miércoles, 7 de octubre de 2009

Veracidad , Sinceridad, Transparencia.


Del post anterior al de hoy ha pasado cierto tiempo que la pantalla no capta. El tiempo es un factor que ayuda al distanciamiento y a la reflexión. La mía va por estos derroteros. Transcurre entre la veracidad y la sinceridad. El decálogo da para mucho.


Leía un artículo de Don Jaime Nubiola y me ha parecido oportuno para este post:


"La norma primera de la vida intelectual es la de decir siempre la verdad, sabiendo que ese principio no equivale a decir toda la verdad o todas las verdades en todo momento -lo que sería agotador-, ni tampoco equivale a tener que decírsela constantemente a todo el mundo, lo que resultaría insoportable, además de injusto en algunos casos.


Sí que se identifica, en cambio, con una honda aspiración a que la veracidad y la transparencia presidan siempre todas nuestras relaciones y la organización misma de la sociedad. Cuando no pueda decirse la verdad o toda la verdad, porque ésta resulte hiriente, porque no puedan entendernos o no quieran escucharnos, o simplemente porque no tengamos derecho a decirla, si no daña a nadie, lo sabio es optar por el silencio. Esto requiere un esforzado aprendizaje y, sobre todo, una gran humildad." ("La Gaceta de los Negocios "17 de octubre de 2005)


Cuánto nos cuesta a algunos el silencio. Cuesta atinar ... ser oportuno. Muchas veces hablamos cuando es preferible callar... y callamos cuando nuestra palabra -aunque chirríe- es necesaria.


Ser veraz me da que no consiste en vomitar en cada momento lo que se te ha enquistado en el esófago y no hay manera de que el tránsito intestinal realice su función. Ser veraz, sin trampa ni cartón, tiene que ver con la transparencia del hombre... La transparencia del animal irracional es otra historia.


No creo en esa restricción mental del que reduce la veracidad y la aplica sólo como expositor de uno mismo. ¿Y los demás? ¿Puede entrar en conflicto la sinceridad propia con el derecho de la dignidad ajena? ¿Cuándo? ¿Por qué?


No puedo ni sé reponder a todos estos interrogantes. Lo que sí creo es que de la veracidad, sinceridad y transparencia , bien batidas en la cocktelera de la humildad, nos deja saborear lo que a mí me atrae más de las personas: la sencillez... que excluye la astucia... que nos abre los ojos de tal forma que no vemos en los demás un enemigo . Sólo personas. Nada más y nada menos.


¿La mentira? Me cuesta tragarla. No obstante, hay ocasiones en la que no veo oportuno decir exactamente lo que se piensa ni , por supuesto, decir lo contrario de lo que se piensa. Por encima de todo está el amor. Y no decir no es mentir. Si acaso es caridad, prudencia...


Me preguntaste y no te contesté. Volviste a preguntar y , finalmente te dije: "no voy a decirte nada". -¿Hipocresía? No creo. Simplemente pretendo evitar un daño que considero arbitrario e innecesario.


32 comentarios:

Driver dijo...

La verdad suele ser una realidad aplastante, difícil de digerir, por su peso aplastante.
Ya no te quiero.
No te amo.
No te quiero ya.
Ya no.
...
Tengo la agenda llena.
En amarillo fluorescente mis verdades profesionales, cinco o seis por día.
En azul (no podía ser otro color), mis verdades prsonales. Una por día.
No me da para más.
...
Azul.
Curso on line Código Técnico. Código azul.
Renovar carnet de conducir.
Código azul.
Aire acondicionado caput.Azul.
Seguro hogar.Azul.
Farmacia.Azul.
Pagar IBI. Azul.
Acabar de leer "Cuéntalo bien".Azul.
Seguir con los cuentos de "Resurrección". Azulísimo.
...
Mi agenda está llena de amarillo y azul.
Pero mi conciencia está llena de verdades rojas.
Las que me despiertan por la noche.
Mis grandes dudas y fracasos.
Las verdades rojas.
Ésas ni me trevo a escribirlas en mi lista de tareas penientes.
Duelen tanto...
Y se que si no me las digo, si no las abordo, nunca será veraz, sincero y transparente conmigo mismo.
...
Son la cara oculta de la Luna.
La cara oculta de un hombre.

Modestino dijo...

Me ha gustado tu post. Hay veces que te encuentras con franquezas que acaban por ser insoportables.

¿No has oído hablar nunca d elas verdades innecesarias?.

sarracena infiel dijo...

Qué sencillo se ve así, negro sobre blanco......... y que difícil, en realidad ¿verdad?

De todos, creo que el "expediente" en verdad complicado es el de la humildad.

Virtud hoy especialmente poco valorado y que con tanta frecuencia se confunde con ¿estupidez? ¿Tontunas varias?


Y que desagradables resultamos con eso de la franqueza a toda costa.

Claro que ni suele ser franqueza ni casi siempre a costa .... de otro.

lolo dijo...

Menudo post.

No estamos obligados a decir toda la verdad. Ni a hacer todo el bien. Sólo a intentar ser veraces y a hacer el bien posible.

Cuesta el silencio…cuesta mucho. Cuesta atinar porque nos puede el impulso, la medida del otro, hablo por mí.
Claro que hay conflicto a veces, pero solemos ser conscientes a posteriori. Por no pensar.

Pero ¿sabes?, es difícil ir en contra de la propia naturaleza.

No creo que la sencillez excluya la astucia. Palomas y serpientes. ¿A qué te apuntas? Si quieres un poco de cada, tendrás que hablar menos, callarte más. Ser más humilde. Y pensar más. No en ti, en los demás.

Buen repasito para el miércoles por la tarde. Ya me vas a tener pensando un rato…eres de lo que no hay.

Gracias por Mercedes Sosa.

Y deciros que me vuelvo a las merecidas vacaciones, mañana. Por ser algo transparente, que no astuta, pero veraz, sencilla en parte, y para fastidiar, bastante, lo digo. Francamente, podría callarme, que es lo que hoy pega, pero...Estaré hasta el Martes. Sed buenos.

Driver dijo...

PALOMAS Y SERPIENTES.

De todos los males del mundo, uno de lo peores es la matanza de las palomas por parte de las serpientes.
Las tontas de las palomas no saben hacerlo de otra forma.
Las sibilinas serpientes tampoco.

Estás delante de su Señoría.
Temblor de canillas, piernas o alambres.
Impone el Juzgado. Cada coma apuntada.
El Código Civil, planeando en la Sala cual péndulo de Foucault.
Tum, un viaje a la esquina del acusado.
Pan, vuelve a la acusación.
Y tú ahí en medio, declarando.

Te hacen preguntas que empiezan con: “¿No es menos cierto que no…
No entiendo eso de ser menos cierto que no…
Me pierdo en la tercera negación.
Una negación es una negación.
Dos negaciones es una afirmación.
Pero, sinceramente, tres negaciones no sé que demonios es.
¿Las tres Marías? Las olas que vienen de tres en tres.
¿Las tres negaciones de San Pedro?
Ni idea, me pierdo.

Optas por contar tu verdad.
Miras y a nadie le interesa.
He durado 20 segundos.
20 segundos de gloria y una eternidad en el infierno.

Su Señoría me acaba de mandar de paseo.
Mi verdad no le interesa a nadie.
A nadie.

Me siento en el banquillo de los acusados.
Miro la decoración de la Sala.
Dos platillos y una balanza presiden la sala.

Formo parte de las palomas, despedazadas por las sibilinas.

Y salgo con mi verdad perdida.
Solo. Desplumado.

Si quieres encontrar tu verdad, cuéntatela a ti mismo y apechuga con ella.
A nadie le interesa.

De todos los males del mundo, uno de lo peores es la matanza de las palomas por parte de las serpientes.
Las tontas de las palomas no saben hacerlo de otra forma.
Las sibilinas serpientes tampoco.

Rocío dijo...

Luego te leo con más calma, Sunsi, que este post es para reflexionarlo...

Sólo te dejo una frase que me dijeron hace algún tiempo, muy relacionada con tu post y que considero muy buena y acertada en ocasiones: "Prefiero una mentira piadosa, a una verdad despiadada".

Besos!

Sunsi dijo...

Driver. Incluso con verdades rojas, eres transparente. Últimamente parece que te dé jabón. No es cierto. Es lo que veo. A veces podrías saltar... y no lo haces. Cuando salta alguien ...corres a poner paz. Tendrás que explicar algún defecto. Sarracena te diría probablemente que eres un gavioto. Pero como yo no lo veo como un defecto, pues mira...

Quizá sí...quizá las verdades rojas un día u otro hay que mirarlas a la cara. Piano piano, Driver.

Y gracias siempre, gavioto

Sunsi dijo...

No lo había oído con esta expresión, Modestino. Pero me recuerda a una amiga, que tiene hijos muy revoltosos y que siempre le van con historias. La coletilla final es impr la misma:"te lo digo por el aprecio que te tengo" Un día explotó. "Estoy harta de esas personas tan caritativas y que me aprecian tanto". Verdades innecesarias... Mi amiga conoce perfectamente a sus hijos. Son ganas...

Un saludo, Modestino.

Sunsi dijo...

No es nada sencillo , Pepa. Ni siquiera si lo tienes en mente como objetivo prioritario. Tratar bien a la gente... Sin reconocer nuestras propias limitaciones... puede que lo logres por un tiempo,pero a la mínima de cambio sale, con incluso con rabia, ese EGO que todos tenmos muy arraigado.

Cuando alguien empieza con esa frasecilla (me incluyo,por supuesto): "Oye... te voy a ser franco..." espérate un buen vapuleo que probablemnte, como dic Modestino, no era necesario. Entre otras cosas porque la franqueza no está reñida con las buenas formas... no tiene por qué ser hiriente... y, en ocasiones, esa franqueza no es más una autoafirmación que una crítica constructiva.

Buenoooo. Y la humildad que no tine nada que ver con el humildico. El humilde es el que sabe cuáles son sus capacidades y sus defectos.Y los asume. ¡Ahí es nada! Pero no se escuda en sus defectos para dar fruto con su capacidades.

Bendita tu capacidad de síntesis. A mí todo me sale tan largo...

Con Dios, Sarracena.

Sunsi dijo...

Lolo... Has apuntado algo que soy consciente de no haber matizado. La astucia. Tengo en mis manos un libro de ética. Me va bien repasarlo de cuando en cuando. "sed prudentes como las serpientes y sencillos como las palomas". La prudencia ... para no ser candorosos... no vivir en los mundos de Yuppi, que tampoco se trata de eso. En catalán decimos: "es tan bo...tan bo... que és bobo"

Cambiando de tercio. Lo de tus merecidas vacaciones habrá que colgarlo en un lugar bien visible.Que todo el mundo se entere de que en este foro comenta una hedbana que, so capa de "pardilla", es de la jet set.
Muy transparente, hija, como transparente es mi envidia sana... espero. Que igual lo analizo y de sana no demasiado.

Pásalo bien. Un beso, lolo. Lo de ser buenos... se procurará...

Sunsi dijo...

Driver...¿No fue bien el asunto? No me digas que sólo pudiste hablar 20 segundos. Pero si es menos de lo que dura un suspiro...
Lo siento. Sobre todo por tu padre. ¿Cómo se lo ha tomado? Todo parce un poco "Alea jacta est"... como si estuviera cantado. Estos jueces...

Te vuelvo a insitir. Llama cuando quieras.

Un saludo, Inquilino.

Sunsi dijo...

Una frase redonda, Rocío. Yo la enmendaría un poco. Prefiero el silencio que una verdad despiadada. En general, no creo que nadie merezca manifestaciones despiadadas... Nunca sabes el alcance del dolor que puedas causar.

Besos y gracias, princesa.

Antonio dijo...

Simplemente, me encanta.

Hola, he visto tu comentario en la bitácora de Luisa y decidí saber qué escribias. Me he llevado una gran satisfacción al ojear tus entradas.

Te invito a visitarme cuando quieras y, por supuesto participar.

http://muyclarito.wordpress.com

Un abrazo y prometo seguirte.
Antonio Martínez

Sunsi dijo...

Gracias, Antonio. Me he paseado por tu blog... y he dejado huella.

Un saludo

ana dijo...

La honestidad, la transparencia, la veracidad... complicado juego de virtudes. Yo pienso que el engranaje perfecto de todas se sustenta en la humildad. Y en el conocimiento del otro. Sin ambos, tienes bastantes posibilidades de fallar el tiro.

Si estamos cabreados, iracundos o soberbios, es difícil esa veracidad que se quiere transmitir con sinceridad y con transparencia. Si la caridad no las sostiene, esas verdades hacen daño como puños.

Es muy difícil saber cuándo y cómo. No siempre acertamos. Admitimos las consecuencias. Pero cuando ves que quizá no haya servido para nada, entonces sí, hubieras querido no ser veraz, ni sincero, ni transparente... y quizá fuiste humilde, pero fallaste en el conocimiento del otro.

Todo un post para reflexionar. Desde luego, hija mía, no pierdes el tono.


Besos.
Saludos.
(cada uno recoja lo que precise)

Bego dijo...

Yo hablo muchas veces y más me valdria estar calladita...cuesta atinar y elegir las palabras y el momento adecuado.
Sunsi me uno a tu gusto por la sencillez es una virtud poco empleada.
Besitos
Bego

D dijo...

Gracias por tu reiterado ofrecimiento, Sunsi.
Pero prefiero no mezclar amigos y justicia.
Me parece que son dos conceptos incompatibles.
...
Dejemos a sus Señorías que descansen cuando tienen que descansar.
Y a los abogados que sarraceneen cuando tengan que sarracenear.
...
Gracias de todas formas, casera.

Alfonso Carlos dijo...

Tal vez puede que en ocasiones no te interese concer la verdad, tu verdad,o la de los demas, que no deja de ser un cumulo de mentiras parciales. Todo depende.

Tampoco creo que todo el mundo se merezca tu sinceridad, ni que haya que hacer de la sinceridad una bandera en todos los casos. Todo depende.

En cuanto al silencio, me parece que si tienes que responder con el silencio tendras que sopesar el peso del silencio en el otro, porque al final de eso hablamos.

Muchas veces sentimos que tenemos que darle a los demas con nuestra verdad en las narices porque sino reventamos. Tal vez ,sea mejor reventar en ocasiones. O tal vez sea mejor decir una verdad a medias.

Y si , Rocio, esa frase tuya me suena familiar. Estoy totalmente de acuerdo.

Un abrazo

lolo dijo...

Driver, te mando un abrazo fuerte.

D dijo...

Gracias, Lolo.
Siempre viene bien un abrazo.
Siempre viene bien un cuento.
Siempre viene bien un café con un amig@.
Ahora que lo pienso, un café con un amig@, donde se cuenten un cuento y se despidan con un abrazo, debe ser la bomba.
Atómica.

ana dijo...

"Según las estadísticas, su diagnóstico tiene una media de vida de tres meses, pero quién sabe, usted puede estar en el mismo lugar que otros pacientes, que superaron los tres años".

Hombre... ahí las tienes; sinceridad, transparencia y veracidad. Ahí están, sin humildad, sin caridad. Matando completamente a la esperanza... a toda la esperanza. Y así, es imposible vivir.

Hombre... no me j... Mátame a mí, pero no a mi esperanza. Déjame elevar la mirada, luchar...

Ahí está, me has dejado una verdad, has sido transparente, y eres sincero, eso mismo dicenlos libros. Y sin embargo has perdido toda la certeza.

Y me digo... y tú qué sabrás, tio listo.

La vida a veces consigue sumar diferente: 5+5= 1000. Y entonces, resulta que no estabas diciendo la verdad. Simplemente, porque no metiste en el engranaje a la caridad, porque tu tampoco estabas, poruqe no te supiste humilde.

Lo dicho... mejor una mentira piadosa, que una verdad sin consuelo. Si no es así, la verdad, la certeza, nunca podrá ser sostenida.

Ocurre más veces que las imaginadas... 5+5=1000.

Alfonso Carlos dijo...

A eso me referia yo anita...justamente a eso...

un abrazo

ana dijo...

Lo sabía... sabí que iban por ahí los tiros... no se te intuye médico-médico, sino médico-ser humano.

Sunsi dijo...

Anita. Complicado juego... porque tal vez jugamos poco con estas cartas. O porque igual ni nos lo planteamos.

Hoy he estado un rato leyendo una entrevista a una mujer "especial": María Sima. Me gustaría escribir un post sobre sus experiencias. Quizá en noviembre, que es un mes en el que se recuerda a los difuntos.

A propósito de una pregunta, María Sima dice algo que se me ha quedado grabado. Lo que nos arrastra y nos impide ser realmente seres humanos en todas sus dimensiones, fundamentalmente en la trascendenctees :la falta de caridad, "la dureza del corazón, la hostilidad, la calumnia" Y sigue: "todos nuestros repudios hacia algunas personas que no amamos, nuestro rechazo en hacer las paces, en perdonar, y todos los rencores que encerramos en el corazón"

Creo que hay que vivir con un corazón ventilado. Y, en ocasiones de especial dureza, sacudirlo como hacían antes las abuleas con las alfombras... levantar el polvo y que sople la brisa ... y se lo lleve lejos.

Nadie dice que sea sencillo. Yo la primera. Me estoy acordando de Chiquito de la Calzada ... esos pasos para atrás... cuando hemos dañado.

Perdona la extensión, Ana. Esta temporada le doy vueltas al tema en cuestión. Y lo traigo aquí. Aburro hasta a las ovejas...

Besos

Sunsi dijo...

Bego. Te reto. Hacemos un pulso a ver quién habla más. Gano yo de calle... Vamos, que ya sabes que parece que me den cuerda...
Y quien mucho habla ...

Llega un momento, con los años, que sabes más o menos de qué pie cojeas. Y si cojeas pisando al de al lado... ni te cuento. Pero creo que se trata más bien de aceptarlo, enmendar lo que se pueda y pedir perdón... de corazón.

Y sobre lo último que comentas, ante una persona sencilla me descubro. El síntoma más claro es lo a gusto que estás con personas así.

Besos, guapa

Sunsi dijo...

OK, Driver. Me gustaría que todo fuera bien y que tu padre no sufriera.

Saludos, Inquilino.

Sunsi dijo...

Tal vez, Alfonso... tal vez...
A mí sí me interesa saber qué hay detrás de mis actos. O mi verdad, como tú dices.

Muchas veces las cosas no son como parecen... tampoco las personas. Hay un "dentro" que permanece oculto.Ése no es que no me interese... es que cada uno tiene el suyo y procuro... intento ... no inmiscuirme ni juzgar.

Al que sí tengo acceso, puedo y debo juzgar es mi dentro, mi propia persona. Me dolería porque significaría que soy el ser más mezquino si pasara por la vida con una sonrisa o una carcajada externa y no haber puesto el corazón en todas y cada una de la personas que he tenido la oportunidad de conocer.

Me duele, de hecho, dejar herido a alguien.

Respecto al silencio, seguro que no he sabido explicarme. Hay una gama variadísima de silencios. Yo me refiero al silencio que ofreces como alternativa a la palabra despectiva o hiriente. ¿Que se lo merece? ¿Puedo poner la mano en el fuego de que es así? Creo que no.

Lo de reventar... Buf. Dime de qué hablas y te diré de qué carces. A veces casi prefiero mandar un mail. En vivo y en directo... me cuesta controlar los estados de ánimo.

Ya ... que me da que cuando veas el mazacote de comentario te va a dar una pereza leerlo...

Un saludo, Alfonso.

Sunsi dijo...

Las teologales, Ana. Fe, Esperanza y Caridad. Si falta una, la banqueta se cae. Siempre el fundamento es el amor. Sin él, tantas cosas se vacían de sentido...

Besiños

Alfonso Carlos dijo...

Sunsi de Tarraco.. a mi nunca me da pereza leerte. De verdad.

Pienso que esta claro lo que quieres decir y estoy de acuerdo. Habrá quien quiera pasar por la vida mintiendo, no es mi caso.

Simplemente queria matizar algunas cuestiones y quitarle un poco de protagonismo a la Verdad, la sinceridad con mayusculas,en todos los aspectos de nuestras vidas y para todos los co-terraneos.

No siempre decimos la verdad, no todo el mundo se la merece y no siempre porque la verdad vaya por detras deja de ser la misma verdad.

Hay gente cargada de verdades y son unos cretinos.

un abrazo

Sunsi dijo...

Ahí sí le diste, Alfonso. Bueno... que le das muchas veces. Pero esta frase "hay gente cargada de verdades y son unos cretinos." me da que te ha salido del alma... o de la víscera.
Me ahorro ejemplos, no sea que alguien se pueda sentir aludido injustamente.

Cargado de razón. Esta tipología de personaje abunda en los círculos pseudointelectuales. Digo pseudo porque el intelectual sabe que le queda mucho por saber. No dogmatiza y le interesa lo que opinan los demás. Y que principios... tampoco hay demasiados. Y los principios de cada uno no se imponen.

Gracias por la aclaración. Me ha gustado ese matiz.

Un saludo mediterráneo.

Bego dijo...

Enmendar y pedir perdón...eso debería hacer más veces...el reto...cuando quieras Sunsi! no sé quién hablaría más de las dos!!
Besitos
Bego

Sunsi dijo...

Yo, Bego. A no ser que me cosas la boca...

"tolojoro"