lunes, 27 de julio de 2009

Reventar o morir (V)


“No me busques en domingo, que no me encuentras”… Efectivamente. La Playa chiquita se llena. Son muchos de los que trabajan de sol a sol, el sábado también. Y buscan el mar. ¿Quién no busca algún rato el mar en verano? Han hecho kilómetros y tal vez hayan tragado atascos. Sudorosos llegan al destino deseado. Niños, sombrilla, cubos, palas y rastrillos, tumbonas, la nevera para el picnic. No, qué va… Una radio ya no. Pringaos pero no tanto. Que hoy día un Ipod lo tiene cualquiera. Flotadores, gorros de paja y viseras. La mama-“máma” lo ha preparado todo el sábado y se ha levantado temprano para dejar las camas hechas. Vamos a la playa.


Bajan las escalerillas y estudian el paisaje humano. “Allí”. Y cavan un hoyo profundo para la sombrilla y lo vuelven a rellenar, así, como una montañita. Extienden las toallas para marcar el territorio. Ocupado durante todo el día. Los nenes se deprenden de las camisetas y las chanclas y van directos al agua… la mama detrás. Impregna a los niños de pantalla total a cachos. “Que te dije que no te metieras…” El agua impide que la crema solar se esparza de manera uniforme. “Esa silla para el abuelo” “Jose… venga… una cervecita y una olivas”. Qué a gusto, por Dios.


A una hora… cualquier hora… los habituales bajan con andares arrastrados, caras soñolientas y una toalla colgada en el hombro con estudiado desaliño. “¡Domingueros…!”. Cruzan la pequeña extensión de arena sin mirar al suelo hasta llegar a primera línea. “Nunca - más - en - domingo…” “¡¡¡Horterasssss!!!”
Sí, nunca más. Dejad en paz a los que sueñan toda la semana que llegue el día que libran y son tan horteras que llevan la casa en el auto. Dejad que disfruten… Vosotros tenéis toooda la semana. Jose, en cambio, este año no se puede permitir ni dos días seguidos de vacaciones. Hay que comer… ¿os suena?.



Y otra...


¿Horteras? Ya les gustaría a muchos vivir sin tanto prejuicio. Hala, a disfrutar.

17 comentarios:

Bego dijo...

Horterassss???????
Y lo que disfrutan????
Hoy veía en las noticias un grupo de gitanos residentes en una barriada y en unas barracas calurosas donde las haya...pues eso felices de la vida y de la muerte porque los llevaban a pasar el día a la playa!! para algún miembro de esa familia era la primera vez que veía y se bañaba en el mar...que fuerte!!
Me han dado "envidia sana" Sunsi con qué poco estaban disfrutando y a veces nosotros nos enredamos la vida con chorraditas sin importancia y dale que te pego al coco...en fín me alegro que tus persianas suban aunque sea un poquito.
Un besito
Bego

ana dijo...

A veces sucede que si el respiro que te tomas no es sofisticado, como que pareciera que no descansas... que ho nas tenido vacaciones. Pero... si verdaderamente lo pensamos, sabemos que lo que cuenta verdaderamente, es el peso de la risa. El peso de la risa además de la presencia de aquellos con la que la compartiste.

Lo demás, perfectamente sustituible. Absolutamente contextual.

Yo creo que todos llevamos un dominguero interior que a veces pide a gritos, esa salida del domingo... jajajajaja. Vestigios de la infancia.

sarracena infiel decididamente hortera dijo...

Me encanta la playa, el calor, el agua del mar...........entre otras cosas, tiene que ver con recuerdos antiguos, en los que el olor a mar, a arena, quedan para siempre anudados la sensación de felicidad completa y una mezcla de excitación, miedo y placer que me producía la mar.

Esa sensación muuuuuchos años después, sigue prevaleciendo; a esa sumo un tiempo -más reciente- de mis hijos en la playa, prácticamente han crecido en la playa.

La gente no me molesta en absoluto -sí la mala educación y la falta de consideración-

Me gusta habitar playas horteras, con familias completas que disfrutan, a partes iguales, del sol, del descanso y de su mutua compañía.

No me gustan las playas socializadas: no quiero hablar con nadie, no mantengo conversaciones con nadie, no intercambio nada de nada. Aborrezco, incluso, el saludo de rigor, más allá d eun mero reconocimiento discreto.

En silencio, descansando, meditando, leyendo, nadando.................. lagarta al sol.

Sunsi dijo...

Horrrtera. ¿Y qué es eso? Si significa trabajar de dependiente en un estableciminto...

Últimamente me pasa eso, Bego. Me molesta profundamente que la gente esté pendiente del tipo de vida que llevan los demás... o sus costumbres... o su forma de disfrutar. Esto es de mal gusto... éste sabe estar... aquello es "lolailo" ... creo que también se dice "chola". Lo he oído a esta juventud tan bien puesta que vive a costa del esfuerzo de sus padres ...así... melena al viento y tal y cual.

Anda ya... Pues claro que sí. ¿Recuerdas el anuncio de Coca-cola, el del aplauso? Pues eso, un aplauso para el que un día dijo que iría de dominguero a la playa y lo hizo. Y le importó un pijo si lo miraban por encima o por debajo. Me ha alegrado mucho volver a hablar contigo...aunque sea en el ciberespacio.

Besos, Bego.

Sunsi dijo...

Desde luego, Ana. Sólo faltaría que a estas alturas tuviésemos que buscarnos un veraneo sofisticado... de ésos que hay que llegar a casa antes para descansar de haber veraneado. Oye... para gustos colores. Que me parece fantástico si es que así están más relajados. Hay personas que necesitan viajes programados, sin ningún espacio en blanco. No será por ofertas, que las hay de lo más variado. Eso sí, a los domingueros que cuentan los días para zambullirse en el mar y apuran hasta el final y van en plan tribu... que los dejen en paz. Que a veces ofenden más las miradas que las palabras.

Un beso, Ana. Tú... en el corral. Que no me digas que no es exótico...;)

Sunsi dijo...

Mi apreciada amiga sarracena. Tu lado hortera me ha subyugado. Que cada cual se lo monte como quiera. Quién es quién para marcar pautas.

Yo no puedo ni acordarme del día que me bañé por primera vez. Igual tenía meses... Infancia de mar... como tú. De cuando en cuando salen fotografías en blanco y negro ( lo que tiene el desorden...). Instantáneas en las que salimos corriendo para alcanzar la orilla de la Larga. Ahora la prefiero fuera de temporada.

Últimamente busco zonas más pequeñas, más recogidas... Porque para las conversaciones ya están las cafeterías o el paseo por la Rambla (del cual huyo...¿será fobia social?) No es ninguna tontería lo que has apuntado. Toalla, un libro y paz. Ni siquiera sombrilla... ni tumbona, que luego da mucha pereza levantar el campamento.

Lo que jamás olvidaré es el embarazo de Chus. Nació el dos de septiembre. Aquel verano creo que no sopló la brisa, ni llovió... Con una barriga que no te puedes hacer idea, me iba a dar clases a la Academia de mi padre. Al acabar la jornada laboral...a la playa con Jesús hasta que la luna sustituía al sol. Creo que gracias a eso pude dormir.

Nos vemos el domingo.Te llamo.

Montse Viver dijo...

Por siempre sea bendita Sta. Ana
que te hizo levantar la persiana.

Con este preludio poético aún que sea un simple pareado, quiero manifestar mi admiració por tus dos entradas estivales "Ana" y "Reventar o morir", la primera llena de cariño y delicadeza, y la segunda una suculenta descripción de un dia de playa familiar con todo lo necesario; qué fina observadora eres, de las horteradas y de tantas otras cosas sólo levemente apuntadas... esto es escribir con garbo, y por final: hala, a disfrutar! tienes un estilo propio muy fresco y espontáneo.

Una abraçada i bon estiu,Sunsi.

Sunsi dijo...

Apreciada Montse... M' estimo molt l'Ana. Sigo en castellano... Supongo que se nota. Ana de León. Inevitable, imposible dejar pasar el día de su santo sin dedicarle un post.

El de hoy... supongo que es la edad, que te va quitando capas y te enseña que la gente es de verdad o no... sin más. Y ser de verdad es algo muy amplio. Descubro demasiadas veces faltas de respeto con miradas airadas. Intento aprender para no caer en lo mismo. De veras , Montse, que me horrorizaría acabar con unas tijeras para intentar que el mundo y las formas de vivir honestas se redujeran a un solo patrón.

Eres muy amable y muy generosa con tus comentarios. Gracias, Montse.

Rocío dijo...

Pues normal... agarrar los bártulos y marcharte a pasar aunque sean 4 horas en la playa.

Reconozco que no me gustan las masificaciones y que soy de ir a la playa con una toalla, un libro y nada más... pero que cada uno se lo monte como le parezca, hortera o no.

Anónimo dijo...

Veo que vais entendiendo.
Seguiré contando mi versión.
Ahora todos queréis ser dependientes de comercio.
Ay, Señor, Señor...

Sunsi dijo...

Pues eso, Rocío... Que cada uno se lo momte como quiera. Sólo que esta vez quería reflejar una sensación de vergüenza ajena... y no precisamente provocada por los llamados "domingueros".

Un beso

Sunsi dijo...

Y dale... quise decir "monte".

Sunsi dijo...

Anónimo... No me refería exactamente al veraneo hortera que tú describes, sino a los "domingueros" que hacen km. para poder pasar un día completo de playa sin gastarse un euro en chiringos. Ese día, algunos huyen de la playa por no toparse con ellos. Incapaces de compartir ese espacio con los que se llevan de todo y vuelven a casa felices cuando el sol está a punto de desaparecer. Y hasta el domingo que viene... a ver si nos hace bueno y podemos repetir.

misideascotidianas dijo...

"Niños, sombrilla, cubos..."

Ja,ja, de entrada leí "culos". Pensando que me había equivocado, reconozco no haberlo hecho. En la playa hay muchos culos. Y bien visibles. Sin complejos:)

Yo lo de las playas del domingo lo veo de traca. Aquí-supongo que allí igual-paellera, pinchos de gambas, de carne, la bombona de butano, y unos atracones que se prolongan hasta el anochecer.

Pues si no hay otra posibilidad, esa está bien. Lo único que no soporto es que no dejen el sitio en perfecto estado de limpieza. Eso sí que no.

Luisa

Aprendiz dijo...

Dices, "¿Quién no busca algún rato el mar en verano?" Pues por desgracia, mi padre.

Cuando era chica me hubiera encantado ir algún domingo a pasar el día a la playa, pero para algunas personas la playa no se parece ni de lejos al descanso de toda una semana trabajando, y más cuando llevas unos cuantos crios.

Ya me da igual, y aunque no me gusta especialmente la playa, si que busco unos días de mar en verano. Tumbada, escuchando música después de un rápido chapuzón (que el agua está muy fría...:s)

Sunsi dijo...

Luisa... eres lo que no hay. Aquí lo de la paella no. Y estoy contigo con el tema de la limpieza.

El mensaje era más sociológico que el tema de la playa en sí. A los que se arrastran con cara soñolienta y miran con desdén... cuatro cosas me gustaría decirles...cuatro bien dichas.

Besos al sur

Sunsi dijo...

Bienvenida , aprendiz. Leí en tu perfil que eres estudiante. Tu comentario me devuelve a mi infancia. Nos llevamos un porrón de años. Tu infancia y la mía seguramente se parecen en eso... que fue infancia. Nosotros también somos cuatro hermanos. Y a su vez yo tengo cuatro hijos. Por eso sé que en poco tiempo todo ha cambiado mucho... muchísimo. Daría para un post largo. Intuyo por qué tu padre no os llevaba...

Yo he nacido zambullida. Y en aquella época daba igual en qué playa... Mis hijos... ya fue otro tema. Ahora muchas veces pienso que que hay que reconquistarla, como los romanos cuando llegaron a estas aguas.

Un saludo afectuoso.