sábado, 10 de abril de 2010

El final de una etapa. "Promoción Barcelona 92"


En tiempos del Imperio Romano, en una carta de Claudio al cónsul de Tarraco, se puede leer el siguiente testimonio:

“Uns homes enlairats com els ocells formen en un aclucar i obrir d’ulls un edifici amb llurs cossos, tot enfilant-se l’un damunt de l’altre”

Son "els castells", los castillos humanos de nuestra tierra que tanto se asemejan al edificio de los capítulos de nuestra vida. Ayer empezasteis a cerrar uno: vuestro paso por el colegio. Estáis llegando al final. La tensión es máxima. Son momentos decisivos. Queda el último tirón. El “castell” tiembla; los brazos de este edificio humano sujetan fuerte y se apoyan en el compañerismo y la amistad de muchos años. Queda el eslabón definitivo. Es el esfuerzo necesario para que culmine este castillo humano. “L’ enxaneta” está subiendo. Apenas falta un tramo para coronarlo y alzar la mano que hará “l’ aleta”.

Ahora, cuando finaliza una de las etapas más importantes de la historia de cada una de vosotras, es de justicia recordar cómo se ha ido diseñando. Es de justicia mirar hacia abajo.

“La pinya”… Los que ayer os acompañamos en esta cloenda, los que hemos rodeado siempre el “castell” y no nos hemos movido. Los que hemos estado en todos los momentos, aunque algunos momentos hayan sido menos buenos. Nosotros somos vuestra “pinya”, una "pinya" siempre alerta. Tanto en el éxito de la subida como en épocas que habéis podido caer y hacer “llenya”. Nunca ningún castillo humano sube sin ella. La pinya apretada en la que no quedan huecos…que no ha dejado de mirar cómo ibais alcanzando metas, la pinya que os ha arropado y animado. La que alguna vez seguro que hubiera subido por vosotras, pero sabíamos que teníais que ser vosotras las que debíais aprender a subir: “¡Arriba! ¡Arriba otra vez!”.

Seguimos mirando hacia abajo. Esta “pinya” envuelve la “soca”. La “soca” del colegio apenas se deja ver. Y esa es su belleza, su importancia. Pasa desapercibida, pero su trabajo diario, bien hecho, hace posible que encontréis limpias las aulas, la comida a punto, las puertas abiertas... Han sido y serán merecedores de nuestro  cariño, respeto y agradecimiento. El Sr. Pau, que ya se jubiló, y el Sr. Mariano; el personal de la cocina, de la limpieza...  y  Dolors Pagés; las personas que empiezan su tarea cuando vosotras abandonáis las clases;  Secretaría… que es mucho más que la voz que está al otro lado del teléfono. Detrás de los papeles, las cartas, las fotocopias, los calendarios y un listado larguísimo, con un trabajo realizado muchas veces a contra reloj. Son la “soca” que aguanta  parte del cimiento…

Y seguimos mirando hacia abajo. Asoma ya el tronco. Las “rengleres” visibles.

“Els baixos”. Recuerdos antiguos de una época que, aunque no estabais todas las que habéis llegado hasta aquí… para muchas es el recuerdo de lo primero que aprendisteis. (Querida María... siempre discreta... Probablemente tus compañeras no saben que ayer fuiste la becada con más años en esta escuela... Apenas tenías un año y medio). Los primeros palotes, los primeros gomets, los primeros números, las primeras letras. El preescolar del colegio con nombres de animales. Cada curso con vuestras “caps de colla”.  Entonces todavía no llevabais uniforme. Estrenasteis el edificio nuevo en P-4. Son recuerdos de batas con piedras en los bolsillos, lamparones que no se iban ni con agua hirviendo. Son recuerdos de vuestros primeros pasos en Aura. Y el recuerdo de los recuerdos: esa canción que cantasteis y ayer volvisteis a hacerlo cuando dejasteis de ser las pequeñas del cole : “Recuérdame que te entregue una rosa…” . A todas las profesoras de vuestro preescolar... recordadles  que siempre las recordaréis con el mismo cariño de antaño.

Un poco más arriba “els segons”… Vuestra primaria .

“Els terços” de vuestro "castell" casi los podéis tocar con la mano. Están cerca. Es el principio del “Pom de dalt”. La ESO. Cuatro cursos que empezasteis un poco niñas, medio pavas y terminasteis adolescentes rematadas. Un tramo en el que tembló la pinya, la soca y els caps de colla… Un estadio que a veces parecía que el castell no se sabía si, finalmente, podría ser un castell "acabat  i carregat”.



Y els Quarts, decisivos… El Bachillerato. Las dudas sobre vuestras aptitudes... vuestro futuro profesional. Os ha tocado. Estrenáis  el Plan Bolonia y una selectividad distinta. Al pie del cañón: la pinya, las tutoras, la jefe de estudios (gracias, Antònia)... todo el profesorado (un guiño a Mari Carmen ... a Esther... a María... ¡¡¡ a Mireia!!!) . Todos al unísono, como un solo "cap de colla"... "Amunt!!... Amunt!!"    

Hoy ya a por els dosos, l’acotxador i l’enxaneta... Hoy, después de la intensidad de la fiesta, a retomar el final. El do de pecho para coronar el castell si conseguís "fer l’ aleta". Castell carregat i descarregat.



En el colegio vosotras y nosotros hemos aprendido qué es "fer pinya", qué significa participar en el Castell de la vida; que  la soca es sinónimo de fundamento; el porqué  del trabajo bien hecho y terminado , un trabajo responsable que nos acerca a las necesidades de nuestro entorno y tiene el valor de trascender a nosotros mismos, el valor de servicio a la sociedad. Hemos  aprendido... todos... que cada persona tiene un valor absoluto … ocupe el lugar que ocupe... en la pinya,  en la soca o coronando el castell. Hemos aprendido que cuando l’enxaneta fa l’aleta es el gozo del sacrificio que muchas veces pasa inadvertido.

Si me lo permitís... unas palabras para mi hija María. Un beso, princesa. Nada ha sido en vano. Dejas la escuela habiendo sacado de ella el fruto más sustancial... su esencia... lo que no se derriba con facilidad.  Con emoción que intento contener... podría decirte muchas cosas. Aquí basta con que siga diciéndote que la pinya nunca se separa del castell... mientras los tramos van completándose... Que el castell de la vida no  culmina hasta que llega nuestro traspaso definitivo  que nos regala la Vida para siempre, siempre.

¡Enhorabuena, Barcelona 92! Ayer... la baba por los suelos. Las voces del coro ( gracias Tona... Joana...). La flauta "travessera" de  Mire y el oboè de Georgina. La Santa Misa y la homilía del sacerdote... La beca por tantos años de "piña" a Encarna y Alfredo... El triunfo de Meritxell con su Treball de Recerca...Vuestros discursos (Georgina y Aina)  detalles (Paola... Inés... Patricia...Sara...) y tiempo invertido (Clara...  Jur ... Conchita... Anna C. ) para que la velada resultara redonda ... Porque fue redonda, Lidia...  Y ese abrazo potente, sincero... Lucía. Y tú, Meneses ...porque ... porque sí (ya sabes). Perdonad que no os nombre a todas. Pero es que las demás sois "la soca"... el cimiento.
Os quiero... A todas. Gracias...



30 comentarios:

mireia dijo...

Sunsita: Vaya entrada.
El 92 fue el curso que dejé este colegio durante dos lustros y un año.
En ese tiempo nacieron María y Blanca. Y creció tu familia, siempre unida a la educación ya sea por tradición familiar, ya sea por responsabilidad.

Pasados los dos lustros y un año, me encontré a unos Cachos con la esencia de siempre, y la "novedad" que dan los años en forma de experiencia.Y de canas.

Creo que os ha salido bien el negocio familiar.Me da la sensación que esos cuatro son personas libres, con criterio y con conciencia de lo que deben ser.¿No es eso un negocio redondo?

Sólo una pega: en la foto de María no sale montada en los stilettos.Pega seria, oyes

Mariapi dijo...

Sunsi: Un excepcional texto y una hija bellísima, en el sentido más total del término Belleza. Os felicito. Un beso y un abrazo lleno de cariño.

tomae dijo...

Maria, ¡Felicidades!,
Me ha encantado el relato de tu etapa escolar, y el símil casteller toda una comparación que bien parece a todo tu esfuerzo y amor de tu época escolar ( Cor i Seny )

A tu mami, le repito las felicidades, y con su permiso me acojo al mon casteller, ya que en mi caso me encuentro en la pinya como quien dice, o como mucho en els "baixos" fent de "crossa" a mis dos benjaminas -p4 i 1de primaria-

Felicidades Sunsi, un post muy entrañable i molt tarraconí...de quina colla sou?

Faltan 18 días.

Driver dijo...

LAS TORRES GEMELAS.

Érase una vez una ciudad repleta de rascacielos.
Esbeltos y elegantes, desafiaban la gravedad, rompiendo la línea del horizonte.
...
Mi nombre poco importa, tal sólo os diré que soy bajito.
Siempre me tocó mirar a los otros hacia arriba.
Así que me hice piloto.
Ahora soy yo el que mira a los demás desde el cielo.
...
Soy el chico de la Cesna 380.
El chico que todos los veranos arrastra por las nubes el cartel de Port Aventura.
Si vas a la playa, seguro que me has visto.
Vuelo a unos cincuenta metros, y mi cartelón cimbreante hace que alces tu mirada.
Es un trabajo como otro cualquiera.
Gano lo justo, pero tengo suerte.
Por la noche, si me pago yo el combustible me dejan usar la Cesna.
...
Torre de Reus. Aquí Cesna 380. Permiso para despegar.

Aquí torre de Reus. Viento vector 652, fuerza diez nudos. Autorización afirmativa. Repito.
A-FIR-MA-TI-VA.

Y vuelo.
...
Durante el último año he visto desde el aire como construían las torres gemelas.
Dos rascacielos esbeltos, en la gran manzana.
Su cimentación fue profunda, los arquitectos sólo tuvieron que poner sus genes de hormigón armado.
Sobre terreno firme.
...
Más tarde vi como se elevaba la esbelta estructura metálica.
Pilares y vigas de perfiles laminados en caliente.
Ligeros y con cierta flexibilidad, pues a una estructura tan alta, le conviene cierto grado de libertad.
Me explico.
El viento las va a azotar.
Y como las palmeras, les conviene cierta capacidad de cimbreo ante la adversidad.
Si te mueves un poco, si te dejas mecer un rato por el huracán, tu flexibilidad te ahorrará un disgusto.
Las palmeras son flexibles y no se caen.
Las farolas rígidas son tumbadas por el viento.
...
Los arquitectos de las dos torres conocían perfectamente estos mecanismos, así que dotaron a las dos bellas jovenzulas de la necesaria rigidez, la capacidad de pensar y la salvaguarda de tener capacidad elástica.

Un juego de equilibrios.

Una vez la estructura fue terminada, vino la parte más elegante.
La fachada.

Una subestructura de perfiles de aluminio soportaba un muro cortina.
Siendo éste una sofisticada obra de ingeniería del vidrio.

Para conseguir los objetivos de calidad, elegancia y ahorro, las dos torres gemelas fueron revestidas por fuera de un imaginativo juego de cristales de última generación.

Tenían que dejar pasar un cierto grado de luz, servir de cobijo calorífico en los duros meses de invierno.
Y con la llegada del verano, el objetivo era lucir tipito. Ser bellas, exigencia natural de la juventud.

Aquellas torres gemelas eran imponentes. Sabían ahorrar para no gastar más kilovatios de los necesarios. Tenían la capacidad de ser flexibles ante los fuertes vientos. No tenían complejo de ser las más altas de su clase. Con diferencia.

Y cuando llagaba el verano, lucían elegantes sus juveniles fachadas de cristal termoaislante.
...
Me gustaba sobrevolarlas.
Una o dos veces por semana.
Cuando llegaba a su posición, bajaba alerones y descendía para cruzarme con ellas de soslayo.
Me parecía mal abusar de la autoridad de mi motor.
Cuestión de respeto el voalr siempre un poco más bajo que ellas.

Habías sido bien construidas por la pareja de arquitectos que las trajeron a este mundo.
Ahora su misión era cumplir una función en la línea del cielo de la gran manzana.

La función de unas torres jóvenes y valerosas.
...
La última vez que volé al lado de las torres gemelas, el sol se estaba poniendo.

El resplandor de la estrella, sacaba el mejor de los reflejos en su fachada cristalina.

Y allí, a 250 m de altitud sobre el nivel medio del Mediterráneo en Alicante, lo ví con claridad.

El reflejo dorado del sol, me devolvió una imagen nítida.

Aquellas torres gemelas tenían en los últimos pisos, dos enormes y juveniles ojos.

Como el mar.

Azules.

Atentamente Driver para Blanca y María.

Ana del guisante dijo...

En el 92 yo acabé mi primer curso en la universidad. Tan solo un año antes, a final de mayo, vestí mi orla, que no era amarilla, sino blanca. Y recuerdo aquella sensación de meta conseguida, mezclada con el miedo a lo desconocido que me esperaba. Y recuerdo, también, la emoción de mi madre por el camino recorrido, por haber hecho "pinya". Gracias por compartir este momento tan grande. Besos al equipo luchador.

ana dijo...

Yo también quiero estar ahí, con mi pensamiento, a través de mi ordenador. Enhorabuena María!!!

Y anda, anda que no estará tontina la madre ni ná... que no es para menos.

:))

Una gran emoción se siente aquí, por la madre y la hija. Besos.

Bego dijo...

Muchas felicidades Maria!!
Menuda entrada bonita Sunsi...un beso.
Bego

lolo dijo...

Yo no entiendo nada de castells, pero me imagino la escena.
Ahí está María. Guapa por dentro y por fuera.
Uf, qué emoción Sunsi.
Y llega, mira como llega.
Cuánta gente ha tenido que ver y lo ha hecho posible. Pero ella, ahora, es la que empieza, la que acaba. La que está en la salida y en la meta.
Otra etapa. Enhorabuena.
Ya podéis estar contentos.


PS; lo de mi cuenta no tiene fácil solución. Tampoco puedo atender aquello, lo otro que empecé...ya veremos qué hago.

ana dijo...

Lolo!!!!

Ditainformática!!!

Que lo tienes "to abandonau"!!!!!

ainsssss...

Sunsi dijo...

Mireia... El 92. Recuerdo esa despedida... o despedidas. Que hubo más de una. Te hubiéramos atado a la pata de una silla para que no te marcharas. Menuda revolución se armó.Para mí,tu época son recuerdos del paso por el cole -mi cole- como profe de lengua. Muy buenos recuerdos. También de Cacho.

No sé lo del negocio familiar que comentas. A veces se ve mejor desde fuera. Ya firmaría ahora mismo.

El viernes alguien me preguntó "¿Te has emocionado?" ... ¿Sabes qué me emocionó? La homilía del sacerdorte. "Del colegio os habéis podido llevar..." No era una afirmación. Era la posibilidad que han tenido de aprovecharlo, ellas y nosotros. Cerraba los ojos y me venía a la memoria exactamente lo que me pude llevar yo. Como si no hubieran pasado los años. La idea de persona,el fundamento de ese humanismo cristiano... como al principio. Me reconcilié después de algunos años de sinsabores con mi escuela. Pensé que sólo que exista un ser humano que siga creyendo en todo esto, merce la pena.

Miré de soslayo a María. Y me dije: se lo lleva. Sí. Se lo lleva. A partir de ese momento disfruté de la fiesta.

Te tengo que explicar muchas cosas...Si no, el comentario se alargaría demasiado.

Gracias, Mireita, por tu apoyo desde el día que regresaste. No tengo palabras.

A ver cómo subsano el tema de los "stilettos".

Abraçades.

Sunsi dijo...

Mariapi...Mater veterana en estos eventos. Gracias. Me ha encantado conocerte, aunque sea sólo por teléfono. Es una sensación como si hubiera compartido contigo muchas batallas.

Un beso fuerte y solidario

Sunsi dijo...

Tomae... tarragoní. Observo que entiendes de castells. Te queda mucho tiempo de pinya. No te subes, no te "enlairas"... pero sería un problema gordo si no estuvieras ahí. A veces el castell fa llenya y no pasa nada si la pinya es fuerte y apretada.

No soy de ninguna colla. He heredado el conocimiento de los castillos humanos de mi padre, un tarragoní-tarragoní, profe, pedagogo... Ejerce aunque está ya jubilado. Dar clases a los nietos le da vida.

Muchas gracias por tu comentario.

¿Faltan 18 días? ¿Será tu cumple?

Sunsi dijo...

Driver. Camarada... Mis torres gemelas te recuerdan con mucho cariño. "¿Volverán?" Por supuesto que volverán. Aquella tarde de verano fue el principio de una buena , larga y bien cimentada amistad.

Preciosa la alegoría que has escrito. Aunque siempre te pasas con los elogios... Tienes un corazón muy generoso.

Gracias camarada. Volveremos a volar. Espero que sea pronto.

Sunsi dijo...

Pesolet...!!! Qué joven eres...
Tú también,ahí, fent pinya con el Señor del Castillo... Y el recuerdo de tu madre emocionada. Luego ya se sabe que quedan muchas etapas más y que ninguna es definitiva. Pero el día de la orla, de la beca... es un paso de gigante.

Gracias por explicar tus recuerdos aquí. Te mando un beso fuerte...

A ver si me pongo al día de las cuitas de tu casa... Peerdona. He ido pillada de tiempo.

Sunsi dijo...

Pero si estuviste, hedbana diminuta.
Todo lo que llevo en el corazón lo traslado ahí donde voy...

Ella llevaba "zapatos (no de gamuza) azul". Esos también te hubieran gustado. Otro cantar es si te los pondrías...De vértigo, hija.
Los "stilettos" que dice Mireia y yo no sabía que existía este palabro tan raro.

Gracias Anita. Un beso...dos y tres y cuatro................

Sunsi dijo...

Lolo. Menuda faena lo de la cuenta. ¿No se puede hacer otra?

La beca, de momento, es simbólica. Queda el último tramo: los exámenes finales y la selectividad. La pinya sigue ahí diciendo "Amunt... més amunt!!!"

Van a ser dos meses muy intensos. Tendrá que echar el resto. De momento... el castell tiembla porque la tensión es máxima. Falta l'enxaneta y l'aleta. "Amunt...!!!

Un beso, hedbana. Ahora todos los esfuerzos son pocos para "coronar" el castell.

Bssssssssssssssssssssssssss

Sunsi dijo...

Querida Bego. Panzada de llorar por la mañana. Por la noche ya podía sonreír. Por ella valía la pena la sonrisa, los aplausos... incluso las carcajadas por los discursos divertidos que montaron.

Se lo digo de tu parte. Y ahora... que no pierda comba y sea capaz de mantener un ritmo constante de estudio.

Esta semana está un poco más despejada. Me encantaría un cafelito...

Un beso, princesa. Mil gracias.

Marta dijo...

que bonito cerrar etapas y estrenar nuevas... vamos sintiendo el paso de la vida y la recompensa del tiempo invertido!!! felicidades a las dos, petons

Monty dijo...

....Miré de soslayo a María. Y me dije: se lo lleva. Sí. Se lo lleva. A partir de ese momento disfruté de la fiesta.

Su maleta, la que tú le has preparado está llena. Sólo tú sabes que le has ido poniendo y lo que te habrá costado. Ella esté donde esté la abrirá e irá usando la vestimenta según requiera la ocasión. En este primer viaje al apasionado mundo de vivir tu estás tranquila, intuyes que DISFRUTARÁS de ésta y de muchas otras fiestas más.

.. Yo también quiero, con o sin stilettos!

Bego dijo...

Sunsi guapa! ten por seguro que Maria no perdera comba con la "pinya" que tiene!! menuda suerte!!
Porfa si un cafelito esta semana vale? te llamo a ver cuando te va mejor.
Besitos
Bego

mireia dijo...

Carlos, majo:
Me acabo de enterar que cumples años.FELICIDADES y un abrazote

Sunsi dijo...

Marteta... Y ya van tres. Sólo queda una en edad escolar. Es un "tutum revolutum" de recuerdos, épocas mejores y épocas menos buenas. Sólo es un tramo de la vida... pero te hace parar y pensar...

A partir de ahora la brisa no sopla como la que llega hasta casa...soplará fuerte como cuando tú embarcas.

En fin, Marta... Muchas gracias.
Un beso fuerte.

Sunsi dijo...

Qué bonita metáfora, Monty. Ahí está el quid... Lo que hay en la maleta y lo que irá sacando. Ir estrenando con libertad responable el atuendo para cada ocasión...

Ojalá, Monty.

Muchas gracias, guapa

Sunsi dijo...

El cumpleañero acaba de llegar... Lo felicito de tu parte. Gracias, Mireia.

ana dijo...

Llego tarde como siempre... pero...

... mis INFINITAS felicitaciones al cumpleañero de ayerrrrrrrrrrr!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Enhorabuena a María y a su SUPER MAMÁ.

Un besiño primaveral!!

Marta

cambiaelmundo dijo...

Enhorabuena a María..., y a toda la colla castellera.

Sunsi dijo...

Marteta. Gracias. Ya sabes... Pronto está libre y puedes disponer de canguro.

Un beso, guapa.

Sunsi dijo...

Muchísimas gracias, Alberto. ¿Nosotros no tuvimos fiesta de graduación, verdad? Si la hubo, yo no estaba porque no lo recuerdo.

Tiempos...

Un saludo y nuchas gracias.

Pd, Aunque no comento, me paso todo los días por tu blog. Gracias por mantenerlo. Estoy al día...

cambiaelmundo dijo...

Pues creo que sí tuvimos graduación, Sunsi, o algo parecido. Por lo menos recuerdo una especie de fiesta en el pequeño jardín delantero de la torre de Iradier, una tarde. Recuerdo que algunos tuvieron la genial idea, improvisada, de otorgar unos premios naranja-limón y que me embaucaron para que hiciera de presentador: después de tantos años aún no me he arrepentido de no haber tenido los reflejos suficientes como para haber declarado desierto el premio limón...
Curiosamente, no recuerdo absolutamente nada más de ese acto.