viernes, 30 de abril de 2010

"Se me ha roto el corazón"


Después de dos días muy largos, me decido a compartir con vosotros un rincón de la república donde se guardan los sueños rotos.

Cuando das a luz conoces por primera vez el llanto de un hijo. "¿Es la tripa...?" "¿Tiene hambre...?" "¿Qué tiene mi hijo, por Dios?" Ea, ea... no llores...  Y aprendes una lección nueva: el desasosiego ante la impotencia. No sabes... No atinas... Recuerdo perfectamente esa ignorancia. ¿Quién sabe interpretar a un bebé que no dice ni señala...? Es entonces cuando desearías que supiera hablar. La palabras... Las primeras palabras, los signos que les abren la puerta al mundo para poder liberar y nombrar su mundo recién descubierto.

Para mí se terminó...¿cómo la definen...? Sí... la edad del cisne. Ahora no sabría explicar la razón por la que se etiqueta así  la infancia que aún no vislumbra la preadolescencia. Sí sé que fue una época dulce, de besos regalados, de aprendizaje, de cuenta-cuentos, de hábitos que se adquirían con relativa facilidad. Los ciudadanos eran entonces como un libro abierto... receptivos. Podíamos escribir a seis manos, como si se tratara de un piano con infinitas teclas, y borrar alguna nota que no cuadraba en la partitura... o añadir un sonido más armónico. Quien lo haya pasado sabrá que no dura demasiado. Hay un momento en el que lo que se despliega vuelve a doblarse. Nace la intimidad... disminuyen las palabras... ¡Crecen! Se alargan, se rellenan más con el corazón que con el entendimiento. Y se enamoran.

A veces, cada vez menos, empiezan a amar lo querrían que fuese el amor... Platón nos podría contar largo y tendido. Y llega el día... Ese día dicen : eres tú. TÚ... Nada ni nadie podrá destruirlo. Las palabras y los sentimientos son rotundos. Todo. Nada. Siempre. Nunca. El trayecto se recorre a corazón abierto y con los pies descalzos... Si hay matorrales espinosos ni se advierten. Ya sólo existes TÚ.

El TÚ es inmenso, compacto, global. Llega hasta donde la mirada se funde con el horizonte. Es tan absoluto que nunca nada duele tanto como el primer amor roto. ¿Mañana? No existe mañana. El mundo se ha derrumbado..."¿Qué hago con todos estos escombros? No me hables de futuro. No existe ... Jamás podré volver a ser feliz."

Agazapado en un rincón de la república un hombretón llora. Le falta el aire y cree que no volverá a respirar; es de noche aunque luce un sol descarado y veraniego.

No sabe que ahora, cuando hiere incluso oír el murmullo del mar, sentir la brisa en la piel, está pegando otro estirón. Crecer otra vez y aprender a coser lo que parece que no puede recomponerse.

Cómo se sufre... ¿verdad, hijo?  ¿Sabes qué pasa? Que ese dolor es justo la medida de tu amor. Y es mucho, ¿no?... Pero aunque no quieras, mañana será mañana. Saldrá el sol. ¿Que no? ¿Qué te apuestas? Vas a perder. Seguro. Los años son un grado.








30 comentarios:

Driver dijo...

Bien chico, te lo contaré.
Fue en Castellón de la Plana.
Me iba a montar en un autobús con destino a mi casa.
Había ido a verla, y cuando ya me iba me dijo que no, que ya no, que ya nunca.
Justo treinta segundos antes de que arrancara el autobús.
La peor despedida de mi vida.
El autocar, al arrancar me destrozó el corazón.
...
Yo no soy mejor que tú, y tu no eres peor que yo.
Ni yo soy soy peor que tú, y tu no eres mejor que yo.
Sólo somos, que ya es.
...
Lo cierto es que pasé dos meses hecho una piltrafilla.
Y luego otros dos.
...
Luego, solo en una gran ciudad, tuve que hacer algo al respecto.
Como estaba enfadado, corrí.

El primer día corrí veinte minutos, llegué hasta el Arco del Triunfo de la Ciudad Universitaria y paré.

El segundo día corrí treinta minutos. Llegué hasta la zona de los Colegios Mayores y paré.

El tercer día, corrí hasta la Casa de Campo,y corrí una hora entre pinos.

Cuanta más rabia tenía, más corría, y más tiempo aguantaba.

Así que un día conseguí aguantar dos horas. Y tras comprobar asombrado que no había fallecido, decidí marcarme una meta mayor.

Me inscribí en la Maratón Popular de Madrid. 42 KM y ciento noventa y cinco metros.

Mis compañeros de estudios apostaron por la hora de mi fallecimiento. Estaban los que apostaron por una muerte súbita a partir de las tres horas de carrera, y los que dijeron que llegaría a la meta y luego moriría plácidamente.

Pero te diré algo.
No lo voy a escribir.
Prefiero contártelo este verano, en persona y a solas.

Porque realmente pasaron muchas cosas.
Y no las diré aquí.
Pero que sepas, que son tuyas.

Ya que no eres mejor que yo.
Y no soy peor que tú.

Somos tan iguales, que te mereces saber como acabó la carrera.
Sólo te lo contaré a tí.

Al fin y al cabo, sólo somos.

Que ya es.

lolo dijo...

Madre mía, Sunsi, nos queda tanto aún...
Y ¿cómo haces? Ya no es igual que cuando eran pequeños, ya no es escribir a seis manos... me gusta esa imagen. Si hace dos días eramos nosotros los de nunca, jamás y todo.
Me gusta como le dices a ese hombretón que duele mucho. Y sabes, Sunsi, yo creo que un primer amor grande, aunque rompa el corazón, es la mejor manera de aprender a amar posible.
Un beso

Aurora Pimentel dijo...

Ay, Dios, qué mal lo pasan, lo siento muchísimo. En fin, como decía un profe, por amor es por lo único que realmente se puede llorar, no sé si le servirá... Un abrazo fuerte, Sunsi. oOtra manera de verlo es la pena que te da... realmente lo contrario: gente que pasa, que le da igual una que la otra, uno que el de más allá, como si intercambiaran cromos. Un hombre es el que llora y piensa que el mundo se ha acabado.

Mariapi dijo...

Ése dolor ajeno es más íntimo y propio que los nuestros.Sabemos que se pasará, si, pero su desesperanza nos deja una desazón sin límites...dar la vida por ellos no es metáfora ¿verdad?
Poco se les puede decir, porque no oyen. No lo saben, pero necesitan más que nunca nuestro regazo de madre.
Cuánto lo siento, Sunsi.
Me gustaría tánto ser capaz de acompañarte... Un abrazo.

Sunsi dijo...

Driver... Es como si te oyera. Ese "bien, chico"... es muy tuyo.
Ya ves lo poco que ha durado la bici aparcada. A la que hay algo que compartir busco el blog.

Gracias. Aunque no sepa qué vas a contarle. Estoy segura de que lo recibirá como agua de mayo. Suele ser así. Su partitura necesita ser revisada por otros ojos distintos. Les viene bien tocar a cuatro manos y que las otras dos no sean ya las de sus padres.

Gracias, camarada-inquilino.

Sunsi dijo...

Lolo... A veces miro hacia atrás y escribo mentalmente la historia de cada uno. Parece mentira que, siendo ciudadanos de la misma república, su trayectoria personal sa tan distinta. Te das cuenta ahora. Ahora que es tan difícil ir TODOS JUNTOS a alguna parte. Qué cierto es eso de que el ser humano es único e irrepetible. No vale la misma fórmula, las mismas palabras, el mismo consuelo ... para todos.

Ahora que estrenan independencia caes en que queda mucho. Y cuando algo se rompe te lo traen a casa porque no saben cómo se pega.

Me da que de ésta el primogénito va a sacar muchas conclusione fundamentales para su vida. Pero está claro que las mayorías de edad sirven para votar... y poco más. Aunque no lo digan, se sienten agradecidos de poder recalar en la república... y que no esté vacía. Que haya "alguien" que les escuche y los arrope.

Lolo...que no hemos hecho más que empezar... Lo que queda...

Un beso, hedbana.

tomae dijo...

Sunsi,

¡Genial entrada, y encuentro!

Recuerdo perfectamente como dolía el corazón hecho a trizas...¡lo mío era de locura platónica vamos! incluso aprendí a disfrutar con el dolor pues me hacía estar más enamorado...tambíen aprendí lo de la química orgánica.

MIC dijo...

Qué bien lo explicas. Bien podríamos madurar a base de fresas con nata, pero lo cierto es que el dolor es el que nos hace crecer.
Y sí, hoy no hay nada más importante en el mundo, pero los dias pasan y el corazón se alegra.
Me encanta que hayas reaparecido con una entrada tan bonita.
Uno de mayo.
Un beso

Sunsi dijo...

¡Pimentel...! ¿Qué tal, Aurora? No sé si leíste en tus tiempos mozos a Martín Vigil. Yo era una romanticona y me los tragué todos. "Primer amor, primer dolor" es un sugerente título que te adelanta todo lo que implica encontrar un tú y perderlo.

Este tema da para mucho. De entrada, lo que tú apuntas. Cuando simplemente es un intercambio de cromos el corazón ni se entera. Tampoco se ha utilizado ni se ha estrujado.

Siempre he pensado que llorar cuando hay dolor es bueno. Descarga y limpia. Funciona como el betadine. Ya cicatrizará la herida... Y ahí viene la enseñanza básica: el paso del tiempo. Aprender que el tiempo tiene secuencias y no es posible apilarlas como una baraja de cartas. Aprender a esperar como antídoto a la intolerancia ante la frustración.

La vida es una gran escuela, ¿verdad?

Un beso, Aurora. Y gracias por pasarte.

Sunsi dijo...

Mariapi... MATER veterana en estos lances. Se nota...

No sé en tu república, pero en ésta viven unos ciudadanos que todo lo expresan. Sólo con ver la cara con la que atraviesan el umbral de la puerta ya sabes cómo "los ha tratado la vida". Esta frase es típica de Mireia ... A veces pienso que es un exceso de extroversión y que la "culpa" la tengo yo.

La alegría y los malos ratos no tinen término medio. Vidas "vividas" con intensidad y compartidas con la misma ídem ... Me extraña que no se escapen por la ventana los fuegos artificiales.

Sufres viendo que todavía no han experimentado aquello de que "el tiempo lo cura todo". Estoy contigo en este punto que comentas: no escuchan. Supongo que es algo que deben aprender por sí mismos. Tú sólo puedes estar y arropar. También intentar realizar un regresión y visualizar en la memoria que todos hemos pasado por lo mismo... unos más que otros... Y que nos comportábamos de forma similar y nos dolía así, como a ellos.

Muchas gracias, Mariapi... El hombretón parece que va de luto... Y ha de realizar su "duelo personal". Nadie puede suplantarlo. Es la otra cara de la moneda de esta época tan bonita...

Besos gordos

Modestino dijo...

El dolor ajeno es más duro porque uno se puede sentir impotente para rebajarlo, para paliarlo. Pero muchas veces basta estar ahí, que el que sufre sepa que te tiene las 24 horas a tu disposición.

La escena del autobús que describe Driver es tan humana, tan elocuente ... ¡menudo viaje! ... me pongo en tu lugar, sufrir con esa soledad que acentúa la compañía de desconocidos, pero son las cosas que nos hacen madurar.

Sunsi dijo...

Tomae... Me parece que eres el más joven de los que se han pasado por este post. Seguramente tus recuerdos son más cercanos en el tiempo.

Es curioso lo que comentas: "incluso aprendí a disfrutar con el dolor pues me hacía estar más enamorado..." Esta frase es "tremenda". Yo la interpreto como la cara opuesta a ese chaleco anti-balas que para muchos es una segunda piel. Que nada mee roce ni me haga daño. Y para ello ni siento ni padezco, pero tampoco me implico... Y si el amor me implica... ¡fuera!. Es molesto y no compensa.

No he entendido lo de la química orgánica. Recuerda que soy del Paleolítico...

Un saludo, Tarracoferma.

Sunsi dijo...

Fuguilla... Eso es. Madurar a base de degustar fresas con nata o chipirones en su tinta. Pero no. Va a ser que no. Tú siempre con el puntito ése tan del Sur, Luisilla.

La cuestión es que es incuestionable (valga la redundancia...)No hay especimen conocido que no haya madurado con tropiezos. Con un "NO, que ya no, que ya nunca", como dice Driver. Y a empezar de nuevo. Pero ya no es tan de nuevo porque hay un tramo que ya está recorrido. Por ahí ya no hay que volver a pasar. Aunque vuelva a suceder ya hemos encontrado las tiritas que nos funcionan.

Es cierto Luisa. Un buen día. 1 de Mayo.

Besos para ti volando hacia el Sur.

Sunsi dijo...

Modestino... "basta estar ahí, que el que sufre sepa que te tiene las 24horas a tu disposición." Dices "basta"... Y, sin embargo, muchas peronas no tienen ni eso. Basta estar ahí... las 24h. Sabes que es mejor no moverte porque en esa circunstancia el que sufre tal vez es más débil y necesita más que otro esa presencia. Ese "basta" es lo más importante. Un estar amable, vigilante sin que se note en exceso para no agobiar.

Como siempre, bingo...Jurisconsulto. Gracias y un saludo desde Tarraco.

El relato de Driver... Imagino que es por eso y por historias similares que Driver es Driver.

Ana del guisante dijo...

Bueno, Sunsi. Yo sé que el dolor de los hijos duele, y duele mucho. Pero este se le pasará, como todos.Y aprender a manejar estas situaciones, le ayudará en otras desventuras en el futuro. Acompáñalo si se deja, y si no, que sepa que estás ahí. Yo recuerdo mi primer desegnaño amoroso. El gili imbécil, con perdón, se había ido al cine con una monísima. Tenía 14 años, y lloraba desconsolada en mi habitación. Mi hermano, de 19, vino a consolarme, y lo hizo fenomenal, porque la pena por el giliimbécil no se fue, pero me sentí querida...
Besos y ¡¡¡¡¡¡bienvenida!!!!!

lolo dijo...

Y ojalá vengan a casa y podamos ayudarles a pegar lo que se rompe.
Y ojalá tengamos el regazo preparado y calentito por si lo necesitan.
He pensado muchas veces, y eso que aún no me he visto en ello, que prefiero mil veces esto a los cromos. No prefiero que sufran pero sí que aprendan a darse, a querer, aunque duela. Y que se recompongan luego, claro.

Lo has hecho muy bien si tu hombretón llora contigo. Pero ahora no se trata de eso, ahora hay que seguir siendo madre y acertar con lo que necesita. Cuánto nos queda.

Sunsi dijo...

Pesolet. Estimada pesolet... Creo que eso nos ha pasado a tod@s. Y, afortunadamente,casi siempre hay "un hermano" o hermana o madre o padre o amigo... que ven desde fuera y saben escuchar. Porque se "vomita" mucho y durante muchas horas o días...Depende de la intensidad o de la personalidad del sujeto.

Eso pasa a todas horas, todos los días, todo los minutos ... y segundos en algún lugar del Planeta. Pero cuando sucede en tu república...que en el fondo es un microcosmos... colocas nombres, situaciones y lágrimas concretas. Parece mentira. Algo tan viejo, tan sabido... y sigue siendo algo nuevo que duele.

Comparo los llantos. El bebé con hambre, el niño con el coche roto, el disgusto del chico por la mofa de un compañero... y un amor que que se fuga de la noche a la mañana. Es otra forma de comprobar cómo van quemando etapas hasta que llegan a ser adultos.

Anda que el gilis... Mejor para ti y tu Príncipe del Castillo.

Un beso.

Tendré que ponerme al día y pasearme por tus blogs. ¡¡¡Bienhallada!!!

Sunsi dijo...

Lolo... Lo que comentas lo he obviado pero lo he pensado muchas veces. Cuando te pones en futuribles barajas la opción de los cromos, que también cita Aurora ... Es inevitable. El misterio de la libertad a pesar de haber sembrado con esmero o rectificado cuando la semilla cayó en el quinto pino... está ahí.

Me quedo con tu comentario en una neurona... Salgo chutando. Hace tiempo que no veo a Sarracena y me pondrá un negativo por impuntual.

Un beso, hedbana. Y gracias por todo, que es mucho.

tomae dijo...

Sunsi,

Gracias por lo de joven...je je pero sabes cuando y cuantos cumplí.

Pero para los que no son los de mi quinta, la mejor canción que describe, el tema es I know Its Over de The Smiths :

http://www.youtube.com/watch?v=XD5gR1put38

( Comentada en Tarracoferma el 3 de Abril). Está en inglés pero subtitulada. Me la ponía una y otra vez tras mis "batacazos de amor". Es tan bella como triste.-El prota, comenta el llanto de su desamor y se consuela con su madre-

Lo de la qumíca orgánica:

Para más dolor, añadía a las trizas de mi corazón, los científicos reportajes sobre lo que el amor humano es una cuestión de hormonas, química o endorcinas... ¡Que consuelo!, si no nos enamoramos, ¡ el Amor no existe!, ¡Ja!

sunsi dijo...

Ya he visto el vídeo, Tomae. No había escuchado jamás esta canción. Pero es que ni me suena... Lo que son las generaciones o "promos"...

Oks...Ya entiendo la idea de la química orgánica. Programas del estilo "Punset" para negar que existe algo que no puedes tocar y que encima duele. Muerto el perro, muerta la rabia. Ja.

Marta dijo...

Aunque todos los bebés lloren, cuando llora el tuyo sufres. Cuando se cae de la bici, escuece su herida.
El primer desamor.... todos lo hemos sufrido, sabemos el vacío, la soledad, la rotura de corazón....No porque nos haya pasado a todos deja de ser importante.
Estar, que sepa que estás a su lado, no hace falta "el tiempo lo cura todo", "sería que no era conveniente", "llegará otra mejor..." de nada sirve en esos momentos que te sientes príncipe destronado. Ni siquiera quieres olvidar, quieres recordar cada instante para saber cuánto amabas y escuchar las canciones que os unían y visualizar cada gesto, recordar cada promesa... y un día, sale el sol de nuevo. Saldrá también en tu república, aunque ahora sólo hayan nubarrones y lágrimas....aunque tu instinto primario quiera matar a la niña que ha destrozado el corazón de tu primogénito!
Querríamos seguir sufriendo nosotras por ellos, pero no, han de sufrir ellos y nosotras...y crecer juntos.

Sunsi dijo...

Ahí, Marteta. No sirven de naaaaada los tópicos típicos. Como aquél : "Cuando se cierra una puerta se abre una ventana..." También es un clásico. Llevo días con musiquillas de fondo. Las escucha una y otra vez. Lo chocante es que no es algo habitual en el caso del primogénito. Realmente es la primera vez que alguien le dura tanto y yo diría que es también la primera vez que se ha enamorado. Porque si repaso el listado anterior...

Sí , Marta, sí... Crecer. A este paso, Tachenco.

Bssssssssssssssssssss

ana dijo...

"Crecer otra vez y aprender a coser lo que parece que no puede recomponerse".

Primer asalto. La vida nos desconcierta sin avisar, de frente; es rotunda. Pero aprendemos a coser, sólo que en las primeras puntadas con hilo aún no somos conscientes de ello; pero sí, sabemos coser. Y cosemos. Y nos recomponemos. Tiempo al tiempo.

Un abrazo Sunsi.

Bego dijo...

Sunsi me alegra un monton que hayas puesto en marcha la bici!!
Es durillo el dolor del primer amor...tiritas pa este corazon partio...
Besitos
Bego

Sunsi dijo...

Supongo que la naturaleza es sabia incluso en estos lances, Ana. En el asalto se te queda el careto lleno de moratones y poco a poco baja la inflamación. Tú sabes mucho más que yo de eso. Y yo lo estoy comprobando "in situ".

Los asaltos. Más vale que se vayan acostumbrando .

Un beso,Anita. Y mil gracias.

Sunsi dijo...

El asunto,Bego, es que nunca sabes cuándo vas a necesitar pedalear de nuevo. Desde luego, qué cierto es que lo que existe sólo es el presente.

El corazón partío... Menos mal que se puede coser...

Un besico. Ya no te digo para cuándo el cafelito porque el día a día es el que manda.

Bihotz dijo...

Era una chica jovencita, aparentemente feliz....familia, amigos, estudios....

Una noche que volvió a casa estaban
su madre y un hermano charlando en
la cocina (lugar extraordinario para charlar) y se sentó con ellos.

De repente, dos lagrimas brotaron
de sus ojos tristes...y la madre le
preguntó:

-¿Qué te pasa hija?
-Mamá....soy muy desgraciada....

Entonces la madre se acercó a ella
y la estrechó entre sus brazos con
tanto amor...que la chica dejó explotar su dolor entre los brazos de su madre, la cabeza metida en su cuello, llorando amargamente.

La madre no le dijo nada, nada que ya se sabe o que solo se aprende viviendo.

Solo compartió y alivió
el sufrimiento de su niña....

Sunsi, tu ciudadano está en las
mejores manos, solo deja que lo
sepa.
Un beso para los dos.

Pd: Aun recuerdo ese abrazo
milagroso de mi madre.

Monty dijo...

Suuuuunnsssiiii, que alegría leerte.
Si existiera la receta SUFRO POR TI, te diría comprala, corre ve a buscarla. Va a ser que no corazón partido, esta vez como en las pasadas y en las siguientes la receta es ESTOY A TU LADO. Duro, duro, muy duro para los dos (para todos). Mira pasado este tiempo de duelo intenso, corazones rotos y descompuestos de Amor, podrás decir MEJOR AHORA que NO MÁS TARDE (s'enten, oi?).
Besos y abrazos virtuales Sunsi,

*tengo pendiente escribirte, lo se. A tí no puedo dedicarte un minuto relámpago ya lo sabes, te mereces un poco más.. Buscaré un forat!

Sunsi dijo...

Perdona el retraso, Bioth. Muchas gracias por el comentario y por lo que contiene. Es una lección de estar sin perder ripio.

Querría conocer a "esa" madre del norte. Seguro que aprendería a consolar con la boca cerrada.

Un beso, Bioth, "corazón"

Sunsi dijo...

Por supuesto que se entiende, Monty.
Gracias por recordármelo.
Si en el fondo... como en todo...las cosas a su tiempo. Quemar etapas sin churrascarse, aunque las heridas son inevitables. Y , sin ánimo de parecer masoquista... necesarias y saludables. Hablábamos el ciudadano y yo... y la conclusión es que la vida no es una ecuación...

Gracias, Monty. Un beso