sábado, 22 de enero de 2011

Que derriben...

Aire libre... salitre... brisa de enero. ¿Buscando aires nuevos?
Hace unos días tropecé con este poema:

Autobiografía

"No cojas la cuchara con la mano izquierda.
No pongas los codos en la mesa.
Dobla bien la servilleta.
Eso, para empezar.


Extraiga la raíz cuadrada de tres mil trescientos trece.
¿Dónde está Tanganika? ¿Qué año nació Cervantes?
Le pondré un cero en conducta si habla con su compañero.
Eso, para seguir.


¿Le parece a Ud. correcto que un ingeniero haga versos?
La cultura es un adorno y el negocio es el negocio.
Si sigues con esa chica te cerraremos las puertas.
Eso, para vivir.


No seas tan loco. Sé educado. Sé correcto.
No bebas. No fumes. No tosas. No respires.
¡Ay sí, no respires! Dar el no a todos los «no»
y descansar: Morir." (Gabriel Celaya)

Parece ser que Celaya era ingeniero... Lo aclaro por la reprimenda cuando le dio por escribir poesía. Fin de la aclaración.

No, no y no... Y me rebelé como si yo fuera él...o cualquiera que haya vivido con un NO en labios ajenos.  Y recordé.

Recordé algo que me contó mi padre... y me sirve para dosificar los noes de los que dependen de mí.

Formamos un hogar... y desde que la criatura que se desprende del cordón umbilical lo vamos rodeando de ladrillos -los nuestros- que corten los vientos huracanados o el paso de las lluvias torrenciales o el frío o el calor.
Vamos subiendo el muro... y, cuando creemos que nuestra obra está ya culminada, el bebé ya no es bebé... y no le gustan nuestros ladrillos. Ha hecho acopio de fuerzas y consigue derribar el muro...entero.  Y un miedo instintivo paraliza a los progenitores. Al bebé que ya no es bebé no le sirve esta fortaleza que le hemos montado. ¡Es prestada! ...
Y empieza a construir su propio refugio. No lo quiere redondo...o cuadrado. Va a ser un triángulo o un rectángulo. Empieza a buscar las piedras que encuentra a su alrededor para su nueva fortaleza.

Y con el tiempo descubrimos que esos locos bajitos de antaño se nos parecen. No son nosotros ...son ellos. Su muro es distinto... pero caemos en la cuenta de que hay algo que podemos reconocer . Son esos tochos compactos que derribaron ... los que cayeron al suelo y se rompieron. Esos tochos que fueron recogiendo y con ellos idearon y construyeron un nuevo estilo arquitectónico, el suyo propio. ...Con nuestros tochos.


40 comentarios:

Ana, princesa del guisante dijo...

Claro, lo que no sabes cuando empiezas a construir el muro es que lo único que sirve es haber hecho unos buenos cimientos. Construyas lo que construyas sobre la buena educación (dí por favor, dí gracias, no arrastres los pies, saluda cuando entres, recoge tu habitación) permanecerá en la persona, sea cual sea el camino que elija. Viva la libertad.
Un petonet, Sun

ana dijo...

¿Quieres decir que todos estos tochos que le suelto algún día, después de estar todos tiraditos por el suelo, puede ser que recoja alguno, y lo coloque en su propia vida como vital?

¿Sí?...


De momento estoy en periodo de revisión; todos los tochos que llevo, todos, no son necesarios. Es más, alguno diría que no sirve para mucho... así que estoy en plena selección. Quedarme con cinco vitales. Ni uno más. Que hay demasiado ruido.

Besos Sunseta. Y gracias por la perspectiva.

sunsi dijo...

Mi querida y tempranera pesoleta... Y luego... cuando crees que ni cimientos pusiste, cuando cada día que pasa te parece un siglo porque no te deja dormir la preocupación... de repente aflora todo como si hubiera llegado la primavera a destiempo. Viva la libertad y los sacos donde vamos acumulando porciones de confianza y esperanza... Que si no...
Un petonàs, Princesa.

sunsi dijo...

¡Ah!... Anita. Es que esta es otra... Los tochos que construyeron alrededor de Celaya, por ejemplo... Este pobre debió de escalar y abandonar sin romper ningún pedazo de muro. Igual no le sirvió ninguno. No sé. Ahí le das. Supongo que no tiene el mismo peso específico cualquier tocho. Si no son de calidad, no se pueden aprovechar para que construyan su propia fortaleza. Suerte con la selección, querida leonesa. Hace más quien quiere que quien puede...

Un beso, con un toquecito lunático. De eso dudo que te libres. ¡¡¡Afortunadamente!!!

Marina dijo...

Pues vaya... yo soy de esas que dicen: No chilles. Levanta la mano para hablar. Trabaja por favor es para tí. No corras puedes chocarte con alguien. Da los buenos días. Llama a las puertas... y tantos etceteras que no me acuerdo...

...pero lo que realmente les sirve es que tú lo hagas, que tú lo vivas y que tú lo sientas. No aprenden lo que quieres enseñarles, si no lo que ven que haces. Creo que a eso te refieres cuando hablas de cimientos. Yo lo intento y me conformo con conseguirlo una sola vez.

Besos corazón.

lolo dijo...

Yo es que soy muy de ladrillos.
Si igual van a desmontarlos habrá más donde elegir... digo.

No es que esto sea bueno, es lo que hay; si dijera otra cosa mentiría. Menudo tema, Sunsi.

sunsi dijo...

Tú eres profe, Marinilla... Sé de qué va. Y lo que me extraña es que no vayáis vestidos de poli... Bueno. Este es un asunto que daría para mucho. Mi padre es profe jubilado y dice que no tenía que levantar la voz... Eso sería...¿en el Pleistoceno? Afortunadamente no ha pasado por sillas que vuelan ...¡que yo sí lo he visto!Y no se lo cree.

Por supuesto, Marina. Lo que sirve es la coherencia.Como dice un proverbio ... creo que es árabe: "Las palabras son enanos; los ejemplos son gigantes". Estoy completamente de acuerdo contigo.

No sé...Se me ocurre ...¿Qué credibilidad tengo si predico que se puede prescindir de muchas pijadas ... y no escatimo en caprichos personales? Ninguna. ¿O que vale la pena leer y jamás me ven con un libro en la mano? ¿O que el trabajo dignifica al hombre...es un servicio a la sociedad... y solo escuchan quejas porque las nóminas cada día son más flacas?

Perdona...Qué rollo te he pegado. Me lo digo a mí misma. Eso...lo que tú dices ...que si no, los tochos son de plástico.

Un beso, guapa.

sunsi dijo...

jajaja...lolo. ¿Eres de gremio de la construcción? Conclusión de un sentido común aplastante, hija. Si es por ladrillos... que no nos quedemos cortos. Si los van a derribar...que los derribarán fijo un día u otro... mejor que haya un buen combinado de pedazos para elegir... Es que eres...tal cual. Pim, pam, pum.

Yo pienso (estoy con Marina) que los tochos van acompañados del ejemplo de vida... sin disfraces... fruto de unos principios sólidos. Cada cual los suyos. Y también que hay tochos primarios y secundarios... ¡vaya tocho de post! A saber... Los primarios son los mismos para cada hijo y son los que dice la hilandera leonesa: pocos, bien seleccionados y consistentes. Los secundarios... en función de las necesidades de cada uno. No son clones...

Bonita teoría... y lo que cuesta en el día a día. De todas formas, lolo, no lo he escrito porque sí. La niebla empieza a escampar y empiezo a ver...

Sí. Un tema que da para mucho. Y más en las edades de nuestros ciudadanos...

Un beso, hedbana.

Otra vez a viajar al olvido dijo...

Bello, hermoso!

tomae dijo...

...pero Sunseta, luego te das cuenta que esos ladrillos tienen la misma arcilla.

...Y la anécdota. El señor del bigote, tu papi, el Maestro Estil-les me dio Literatura en Cou, antes en el "BUP" teníamos otro a quien también guardo buen recuerdo, le llamabamos el "tochanas"; luego hice COU.

Mariapi dijo...

Ya lo has dicho, construir con fundamneto, con materiales que no pasan de moda, que sirven para cualquier estilo arquitectónico...lo demás se lo llevará el viento. Creo que es importante saberlo, y así no sufrimos cuando rechazen elementos que pusimos con mimo...pero que no eran "axiales".

Mª Dolores dijo...

Marina lo ha dicho muy claro, Sunsi. El buen ejemplo, éste es el mejor cimiento. Lo que nosotros hacemos es imitado, milímetro a milímetro. A medida que avanza el tiempo tienes dudas, no sabes si tu construcción está bien aplomada... hasta que un día ¡zas! te das cuenta que no lo has hecho tan mal... porque tú tuviste también un buen cimiento y así nada puede fallar.
Fantástica entrada, sunsi. Un abrazo.

cambiaelmundo dijo...

Es que falta contemplar, disfrutar con el asombro de algo nuevo, distinto, que no es nuestro, que nos enriquece y enriquece el mundo.

Me ha venido a la cabeza lo de aquella madre de un piloto a su hijo: vuela despacio y bajito...

sunsi dijo...

Gracias... desde España.

sunsi dijo...

¿El tochanas? ¿No sería...? No lo digo por si me equivoco. Tiempos... Otros tiempos, Tomae. En cambio, creo que la alegoría sirve... pasa el test del paso de los años.

Tú... de la arcilla de los tochos de tus padres. Tus padres... Un recuerdo para los dos. ;)))

sunsi dijo...

Mariapi... Tendrías que ver cómo están en estos momentos los cuatro ciudadanos. Me va a dar algo... ¿Esa es mi arcilla? ¿La arcilla del jefe? Estoy por llamar a mi madre.

Es importante saberlo porque si no... te descolocas. No entiendes. Los hijos no son como un brazo largo ... prolongación del mío. A veces me gusta observarlos y ver cómo se las apañan para intentar abrirse camino a su manera. En algunas cosas me reconozco. En otras ...en absoluto. Y es entonces, cuando veo que sacan fuerzas de sus propias herramientas, cuando entiendo más que nunca que educar en valores y en libertad vale la pena.

Los observo...y a veces se me cae alguna lágrima. Son personas. ¡¡¡Son personas, Mater!!! Un bien absoluto.

Nudo. No lo ñpuedo remediar.
Un beso, Mariapi.

sunsi dijo...

Querida Mª Dolores. Se nota el transfondo de tu profesión. MAESTRA. El ejemplo... la coherencia... Me ha gustado tu frase esperanzadora: "hasta que un día ¡zas! te das cuenta que no lo has hecho tan mal..." Hacerlo bien...hacerlo mal... Hacerlo con el alma, las vísceras, derramando todo lo mejor que puedes dar...Todo. Es como si me fuera la vida en ello. Poco a poco, día a día "Que tú puedes..." Y ahora un bálsamo y ahora una palmada en la espalda y un beso...
Qué se yo... Creo que derriban ya todos. Pero vuelven, como en el anuncio de Almendro;-))))). Creo que saben que tienen aquí un refugio cálido.

Gracias, Mª Dolores. Besos.

sunsi dijo...

Alberto... ¿Cómo alguien que está aquí, en el mundo, para volar alto puedes decirle que lo haga a ras de suelo? Ellos no tienen vértigo. Y si alguna vez se caen ...aprenden. Como hemos aprendido nosotros y ya sabemos cómo podemos pegar un volantazo para no estrellarnos.

Contemplar... Me ha encantado cómo lo has explicado. Es un espectáculo, en vivo y en directo. Espléndido. Aunque a veces la función no la esperemos con ese final.

Un saludo y gracias por pasarte.

Dolores Ceballos dijo...

Mi querida pensadora
aquí tiene otro ingeniera
que lee, piensa y escribe
en éste, su mundo de bloguera.
jajajajaja
Destruímos muros para construir los propios, pero siempre sobre la misma base y con los mismos fundamentos.
Espero que mis hijos hagan de mis tochos caídos el mejor de los refugios. Espero que los tuyos también.
Bicos

lolo dijo...

Suerte la tuya si empiezas a ver, Sunsi.
No pretendo reconocer mis brazos en ellos... en serio. Tal vez por eso lanzo y pongo ladrillos sin parar. Ya sé que no todos son necesarios, ya lo sé. Ya sé que el ejemplo, lo que ven es lo que se les queda. Pero dos cosas; 1.-no creo en la congruencia total (esto ya lo he dicho otras veces) y 2.- a ciertas edades lo que ven en casa y lo que ven fuera empieza a equilibrarse en fuerza y ascendencia para ellos.

Es decir, que no voy a dejar de poner ladrillos, porque como te dije, aun cuando ellos derriben para construir (que es lo que deben hacer, ojalá lo hagan, ojalá sean ellos mismos y no una copia), utilizaran el material y los recursos que tengan más a mano.

Si queda alguno de mis buenos ladrillos, genial. Espero que no se les ocurra utilizar para su construcción otros tantos que intenté ofrecer y probablemente no sirvan de nada. Pero mi labor es poner y poner, sembrar y sembrar. Eso cansa pero creo que es lo que debo hacer. Y además es lo que me sale.

Bueno, Sunsi, perdona el rollo. Me he quedado a gusto.

Monty dijo...

.. desde que han sido pequeños, por lo que a buenos hábitos se refiere me gustan las murallas altas de piedra de río rebozadas en "no te caigas"..

..y para los niños que entran en razón, cada vez más pronto, enseñarles a elegir los ladrillos me parece más edificante que dárselos.

¡sólo lo estoy intentando, Sunsi!
Aquí estoy con los ingredientes y la hormigonera.

Buenos cimientos y el ejemplo es lo primordial.

Feliz semana

sarracena infiel dijo...

Toda una fábrica hay que tener preparada, con la cantera al lado , por si acaso.

Y saber decir NO, NO y NO, de vez en cuando, algún sí

Pero, en general, NO.

Y un poco de suerte.

Y paciencia.


Y buen humor.

Y más inteligencia, habilidad y astucia.

Y no engañarse jamás que eso de "mis hijo no...." es el autoengaño por definición.

Y no dejarse abatir por el desaliento.

Y hacerse pocas ilusiones.

Y se realista.

Y, al fin, cruzar los dedos .... y rezar.

Con Dios.

MO dijo...

Sarri... no podías decirlo más claro.
Suerte-ternura-paciencia y que sea lo que tenga que ser.
Solo somos el arco y ellos las flechas, q vuelen y sean felices... joé que ya es difícil.

un beso sunseta mia.

sunsi dijo...

Dolores. He entrado en tu blog...Cómo me he reído... Ya sé que no era un chiste...pero me ha devuelto muchos recuerdos.
Ingeniera. Seguro que tú dominas mejor la forma...posición ... de los tochos;-)))

No sé qué edad tienen tus hijos... Mis ciudadanos son adolescentes y creo que alguno empieza a salir del atasco. Ya ha habido derribos. Alguno con terremoto incluido. Y, visto con un poco de perspectiva, no ha sido ninguna ecatombe.

Con el deseo de unas buenas guaridas... un beso ingeniera-pensadora.

sunsi dijo...

Kit-kat. Me voy a cenar.
Veo comentarios muy suculentos más abajo. Cómo disfruto cuando os leo ...
Muchísimas gracias por entrar.
Bssssssssssss
Perdón. A Sarri un saludo...que no le gusta que la besen.

sunsi dijo...

Pues me alegro, lolo. Porque en esta materia no existen fórmulas.
La coherencia absoluta... por supuesto que no existe. ¿Existe algo absoluto, perfecto... en un ser limitado como es el hombre? Sí creo que existe querer ser coherente. O , como mínimo, querer querer. También existe el perdón cuando somos los padres los que fallamos. También el perdón lo aprenden cuando nosotros lo pedimos...

Sí veo la luz, lolo.Igual es pretencioso que lo diga. Pero es que es verdad. Una verdad esperanzadora que he querido transmitir. También te digo, como tú dices, que las espaldas duele porque hemos cargado muchos tochos y no sé si todos sirven. Y que cansa... Supongo que ellos sabrán distinguir cuando derriben del todo y vean que falta poco para acabar de construir.

Un beso y gracias por tus puntualizaciones.

sunsi dijo...

Monty. Perdona. Se me olvidaba la época de la primera infancia que tú defines como "no te caigas". La época en la que necesitas agarrarse a lo que es sí y lo que es no. Sin las negativas y las afirmaciones van a la deriva. Es fundamental para su seguridad.

Luego ... después del luego que es la infancia en su plenitud... llega el descoloque total. Reconozco que (valga la redundancia) muchas veces no los he reconocido, que no he entendido absolutamente nada. Y no puedes tener experiencia porque está en plena experimentación. Solo teoría... y, además, una teoría que se te rompe en mil pedazos.

Sí. Eligen. Pero tienen que tener un horizonte amplio, la cabeza mínimamente estructurada y la afectividad ... ¿como se podría definir?... ¿la afectividad canalizada para que no se les desborde? Algo así...creo.

Hacemos lo que podemos, ¿verdad?

Un beso, Montse

Lisset dijo...

Aprendí hace años, que el mejor método de aprendizaje es lo que se ve, lo que se oye. Si tú eres amable, ellos lo serán. Si eres responsable, lo serán. Si eres paciente, lo serán... y un largo, etcétera que incluye todo lo malo también. De las reprimendas que puedan salir por nuestra boca, queda poco en realidad, queda más de los consejos que llegan con una abrazo y una sonrisa. Queda más cuando al hacer lo que justo le dices que no haga, resulta que se da el tortazo necesario para entender que lo decías por experiencia y no como una prohibición. Es inevitable querer evitarles nuestros errores, es inevitable querer que se adapten a nuestra sociedad y que sean un miembro útil y apreciado de la misma, es inevitable querer que sean perfectos, pero es que es inevitable que ellos sean ellos, una nueva personita que delimitará sus propias fronteras y creará su propio mundo a pesar de nosotros y nuestras enseñanzas. Alguna quedará, claro que sí, pero ellos añadirán las suyas propias, las que su vida les vaya enseñando según tropiecen con normas, obstáculos y otras personas que han de complicarles la vida. Un abrazo.

sunsi dijo...

Bueno, sarracena... Yo creo que el NO ha de ir compensado con el SÍ. O, mejor dicho, el NO tiene sentido si hay un SÍ primero...si el objetivo es el SÍ.

Todo lo demás... completamente de acuerdo. Y no es nada sencillo.
Paciencia...Buffffffffff
Sentido del humor. Yo , a veces , me retiro al único lugar donde no me pillan, donde habita el sr. Roca. Respiro hondo y si hay follón o ...a veces..."revolución"... me tapo los oídos e intento mantener la calma. Mi talón de Aquiles. Que enseguida me subo a la parra. Solo entonces puedo aparecer con sosiego y algo de buen humor que vete a saber de dónde lo he sacado...

Y lo de "mis hijos no"...¡vamos! Mis hijos son como los demás, conviven con el resto del mundo, salen como todo hijo de vecino, están expuestos a tooodo porque el entorno no va a cambiar justo porque son mis hijos.

La historia les va más o menos parecido a la mayoría ...aunque algunos quieran taparlo. Aunque sí creo que existe un hecho diferencial. Padres que están en la higuera y los que pisan de pies en el suelo. Padres que creen que sus hijos nacieron inmunizados de serie y , por tanto, no hace falta estar pendientes ... y padres que han hecho un trabajo de campo y contemplan la posibilidad de que se peguen más de una toña.
Padres con los que se puede hablar ... porque están y padres que claudican como padres muy muy pronto.

Perdona, hedbana. No sé por qué me enrollo tanto si tú ya sabes cómo pienso.

Con Dios y gracias, sarri. Clara, clara como el agua.

sunsi dijo...

Perdón. Se me olvidaba algo muy importante que has comentado y que querría resaltar. El que cree en Dios y no reza por sus hijos ... pues no sé. Si yo, que soy limitada, imperfecta, intento dar lo mejor de mí misma ... ¿Qué no hará Dios por ellos ...?

sunsi dijo...

MO, bella... Cada uno a su manera...Pero es de suponer que todos queremos lo mejor para ellos. El "quid" radica en qué entendemos por lo mejor ¿Reservarlos entre algodones para que no sufran ni tropiecen nunca? ¿O proporcionarles las utensilios para que puedan valerse por sí mismos, ser asertivos, gente buena, hombres de bien?

La educación... Es un pozo sin fondo, MO. Pero, por lo menos, hay personas que se paran de cuando en cuando y se plantea o replantea en qué punto está. Y eso ya es un esperanza para las futuras generaciones.

Yo a tus fettuccinis los veo ¡de Ministros!

Un beso, querida Marteta.

sunsi dijo...

Lisset. Lo que comentas me ha recordado a una persona, americana ella, que dio una conferencia a la que asistí hace muchos años. La gente empezó a preguntar...¡¡¡unas tonterías!!!...que si el nene se tiene que terminar la papilla, que si ha de recoger los juguetes cada vez que acaba de jugar o al final del día... Después de escuchar con mucha paciencia, dijo. "Vosotros queréis fórmulas y no existen. Y si existiesen deberían estar prohibidas. La sopa... ¿eres capaz de estar ahí, con una sonrisa, hasta que la acabe? "
Pues eso. La idea se me quedó grabada. Quien dice una sonrisa dice tranquilidad. Porque una familia no es un cuartel. Y no se puede funcionar con normas inamovibles. Si no te empuja el amor... ya me explicarás... Y el amor se transmite con la presencia... amorosa. Vamos, diría que es la única vía...

Estoy completamente de acuerdo contigo, Lisset. De todo lo que decimos con hostilidad no queda nada. Bueno...sí. Resentimiento.

Gracias por venir, Lisset. Un beso.

lolo dijo...

Si tu esperanzas... yo esperanzo... Gracias, Sunsi.

MO dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=D1wuvD4IWKs

sunsi dijo...

Gracias, lolo.

sunsi dijo...

¡¡¡MO!!! Gracias por el anuncio. Lo había visto hace tiempo y no sé dónde lo guardé. Es ...sencillamente fantástico. Tal cual. El complemento perfecto de tu comentario.

Un besito, bella ragazza.

Lo guardo para una segunda parte...

ideasparaeducar dijo...

No todo depende del cariño, pero MUCHO sí. Éste es el que te hace cambiar muchos "nos" por otras formas. Es una cuestión de visión.

Sunsi, te copio a continuación unas palabras de una madre que alguien escribió en este blog al final de curso. Yo me las copié y las comenté en el mío en setiembre. No sé si vienen mucho al caso (solo he hecho un vuelo rápido) pero como he visto que algo de maestros va, ahí va:

“Tengo un niño en P3. Alguien, no yo, le ha enseñado a recitar poesía. Alguien, no yo, le ha enseñado a abrocharse los botones de la bata, y a desabrochárselos y a colgar la bata en su sitio. Alguien, no yo, le ha enseñado a recoger su plato cuando termina de comer y a dejarlo en el fregadero. Alguien, y no yo, le ha enseñado a dibujar el uno, el dos, y el tres, y hacerlo cogiendo bien el lápiz entre el índice y el pulgar. Alguien que no soy yo le ha enseñado a quedarse sentado en una silla cuando se está trabajando.

Yo no sé qué llegará a ser mi hijo pequeño. Pero sé que en su vida todas esas cosas que está aprendiendo ahora le servirán para toda su vida.

Se lo agradezco a su maestra, que además está haciéndolo con cariño.”

No todos tenemos la suerte de “dar clase” en p-3, pero sí todos los nacidos para esto sabemos que lo importante es sembrar, sembrar y sembrar… que algún día todo eso dará fruto, aunque no lo veamos. A veces serán "nos", a veces "sis", a veces "ánimo, tú puedes", y muchas otras, las más, "te escucho... y lloro contigo".

Saludos
Bonas

Blancael dijo...

Sunsi,yo creo que los ladrillos si que construyen, mucho mas de lo que pensamos.
Las bases creo que son bastantes parecidas, y creo que nos damos cuenta si comparamos con nuestros padres, también hemos creado de sus ladrillo y por tristes circunstancias me doy mas cuenta ahora, no te pasa que a veces te encuentras haciendo lo mismo que hacían ellos? Y a veces no nos gustaba demasiado?.
Lo mismo pasa con nuestros hijos,quizás ahora no se den cuenta y se se quejen de tanto no! Y no!, pero ellos harán lo mismo con sus hijos, sino lo mismo muy parecido, las bases son importantes, y crean su personalidad, ya lo veremos en nuestros nietos, si Dios quiere!
muchos besos. Blanca

sunsi dijo...

Gracias, Bonas. Recuerdo ese comentario. No se olvida fácilmente por esa forma contundente de explicarlo y por la reiteración..."alguien, no yo,..."...

El post va de levantar muros, que es otra forma de decir "sembrar".

Yo, Bonas, creo que no todo depende del cariño... hay otros tochos fundamentales en el cimiento. Pero sí pienso que lo que haces, también corregir, reprender, exigir..., sin cariño se desvirtúa. Por cariño entiendo CARIDAD...amor. No sé si estarás de acuerdo.

Gracias por pasarte y comentar... y recordar ese magnífico comentario.

sunsi dijo...

Blanca, guapa... No es que haga cosas que me recuerdan a mis padres....¡¡¡Es que me lo dicen ya mis ciudadanos!!! Y con guasa, encima...

Lo que explicas me recuerda a lo que suele denominar "aire de familia"... Y no solo por genética.

A estas alturas me cuesta mucho más decir NO. Y miro atrás, recuerdo el pasado, cuando eran pequeños. Qué sabia es la naturaleza. La juventud acompaña porque la dedicación es muy intensa...son los primeros tochos que forman los cimientos.(ahora también , pero de otra forma)

Saldremos, ¿verdad? Confianza y esperanza, Blanca.
Un beso fuerte, fuerte.