viernes, 12 de junio de 2009

A propósito de una entrada

Me gustó tu entrada, Máster. Ana diminuta me manda este vídeo. Y, como ese día, sigo pensando en las manos que se pueden desplazar hacia sus manos.











Parece que no hay recetas asépticas. Mientras la ciencia avanza, un poco de tiempo sacado de mi tiempo... allá, donde mi espacio no alcanza. No llego, no sé cómo poder hacerles llegar mi mirada para que sonrían. Otros se encargan.
...
Sí creo haber aprendido algo cuando me asomo a la ventana para observar lo que no son las cuatro paredes de mi casa. Mirar fuera, saber dónde hay dolor, dónde hay hambre, dónde no hay suficientes brazos . Para que los contornos de la vida, los que se dan por desauciados, dejen de supurar por su herida... no hay brazos siquiera para suavizarla.
...
Sí aprendo. Con y a costa del sufrimiento de los otros... los que les ha tocado bailar sin orquesta, los que bailarán muy poco rato, los que ni siquiera bailan porque no tienen fuerza en los pies y viven semienterrados. Sí aprendo si abro las ventanas y, de una puñetera vez , las dejo abiertas aunque lo que huela no sea precisamente a jazmín y a lavanda.
...
Abro la ventana. La dejo abierta para que entre dentro todo lo que no es justo, lo que clama al cielo, lo que tiene remedio y nadie se despeina para intentar- por lo menos intentar- paliarlo. "Esto es lo que hay". Y nos quedamos tan anchos... y , sin embargo, de una contrariedad, de una gripe, de un desencuentro, de una pequeña derrota... podemos llegar a convertirlo en un drama.
...
¿Dramas? Los que hay ahí ... y ahí... y ahí también. Nos sobra cinismo, autocomplacencia; nos faltan ojos que miren más allá de nuestras placenteras y cómodas barreras. Nos falta...Nos sobra...
...
Por lo menos a mí ... me sobra mucho yo y me falta más alma. A mí, por lo menos, me hace falta un revés de cuando en cuando. Para colocar el uno, el dos y el tres donde realmente corresponde colocarlo.
...
Y hay que vivir... faltaría... pero es peligroso olvidar las demás vidas, medias vidas... o sólo un cuarto. Y hay que ser feliz... pues claro... pero no creo que cueste demasiado regalar algún cacho. Para regalarlo hay que saber que existe todo lo contrario y todo lo contrario no se esfuma aunque dejemos de mirarlo.

16 comentarios:

FRANK dijo...

Muchos de nosotros que pensamos que llevamos vidas más o menos normales, realmente no sabemos apreciar lo afortunados que somos; nos preocupamos por nimiedades, pequeñas cosas que nos pasan durante el transcurso de nuestra vida; pero, como tu dices Sunsi hay personas que lo pasan realmente mal, con problemas o enfermedades sin perspectivas de solución y encima muchas de estas personas han de arreglárselas ellos solos.
Estoy de acuerdo creo que se merecen un cachito de nuestra vida, por pequeño que sea, y creo que a nosotros no nos debe de costar mucho darlo; incluso los pequeños gestos, tratar a la gente con cariño o una sonrisa, pueden hacer mucho.

lolo dijo...

"Con la algarabía de un tamborilero, y el gemir austero de una letanía...te sigo queriendo"

Gracias, Sunsi.

Blancael dijo...

El video me ha puesto los pelos de punta, pero por desgracia es una realidad, y si te das cuenta a los niños se les ve sonriendo, aunque fueran esos 5 minutos de grabacion, estaban sonriendo, aprendamos de ello..
En fin , lo dejo aquí qeu estoy mas sensible, y creo que con estas 5 líneas, ya he dicho todo lo que tenía que decir,
un beso,

Sunsi dijo...

Hola, Frank. Gracias por este comentario. Creo que es necesario abrir los ojos hacia afuera antes de mirarnos a nosotros mismos. Como tú dices... siempre podemos hacer un poco más...aunque sólo sea sonreír.

Un saludo.

Qué gusto de post el tuyo...

Sunsi dijo...

Lolo. Gracias a ti.

Sunsi dijo...

Blanca, la he pifiado...la he pifiado pero bien. Lo siento,lo siento........................

Gracias por comentar a pesar de todo. Tus palabras tienen un peso específico. Ellos sonríen. Tú sonríes.

Me dijeron Carlos y María que Blanca baila de muerte. Gracias por todo. Por cómo tratas a mi ciudadano de 19 y por más cosas...

Un beso y dos

Blancael dijo...

No tienes que disculparte,para nada, es la realidad, y yo suelo sonreir, así qeu no la has pifiado. Esto es algo que existe y hay que asumirlo, yo lo hago.
Y tu ciudadano de 19 es un encanto de persona¡¡¡, hoy 3 meses, jejej
como pasa el tiempo¡¡
Un beso y un abrazo muy fuerte

Andrés dijo...

Maravillosa entrada, haces pensar mucho y valorar lo que se tiene. Felicidades también a Master, me ha gustado.

¿Desauciados o desahuciados? No es por señalar errores, sólo por aprender.

Gracias.

ana dijo...

Blancael, no sonrien sólo esos cinco minutos de video... Yo lo he visto. Yo he sonreído a su lado, soy una privilegiada... sé que si no tienen dolor, siempre sonríen, todo el día lo hacen, e intentan tomarte el pelo jugar, fugarse por todo el hospital jugando a detectives... Son unidades donde no se llama a la enfermera con el timbre de la habitación... te llaman con su personal e instransferible sonido "enfermera", "enfermeraaaa"... alegres siempre con su personal sonido. Y si ya saben qué enfermera está... "Anaaaaaaaaaaa"... o.... "halaaaaaaaaaaa que Ana se ha cargado toditos los termómetros"... (se me habían caído... ejem). He conocido infancias infinitas y luminosas... plantas pediátricas alegres como la misma Esperanza. He llegado a pensar que una de las casas de la Esperanza es esa precisamente esa unidad... ese lugar tan especial de los hospitales habitados por los niños... allí, donde el cielo es siempre azul.

Esos niños son los guerreros infinitos, sabios insuperables... saben vivir en presente. En presente sonríen, al lado del presente (el único tiempo que es infinito) ellos se vuelven así, infinitos. Y sonríen. Así que, seamos como ellos en nuestras dificultades. En todas nuestras gordas dificultades.

Y os puedo asegurar que allí no existe la palabra desahuciado, es imposible que eso suceda en la casa de la Esperanza. Ellos no tienen nada más que una circunstancia, y vida, mucha vida... es el presente. Y si lo pensamos bien, tienen exactamente lo mismo que nosotros... sólo que nosotros somos unos auténticos ignorantes. El mañana tiene las mismas posibilidades para todos, sea cual sea la circunstancia que vivamos hoy. Y... todos somos presente. Y sonrisa. Y Esperanza.

Así que seamos como ellos... guerreros incombustibles.

Tu entrada me ha hecho recordar una vez más el privilegio de mi vida "pueblerina"... gracias Sunsi. El otro día fue Estambul. Hoy mis 20 años en la casa de la Esperanza.

Gracias, de nuevo.

El abrazo más grande del mundo para Blancael... sea cual sea la circunstancia de su vida reflejada en ese "la he pifiado" de Sunsi.
Un beso muy fuerte.

lolo dijo...

Anaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, diminuta en tu inmensidad...gracias.

Y un beso a Blancael, también.

Blancael dijo...

Gracias por vuestros saludos y besos, y si, como dice ana, mis circuntancias actuales son un poco complicadas, la afectada soy yo, pero creo que lo llevo muy bien, y con bastante ánimo, cada vez estoy con mas fuerza y mejorando de una manera rápida, no me puedo quejar, y lo qeu dices de los niños, tienes toda la razón, hay que verlo, para ver la esperanza que hay . Ana lo ha descrito perfectamente, creo que no se puede añadir nada más, ya que con sus palabaras ha descrito la realidad de una manera perfecta, no lo podría hacer mejor,
un beso para todos

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=9cenoMrXguA&NR=1

Sunsi dijo...

Qué buena gente sois. Sólo por leeros vale la pena tener un blog. De hecho, cada día que pasa estoy más convencida de que lo de menos es la entrada. El peso específico, lo que vale esta casa, sois lo que aportáis vosotros. Si es risas, vuestras risas; si hay que darle a la neurona, vuestras conclusiones; si hay que echarle más humanidad al mundo, vuestra generosidad.

Me da igual ser pastoril. Es la verdad.

Andrés... es desahuciados. (¿lo había escrito mal?... es posible...filóloga de pacotilla...)

Ana Inquilina. Has colocado a guinda de algo que los demás desconocemos.

Blanca. Soy la única que te conozco en persona. Es cierto. Blanca no sólo sonríe... se ríe a mandíbula batiente hasta de su sombra.Pronto payita, Blanca...

Lolo, compañera-madre de ciudadanos sufridores con futuros inciertos.Blanca también. No veo el momento de que llegue el 22, hija. Este curso se me ha hecho más largo de lo normal. Sudando ya como pollos y aún dale que te pego.

Anónimo. No encuentro la referencia que citas. Igual es que no lo sé buscar. De todos modos, muchas gracias. Lo intento de nuevo.

Anónimo dijo...

El Arbol - Campaña Niños con Cancer
youtube

es un corto de dibujos animados

Roberto Gómez dijo...

Interesante...

Un saludo.

Sunsi dijo...

Interesante... No sé si es la palabra adecuada, Andrés. Creo que más bien es un despertador de corazones dormidos... ¿Estás de acuerdo?.

Saludos y gracias por el comentario.