domingo, 7 de junio de 2009

"No existen alumnos incapaces"




Supongo que todos tenemos nuestra cadena preferida para ver las noticias del mediodía (si es que la jornada laboral lo permite). Yo elijo Antena 3. Me parece menos mala. Si no recuerdo mal, fue el lunes pasado cuando, entre sucesos, volencias de género y ataques verbales de los políticos, asomó una cabeza. Pasó, creo, demasiado desapercibida. Le dedicaron apenas dos o tres minutos. A mí me llamó la atención. Me quedé con la referencia y he buscado más datos.

Se llama Marta Eugenia Rodríguez de la Torre. Nació en León hace 40 años. Es una super superdotada. Su coeficiente intelectual es superior al de Einstenin : 218 frente a 180. Ha estudiado 26 carreras y, supongo que lo entendí bien, habla 8 idiomas. Actualmente aplica sus investigaciones en inteligencia artificial al cerebro humano para crear "Sapientec", un método para potenciar el desarrollo intelectual que imparte en Madrid desde hace años. El sistema llega ahora también a Málaga con un centro recién inaugurado en Fuengirola.

Ha escrito varios libros, pero hay uno que me interesa: Stop al fracaso escolar. Pienso que puede ser una buena lectura para este verano. Eso sí, con lápiz y papel para anotar ideas importantes.

Cuelgo un artículo suyo ...corto... para que os hagáis una idea. Mi coeficiente no quiero ni saberlo y me importa un pimiento. Pero me alegra que esta señora diga algo que hace tanto tiempo que le doy vueltas y he escrito varias veces. Si ella, con semejante capacidad, afirma lo que afirma... señal que no estoy en Belén con los pastores ni en la Casa de la Pradera.

"Cuando un niño fracasa en los estudios los padres se hacen mil preguntas. ¿Elegimos el colegio correcto? ¿Es culpa del niño, del profesor o nuestra? ¿Estamos a tiempo de resolverlo?


El fracaso escolar se debe a la conjunción de varios factores, pero lo que está comprobado es que actualmente nuestros escolares se sienten desmotivados porque no son capaces de asimilar los contenidos que se les enseña. Año tras año, repiten los mismos temas, pero si no se han sentado las bases, de nada sirve.


No hay alumnos incapaces, sino métodos ineficaces. Se obliga al alumnado a memorizar conceptos para pasar los exámenes, pero éstos se olvidan en cuanto se supera la prueba. Una vez transcurrido el tiempo, se frustran cuando no consiguen buscar en sus cerebros los contenidos que aprendieron.


El objetivo no debe ser enseñar al alumno a retener información, sino que la asimile y sea capaz de pensar y asociar ideas. Su autoestima crecerá y su estímulo ante el estudio también.

Se ha detectado además un fenómeno creciente en nuestra sociedad: los padres ejercen de profesores de sus hijos cuando finalizan su jornada laboral. Dedicarles este tiempo a las tareas escolares es injusto para ambos, ya que debería servir para compartir momentos de ocio en familia."
Completamente de acuerdo, Doña Marta.

14 comentarios:

Driver dijo...

Creo que mi coeficiente intelectual es de dos dígitos.
No me importa.
Sigo las enseñanzas de mi abuelo Emilio.
Un analfabeto que apenas que leía con suma dificultad, no sabía eescribir y cultivaba claveles en una terraza, desde la que se veía la torre barroca de la catedral de Murcia.
Me enseñó las cosas importantes que sé.
Una docena de enseñanzas.Murió cuando yo tenía doce años.
Pero me acuerdo de todo lo que me dijo:
1.- Cambiate de calcetines todos los días mientras escuchas música. Fíjate que si puedes darle la vuelta a los calcetines, puedes darle la vuelta a las ideas.
2.- Haz lo que te guste, por lo menos dos veces por semana.
3.- Bebe moderadamente vino con tus amigos, mientras que charlas.
4.- Baila con tu mujer un par de veces al mes. Aunque estés cansado.
5.- Busaca en tu trabajo una forma de ayudar a los demás. Es difícil pero merece la pena.
6.- Reza a Dios todos los días. Cuéntale tus cosas como si fuera un amigo. Cuida esa amistad.
7.- Cuando tengas hijos, juega con ellos. Cuando estudien, cuando te hagan preguntas, cuando estén perdidos. Juega. Es la mejor forma que tus consejos se les queden grabados.
8.- No permitas que la tristeza anide en tu corazón. Cuida plantas, lee, escribie, pinta o pasea con los amigos. La tristeza te hace perder tiempo, y la vida es corta.
9.- Participa en las fiestas de tu pueblo. Cada año.
10.- Si puedes hazte de alguna asociación que tenga intereses comunes con los tuyos.
11.- Cumple las leyes, siempre que éstas no sean contrarias a tus principios.
12.- Nunca dejes solos a tus padres o tus hijos.

Y luego añadía siempre, que si no cumplía usu consejos, bajaría del cielo para darme una paliza.

Y de paso para cuidar sus claveles.

Claveles rojos.

Que se erguían firmes frente a una catedral barroca.

Roberto Gómez dijo...

Bueno...esto de Marta, ya es más que sabido...y gente como Driver y yo, con coeficiente inetelctual de dos dígitos (en mi prueba no quise saber si el primero era el cero)habíamos llegado a esa conclusión en nuestra más tierna expereincia escolar.

Conocimeinto reafirmado con los estudios de Pedagogía...y con la sorprendente falta de responsabilidad que impera en nuestro sistema educativo.
Con ello no mantego que los profesores sean una pandilla de irresponsables, pero sí que carecen de toda repsonsabilidad de la tarea que realizan: nadie pide cunetas, nadie los examina. Es curioso si nos detenemos un momentillo: es el profesor,él mismo, el que examina a los chavales, es él el mismo que evalúa su propia labor.
Esto no se produce en ninguna otra profesión.

Sunsi dijo...

Sabio tu abuelo Emilio, Driver. Una cosa es lo que se cuece en el cerebro y otra las pautas mínimas para vivir, ser feliz y hacer felices los demás. Copio los puntos.Me ha gustado lo de bailar. Y el tema del Amigo y cuidar su amistad. Importante que no anide la tristeza. Prque la tristeza puede encontrarte... el problema es que se instale en tu vida.

Gracias, Driver. Siempre aportando cosas buenas

Sunsi dijo...

Hola Roberto. Pues yo ni idea de la existencia de esta mujer. Mi coeficiente seguro que es de 1 dígito.

Hay que reconocer que los profesores no lo tienen nada fácil. Nadie los examina, pero tienen que dar una materia en un periodo de tiempo muy corto y después pasa lo que dice esta señora. Bueno... que no hace falta que lo diga ella , que ya se ve y se comprueba.

No sé de qué Comunidad Autónomica eres. En Cataluña, lo profesores de lengua castellana y catalana de Bachillerato sólo tienen dos horas semanales para impartir su materia. Los que confeccionan lo que forma parte del currículo de estas asignaturas supongo que no han cogido una tiza en su vida.

Los críos llegan a casa con cuatro ideas mal atadas y mamá-profe o papa-profe deben remtar lo que está sujeto con alfileres.

Gracias por comentar. Y bienvenido.

Sunsi dijo...

Roberto... he visto en tu perfil que eres gallego o vives en Galicia. Allí me imagino que tres cuartos de los mismo. Aunque me suena que en el tema de ls lenguas ha habido algún cambio.¿es así?

ana dijo...

Es cierto, hacemos de profesores de nuestros hijos, y pued ser contraproducente, pues yo desde luego, docente no soy. Esta queja es universal, no importa el colegio al que vayan los peques.

Está visto... en León el coeficiente intelectual de sus habitantes es muyyyy alto... no hay más que observar que el más tonto llegó presidente...

Andrés dijo...

Ana, totalmente de acuerdo contigo.

En cuanto a la educación, me parece que tiene mucho que ver con la competitividad que impera en nuestra sociedad y el desenfoque de la educación, osea, que cada uno la enfoca para sus intereses. Estamos mareados, cada gobierno reforma las leyes "para su gusto".

Y la competitividad, hasta cierto punto sí porque forma parte de la vida, pero a partir de ahí, mala, muy mala.Digo.

Atentamente

Modestino dijo...

Intereante, muy interesante. Aunque me llama la atención ese veto a que los padres hagan los deberes con los hijos.

Sunsi dijo...

Contesto tarde hoy, Anita. He disfrutado con el zafarrancho de limpiezas de jardín, hierbajos...
limpiando la GRE...

Me hizo mucha gracia que esta señora fuera de León y tuviera cuarenta años. Se dice de todo sobre ella. Que no ha demostado si es cierto lo de las carreras, que no ha enseñado el papel donde se dice lo de su coeficiente...

Rebuscando esncontré este artículo y , la verdad, creo que es muy acertado. Será muy superdotada, pero se fija en aspectos muy cotidianos también.

Lo de los papás-profes nunca me ha parecido bien. Una cosa es proporcionar el ambiente de estudio adecuado, estar si necesitan algo... y otra muy distinta es que ya se dé por supuesto que alguien habrá en casa que termine de explicar...

Tengo ganas ya de que acabe el curso... Supongo que tú también.

Besos

Sunsi dijo...

Y yo completamnte de acuerdo contigo, Andrés.

La enseñanza es la perita en dulce de cada gobierno de turno.
A pesar de que la Constitución salvaguarda cualquier intento de intervencionismo por parte del Estado con la clara intención de evitar «el riesgo de abrir la puerta a una sociedad progresivamente uniforme y, sobre todo, dirigida». (Díez- Picazo).

Pero a la Constitución, la pobre, se le hace muy poco caso. Y todos los gobiernosa por la educación. Con tanto cambio los críos van mareados.

Otro tema es la competitividad. Pero aquí sí veo que los padres influyen mucho. Cuando sólo se da importancia a las notas en lugar de incidir en el esfuerzo...

Este tema da para mucho.

Gracias por tu comentario y bienvenido

Sunsi dijo...

Yo no lo veo como un veto, Modestino. Lo veo muy acertado.

También es cierto que depende de la edad de los niños. Cuando son pequeños y aprenden a leer, cuando empiezan con las tablas de multiplicar... En casa se complementa y se refuerza lo que se hace en el colegio.

Yo creo que somos responsables de la educación de los hijos y la instrucción se lleva una buena parte. Pero presuponer que ya lo explicará mamá y, si no pude mamá, el profe particular de turno para poder entender las tareas que mandan en la escuela... me parece demasiado. Al colegio se va a aprender y los deberes deben ir en consonancia con lo que se supone que la mayoría ha asimilado. En los cursos superiores no suele ser así. No conozco a casi nadie que no tenga refuerzo. Yo tengo la suerte de que entre todos lo hacemos todo: mi padre, mi hermano... yo.

Es cierto que hay que estar por ellos, apoyándoles. Pero cosa distinta es explicar todo de nuevo porque en clase se ha trabajado poco. No estoy culpando a los profes (bueno... un poco sí). A veces, las materias que se diseñan desde el Ministerio o desde el Departament d' Educació, son surrealistas, inabarcables en un curso escolar. O te dejas la mitad de la materia o la carga se traslada a los padres.

Te aseguro que es así, Modestino. Salvo las lumbreras que lo pillan todo a la primera, el resto... los normales, tienen que echar mano de ayuda fuera del horario escolar.

No sé si te ha convencido el rollo que te he cascado.

Si supieras las ganas que tengo de que ya terminen las clases... También son vacaciones para mí.

Un saludo desde Tarraco

Trapecista dijo...

De acuerdo contigo en lo de la Constitución, Sunsi, pero resulta que se trata de una Constitución "flexible", según dicen, que permite que continuamente la reinterpreten, de esta manera encontramos los nuevos Estutos de Autonomía, pendientes todavía de resolución por el Tribunal Constitucional. Si trasladas esta flexibilidad a la educación, dependerá siempre del partido que esté en el Gobierno.

Buen jurista al que nombras, Díez Picazo, pero son sus opiniones, acertadas, sin duda, pero no son las únicas, no olvidemos que también hay catedráticos que piensan de diferente manera, y seguro que también tienen su razón jurídica. Que venga el Tribunal Constitucional (¿te fías?) y nos diga exactamente lo que quiere la Constitución. Yo personalmente no me fío un pelo, pero lo que diga es lo que vale.

En cuanto a lo que dice la titular del artículo, es muy complejo, normas que dicen lo que hay que explicar, dirección del colegio, profesores, padres, alumnos... Es muy complicado, no hay una causa única sino un conjunto que se han concitado en toda España, al parecer, en toda clase de colegios, para acabar así. Pero pienso que los padres de toda España tenemos mucho que decir, entre otras cosas nos tenemos que plantar y exigir que el sistema funcione. ¿Qué pasaba antes, cuando ni los padres ni las madres podían dedicarse, por diferentes causas, a ser profesores?. Quizá los colegios funcionaran mejor y los padres únicamente se dedicaran a controlar que sus hijos estudiasen e hicieran los deberes. ¿Cuál era el sistema?

Es una opinión.

Sunsi dijo...

Irrumpe un Trapecisa en este blog. ¿Eres jurista? Yo es que me manejo my bien con Díez-Picazo. Es como un manual donde encuentro todo lo que concierne a derechos fundamentales. Y ahora no lo encuentro. Mi casa es un desorden. Papeles por todas partes, libros de todos y mezclados...

Antes el sistema funcionaba, dices... No sé los demás . Mi padre era profe titular de letras pero con corazón de matemático. Trabajaba de sol a sol y sí recuerdo que nos asesoraba sobre cómo hacer un trabajo bien hecho, cómo utilizar el diccionario... y conmigo, que se me daban fatal las mates, se reducía a levantarnos los dos a las 6 de la mañana un par de días antes de un examen. Pero poco más.

No nos iba mal. Tampoco éramos lumbreras. Lo que sí supimos era lo que en realidad nos gustaba. En la biblioteca de casa siempre encontrábamos material pra ampliar.

Qué lejano veo todo esto. Los expedientes tenían puntas. Ahora tienes que ser bueno en todo. Y en Bachillerato, con la espada de Damocles de la mdia, de no saber si podrás estudiar lo que quieres. Y a todo esto¿ellos saben lo que quieren?.

Me reservo para otro día el tema del UNIVERSITARIO. Son palabras mayores que se ha reducido a unos estudios más. No estoy de acuerdo. Parece que si no pasaspor la Uni eres idiota . Y no. Se ha devaluado el perfildel Universitario y ,en algunos sectores, se desprecian los grados medios y superiores. Ya digo. Para otro día.

Gracias por el comentario. Para pensar.

Blancael dijo...

lo de dejar a los hijos hacer solos los deberes, debería ser así, pero luego llega la realidad, cuantos padres estamos alli, con ellos estudiando¡¡¡¡.
De todas formas esto es de ahora, yo no recuerdo a mis padres estudiando conmigo, me metía en mi habitacion y estudiaba sola, solo les consultaba( a mis padres), si tenía alguna duda.
Pero ahora todo es distinto, intento no hacerlo, pero hay días que no hay más remedio qeu hacerlo, porqeu sino ellos no siguen, por lo menos lo veo en mi hija menor.No se si lo hago mal o bien,pero tengo que estar.Y luego veo la recompensa en las notas de los exámenes, pero si cansa muchooooooo,y estoy deseando qeu acabe el curso¡¡, ya no puedo mas¡¡¡, solo quedan 3 semanas¡¡¡.
A esta chica la ví en una entrevista en la televisión y habló muy bien, más o menos lo que escribe en el artículo que has puesto, pero más ampliado, fue interesante.
Y Ana tiene razón , como pudo llegar este personaje, con pocas luces a presidente de gobierno....
Un beso.