jueves, 8 de septiembre de 2011

Homeopatía


Creo que nunca he explicado que mi relación con el entorno médico no es precisamente cordial. Todo empezó cuando llevaba a los niños a las revisiones pertinentes. Dejo claro que este apunte no tiene nada que ver con nuestro pediatra, al que queremos e incluso nos une una gran amistad extensible también a su familia. Llegaban a la consulta sanos. Los medía, los pesaba, los auscultaba, les daba esos golpecitos en la barriga... "Perfecto. Están todos muy bien, mamá". "A este, refiriéndose al primogénito, lo atas de cuando en cuando a la pata de la silla (sonrisa) y a ti te receto una aspirina". Era llegar a casa y no habían trancurrido ni 48h. que tenía que volver: una bronquitis, o una gripe intestinal...  ¿Por qué enfermaban de repente si dos días antes estaban bien? Mi teoría se basa en los virus ¿o bacterias? que pululan en la sala de espera. Tal vez no sea esta la razón, pero en mi caso la relación causa-efecto no fallaba.

El preámbulo no es baladí. Con el tiempo he desarrollado una aversión hacia la "química" que ya no es mi madre la que me riñe; son mis amistades las que me sermonean porque "¿y no has ido todavía al médico?"

He encontrado, por fin, la horma de mi zapato: la homeopatía. Lo escribo porque le debo mucho a este "remedio" basado en  glóbulos y gránulos con nombres en latín. No es cierto que la homeopatía sea una especie de placebo ni que sea lenta... La homeopatía es muy eficaz si el homeópata es un buen profesional y da en diana.

Hoy tengo hora con la doctora. Y cuando no son aún ni las 6h. de la madrugada, recuerdo  la primera vez. Ella es una facultativa de Medicina general con mucho prestigio en Tarraco. La elegí entre el cuadro médico precisamente por ello. No recuerdo cuál fue el motivo por el que acudí a su consulta. Y me lo propuso. Me explicó qué fue lo que la motivó a iniciarse en este campo: una impotencia infinita provocada por el amor a su profesión y al paciente. "¿No puedo hacer nada más que recetar pastillas?" "Son tiritas para heridas que no puedo curar". "Solo ataco la punta del iceberg, pero desconozco la causa que provoca la enfermedad"... Y SU frase: "No hay enfermedades sino enfermos". 

Le debo mucho a la que es ya una amiga. Sé que hoy me sentaré frente a ella y desdoblaré el mapa de mi "material autobiográfico". Tal vez me pregunte  "por qué has hecho este gesto" y sudaré la gota gorda para explicarlo porque no tengo ni idea.

"Hay partes conseguidas, otras no. Algunas piezas parecen faltar, y otras no parecen hallar colocación posible. Seguramente no hará falta desarmarlo todo para comenzar desde el principio. De la misma manera, no todo debe ser desmontado y puesto en cuestión durante un proceso terapéutico. Seleccionar las zonas relevantes es un paso previo fundamental. Luego habrá que ir intentando nuevas combinaciones que tal vez arrojen figuras imprevistas, resultados que van mucho más allá que la mera “corrección del desequilibrio” ( Gustavo Sapere)






15 comentarios:

paterfamilias dijo...

¡Dios mío, tú no duermes nada!

No conozco el tema de la homeopatía, pero reconozco que soy un poco arisco a ella por culpa de una amiga de la familia. Te explico: una amiga nuestra es forofa de este tipo de medicina y como ella (muy buena persona) es un poco especial, ya por eso lo miramos con recelo. Sé que es abdurdo e injusto, pero .....

sunsi dijo...

Nada, nada... no, Pater. Muy poco. Debo recuperar después de comer... Espero que se arregle.

Este tipo de medicina mal llamada "alternativa" es una gran desconocida para muchos. Es cierto que puedes toparte con personas a las que la doctora que he citado en el post denomina "talibanes homeópatas". Descartan incluso un antibiótico para unas anginas. Todos los extremos son perniciosos.

No sé si sabré explicarlo en el próximo post. Lo intentaré.

Saludos y que tengas un buen día.

susana dijo...

Conozco un caso de asma que se solucionó con homeopatía, pero yo no la he probado nunca. Un beso.

Ana, princesa del guisante dijo...

Creo que la mejor medicina es el cariño que te dedica tu doctora. Nada mejor que las palabras como bálsamo del alma-. Besos

Marta dijo...

Tengo buena experiencia con las bolitas y un hijo mio! Ojalá te sigan yendo bien, besos granulados con dosificador.

Diego dijo...

Soy un fiel seguidor de la "PAROLEOPATÍA", la técnica según la cual se puede curar con simples palabras.

Sirve tanto para el enfermo que escribe, como para el enfermo que escucha o lee.

Mariapi dijo...

No tengo información y experiencia suficiente para dar una opinión, pero creo que el interés real por el enfermo es un principio curativo en cualquier tipo de medicina.

Un besote, me alegro de que te haya funcionado tan bien....

tomae dijo...

Recuerdo un tratamiento con una de mis hijas por un tema intestinal...me gustó el médico que le atendió porque a parte de ser hemeópata utilizó las herramientas tradicionales para el diagnóstico... Me resultó convincente el principio de que el efecto de la "bolita", al ser una ínfima dosis de no se que sustancia, no puede ser perjudicial, por eso...lo de ínfima dosis. Un abrazote Sunseta! me alegra que encuentres la "bolita" que permita recuperarte!!

Zambullida dijo...

He de admitir que no estoy familiarizada con la homeopatía y mi falta de interés radica en parte en ésos que tu doctora llama "talibanes".

Espero, Sunsi, que puedas ir poco a poco durmiendo más y más horas. Ya sabes que te entiendo bien ¡Ánimo, mucho ánimo!

Armandilio dijo...

Como está diciendo la mayoría, lo que cura no son las bolitas ni el agüita, sino las palabras y el buen trato del homeópata.

Lo que te mande es parafernalia, porque las bolitas son azúcar y si es líquido es agua... sin embargo, el trato es de envidiar (tanto que te acabas creyendo que cura).

sunsi dijo...

Perdonad el retraso. Me ha sido imposible escribir...
Quería daros las gracias por los comentarios: Pater, Susana, pesoleta, Marta, Diego, Mariapi, tomae y Armandilio.

Probablemente ha sido un error tratar un tema como este con ligereza y ausencia de argumentos científicos. Solo quien lo conoce a fondo (no es mi caso)- los expertos-pueden dar una explicación correcta.

Se me olvidó comentar que los primeros días del tratamiento los efectos son adversos... hasta que se equilibra la balanza.

Un saludo a todos y mil gracias de nuevo.

Anónimo dijo...

Hola Sunsi!
Ella dice que es física, al igual que a ti a mi también me lo ha explicado cientos de veces...Pero yo tampoco lo entiendo ni lo sé argumentar, pero en mi caso ha hecho "milagros". Es mi salvadora, y le debo muchísimo.
Molts petons cusina.
Eulàlia

mOnTy dijo...

Hola Sunsi,
todas las personas de mi alrededor que han probado las bolitas me han hablado muy bien. No dudaría en probarlas. Espero esté funcionando!!

ana dijo...

Hola Sunsi, te leo atenta la mente, pero que muyyyy atenta, a salto de mata en este inicio de curso, que son siempre tan entretenidosssssssssssss...

Un abrazo muy fuerte.

sunsi dijo...

Eulàlia...¿qué te digo que no sepas tú? Gracias por entrar. Petonets, cusina.
Claro que funciona, Monty, pero hay que acudir a un buen profesional y no temer a los primeros efectos adversos. Paciencia con uno mismo. Gracias, guapa.
Leonesa, por Dios, que no sé nada de ti y ya tengo mono. Sacando la cabeza del lío... Entretenida también. Un abrazo gordo, Ana.