martes, 24 de marzo de 2009

Una escuela en el Congo























Ayer por la mañana estuvo Mireia en casa. Es la alegría de la huerta, sin proponérselo. Subía las escaleras despacio y me contaba la cantidad de vacunas que lleva puestas: la fiebre amarilla, el cólera... Venía con el pinchazo reciente de la vacuna de la rabia. "Yo ya les he dicho que no voy a tratar con animales"..."Ni caso".


Se trajo el pen y me enseñó la "realidad" del Congo. "Fíjte... este carro donde se monta la gente es, en teoría, como el autobús". "Esto es una escuela y éstas son las letrinas para los críos... y éstas para los profesores... y esto es una fosa séptica al aire libre... abierta" Calcula si tropiezas y te caes dentro. "Esto es un hospital. Me han dicho que me lleve sábanas limpias por si tengo que pasar por un tance similar".

Pues eso. Que Mireia se va al Congo para montar -no construir- una escuela. Han dado en el clavo porque ha sido directiva de tres colegios , dos de ellos con el cargo y la carga de Directora.
Decían de Fraga Iribarne que España le cabía en la cabeza... A Mireia un colegio, dos y los que le echen. Es una pedagoga nata, una especie en extinción. Su especialidad son los alumnos difíciles, rebeldes... Creo que a estas alturas podría decir cuál es su secreto: son inocentes hasta que no se demuestre lo contrario. No son objeto de adiestramiento; a los críos se les educa. Y cuenta con un factor que, si se pasa por alto, puede dar buenos resultados a corto plazo pero la vida un día u otro te tumba: la libertad.

11 comentarios:

Luisa dijo...

Mi hijo se va a TOGO este verano con un nativo que ahora vive en España y es profesor.Este profe tiene una ONG para ayudar a los suyos y mi hijo se ha alistado a filas.
Tengo que reconocer que todavía no he buscado Togo en el mapa pero no me ha hecho falta para dar el visto bueno.
Un chaval que cumplirá los 20 años quiere ayudar.Empezar por Togo me parece muy bien.
Besos a Mireia.

mireia dijo...

Mi abuela, una mujer lista, trabajadora y austera decía: "Dios nos libre de la hora de las alabanzas, porque una de dos: o te has muerto, o te vas para nunca más volver"
Sunsita: espero que ni una cosa ni otra.De momento, a la espera del visado, estoy seleccionando todo lo que me puedo llevar con la absurda pretensión de que no tenga que apoquinar exceso de equipaje. Creo que para esos paises, el tope es 40K.

Por lo demás, no me estoy dando mucha cuenta del asunto. No sé si es inconsciencia o indiferencia.Caí un poco en la cuenta cuando el médico de sanidad me dijo al explicarme lo de las vacunas ¿Sabe lo que hace a sus años y con su limitación?

Pues me veo con ánimo, mira. Y la limitación diabética tampoco es que sea algo del otro mundo.

En fin. Que a pesar de lo que digo, en el fondo estoy como una moto

Os iré contando...

Sunsi dijo...

Me alegra tanto, Luisa, que existan chvales así. Y que uno de ellos sea hijo tuyo, más todavía. Si quieres te busco Togo y te lo envío. Que vas de ala.

Un beso y dale las gracias a tu hijo de parte de la parte del Planeta que tanto lo necesita.

Sunsi dijo...

Mireia. Ya le gustaría a algunos jovenzuelos estar tan viva como tú. Y como no vulevas... te vamos a buscar. Ni se te ocurra quedarte en el Congo.

Tú lo interpretas como alabanza. No es eso. Hay pedagogos natos, que tienen un olfato especial, muy característico, y les viene "de cuna". Uno de ellos es mi padre (así no te sientes tan señalada), también mi hermano... y tú... y más MAESTROS que tampoco es necesario nombrar.

A mí me alegra especialmente que a alguien, un iluminado, se le ocurra pensar que los pedagogos ( como los viejos rockeros) "nunca mueren". En este caso, no caducan. Y que a veces, a pesar de algunos achaques, tienen que tomar las riendas para ser pedagogos de futuros pedgogos. La experiencia es un grado... o dos... Eso es lo que quería decir: la verdad. Y mira que en mi caso... te voy a echar de menos lo que no te imaginas... Pero harás una labor magnífica.

Cuídate mucho, que Kinshasa está lejísimos y las fotos echan pa trás.

Abraçades.

Driver dijo...

Mireia, si una vez allí te hacen falta cuentos, ya sabes...
Sólo tienes que decírmelo.
Aunque creo que la tradición oral de los africanos en el tema de cuentos es proporcional a la superficie de la sabana, al número de antílopes, al de granos de arena del desierto, a la longitud del Nilo...
Al empuje que le echas al tema.
Me quito la gorra de Michelín.
Azul.

pepa dijo...

Ni indiferencia ni inconsciencia, antes bien la disciplina de la aceptación, adquirida con la práctica.

Y de que estás como una moto (y no una cualquiera, sino la reina: una Harley) lo sabemos todos los que te conocemos.

Reitero que la sociedad BOMOBOS MUTUO espera con ansia las noticias de su presidenta y consejera delegada: la gran hedbanna de mirada recoleta y melena al viento.

En cuanto vuelvas con el ritmillo congoleño, nos marcaremos una "celiacruz" con mucho assssssssuuuuucar

maria jesus dijo...

Hay muchos heroes anonimos. Yo tengo una amiga que dirige una ONG,
http://fisctercermundo.org/, que es de esas de fiar, de las que cada centimo que recibe va para el tercer mundo en forma de escuela, pozo o lo que sea y ella va a vigilar que todo se haga bien (dile a tu amiga que se vacune de todo y tenga allí muchisimo cuidado con la higiene y la comida; la mía ha cogido de todo), Bueno pues la han nombrado jefe de tribu y le han puesto nombre, en Mpiana. Uno de los primeros post que escribi fue sobre esto.

Ya nos contaras o lo hara ella misma. Colaboraremos rezando para que todo vaya bien. Un abrazo

katt dijo...

¿Que Mireia se va al Congo?

Me he quedado de piedra...: qué egoísta soy.

Un beso a todos :D

Sunsi dijo...

Se va pronto... creo que la primera semana de abril. Igual llegas a tiempo para despedirte.

Un beso, katt

Luisa dijo...

Ja,ja.Al día siguiente de mi declaración pública, despejé mis dudas y superé mi ignorancia.¿Pensabas mandarme todo Togo o solo el mapa?

Sunsi dijo...

Todo, por supuesto, Luisa. Una carpeta entera. Y de paso, si quieres, lo apadrino... me refiero a tu criatura.

Estás cañera. No hay para menos.

Un beso al Sur