viernes, 16 de enero de 2009

Morir lentamente...

Debe de ser más o menos eso. Supongo que será una muerte sin agonía. Tal vez no se entere nadie de tu casa ... ni los habituales del barrio se percaten de que vas enfermando. Porque lo que se muere es lo que nadie puede ver. Es lenta como el desvanecimiento del desnutrido. Tarda, tarda bastante pero un día... ¡plas!... te caes y ya no puedes levantarte más.

Morir lentamente debe de ser eso... Es algo así como el que no crece porque no actualiza sus potencias. Igual no actualiza sus potencias porque no las ha encontrado. Igual no las ha encontrado porque ni se le ha ocurrido buscarlas. ´
El que no crece es el que no mueve ficha... el que no mueve nada de él mismo ni de lo que puede cambiar en sus circunstancias. Es una muerte lenta ... incluso dulce... porque quien muere de quietud ...¿muere congelado?

7 comentarios:

Diego dijo...

Lo reconozco.
Hay día que Diego siente que se muere.
Pero...
Viene el Driver, le enseña una foto de la Semana Santa, con un paso lleno de velas encendidas.
Y me dicta:

"Los cirios verticales del Viernes Santo elevan su rotundidad geométrica,rasgando el espacio con la fuerza de una saeta".

Es entonces cuando me doy cuenta que amo a Driver.
Y que con él, no muero.

Sunsi dijo...

Juegas con ventaja. Me voy a buscar un "alter ego" que me zarandee de cuando en cuando...

O quizá no haga falta. Todos tenemos ese ángel que nos cuida y nos sopla. El tema del zarandeo se lo puedo pedir a mi entrañable excavadora, que si se pone a ello no deja títere con cabeza... o a Mireia que es la monda cuando te dice en broma, por supuesto... "¿Tú sabes dónde está Bilbao? Mira esta gorra y tira ...que si te pillo me lío a gorrazos..."

Que tu ángel te acompañe...

Diego dijo...

Tú tambien tienes un ángel.
El domingo, en el cuento te lo presento.
...
Te doy una pista, es un fluido.
Ya está el Driver empujándome.
Lo tengo "constreñido".
No me interesa que explote hasta el domingo.
Tengo un truco, te lo cuento ahora que está tomándose unas cañas en el barrio, y no nos oye.
Le castigo tres o cuatro días sin escribir.
Ni los buenos días le doy.
Y claro, se mosquea.
...
Luego, el día D, a la hora H, me acerco de cara.
Me suele mirar con ojos duros, de amigo dolido.
Y es entonces cuando le suelto.
"¡Eh, tú chaval, muéstrame lo que sabes hacer!".
Le dejo que se desahogue.
Y saco lo mejor de él.
...
No me suele fallar el truco.
Igual un día se enfada y me da con la llave inglesa en la cabeza.
Aunque creo que no.
...
No veas la lucha que sostenemos.
Él empuja, yo le freno.
Luego le dejo volar.
Y así convivimos.
Curioso proceder.
No se si será normal.
Pero de momento nos vale.

Buen finde.
Nos vemos el domingo.

Sunsi dijo...

Menos mal que me consta que eres una persona normal, equilibrado, con una familia real, fabulosa y también normal... porque leído así, en frío y sin antecedentes ...
alguien podría pensar...pero éste y su Driver que no sé de dónde lo ha sacado... igual lo tiene secuestrado y le da de cuando en cuando un boli y un papel y hala... o también que el real es Driver y que tiene cuatro brazos y mientras conduce escribe... vete a saber... La imaginación al poder.
Lo que sí es cierto es que hay en este blog un inquilino que es metáfora y tiene dos vidas, la alegórica y la real, cada cual con su experiencia, una vivida y la otra imaginada. No es fácil ser literatura con patas. Chapó.

pepa dijo...

Me doy cuenta de que, últimamente, me expando, me expando, expando, expando, ando, ando, ando, do, do, dooooooooooo, ooooooooooooooooooo

¡Hacia fuera!

Sin remedio, sin medida

Crezco, crezco y crezco.........

Vivo sin vivir en mí....................

Sunsi dijo...

"Y tanta vida espero que... "
Sta Teresa dijo :"muero porque no muero"

Aquí, el compañero, tiene dos vidas. Una real y otra ficticia. Yo... una en le mente y otra en el suelo. ¿Y vuesa merced, Pepa?
¿7 vidas como el gato? No se librarán tan fácilmente las futuras generaciones...

Besiños

pepa dijo...

Variadita, pero una; prosaica que soy.