domingo, 13 de diciembre de 2009

Una petición

Me sumo a la petición de Luisa. Sólo pide una oración.

18 comentarios:

Driver dijo...

Oremos pues, cada uno a su manera.

"Señor, aleja de nuestras familias a los que les puedan dañar, pues si nos vemos obligados a defenderlas, nada nos parará.
Danos un poco de luz para comprender, pues navegamos en la oscuridad.
Azota con fuertes vientos nuestras velas, pues necesitamos su empuje.
Y danos fe y comprensión, pues la mitad de los días somos un poco zoquetes, y la otra mitad, muy zoquetes.
Procura que no metamos la gamba con la frecuencia que lo hacemos.
Y no estaría de más un grito fuerte, a ver si se nos despejan los oídos y aprendemos a escuchar.

Por lo demás, si nos quedamos como estamos, creo que nos daríamos con un canto en los dientes; pero nos gustaría ser mejores.

Así que amigo, viendo el trabajo que se te avecina, lo imposible de algunas de nuestras peticiones y lo brutos que somos, intentaremos no empeorar más la situación y esforzarnos en pensar un poco más en los demás.

Así entre unos y otros, tal vez consigamos mitigar un poco este trabajo que te damos.

Gracias por no mandarnos un rayo que nos parta en dos. Comprendemos que hay días que nos lo merecemos; así que agradecemos tu paciencia.

No te podemos prometer milagros, ni decirte que vamos a cambiar de un día para otro. Tú nos conoces y sabes que eso es muy difícil.

Pero chico, de momento estamos intentando hablar contigo como si fueras un amigo. Porque si no lo fueras, creo que nos habrías mandado a la porra hace tiempo.

Perdona las palabras toscas, pero además de brutotes, cortos, egoístas y comodones, somos un desastre rezando.

Pero eso sí, te hablamos como a un amigo.
Pues ése es el primer paso para rezar.

Intentaremos mejorar en la próxima oración.

De momento no damos para más.
Socio.

misideascotidianas dijo...

Sumemos, sumemos y Dios hará el resto.

Un beso Sunsi.


Luisa

ana dijo...

Que sepas Señor, que a pesar de estas carreras y estas prisas, estos genios y aquellas iras, mi pensamiento a cada segundo te da las gracias. No me olvido. Y mi pensamiento también, a Tu lado, una ofrenda; la de todo eso que se vive y no se cuenta.

No te pido nada en concreto, sé que Tú no vas a dejar de darme. Sé que a tu lado, cualquier resta es sólo es apariencia.

Mi silencio para Ti.

(Esta será mi oración, mi pequeña ofrenda en esa noche de Luz)

lolo dijo...

Una más.

Bego dijo...

Mi oración hoy es para esta MADRE que Dios y la Virgen, madre como ella, le guien en estos durísimos momentos.
Besitos
Bego

Modestino dijo...

Añado la mía.

Máster en Nubes dijo...

En fin, no digo nada, síndrome de Down, nada, sólo rezar y pa'dentro.

annie dijo...

http://palabrasvolanderas-annie.blogspot.com/

sarrcena infiel dijo...

¡Qué suerte tenemos!

¡Somos TAN buenas personas!

INCLUSO rezamos, con humildad y fervor, por AQUELLAS pobres descarriadas que NO SABEN LO QUE HACEN.

¡Ah! Y cuando nos contemos esa cosa de "no atacamos a la persona, nunca, sí al acto" pues eso, HACEMOS COMO QUE NOS LO CREEMOS.

Al final ¿por qué molestarnos en rezar por otros? Nuestra bondad, infinita, al soportar tanta crueldad aceptando a la CRUEL, nos hará ganar el Cielo, así, de corrido.

Mejor me callo, para no caer en MAS tentación.

Por favor....

Driver dijo...

No busco ganar el cielo, ni soy buena persona, ni juzgo a nadie.
Rezo porque siento que es bueno rezar, así a pelo, aquí en particular, y cuando me da la gana, en general.
Rezo porque me da la gana.
Cuando me da la gana.
Donde me da la gana.
Y de la forma que me da la gana.
Y sin que nadie me lo diga.
...
Conmigo no vale tu cabreo, corazón.
Hace mucho que voy por libre.
Tanto, que no me enfado ni para atrás.
Ni para delante.

ana dijo...

Sarracenaaaaaaaaa

el silencio!!!

(No siempre que se reza se pide... ainsssss)

Sunsi dijo...

Voy a escribir algo... todavía no sé cómo...ni siquiera si voy a encontrar las palabras. Lo voy a intentar, Sarracena...

sarracena infiel dijo...

Ni yo pretendo cambiar a nadie, ni modificar nada, ni influir en nada.

Efectivamente, todos y cada uno de nosotros somos libres, poruqe Dios, Nuestro Señor, en Su infinita misericordia, os ha dado el libre albedrío.

Nos ha hecho libres de pensamiento, de palabra, de obra e incluso, de omisión.


Y también nos dice que el que de nosotros esté libre de pecado, de miserias, de perversiones, de maldades, de mezquindades, que tire la primera piedra: sólo hace falta una.....

Ocurre que sólo El sabe qué es lo que guarda nuestro corazón, incluso aquellas cosas tan terribles que nos es imposible afrontar.

Incluso cuando somo incapaces de personar todo el bien que NOS hacen, porque eso nos devuelve la amplitud y profundidad de nuestra propia miseria.

Por mi parte, soy lo bastante lúcida como para tener la certeza de que en las circunstancias adecuadas, soy capaz de todo, incluyendo lo peor.

De lo cual se sigue que, no se que haría si se me planteara esa concreta tesitura.

Ergo, sería una hipócrita, investida de falsa virtud, si pretendiera tener la soberbia de "perdonar y/o rezar" por alguien que se ha vista obligado a tomar una decisión con la que tendrá que vivir el resto de su vida.

Y si a alguno de vosotros le ha molestado alguno d emis comentario, pues ...... rezad por mi, pobre pecadora descarriada y ejercitad la virtud de la paciencia y de la caridad.

O sea.

Driver para Sarri y Sunsi dijo...

Leo tu texto y releo mi oración.
No se diferencian mucho.
...
Cuando rezo por alguien, no es para que haga lo que yo hice, pues no juzgo.
Pido ayuda.
Porque se que la necesitamos siempre.
Tomemos el camino que tomemos.
Se que tenemos que caminar con el peso que cargamos.
Y normalmente es mucho.
...
Por eso es bueno rezar.
Nunca está de más.

Beso la tierra que pisáis, señoras.

Sunsi dijo...

A mí no me has molestado, Sarracena. Habitualmente me sorprendes... ya lo sabes. Ahí he dejado un post que tampoco sé si sirve de algo. Si no hubieras intervenido no lo hubiera escrito. Así que... Gracias.

Un abrazo y con Dios.

ana dijo...

No... nunca molestas. Por lo menos a mí no, Sarracena.

Sólo quería decir que no siempre se reza por los demás... y que a veces el silencio es lo único que tenemos. No porque juzguemos. Sino porque no comprendemos... no sólo una cosa, o a una persona... a nosotros mismos...

... por lo demás, mi oración quiso ser ofrenda. Silencio. Jamás juicio.

Me ha gustado tu retahila.

lolo dijo...

Pepa; Cuando se pide una oración como la que pidió Sunsi ayer, yo entiendo que se pide que a esa persona (la persona, no el acto, que es libre o debe serlo) Dios la mire con el infinito amor que nos tiene a todos. No hace falta que nosotros se lo pidamos, pero la intención de rezar por alguien sólo es la de poner en manos de Dios a esa persona en ese momento especial.

Si no fuera así, ni en Misa podríamos pedir por los que sufren, por los que lloran...y llevado ésto a un plano más real, creo que no debemos pedir por los que lloran o sufren sino pedir fuerza para saber estar cerca de ellos.

Por ésto que te digo, cada vez me cuesta más la oración de petición y me resulta más fácil la de acción de gracias o la de alabanza.

Tu rebeldía me ha parecido un grito ante la petición que nos planteaba Sunsi. Y Dios escucha tanto los gritos como el silencio.

Espero no molestarte con este comentario, Pepa. Lo escribo desde la sinceridad y el cariño.

Sunsi dijo...

Ana, lolo. No os había "visto".
Era simplemente una oración para lo que hiciera falta... El hombre dirige su mirada a Dios... y Dios reparte. No sabemos cómo, dónde, a quién... Desde luego yo no tengo ni idea.

Un beso a las dos.