jueves, 29 de septiembre de 2011

¿Vamos a pasar de largo?


Hace años escribí un artículo que publicaron en el Diari de mi ciudad. Desgraciadamente, tengo dolorosos motivos para rescatarlo. Podría retocarlo... pero me parece bien como está. Salió así y así lo dejo. Solamente un apunte. Si alguien es consciente o testigo de hechos como los que siguen, no creo que tenga derecho al silencio.

LOS DAVID Y LOS GOLIAT

A Cristina, de nueve años, la hemos sorprendido buscando uno de sus juguetes favoritos; lo envuelve y lo lleva al colegio. “Es para fulanita” , contesta si le preguntamos por qué regala su tesoro más preciado. Posiblemente al día siguiente llenará sus bolsillos de caramelos, esta vez para dárselos a menganita. Hasta que una tarde, a la vuelta del colegio, rompe a llorar porque no aguanta la presión. “Si no les llevo lo que me piden, no juegan conmigo...”.

Juan, de catorce años... bajito, delgaducho... con unas orejas redondas y desproporcionadas. Cuando se sienta a estudiar siempre tiene dudas; no sabe cómo resolver este ejercicio, no recuerda cuántas temas entran en el examen. Está claro que no pregunta...ni al profesor ni a sus compañeros. Procura pasar desapercibido para no ser una y otra vez el centro de las burlas.

Pepe cursa 1º de ESO. Es un niño gordito, siempre lo ha sido. Suele tener un dolor de estómago “intermitente”, para ser exactos los lunes y los jueves, justo cuando le toca Educación Física. Como hay que llevar justificante, le pide a su madre que le firme una nota conforme no está en condiciones de hacer ejercicio. Si no, la falsifica... o se “olvida” la bolsa de deporte en casa. Hasta que se decide a explicar que en los vestuarios sufre humillaciones, cada vez más crueles.

Y Susana ..., que le entra un sudor frío cuando la hacen salir a la pizarra y prefiere decir que no ha hecho los deberes...

Son niños con síndrome de “Bullyng”; soportan a diario agresiones de sus iguales, desde que entran en la escuela hasta que salen.

Hizo falta el suicidio de Jokin para que reparásemos en esta práctica, cada vez más frecuente, entre niños y adolescentes. Son los David frente a los Goliat. Los padres de Jokin quisieron saber quiénes fueron los culpables. Lógicamente, existían; pero eran solo la punta del iceberg.

Si no buscamos qué es lo que “enferma” el corazón de nuestros escolares, nunca sabremos por dónde hay que empezar a construir. Muchas veces los propios padres ignoramos que tenemos un hijo que constituye una verdadera pesadilla para el resto de sus compañeros. Y casi siempre la causa radica en el propio entorno familiar. ¿Cómo educamos? ¿Qué educamos? ¿Qué valor le damos a los afectos? ¿Nos preocupa exclusivamente que consigan un expediente académico brillante? ¿Se nos ha olvidado que tenemos entre manos la tarea de formar a nuestros hijos para que sean capaces de amar? ¿Cómo enfocamos el reto de prepararlos para la vida? Es urgente y es importante superar y unificar un binomio que, ni mucho menos, es incompatible: inteligencia y bondad. Hijos competitivos y también solidarios. Chicas y chicos dispuestos a luchar por un objetivo sin ver en los demás un peldaño que es necesario pisar para poder llegar a la cima. De nosotros, de los padres, depende que en un futuro inmediato nuestra sociedad esté formada por personas o por monstruos.

Disculpad la dureza de alguna secuencia del vídeo... 














34 comentarios:

tomae dijo...

Es un tema que se debe considerar Sunsi, no quiero escudarme en los mitos, pero casos de abuso escolar siempre los hubo ¿quién no recuerda al sufridor que tenía orejas de soplillo?

Evidentemente pienso en los padres del niño victima, en la atención de los profesores, pero aveces me pregunto si es pero ser víctima o agresor...

Driver I dijo...

Si esperamos que la sociedad reaccione, podemos buscarnos una buena silla.
Yo soy partidario de reaccionar.
Pero de forma individual.
Sólo un individuo puede salvar a otro.

NUMERO UNO

Alejandro es un chico de mi barrio. Tendrá unos catorce años. Un número uno de verdad.
...

Durante los últimos siete años le he visto crecer, fortalecerse, hacerse un hombre.
Es un corredor nato.
El chico de su edad que más rápido corre, en una ciudad de cinco millones de habitantes.

Tiene un don. Atraviesa el aire de la carrera con gran facilidad.
Simplemente se va de todos, sin apenas esfuerzo.
Sus zancadas son alegres y naturales, como si ser el mejor de entre miles fuera tan fácil.

En su colegio hay una pared, con las caras y las marcas de los mejores deportistas de los últimos treinta años. Alejandro sale siete veces.

Ves las caras de estos jóvenes, sus caras de esfuerzo, y te los imaginas corriendo en la carrera de la vida.
...

Alex tiene un buen amigo, el Gordo.
Se han criado juntos, y cada uno lee el alma del otro con la misma facilidad con la que respiran.

Mientras que a Alex todo el mundo le felicita, le hace fotos, le ponen como ejemplo, al Gordo no.

...

El Gordo suspende, no salta los aparatos en clase de gimnasia y encima las chicas no conocen su verdadero nombre. Se llama Manolo.

...

Alex y Manolo suelen ir juntos a todos lados.
Son uña y carne, pim y pom, dos hombres y un destino.

...

Algunas tardes hablo con Alex. Me cuenta cosas de la ESO, de los equipos de atletismo del cole, de las competiciones.

Un día me confesó que algunas veces le da vergüenza ganar con tanta facilidad, que los mayores se ponen muy pesaditos, y que todo el mundo le dice que representar al colegio es algo muy importante.

Yo le dije que tiene un don que debe apreciar, y que me gusta mucho verle correr porque lo hace bonito.

...

Pero Alex y Manolo son dos críos de catorce años, que también saben llorar.

Un viernes de mayo, al llegar a casa les vi a los dos; estaban en un banco de la urbanización.
Manolo estaba sentado y cabizbajo.
Alex estaba plantado frente a él, escuchando con atención.

Cuando volví de la frutería, me encontré a Alex sólo, en el banco, pensativo.

Le ofrecí un melocotón, y me senté a comerme otro a su lado.

Driver II dijo...

Tenía los ojos humedecidos y la mirada atravesada. Me contó que su amigo Manolo, el que siempre llegaba el último en las carreras, estaba muy triste. Sus padres ya no vivían juntos, y él iba y venía de una casa a otra, como una pelota vieja.

Al día siguiente se corría la carrera de 3.000 metros, entre los institutos de mi barrio.
Estaban citados a las nueve de la mañana y nadie iba a llevar a Manolo.

"Bien chico, coge el móvil y dile a Manolo que lo recogemos a las ocho y media. Os llevo".

...

El sábado amaneció fresco y despejado. Ideal para correr.
Llevé a los chicos a la salida.

Alex seguía con cara pensativa.
Con catorce años no es fácil comprender según qué cosas. Ni con cincuenta.

- "¿Qué te pasa chico, sigues preocupado?"

- "Mira, todo el mundo espera que gane la carrera. Y hoy estoy cansado. Sin fuerzas"

Me quedé pensando qué le podía decir a un chico, que se estaba haciendo un hombre y no comprendía según qué cosas.

"Alex, haz lo que tengas que hacer, cuando lo tengas que hacer".
...

Aquel muchacho de tan solo catorce años me miró muy fijamente, pensó un rato y luego me dijo:

"De acuerdo".

...

La carrera de tres mil metros apenas si dura quince minutos.

Es corta e intensa.

Me quedé deambulando por la meta, esperando.

...

Al cabo de un rato llegaron los primeros corredores.
Un largo esfuerzo de los tres primeros desembocó en una llegada de vértigo.

Fui a felicitar a Alex, pero no era ninguno de los tres.

Luego llegaron más y más corredores. Los buenos, los medianos y los del montón.
...

Ya estaban recogiendo la meta cuando los ví.

Manolo y Alex llegaban en última posición, juntos.

Trotaban como dos potrillos salvajes, indomables y aguerridos.

Y entonces, a cinco metros de la meta, Alex lo hizo.
...

Agarró la mano de su mejor amigo, y la elevó al cielo mientras atravesaban juntos la meta.

...

Me tuve que sentar un rato para paladear el gesto.
Y os aseguro que fue uno de los mejores momentos de mi vida.

.

...



Alejandro es un chico de mi barrio. Tendrá unos catorce años. Un número uno de verdad.

...

Mañana será un gran hombre.

susana dijo...

Por desgracia de esos temas sé mucho; no por mí, sino por mis hijos. Lo malo no son tanto los que agreden sino los que se quedan mirando y no dicen nada. Muy bonita la historia de driver. Un beso.

Dámaris dijo...

Estoy intentando enseñar a mi hijo que los mejores hombres del mundo son los hombres buenos, pueden tener músculos o no, ser duros o no, ser fuertes o no. Al fin y al cabo lo que yo pretendo como madre es que sea un gran hombre, de los buenos.

sarracena infiel dijo...

Efectivamente, son mucho peores quiénes no dicen nada y miran hacia otro lado.

Desgraciadamente, creo que todos hemos mirado hacia otro lado.

Desgracidamente, creo que todos hemos despreciado, desestimado, minusvalorado al otro.

Desgraciadamente, creo que todos hemos sido ciegos, sordos, mudos o indiferentes.

Desgraciadamente, creo qe todos hemos sido crueles.


Y eso nos convierte en humanos.

La clave está, creo, en identificar actitudes y hábitos y tratar de corregirlos o minorizarlos.

paterfamilias dijo...

Pues si lo escribiste hace unos años sigue siendo muy actual (o pasa el tiempo volando).

Reconozco que es un tema que pocas veces me he planteado y por las edades de alguno de mis hijos, debería hacerlo. Intentaré esmerarme.

Gracias por el post.

Ana, princesa del guisante dijo...

Se reconoce en los ojos de los chicos a las víctimas y a los verdugos. Las víctimas no tienen voz, estoy de acuerdo contigo que los que lo puedan ver, deben DEBEN tienen el deber de hablar por los que sufren. Pero el que sufre tiene que aprender a fortalecer su espíritu, porque los malos no atacan a los más fuertes, sino a los más débiles.

MO dijo...

Temazo duro durísimo... desgraciadamente no sé q es lo q enferma a los escolares de hoy, aunque pasaba lo mismo en el siglo XII y en el V a.c, acaso somos buenos por naturaleza? quien no ha sido en algún momento de su vida un miserable? absolutamente todos, aquí no se salva ni la beata del primer banco...ni el bastardo del último, cada uno a modo suo....
Complicat q es tot!
Solo hay clara una cosa, la única víctima es el débil,...el resto? solo sufrirá ligeros daños colaterales, el vídeo q has colgado soy incapaz de verlo, lo he vivido de cerca...y ya sé como acaba todo!
Para q no sufran, para q sean buenos chavales..... ahí andamos, dando chutes de autoestima a los cachorros, observarlos al máximo, amarlos, preparándolos para q se valgan x si mismos y no sobreportegerlos (esa parte personalmente me cuesta un ....montón)...y eso y muuuucho más y a cruzar los dedos.

escena brutal,voy a buscarla al yutuv!
ahí la teneis. Es preciosa.
http://www.youtube.com/watch?v=09YDqmTfZiY

Bonne nuit.
MO

tomae dijo...

Felicidades Pater, y gracias por la mención!...Felicita también a Agripina de mi parte.

Saludos a todos los comentaristas de tu Blogg...

Sara M. dijo...

Madre mía, si que es duro :((((
¿Qué lleva alguien a actuar así?. Supongo que muchas veces, la propia falta de autoestima, la necesidad de sentirse "superior" en algún aspecto. Desde luego que es muy duro pensar que la gente, los niños, lo ven y no se inmutan. Y tampoco sé qué puede ser peor, la impotencia de ver qué le hacen a tu hijo, o ver que es tu propio hijo el que maltrata a otro.
Difícil tema, Sunsi, difícil.

Sara M. dijo...

Por cierto, preciosa historia Driver. Menos mal que debe de haber unas cuántas así, aunque no las conozcamos. Si no fuera así, creo que la especie humana habría desaparecido hace mucho tiempo.

Anónimo dijo...

Perdonad que os cuestione, pero he leido los comentarios y más de uno os referís a la víctima débil...Una pregunta, ¿se ataca a los más débiles o a los que no quieren ceder delante de los/las más guays? Porque resulta que atacar y humillar resulta más fácil si hay "cuorum" ,no? Ese líder que se mofa y se ríe de alguien estoy segura de que no haría lo mismo si estuviera solo, cara a cara y sin escudos humanos. Yo lo veo como un cobarde y en cambio al que recibe la humillación y se vuelve a levantar sin ceder ni un milímetro como un héroe, nunca un débil.
Solo es una opinión, mi opinión, y por eso también digo que es mejor ser víctima que agresor, convencidísima.
Un petó cosina.
Eulàlia.

sunsi dijo...

Tomae... Es cierto que es un asunto doloroso y antiguo. Pero también creo que los dientes andan más afilados que nunca. Hace una buena temporada que "no se lleva" ser buen alumno y alumno bueno.
Ese punto de maldad "mola"... y se traslada a las redes sociales. El ciberbullying está a la orden del día.

¿Qué es peor? Depende... Si la víctima lleva años sufriendo acoso (conozco bien el tema) puede desembocar en un transtorno severo. Porv eso es tan importante detectar el bullying a tiempo y que la comunidad escolar tome cartas en el asunto. El buller... habrá que bucear en su corazón para averiguar cuáles son los verdaderos motivos que le empujan a ser el instigador de vejaciones, humillaciones...

Un tema candente, broder. Y doloroso donde los haya.

sunsi dijo...

Una historia preciosa, Driver. Por desgracia, conozco pocas. ¿Me permites que añada algún elemento a la historia? Álex probablemente tiene un hermano algo más mayor que él. Ha sido testigo de su soledad y del llanto sordo del dolor cada vez que vuelve de la escuela. Se ha rebelado muchas veces y no entiende por qué él es líder y su hermano el despojo humano de la clase. Ha crecido con el sufrimiento pegado a su cama y oye los gritos de las pesadillas...
Álex se pega cada mañana una ducha que le sacude la indiferencia. Por eso "descubre" a Manolo. Por eso lo coge de la mano y ambos vencen llegando los últimos...

Gracias, camarada.

sunsi dijo...

Por desgracia yo también, Susana. Tal vez ese es el motivo por el que me implico hasta las cejas. Por esto y porque sé que debía haber tomado una decisión y no lo hice ¡Se me ocultaron datos! "Pobre... Su marido está tan lejos..." ¿Y? Te cuento esto cuando ya todo lo que tenía que pasar pasó, las secuelas que tenían que quedar están grabadas a fuego pero han cicatrizado y ya hay suficiente materia positiva como para remontar. Pero para llegar hasta aquí han transcurrido muchos años...

sunsi dijo...

Dama... De la abundancia del corazón habla la boca. La educación en los afectos empieza el día 0, en el primer minuto de vida fuera del claustro materno. ¿Un poco exagerada? Igual sí. Pero también mejor así. Afortunado tu hijo por tenerte. Un beso.

sunsi dijo...

Sarri. Esa actitud de "no digo nada, no vaya a ser que me pringue...", esas "prudencias" farisaicas... serán humanas, pero muestran la cara más mezquina del hombre.No concibo que se pueda permanecer impasible ante unos hechos de los que se tiene conocimiento reiterado... y lavarse las manos pensando que ya llegará otro que le ponga el parche.

La comunidad educativa la componen educadores , padres y alumnos. Y creo que, en estos casos, es necesario la implicación de los tres sectores.

Con Dios y gracias, hedbana.

sunsi dijo...

Hace bastantes años, Pater. Ya se ve que incluso para la maldad somos poco originales.

Tal vez tus hijos tienen la fortuna de no haberse topado aún con estas cuestiones. Mucha fortuna sería. Es una epidemia.

Un saludo, pater.

sunsi dijo...

Pesoleta. Apuntas un aspecto que me parece muy importante. La fortaleza se nutre de sana autosestima, de autoconocimiento de los puntos fuertes para que cuando nos tocan los débiles no nos desmontemos. Como siempre... esto se forja en casa, en la familia, en el único ámbito donde nos quieren porque somos sin tener en cuenta cómo somos o qué tenemos.
Gracias, Princesa.

sunsi dijo...

MO... "Para que no sufran, para que sean buenos chavales". Si son buenos chavales van a sufrir, Marteta. Pero no es un sufrimiento estéril, negativo. ¿Hay algo más noble que dolerse por ver sufrir? ¿Y no quedarse paralizado? ¿Y aprender a dar puntadas con hilo porque nos han enseñado dónde está el hilo?

Con la mochila bien cargada de amor, de ese cariño personalizado fruto de la piña familiar ... al fin del mundo, Marta. El cariño que no tiene nada que ver con el mimo. ¡Qué bueno el vídeo! ¡Cómo aguanta la madre... para que el pequeño no se rinda!

Qué ojo tienes. Muchas gracias , Bella Ragazza.

sunsi dijo...

Es difícil , Sara. Además, cada caso es distinto porquen no hay ninguna persona igual. Se me rompe el alma al ver niños asediados, que temen la hora del patiom pprque es entonces cuando se sienten más indefensos. Pero... ¿y el acosador? ¿Qué maraña debe de ser su corazón para actuar así? Vete a saber dónde está la raíz y desde dónde arranca esta forma de proceder...
Besos, Sara M. Gracias.

sunsi dijo...

Eulàlia... Sin comentarios que añadir. Completamente de acuerdo contigo. La masa... no es anónima. Uno por uno puede solucionarse. Aunque a veces el tema está tan viciado que hay que tomar decisiones dráticas; tal vez no hubieran sido necesarias si se hubiera atajado a tiempo.

El que se levanta una y otra vez... solo, sin escudos, sin un muro para parapetarse. No tengo palabras....

Un beso de prima y amiga.

Mariapi dijo...

Mi niño-torpe volvía del colegio con moratones en las piernas. Guardaba un silencio prieto al preguntarle por su origen.
Hblé con los profesores y me dijeron que no exagerara, que es algo que siempre ha sucedido, que pasa siempre entre chicos.
No te cuento cómo me puse...como una hidra...
Por desgracia la solución no vino por el conducto reglamentario, ni de la mejor de las maneras...fué el hermano del agredido, un niño alto, fuerte, sí un matón de 8 años... No es la mejor de las maneras, lo sé, es más de lo mismo.
Un besico, y gracias, Sunsi.

LaCasitadelasHadas dijo...

Ay.. a mi es un tema que me preocupa mucho. Me preocupa no darme cuenta, no aconsejarle como debes (por ejemplo si te pegan, defiéndete o no, tú no pegues nunca, díselo al profesor o no, no hay que ser chivato...es tan difícil... Tampoco quisisra transmitirle mis miedos, un día se levanta diciendo que no quiere ir al cole y ya me pongo nerviosa...

Zambullida dijo...

Los "abusadores" son, por lo general, chicos con baja autoestima, motivada por lo que ahora llaman disfunciones en el hogar. Algunos se pasan el día solos porque papá y mamá trabajan de sol a sol y nadie tiene tiempo para ellos excepto la TV, que hace las veces de educador. Otros proceden de familias desestructuradas (cada vez es más difícil toparse con una familia como Dios manda), son víctimas de malos tratos etcétera. Resulta más fácil no educar que educar. Educar supone entrega, tiempo y esfuerzo.

miguel dijo...

Los niños son de o te lo dan todo o no te dan nada no tienen termino medio,y cuando no se sienten querido su frustración la pagan con los de alrededor haciendo sentir como ellos se sienten ,por eso son aveces crueles ,criticando defectos,o por el simple hecho de llamar la atención muchas veces es lo que pretenden ser lideres aunque se por lo malos que son,pues todos en nuestro interior tenemos muchas cosas buenas y alguna mala,pero el no sentirse querido hace que salgan las malas antes que las buenas,pues muy pocos han sido elegidos para venir a este mundo y todos estamos aquí,pero lo peor no sentirse querido y ser solo el que estorba el que no come para que le den la comida para sentirse el rey de la casa,el que pega al hermano por que de el no se acuerdan nada más que cuando chicha al hermano preferido,a todo el mundo le gusta que le quieran no que le anulen ,sino que potencien sus cosas buenas y no que solo se limiten a criticar las malas ,es por eso que cuando un niño se comporta así esta llamando la atención,porque no se siente querido en su casa, no son capaces de reconocer lo que hace bien y solo se limitan a criticar lo que hace mal y por llamar la atención que le gustaría que tuviera en casa lo hace en la calle o en la escuela.

meloenvuelvepararegalo dijo...

Interesante post y complicada solución. Estoy de acuerdo en que el agresor suele ser alguien que necesita afianzarse en ser quién es obligando o humillando a otros; y las víctimas elegidas son personas diferentes, no necesariamente más débiles...
Hay también que educar mucho al profesorado y que sean capaces de prevenir situaciones de esas en las aulas.

Katt dijo...

Llevo dos años trabajando en un campamento, en verano, en NY. Allí se acoge a 150 niñas de los suburbios de NY (Bronx, Brooklyn, Long Island, Staten Island, Queens, etc.) Este campamento de verano se caracteriza por acoger niñas problemáticas de entornos problemáticos.
Entre todos los problemas que tratamos, que sobretodo son los que estas chicas ya llevan de serie por culpa del entorno familiar, sobretodo abusos físicos y psicológicos por parte de sus padres, familiares cercanos, amigos..., tratamos los que se generan en el campamento, que suelen ser expresiones de los otros. Entre ellos está el bullying.
Y, sí, es un gran problema.
Cuando uno trabaja con niños, es nuestro deber enseñarles, mediante el ejemplo, qué está bien y que no. El lema del campamento es "We lead by example" que significa, lideramos con nuestro ejemplo.
Llevo tiempo dándole vueltas a este tema. Los niños crecen teniendo modelos, modelos a los que siguen. En primer lugar padres y hermanos y, por supuesto, también profesores, resto de familia y compañeros de clase. Esos modelos están en todas partes, y nunca se sabe a quién van a elegir.
Y para solucionar el problema del bulying es necesario eso, erigirse como un líder que enseña por el ejemplo, levantarse como un modelo a seguir.
Pensamos, con frecuencia, que el niño al que le hacen bulying es la víctima. Y lo es. Pero si alguien alguna vez ha tenido que manejar una situación de este tipo es sencillo darse cuenta que víctimas son ambas, quien lo sufre y quien proporciona el sufrimiento.

katt dijo...

Cuando me ha tocado lidiar con esta situación, que desgraciadamente es un hecho que sucede cada vez que agrupas a más de tres niños, la respuesta no era atacar a uno para que dijera lo que sucedía y al otro para que dejara de hacerlo. Y utilizo atacar porque esa suele ser la reacción en los colegios. Se separa a los niños y se trata el tema con cierta violencia, como si la situación fuera de lo más incómoda. Antes he dicho que lideramos con el ejemplo y todos los niños son extremadamente sensibles, son un molde. Y precisamente por ese no se puede tratar una situación de violencia -física o psicológica- con violencia en la ´solución. El secreto es estar atento. Cuando surgen los primeros síntomas de una situación de bullying la mejor manera de actuar es, en primer lugar, hablar con todos los niños implicados y empetizar con ellos. Con los buller hay que empatizar y ver qué es lo que provoca esa reacción, porque siempre hay algo detrás (carencia de afectos, complejos, padres ausentes, abusos...) y con el niño a quien se está haciendo bullying para que vea que tiene herramientas para solucionarlo, y que no debe cambiar, que no es su culpa. Sorprende muchísimo lo sensibles que son los niños al dolor. Y hecho esto, el siguiente paso -tras solucionar los problemas de ambos grupos, que es primordial- una sesión de charla interactiva es una gran opción. Lo que nosotros solíamos hacer era estructurar la sesión en tres preguntas (¿Alguna vez te has sentido como un extaño o fuera de lugar y cómo te sentiste? ¿Alguna vez te has sentido apartado del grupo y como te sentiste? ¿Alguna vez has apartado a alguien del grupo y por qué?, etc) Una vez formulada cada pregunta ellos deben escribirlo en un papel, es anónimo. Y si lo requieren pueden expresarlo en voz alta en vez de escribir. Los papeles nos los daban y los leíamos en voz alta.
Otra vez es sorprendente lo sensibles que son. Si, nada más surgir el fenómenos bullying se hace una práctica así, ellos ven el problema sin necesidad de que nadie les culpabilice o les victimice. Y, lo mejor es que ellos mismo encuentran soluciones. Cuando descubren que el respeto con el que quieren que se les trate es con el que deben tratar a los demás... hacen maravillas.
Sé que parece idílico, pero surte resultado. Lo único es que si sucede en el colegio, los profesores deben estar atentos y hacer algo. Aunque sea engorroso. Son niños y son responsables de ellos, al menos de no estropearlos para siempre. Igual que si sucede en el núcleo familiar, o en las clases de tenis, o en el comedor, o en natación. Son moldes que deben ser moldeados y no mojarse en su trabajo lleva a las situaciones a agravarse. Y en el caso de bullying, cuando sucede, es infinitamente más difícil hallar solución.

sunsi dijo...

Muchísimas gracias por vuestros comentarios, Mariapi, lacasita, Zambullida,Miguel, "meloenvuelve" y Katt. Perdonad la ausencia. Los he leído a conciencia y os agradezco vuestras aportaciones... una de ellas es más que aportación; es vivencia.

Estos días no he tenido tiempo de escribir. Supongo que eso pasa... Va a rachas. Un abrazo a todos y reitero mi agradecimiento.
Sunsi

Anónimo dijo...

¡Felicidades Marta!

lolo dijo...

Llego tardísimo pero no quiero pasar de largo. Para comentar el acoso virtual, que no es ninguna tontería. Mucho más sutil y escondido la mayoría de las veces. Las pruebas no son difíciles de ocultar y se usa de forma sibilina entre niños pre- y adolescentes.
¿Soluciones? Las de siempre, estar encima. Y algún truquito que no sé si es muy lícito pero funciona.
Se dicen verdaderas barbaridades, extorsiones y calumnias incluidas. Pueden manipularse fotos, cambiar nombres e inventar personalidades. Un peligro. Otro.

Un beso, Sunsi.

sunsi dijo...

El ciberbullying es terrible, lolo. Gracias por sacarlo porque a veces podemos estar en la babia.
Un beso, hedbanísima.