miércoles, 18 de marzo de 2009

Felicidades, papá.


Lo de siempre. El día del padre es todos los días. Con el mismo argumento se puede pasar por alto el día de la madre, el día de los enamorados, el día de la mujer trabajadora, el día del estudiante… y el del maestro, el día de los abuelos ¡dos veces padres!... Pero no es menos cierto que los seres humanos nos servimos de este estilo de eventos, resaltados con colores en el calendario, para mantener vivo el recuerdo… por lo menos una vez al año.

“¡Felicidades, papá!”. A los papás jóvenes hoy os toca abrir un paquete, tal vez envuelto en papel de seda, con un corazón donde el pequeño de la casa ha escrito lo mejor que ha sabido “Te quiero mucho, papá”. Te ha costado disimular la emoción y tragas saliva. Quizá hayas dicho “me voy al baño” para llorar a gusto sin que nadie te vea. Y el pequeño aporrea la puerta porque le falta el beso. Desaparecido en combate. Dicen que los hombres también lloran, pero menos. A las mamás, en cambio, no nos importa ser el escaparate de nuestras emociones y que se nos escape una lágrima en público.

Es posible que hoy recuerdes aquellas horas que el periodista Joan Barril describe como “esa sensación de mueble incómodo que alguien ha puesto en la sala de partos (…) resignado a que los momentos capitales de nuestra condición de padres tengan que ser vividos en la más absoluta de las soledades”. Cuando nació el “moco” de la casa ya nada fue como antes. Descubriste que, a partir de ahora, la noche tiene fases; que tu mujer ya no es tan tuya y debes compartirla con un biberón cada tres o cuatro horas, con pañales húmedos que hay que cambiar, con llantos imprecisos que estallan sin previo aviso y que sólo tu mujer sabe descifrar- “le duele la barriga o tiene hambre o no concilia el sueño”-; que se acabaron las cenas románticas e interminables porque el bebé tose y el aparato este que se han inventado delata todo lo que sucede en su dormitorio pintado de azul o rosa o amarillo o verde… ¡se acabaron los estereotipos!; que ya no hay sábado de cine sin programar, ni escapadas aunque sean de dos días. Quizá llegaste a pensar que tres son multitud y no entendías el arrebato de tu mujer que, a pesar de sus ojeras violetas que le llegaban hasta los pies, miraba embobada al bebé.

La cuestión es que el instinto materno arraiga enseguida. Porque lleva una ventaja de nueve meses; los que ha llevado al hijo en su vientre. El instinto paterno ha de superar esa ausencia física y sensorial. Se desarrolla más despacio. Dicen los psicólogos que no alcanza su plenitud hasta que el niño cumple 4 o 5 años. No deja de ser un alivio saberlo, pero alguno puede pensar que podrían habérselo explicado con antelación. Se hubiera sentido menos marciano en su propia casa.

El pequeño “intruso” ya camina, ya se cargó varios ceniceros de cristal y aquella figurilla de porcelana que comprasteis en el viaje de novios, ya come solo y ya va a la escuela. Hoy es la primera vez que has leído algo escrito por él, de su puño y letra; un garabato en el que se intuye el mensaje que cambia radicalmente la vida de los seres humanos: “Te quiero mucho…”.

"Y yo también te quiero; te he querido primero. Antes de que nacieras. Contigo y por ti he descubierto que “la mejor escuela de la ciudad no compensa los mejores momentos de silencio de dos personas que crecen en escalas diferentes”; que “los niños no quieren ser hijos de un director general, sino de un padre que les enseñe el funcionamiento de los hormigueros, el nombre de las estrellas, el control de los músculos, la exactitud de las palabras, la riqueza de la duda, las normas de la tolerancia, las primeras canciones, los límites del poder y el poder de la alegría” (Joan Barril)

A todos los padres:¡Felicidades! Por intentar ser mejores padres, por haber aprendido a cambiar pañales, dar biberones, por llegar a casa temprano para hacer los deberes juntos o darme un beso de buenas noches, por cerrar el periódico o apagar la tele cuando intuyes que necesito hablar, por los madrugones de los sábados para acompañarme a los partidos, por jugar conmigo a la Play en lugar de tumbarte en el sofá, por explicarme por qué no cuando me dices que no … ¡por querer a mamá!... por todo lo que queda aún por llegar pero sé que cuento contigo.

Aprovecho para felicitar a mi padre, que ya es abuelo ¡padre de padres!. Felicidades, papá. Nada sería lo mismo si tú no fueras como eres, si mi padre no hubieras sido tú.



10 comentarios:

Driver dijo...

¡Que texto tan fresco!
Parece escrito en verano, a la sombra de una higuera, temprano, bebiendo un te helado y hojeando un álbum de fotos.
A veces las palabras transmiten temperaturas.
Escrito y publicado cerca de un mar azul.
Donde los arrullos huelen a sal.
Algas y erizos.
Arena o salitre.
...
Donde las diosas paren duendes con caras mediterráneas.
Entre la playa y el cielo.

ana dijo...

NADA HUBIERA SIDO LO MISMO SI MI PADRE NO HUBIERAS SIDO TÚ.

ESTO LE DIRÉ MAÑANA AL MÍO, CON ELLO, LE REGALARÉ UNA VERDAD.

Saludos.
Y a todos los padres... ¡¡felicidaddes!!

Gracias Sunsi por la frase, por todo el post.

Sunsi dijo...

Ojalá, Driver, ojalá lo hubiera escrito como relatas. Cambia el té helado por café caliente y añade un cigarrillo. Frente al ordenador. Pero desde donde escribo -vivo muy cerca del mar- se intuye el salitre, el sol entra a raudales y las coníferas ...

Entre la playa y el cielo, recordando cuando fuimos padres por primera vez y pensando en los padres jóvenes cuando reciben un regalo de papel. Y lo guardan. Y el año próximo también.

Al cabo de los años papá tine una caja llena de regalos hechos por ellos mismos. Es destapar esa caja y aflorar todos los recuerdos.

Feliz día del padre, padre...

Sunsi dijo...

Ana. Tu padre.. mi padre... Tenemos la suerte de que aún están vivos y podemos felicitarles.

El mío, un toro de lidia, un jubilado que aún da guerra. Genio y figura. Recuerdo que en momentos puntuales me decía: "Va, que esto te irá muy bien..." Y me cargaba de trabajo, de clases en la Academia (la suya)y un porrón de clases particulares. Veranos intensos, con ... no te digo las horas de clase porque te daría vértigo.
El trabajo dignifica al hombre... así de digna he salido yo;) Gracias a él creo que me hice más fuerte, menos autocomplaciente. No daba tiempo. En ese momento quizá no lo veía. Cuánto se lo agradezco ahora.

Nada sería lo mismo si él no hubiera sido mi padre. Mejorando lo presente... mi querida madre, que siempre ha estado apoyando.

Un beso.

Máster en Nubes dijo...

Felicidades a los papás, y a PEPAAAAAA felicidades a nuestra peculiar y encantadora pero nunca cursi y siempre suave PEPAAAAAA

Sunsi dijo...

Máster... gracias por recordarlo. Este acontecimiento da para una entrada dedicada a nuestra excavadora Pepa Balboa... nunca jamás pastoril, 0 "cursi", siempre a la defensiva ante cualquir cosa que huela a melifluo y algodonoso.

Pero...¿Qué haría yo sin ella, mi perfecto contrapunto, la alegría sarcástica de la huerta?

Besos, Aurora

Anónimo dijo...

Pepa... recibe también mi felicitación.

Tengo una hermana que también celebra hoy su santo... y también es de carácter.

El nombre... que lo imprime.

QUE TENGAS UN BUEN DÍA.
;))

ana dijo...

AINSSS... era yo... ana.

lumroc dijo...

Me ha encantado.

Me ha parecido, además de fresco (de juventud), cálido (de cercanía).

---

Añado también yo una felicitación para Pepa.

Sunsi dijo...

Gracias, Lumroc. Padre joven de hijos muy jóvenes. Seguro que te han regalado cosas hechas por ellos. Y las guardarás con cariño.

Un saludo.