucho más descomplicado, pero lo digo: estoy deacuerdo con él. Para ser reponsable para y con y de mis ciudadanos requiero tiempo, MUCHO TIEMPO, ya no me cuela aquello de más vale CALIDAD que cantidad. Ahora no me lo creo. NeCeSiTaN hablar, expresar, llorar, crear, soñar, reir (lo de comer y dormir lo dejamos), y piden aunque no siempre a gritos, porque lo NeCeSiTaN que alguien les ACOMPAÑE (pésol, Mariapi me habéis hecho pensar) y les VAYA DANDO CRITERIO, DIRECCIoNE..
¡Ese ALGUIEN quiero ser yo mientras pueda!

*¿Habéis visto la película The Ultimate Gift (el Último Regalo)? El protagonista un niñato malcriado e irresponsable acude a la lectura del testamento de su adinerado abuelo. Antes de recibir el último regalo, pasará por 12 pruebas (12 regalos que no le ha dado la vida hasta entonces: la amistad, el trabajo, ….). Más y mejor en http://www.theultimategift.com/. La película sólo puede comparse on-line.


Ala, ya he dicho. No se que me pasa en esta República digo, digo, digo, y me quedo tan tranquila. No quiero romper nada, me voy! Un beso.

lolo dijo...

Que te mejores, Sunseta.
Te mando un beso.

Sunsi dijo...

Disculpadme. He tenido una racha de jaquecas...sin poder dormir... y con un ojo a la virulé... Y una solemne bronca por no ir al médico...Ya va mejor...(gracias,lolo)

Me alegro de que os haya gustado el planteamiento de Leopoldo Abadía. Lo comparto plenamente. Sólo una pega... A veces no se puede enviar a los hijos a estudiar fuera.
Y ahora... "con la que está cayendo" ¿Cuántas veces habremos oído esta frase estos últimos días?

Un abrazo a tod@s.

*Yo también pienso que sin cantidad no hay calidad... No tenemos el don de la ubicuidad.

MIC dijo...

Había leido estas reflexiones que me parecen muy acertadas y simpáticas. Yo pienso como él:)
Un beso Sunsi y demás miembros de la REPÚBLICA.
Luisa

Anónimo dijo...

¿Cómo va tu jaqueca?

Cuídate y no nos dejes huérfanos de tu blog.

Xavier G.

Sunsi dijo...

Un beso para ti, Luisa.Sentido común y simpatía. Este señor es fantástico.

Gracias, Xavier... Esta estación ... con lo bonita que es... me sienta como un tiro.

Ya he publicado.Y uno de enseñanza en los dos blogs... Un saludo para todos.