lunes, 11 de mayo de 2009

Triunfar...¿Qué es eso? (2)




“¿Qué es, en realidad, el hombre?. Es el ser que siempre decide lo que es. Es el ser que ha inventado las cámaras de gas, pero asimismo es el ser que ha entrado en ellas con paso firme musitando una oración”. (Víctor E. Frankl)

Eres joven... y el mundo se te presenta como un playa, toda tuya, como un mar... inmenso y abarcable. Todo son proyectos... No hay todavía ni un solo castillo de arena. Todo está por hacer... Y crees que el Planeta girará en torno a tus ilusiones. Que incluso el sol se podrá detener cuando necesites calor. Y la lluvia mojará tu tierra cuando tenga sed. Lo único necesario son unos dedos y un chasquido... o unos puños bien entrenados.. o una musculatura tensa...


La libertad aún no tiene contenido. Es un perímetro que no delimita nada porque aún hay que aprenderlo todo.


Conforme paseas por la playa, se supone que sumas años. Empieza a no ser lo mismo. Alguien te empuja sin querer, se te acercan los perros y resulta que los detestas, hay medusas y ya no puedes ir descalzo, quisieras bañarte y la bandera roja te dice que no... hoy no. Querrías estar solo y se te pega un acompañante... querrías estar acompañado y "hoy no me viene bien". No. No está en mis manos el movimiento del universo, ni siquiera mi movimiento porque tropecé y voy con muletas. Pero... ¿cómo funciona esto de la libertad? ¿Acaso no puedo elegir en todo momento?...

Los años sujetan tu entorno o lo hacen bailar. Y no precisamente a tu antojo. El chasquido no funciona. No está sordo el mundo. Simplemente no eres su ombligo. Y ahora o nunca. O ahora aprendes que eso no es una frustración, que tú sólo eres una pieza más, o las castañas futuras se convertirán en fracasos.

Entonces... ¿Para qué demonios nací libre?... ¿Por qué demonios quiero ese éxito y me sabe amargo cuando caduca.... y quiero más y no me sacia?

Un día te rebelas. Quieres conducir a tu aire. Las manos en el volante ... no es más que un juego ... Quiero jugar a saltarme ls semáforos, ir en contra dirección, adelantar en línea continua, pasar por alto un STOP. Y acabo en la cuneta.

Después de la UCI , mucho tiempo sin movilidad. Las cuatro paredes de la habitación del hospital. Ahora tú frente a ti mismo. Es que no me había parado. Es la primera vez que me detengo ... y así, sin movimiento, puedo pensar quién soy, de dónde vengo, a dónde voy. No me puedo mover y, en cambio, nadie puede arrebatarme la convicción de que soy dueño de mi destino. Soy dueño de mis pensamientos, de amar y construir el edificio de mi vida.

Y no me he movido todavía de la cama. Me estoy recuperando de las lesiones. Quizá necesité ese accidente buscado por creer que puedo pisar los castillos de arena de mi playa, salpicar a cualquiera porque quería correr por la orilla, patear a los perros porque quería seguir un camino rectilíneo.

Mi triunfo no es como el tuyo, ni como el tuyo, ni como el de tu amigo. No somos clones. Quizá coincidamos en que descubrimos lo que nos hace libres: nuestros amores, nuestros broches donde hemos querido prendernos.

No puedo triunfar si no es con ellos. Mi brillo desluce si mis "compañeros" no pueden brillar. Mi triunfo tiene sus raíces en aquellos que amo y que elegí y me eligieron como parte de sus vidas. Sin ellos... fracaso. Sin su triunfo yo me quedé a medio camino.

¿Qué diablos es triunfar? ¿Ser lo mejor que pueda ser? ¿Dar lo más valioso que pueda dar? ¿Luchar, acompañar y sentirme acompañada, trabajar y servir con mi trabajo...? Muchas cosas. En definitiva, lo que colocas en una balanza y el resultado es un equilibrio , un combinado de paz de conciencia, coherencia, felicidad ....

¿Podría ser eso triunfar? ¿Ir pelando la naranja hasta llegar al fruto?




15 comentarios:

sarracena infiel dijo...

Tal vez, aprender que lo único que es posible y sobre lo que tenemos influencia es .... sobre nosotros mismos.

Aprendemos para avanzar.

Avenzar, crecer, madurar en conocimiento, sabiduría y bondad.

Todos nos hemos acabado en la cuneta alguna vez y hemos estado inmóviles.

Con suerte y, sí, tocados por una chispa de Gracia, aprenderemos.

Quien tenga ojos para ver, que vea; quien tenga oidos para oir, que oiga.

Tan fácil de decir, tan difícil de hacer.

Con Dios, hedbanna, que pases buen día.

Sunsi dijo...

Buenas, saracena madrugadora.
Hoy día está muy de moda diagnosticar "intolerancia ante la frustración". Los psicólogos insisten en que éste es como un cáncer en las nuevas generaciones.
¿Sabes qué pienso? Que no es más que una deformación de la idea de triunfo personal que se les inculca desde pequeños. Un combinado de competiividad, resultados inmediatos y reconocimiento a toda costa.

Quizá este tema necesita un post enterito.

Saludos a Marisol. Que tengas tú también un buen día.

Modestino dijo...

¿Qué es triunfar" .... intentar no hacer nunca daño a conciencia a nadie, sonreir y facilitar las cosa, también a los bordes y pelmazos, tener capacidad de comprender, saber pedir perdón y perdonar .... uff, tantas cosas....

Blancael dijo...

Lo que está claro que se aprende a través de nuestros errores, y de ver las consecuencias de nuestros actos...........
y tenemos que verlo nosotos mismos, al levantarnos de la cuneta.
Unas veces serán caidas fuertes, otras no tanto, otras rasguños, pero todas ayudan a mejorar y ser mejores personas, y allí estará nuestro triunfo.
Aunque hay personas que cumplen esta frase que me recuerda a un progra d televison de hace años, qeu decía,´El hombre es el único animal que tropieza 2 veces en la misma piedra´.
pásate por mi blog, a ver si te gusta lo que puse ayer, me lo enviaron por correo y me pareció muy curioso, y bonito,
Un beso

lolo dijo...

Ayer iba a escribirte un comentario, pero me armé un lío y lo suprimí. Yo sólo quería borrarlo...y no sé cómo funciona.

Quería decirte que a mí la palabra triunfo me da para atrás.
Debí nacer antes de que fuera una meta para la vida.

El éxito me resulta algo más cercano, pero sin el fracaso es muy inútil y muy mentira.

Entiendo aprender, crecer, avanzar y retroceder. Entiendo procurar mejorar y conocerse y luchar...para conseguir no el triunfo sino poso, experiencia, alegría, entendimiento, madurez.

Entiendo pararse, caerse, rebelarse, ceder, estallar, y volver a remontar. No hacia el triunfo, ¿qué es eso?
Sólo para vivir, vivir mejor. Para poder dar, darse, servir, disfrutar.

Yo no soy la catedral, ni la playa, ni mucho menos el mar. Pero dentro de mi, está la libertad de decidir si quiero o no ser justo lo que soy, lo que estoy llamado a ser.

Yo no eligo, casi nunca. Mi libertad se llama confianza.

Sunsi dijo...

Modestino... lo que apuntas diría que se resume en intentar ser en cada momento lo mejor que uno pueda ser. Ufff , tantas cosas, como dices. Porque cada día se te presentan un montón de oportunidades. A veces se pude caer en el error de seleccionar o resguardar esa porción de excelencia para un "buen momento".
Y se puede pensr que ya darás lo mejor de ti mismo en esa hora "H".
Y has pasado por la cajera del súper. Podías haber sido amable, mirarle a la cara y preguntarle ... no se me ocure y haber dejado pasar al señor que sólo iba a por pan... y recalas en la gasolinera de siempre y "¿cómo se encuentra su mujer" en lugar de pagar y listos.
Si te paras a pensar dices...qué largo es el día y cuánas ocasiones de elegir entre el gris y el color que pega en ese momento.
Y te vas a a cama con na cuestión muy sencilla... ¿he vivido pringándome o he sobrevolado? ¿he amado...?

Perdona el tostón. Es lo que me gustaría dejar en herencia a mis hijos, a las nuevas generaciones que sólo se pringan por resultados.

Un saludo

Sunsi dijo...

Blanca. No sabía que existía este programa. Buscaré.

OK en todo lo que dices.Y a veces a los adultos se nos olvida que debemos dejar que los más jóvenes se equivoquen, o que tengan pequeños fracasos. Hay un mometo en que a burbuja se rompe. Y no se han nmunizado.

Me paso por tu blog.

Un beso

Montserrat dijo...

Shakespeare es el maestro en esto de la libertad:
...Y teniendo yo más vida, tengo menos libertad... dice Hamlet.

A mi me parece que cuando los años, y la administración que nos paga, ya nos dicen que ha acabado la lucha en primera línea, es el momento de empezar a volar libremente de verdad, como si antes hubiéramos estado en estado de crisálida como en un sueño, o pesadilla, depende, y por fin tenemos alas, resultado de nuestra "cosecha" de riquezas espirituales durante toda una vida.
Os aseguro que vale la pena esta etapa, la pega es que dura poco segun dicen.
Lo que dice lolo:
poso, alegria,experiencia, entendimiento y madurez,dar, darse, servir, disfrutar.
La evaluación final, sincera con uno mismo, es fundamental para aprobar o sacar matrícula de honor!

ana dijo...

Yo, cada vez estoy más convencida de que el triunfo está en conseguir no ver tu ombligo como el centro del universo, saber de tí, pero sin darte importancia. Ser de puertas hacia afuera, pero sin saberlo.

Y sin embargo... ay, el ser humano!!!
Cuánto nos gustaria para nuestra presencia el porte de una catedral!!!

Por mi trabajo he constatado que en las personas que viven hacia afuera, más allá de los límites de su propia piel, en esas personas, encuentras algo así como el aura del triunfo, así, como en silencio, y siempre al lado de las pequeñas cosas. Son esas personas que sonríen, que tienen pequeños detalles, que te consiguen sacar una risa, son conciliadoras, y siempre tienen algún gesto que demuestran ese vivir hacia el otro. Lo de menos es el contexto. Incluso cuando lloran están más allá de su piel.

Y también he observado, que las pesonas más encerradas en sí mismas, no son capaces de equilibrar su existencia. No encuentran en ningún recodo del camino algo de acomodo. Son personas más aburridas, tendentes a la obsesión, al perfeccionismo. Son personas lamentablemente más tristes. Más incapacitadas también para escuchar el silencio. La soberbia los mantiene en pie.

... He observado que el modo de estar en el mundo, más abierto o más ensoberbecido, no depende del contexto de las cosas.

Somos un algo en esencia que, a pesar de ser vulnerable a las circunstancias, a veces muy dolorosas y extremas, no sé, como que en esas personas que estçan siempre fuera de sí, el equilibrio emocional siempre permanece. El que vive con la mirada hacia afuera, no sé por qué, ocurra lo que ocurra, tiene siempre una especie de equilibrio en su presencia, una especie de paz que no le deja cambiar y le sigue permitiendo ese estar al lado del otro... incluso cuando llora sus circunstancias adversas, tenderá la mano e incluso una sonrisa, porque nunca deja de valorar al otro. En esas personas, el fracaso, no tiene lugar.

Yo quisiera para mí esa paz, esa que se desprende sola cuando sin ser conscientes de ello, nuestro ombligo no es más que un puntito más del universo. Luego, el triunfo se nos adhiere solo...
... pero nos hemos perdido. Hemos confundido la parte por el todo. Nos creemos el centro, el propio universo, en lugar de sentir que simplemente, somos una pieza más.



"La cultura de la modernidad no ha sabido darle al hombre convicciones, no ha sabido hacerle participar de su actividad creadora. No le ha dado al hombre supuesto en el cosmos, la visión de un orden del que se sienta formar parte.

Y cuando la vida humana no acepta dentro de sí cierto grado de verdad operante y transformadora, queda sola y en rebeldía. Seremos sabios y bárbaros. Incapaces de actuar y de hallar comunicación efectiva."
MARÍA ZAMBRANO.



Y QUÉ BIEN LO HAS SABIDO CONTAR TÚ, SUNSI.

(yo como siempre, tirando de la filósofa)

Sunsi dijo...

Lolo... te leía (ya hace rato, pero hasta ahora no he podido responder) y me sonreía...No sé de qué generación eres, lolo. Pero yo recuerdo que ya desde muy joven me importaba un pijo triunfar...¿triun... qué?. No me planteé jamás semejante historia.

Si me lo permites, te cuento una anécdota. Acabé la carrera y trabajaba todos losdías delaño en la academia de repaso de mi padre. Por allí pasaba media Tarragona. La clave era la agilidad para cambiar de registro. Pasabas de un ejercicio de sintaxis a un comentario de texto de filosofía...

Un día, alguien muy muy cliente de la academia... a quien di clases incluso en domingo... incluso a las 7´30 de la mañana antes de un examen...incluso en un San Juan...empezó la Universidad.
Un reencuentro en la Rambla y me suelta: "Sunsi...¿sigues en la academia? ¡Qué pena! Te estás estancando". Le contesté:"No lo creo, pero si así fuera... no me importa. Me gusta enseñar a quien tiene dificultades".

Podía haberle dicho y con todo el derecho del mundo..."Joé... bendito estancamiento, que te ha llevado de la mano hasta las puertas de la universiad".

Esto, por ejemplo, para mí fue un "triunfo"... que a la vista está que no repercutió en mí misma. Pero estaba tan contenta de que X hubiera superado todos los obstáculos. Yhubo muchos X, muchísimo. Con eso no quiero decir que me chupe el dedo. Tengo muy mal genio. Pero esa íntima satisfacción de haber podido preparar intelectualmente a personas que en sus escuelas no daban un duro... no se pude explicar con palabras.

Supongo que eso es vocación.

Que me enrollo,lolo. Y que me ha encantado tu comentario. Porque , ahora mismo, estoy como tú. No elijo casi nunca tampoco. Pero con mi libertad interior puedo dar vueltas varias veces alrededor del planeta aunque esté plantada como una seta.

Un beso

Sunsi dijo...

Montserrat... choca los cinco. Bingo... Que sí... que aprendemos y seguimos aprendiendo hasta que todo empieza a dar fruto. En este punto es fundamental saber esperar. Los humanos estamos sometidos al tiempo. Dar tiempo al tiempo. ¿Matrícula de honor? Ojalá.

Gracias por mencionar a Shakespeare y por tu comentario.

Abraçades

Sunsi dijo...

No podía faltar María Zambrano, ¿verdad, Ana?. Le he cogido un cariño a esta mujer. Es lo que me habrás dejado tú en herencia, que mañana me escapo a la librería y me pierdo un rato hasta encontrar libros de Zambrano.

Ana... Inquilina... Mañana te subo. Sé que eres un enfermera de bandera... pero cómo se nota tu formación periodística. Como no hay manera de que te lances al blog, usa éste, que es tu casa.

Besos, amiga. Y gracias siempre.

ana dijo...

...con mi libertad interior puedo dar vueltas varias veces alrededor del planeta aunque esté plantada como una seta.

AINSSS... pero cómo me ha gustado esta frasecita... jajajaja

FRANK dijo...

Hola Sunsi, yo sigo la teoría de ese sensacional filosofo americano que se llama Forrest, Forrest Gump; la vida es como una caja de bombones, lo intuyes pero realmente nunca sabes con exactitud que te va a pasar; hay que tener cintura y capacidad para ir adaptándote a las diferentes circunstancias, creo que esto es triunfar.
Cuelga cuando quieras el beso del sueño.

Sunsi dijo...

Hola, Frank. ¡Qué bueno! Aquí... buscando la cuadratura del círculo... y es tan sencillo como eso "Corre, Forest, corre....". No pararse. Y te caes. Y te levantas y sigues corriendo. La de veces que habré visto sta película. Siempre descubro un nuevo aspecto.

Muchas gracias por tu comentario y bienvenido.

Si te fijas, en la parte izquierda de blog , he colgado una fotografía. Pinchando sale tu artículo.