martes, 26 de enero de 2010

Ellos tienen derechos.



Detrás de la anécdota del anterior post, subyacen temas importantes. Y carencias; a la vista está. Posiblemente, fruto de olvidos involuntarios o dejaciones de deberes con unos resultados que inundan los informativos, la escuela, la calle, la noche...

Repasaba El interés del menor, de Don Francisco Rivero. Pienso que su  afirmación nos señala la pista:

"El interés del menor y su protección jurídica no se presenta ya como una discriminación positiva (...) ni supone un trato de favor compensatorio (...) Se trata, sencillamente, de hacerle justicia en su vertiente existencial y de garantizarle su "status" de persona y los bienes y derecho fundamentales de la misma que por su mera calidad de persona le corresponden (...) y llegue a ser mañana un ciudadano activo perfectamente integrado en la sociedad".

Los menores tienen el derecho de que se proteja su derecho a crecer, a madurar, a encontrar pautas claras y concretas que les ayuden a asumir responsabilidades y poder ejercer su libertad.  Todo lo demás es algo similar a colocar tochos en su cerebro y en su voluntad para que no sean capaces de alcanzar la edad adulta como un adulto.

Tienen derecho a equivocarse y a que se les corrija.

Tienen derecho a que los adultos les digan, cuando sea necesario, NO. Y , ya sé, es cansado... pero detrás del "no" está la puerta del sí con argumentos. No todo vale. Y la espontaneidad pude ser magnífica en el acto creativo... pero puede acabar también con el derecho de los otros a ser respetados.

Tienen derecho a que se garantice "su status de persona",  individual, irrepetible, que va atesorando las herramientas que fundamentarán sus criterios y su adhesión voluntaria a ellos para poder salir del ensimismamiento propio de la adolescencia. Les aguarda un mundo en el que necesitarán cimientos para no romperse, habilidades para poder desplegarse y realizarse con una tarea digna.

Supongo que es de cajón que los menores, los que aún están aprendiendo, necesitan de los que ya han realizado este recorrido. Me planteo si tenemos derecho a robarles su derecho. Me pregunto dónde inician los pasos más importantes para alcanzar el status de personas y en qué lugar colocamos el papel de la escuela.

A veces me pregunto qué está pasando con nuestras familias...


41 comentarios:

Driver I dijo...

ICEBERG

¿Qué pesa más, un kilo de agua o un kilo de hielo?.
La pregunta trampa se suele hacer en la escuela, y no sabemos responde hasta bien entrada la edad adulta. E incluso, entonces,sólo a medias.
...
El Perito Moreno.
Uno de los glaciares mayores del mundo mundial.
Argentina, cerca del Cabo de Fuegos.
Avanza inexorablemente hacia el mar.
Si lo observas sin prisas, puedes ver desgajarse grandes trozos de hielo que caen al mar.
Enormes. Doscientas toneladas.
Regidos por la Ley de Gravitación Universal, son atraídos por la gravedad terrestre.
Y caen a plomo. En el Océano Glaciar Antártico.
...
Como no tienes prisa, te esperas.
Pueden pasar dos minutos, dos días o dos horas.
Al ser menos densos que el agua, estos trozos de eternidad blanca, acaban por emerger.
Rotudos y bellos.
...
Abro el periódico mientras como en un bareto de menús.
Ojeo titulares.
Ni uno bueno.
...
Política, desastres económicos, corrupción, lucha por el poder, accidentes, asesinatos.
Siempre es lo mismo, siempre pasa igual.
...
Y de pronto, al voltear la página veintiuno, ¡PLASSSHHH!
Surge del periódico un enorme iceberg de trescientas cincuenta toneladas.
¡RASGH!
Se desgaja de la cotidianidad, salta del papel escrito al comedor, llena la sala, rompe el suelo, llega hasta los cimientos del edificio, y más allá...
Se eleva con potencia inusitada. Enorme.
Rompe los tres forjados que tengo sobre mi cabeza, llega hasta la cubierta, destroza las tejas y corona los cielos de Madrid hasta una altura equivalente a un edificio de treinta plantas.
...
Llegan los bomberos, las cámaras de telemadrid y los primeros periodistas en moto.
La imagen es impresionante.
En medio de un barrio de clase media, ha surgido por arte de virlivirloque, una montaña de hielo.
Bella.
...

Driver II dijo...

Manuel, oficial del servicio de extinción de incendios y compañero de mus, me pregunta.
"¿Diego, qué pasa?".
"Te leo, chico".
Abro el periódico por la página veintiuno.
"Las tres primeras familias que han adoptado niños haitianos, desembarcan en Barajas tras una odisea, acompañados por los niños".
...
Manuel relee la noticia y mira el enorme iceberg.

Es un hombre valiente. Se la juega cuando acude a las emergencias. Deportista, padre de familia y generoso.

Coje el periódico y cruza la calle.
Se apoya en la pared y mira hacia arriba.
Treinta metros de hielo estilizado.
Se queda contemplando la belleza del momento.
Me mira y atina a mascullar:
"Ellos tiene derechos".
...
¿Qué pesa más, un kilo de agua o un kilo de hielo?.
La pregunta trampa se suele hacer en la escuela, y no sabemos responde hasta bien entrada la edad adulta. E incluso, entonces,sólo a medias.
...
Atentamente. Driver.

sarracena infiel dijo...

O sea, lo dicho: confundimos estímulos del aprendizaje con la diversión y el nulo esfuerzo.

Sin esfuerzo, no hay aprendizaje posible.

Claro que estamos en un momento en el que se nos ofrecen muletas para todo y, en el colmo de la preversidad, se somatizan las dificultades y las frustraciones, ofreciendo recetas farmacológicas para su solución.

Así nos va, j............er

Mª Dolores dijo...

Yo también me pregunto qué pasa con las familias. Y cada día.
Hay muchos niños que no tienen un referente. Salen del colegio y la casa está vacía. Pueden estar solos hasta la noche. Luego, en casa no se habla. Vamos que ni coinciden en la mesa a la hora de la comida o de la cena. Nadie les pregunta cómo les ha ido el colegio, qué han hecho, cómo se han portado.
En muchas familias no hay pautas ni hábitos de trabajo. Llegan tarde al colegio cada mañana porque se duermen y la mami "no sabe qué hacer". No tienen el mínimo material necesario para clase.
Luego no dan una de derecha en la escuela... y ésta tampoco ofrece muchas alternativas.
Hace años, en mi escuela exisitían los que yo llamaba "niños de la llave", porque venían con la llave colgada al cuello. Se iban a su casa y comían solos muchas veces, pero cuando sus padres llegaban a casa, dedicaban todo el tiempo necesario al niño. Siempre venían al colegio cuando se les citaba...
Ahora, los niños son unos supervivientes, criaturitas

Sunsi dijo...

Pesa más un kilo de hielo, Driver. Argumentación. Si te cae en la cabeza ... la cabeza te duele más. Está claro,¿no? Ellos reivindicarían que eres tú el que no te enteras...

La vida, colega...

Gracias por el ICBERG

Modestino dijo...

Sí señor, lo suscribo todo ... incluído el anuncio de Coca-cola.

Sunsi dijo...

Es verdad Sarracena, que eso ya lo has dicho en el anterior post.
Una frase redonda... y una confusión nefasta. "Menores maduros" (¡¡¡!!!), pero intolerantes ante la frustración. Vamos apartando obstáculos, alisando el terreno y así vamos... o les va.

Una frase para que acabes de empapelarte.

"Quienquiera que tenga la mente verdaderamente profunda debe tener la fuerza de fijar su pensamiento fugitivo, de retener lo que ha visto bajo su mirada para reflexionar sobre el fondo y llevar a un punto una larga cadena de ideas"(Vauvenargues)

No me mandes a un sitio que me sé cuando lo leas. Es que te noto un poco espesa...

Con Dios, hedbana.

Driver dijo...

Ya puestos...
"La Luna, el amor y la educación, cuando no crecen disminuyen".

Manolo, gasolinero en la A-7.

Sunsi dijo...

Mª Dolores. Cómo se nota que somos de la misma quinta... Creo que vemos "cosas" porque nuestros referentes han sido muy distintos.
Hay casas, pero no significa que haya hogares. Quizá la familia sea una simple suma de miembros que habitan bajo el mismo techo con tabiques de un grosor important como para qu el silencio se pueda cortar.

Prefiero una olla de grillos, esa vidilla que existe cuando se pelean y luego hacen las paces. Prefiero que hablen todos a la vez y haya que poner orden para que no nos estallen las neuronas que el silencio de los "enfermos" que no se comunican.

Gracias por tu aportación , Mª Dolores. Un beso

Sunsi dijo...

Pues gracias, Modestino. A veces pienso que se me va la olla. Es un alivio saber que tú también opinas lo mismo.

Un saludo desde donde siempre.

Sunsi dijo...

Sabio este Manolo de la A-7, Driver. Es curioso... O creces o te achicas. Nosotros... la luna, el amor, la educación... y las neuronas. ¿No es un principio filosófico?

¿No ha sido Driver el que se lo ha chivado a Manolo?

Driver dijo...

¡Que va!
El Manolo es un pozo de sabiduría.
Dice cosas como:

"Un héroe sólo es un cobarde que corre en sentido contrario".

Y luego me pega una palmadita en la mejilla.

Tengo que hablar más con él.
Es...., sintético.

Daniel dijo...

Nuestros “malos alumnos” (de los que se dice que no tienen porvenir) nunca van solos a la escuela. Lo que entra en clase es una cebolla: unas capas de pesadumbre, de miedo, de inquietud, de rencor, de cólera, de deseos insatisfechos, de furiosas renuncias acumuladas sobre un fondo de vergonzoso pasado, de presente amenazador, de futuro condenado. Miradlos, aquí llegan, con el cuerpo a medio hacer y su familia a cuestas en la mochila. En realidad, la clase solo puede empezar cuando dejan el fardo en el suelo y la cebolla ha sido pelada. Es difícil de explicar, pero a menudo solo basta una mirada, una palabra amable, una frase de adulto confiado, claro y estable, para disolver esos pesares, aliviar esos espíritus, instarlos en un presente rigurosamente indicativo.

Sunsi dijo...

Y cuando te cuente ¿nos explicas qué te ha contado?

Gracias, Inquilino

Sunsi dijo...

Hola, Daniel. Y gracias, Daniel. Eso que cuentas es lo que hacen los docentes vocacionales. He convivido mucho tiempo, hasta que me casé, con uno de ellos.
Su primera premisa: no hay "malos alumnos".
A partir de ahí... tampoco hechos consumados, etiquetas pegadas con superglú. Más bien un interrogante: ¿Qué puedo hacer yo?.
Y el adulto docente vocacional echa el resto... y hace todo lo que has mencionado con tanto acierto. Aunque lo que no puede hacer es suplir el vacío de lo que no recibe en el hogar.

Muchísimas gracias por tu
comentario. Ellos tienen derechos.

Copio una frase que he leído hoy en el blog Intemperancia.

"Difícil abandonarse a la vida con confianza, dar crédito a cosa alguna, difícil creer en nada si no hemos ido creciendo así; sintiéndonos guiados por una mano fuerte y delicada que sabe medir, mirados por una frente ante la cual no cabe ninguna simulación".
(María Zambrano)

http://palabrasperdidas-ana.blogspot.com/2009/12/aquel-blanco.html

Daniel dijo...

Naturalmente el beneficio será provisional, la cebolla se recompondrá a la salida y sin duda mañana habrá que empezar de nuevo. Pero enseñar es eso: volver a empezar hasta nuestra necesaria desaparición como profesor. Si fracasamos en instalar a nuestros alumnos en el presente de indicativo de nuestra clase, si nuestro saber y el gusto de llevarlo a la práctica no arraigan en esos chicos y chicas, en el sentido botánico del término, su existencia se tambaleará sobre los cimientos de una carencia indefinida. Está claro que no habremos sido los únicos en excavar aquellas galerías o en no haber sabido colmarlas, pero esas mujeres y esos hombres habrán pasado uno o más años de su juventud aquí sentados ante nosotros. Y todo un año de escolaridad fastidiado no es cualquier cosa: es la eternidad en un jarro de cristal.

Sunsi dijo...

Si no te molesta... ¿Puedo decirte que eres una "especie" en peligro de extinción?

Hace un tiempo que no ejerzo. A pesar de ello, podría explicarte muchas expriencias sobre lo que has comentado. Pero no es el lugar más adecuado.

Muchas gracias, Daniel.

Daniel dijo...

Habría que inventar un tiempo especial para el aprendizaje. Es presente de encarnación, por ejemplo. ¡Estoy aquí, en esta clase, y comprendo por fin! ¡Ya está! Mi cerebro se difunde por mi cuerpo: se encarna.

Cuando no es así, cuando no comprendo nada, me deshago allí mismo, me desintegro en ese tiempo que no pasa, acabo hecho polvo y el menor soplo me disemina.

Pero para que el conocimiento tenga alguna posibilidad de encarnarse en el presente de un curso, es necesario dejar de blandir el pasado como una vergüenza y el porvenir como un castigo.

ideasparaeducar dijo...

Lo primero, lo de que eso es lo que hacen los docentes vocacionales me ha gustado.
Lo segundo, lo de que somos una “especie” en peligro de extinción, no me ha gustado, pero no me ha molestado.
De lo tercero... no espero respuesta.

Perdona si he creado cierto desconcierto, pero me parecían citas muy largas como para eso, citarlas. Por eso he optado por el “Daniel dijo...”. Es Daniel Pennac. Tiene parte de visión que comparto plenamente, y para que decirlo de otra manera si él ya lo ha dicho y mejor.

Aunque a lo de que “la cebolla se recompondrá a la salida y sin duda mañana habrá que empezar de nuevo”, yo le añadiría esa pequeño matiz de optimismo, y que es real. La cebolla se recompone, y aunque la piel es igual no es la misma. La cebolla va madurando. Pues eso, en ayudar a madurar está el tema, ni más ni menos.

El tema de la “motivación” sigue ahí. A mi entender, la motivación es dar motivos para hacer las cosas.

Bonas

sarracena infiel dijo...

Pues si que me repito ...... los años, que no pasan en balde ... el cabreo congénito ..... o el genio alborotado .... o el mal carácter ..... o el cansancio .... o simplemente ¡alegremente lerda soy!

Sunsi dijo...

Bonas. Lo que son las cosas. Leo varios libros a la vez y tardo mucho en acabarlos. El que llevo más avanzado es "Mal de escuela" de Daniel Pennac.

He pasado un rato con mucha intriga. Una agradable intriga ¿De dónde habrá salido este personaje que se llama Daniel ? Menos mal que has despejado la duda.

La cebolla se recompone. Y también pienso que está "diseñada"... creada, para que crezca. Como dice Driver, nada se estanca, nadie permanece en la inmovilidad. Los chavales que recibes cada día no parten de "0" cada jornada.

Sigue en pie mi última pregunta ¿Qué pasa con las cebollas cuando llegan al hogar? ¿Hay alguien que las aliñe... o que las escalfe... o que las ayude a desprenderse de una capa que amarillea?

Gracias por dedicarle tu tiempo a este blog.

Un saludo "optimista"

Sunsi dijo...

Sarracena. Si estás en la flor de la vida... Si tú te repites... yo soy una friki monotemática.

Con Dios... Descansa.

Dice Bernabé Tierno que el cabreo mata.. Y no quisiera ir a tu entierro.

FRANK dijo...

Hola, Sunsi!

Supongo que los tiempos cambian y se va pasando de un extremo al otro; creo que últimamente estamos desmandándonos, pero estoy seguro que esta época pasara, pasara ... pasara como pasan los años y como pasa todo en la vida.

ideasparaeducar dijo...

Realmente lo que son las cosas... precisamente son los los puntos 10 y 11 del segundo capítulo de “Mal de escuela”.

No pretendía crear intriga, simplemente un poco de envidia de la pluma... con lo que me cuesta que fluya la tinta... o las neuronas.

No hace falta que me des las gracias. Las gracias las doy yo. El tiempo que estoy dedicando... en el fondo es tiempo que estoy dedicando a mis alumnos y los de los que tengo al lado... es tiempo que dedico a los que esperan, o no, las cebollas en casa, y que esperan que les diga por donde empezar... si por cortar, por rallar, por aliñar... y resulta que ya no sólo hay que “saber” de lo que se enseña, de puntos de sutura, de enfermería, de anestésicos, de sofocar incendios y de malabarismos... sino que también ahora hay que saber de verduras. Pues nada... a eso vamos. Lo peor, o lo mejor... es que la cebolla cuanto más la tratas... más te hace llorar.

La verdad es que, entre lo que estoy leyendo, Pennac entre otros, lo que me haces pensar y expresar aquí, y el día a día entre cebollas y esparragos desde hace ya poco más de una década... voy tomando conciencia de que SOY PROFESOR.

La respuesta a la pregunta... nada fácil. Necesito tiempo... menos fácil todavía...

Saludos.
Bonas

El alegre "opinador" dijo...

Amiga mía... ¡Qué reflexión tan fantástica y equilibrada!
Me ha encantado lo de que los niños tienen el derecho a que se les diga NO, aunque cueste. ¡Qué razón tienes!
Hoy me preguntaba una compañera si habremos tocado fondo en este nuestro calvario del sistema educativo... Y después de un claustro en que nos han presentado las nuevas paridas de las adaptaciones NEAE, NEE, ACI, SOB y demás de la Junta de Andalucía, le he respondido sin dudar que no.
Un saludo.

Sunsi dijo...

Hola, Frank. Ya ves, jurisconsulto. Quizá debamos alegrarnos de haber estudiado con un sistema un poco más estable, que no cambiaba de un año para otro. Los profes, en estas condiciones, les es complicadísimo poder programar, fijar objetivos...
Las leyes son un poco más pétreas...¿no?

Un saludo cordial desde la bellísima Tarraco

Sunsi dijo...

Bonas... gracias por todo. Un incentivo más para seguir leyendo a Pennac. Me lo prestó UNA DOCENTE que vive la enseñanza. Y que, a pesar de los años, aún tiene claro lo que debe ser una escuela.

Un saludo. Y gracias de nuevo.

Sunsi dijo...

Buena noches, opinador "alegre". Una alegría antes de cerrar el cacharro, que ya toca. El NO, no es ni frustrante ni negativo cuando pudes ofrecer un panorama real y constructivo... o cuando, en tu caso, es un NO a un mareo constante que no deja trabajar al docente.

Un saludo y gracias por pasarte.

Driver para Sunsetta dijo...

Sunsetta.
El Señor, en su infinita misericordia, ha tenido a bien proveerme con la amistad de Manolo, "el gasofas".
Se trata de un señor de unos setenta tacos, que lejos de jubilarse, sigue a pie de cañón en la gasolinera familiar.
"Si no les vigilo, me hunden el negocio estos pardillos". Me explica dirigiendo su mirada a los hijos.
...
Ayer me regaló un estupendo libro que me he leído del tirón, casi sin respirar.
"La sonrisa etrusca" de Jose Luis Sampedro.
Argumento: un jubilado de origen rural se va a vivir a una cuidad industrial con su hijo y su nuera.
Es latino y por su sangre corre la sabiduría y el pundonor heredado de los etruscos.
El matrimonio vive en el mundo de "las prisas y mentiras del mundo moderno".
Hay un nieto, perdido,que seria una "cebolla" de ésas que mencionáis en las elucubraciones sobre la educación. Carne de cañón.

Y entonces, surge la magia.
El abuelo intenta reciclar al nieto antes de que la realidad lo devore.

Si no te lo lees, juro asesinarte con mis propias manos.

Es como si yo me fuera a Tarraco y me tirara tres días charlando con tu padre, o tú a Murcia hicieras lo mismo con el mío.

Léelo. Es una especie de compendio de la "sarrazanería histórica y sin complejos".

En dos palabras, im prescindible.

Da muchas pistas, y encima acaba con una historia de amor realmente magnífica.

Estoy por leérmelo otra vez.

Sangre latina hirviendo en un cocido de sentido común.

Sunsi dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=AAByMwoVbVU

Creo que acabaría discutiendo con este señor, Driver. Me ha gustado la primera parte del vídeo. De la segunda... me sabe mal que niegue con pocos argumentos la trascendencia del hombre. Reconozco que es simpatiquísimo. Y, con simpatía, me encantaría tener un debate con él. ¿Tú no?

Un saludo, colega... Y muchas gracias por el consejo.

Driver para Sunsetta dijo...

Para que veas Sunsi, lo que son las palabras.
Escribes algo, no lo firmas, lo regalas y ¡pumba!.
Lo firmas, lo vendes y...¡zaca!.
Te lo venden , lo escribe "un negro", y "¡chan, chan!".
Lo escribes, lo guardas, se queda olvidado, lo descubres al cabo de un tiempo y... "¡flash!".
...
Conoces a la persona, le lees y...
¡"agh, agh"!.
...
A veces siento que las palabras son entes autónomos, con una capacidad tal, que es mejor no tener ningún conocimiento sobre su autor.
Así su posible efecto no se ve enturbiado por prejuicio alguno.
Como si nos levantáramos por la noche, fuéramos a la biblioteca a oscuras, cogiéramos un ejemplar al azar, arrancáramos una página, encendiéramos la luz de la terraza, saliéramos al fresco y leyéramos, sin nunguna referencia...

.....érase una vez un mundo perfecto. Todo salía bien, como si Dios hubiera empleado un lustro para crear el mundo.
Pero Dios lo había creado en sólo siete días, y claro, esas cosas se notan.......

Palabras.

Driver dijo...

...nevegábamos entre el continente y las islas de corales. Los hombres oteaban con frecuencia la línea del horizonte. Pendientes de cualquier señal.
Mi lucha contra la Gran Ballena Blanca se había convertido en su lucha. Y aquello nos hermanaba más que cualquier otra cosa en el mundo.
Estábamos a más de mil milllas de cualquier tierra civilizada. Dependíamos de nosotros mismos.

Debajo de nuestros pies la eternidad azul.
Sobre nuestras cabezas un cielo rotundo.
Y en nuestra alma un anhelo de eternidad.

Nunca olvidaré aquella sensación.
Nuestras vidas tenía un sólo sentido.

Seguíamos buscando un bufido, una estela, un simple remolino, algo.

Aquella búsqueda era algo más que una simple caza.

La Gran Ballena Blanca se convirtió en lo más importante de nuestras vidas...

Palabras.

Driver dijo...

...cada vez que pensaba en ella, mi alma se alegraba.
Hacían más de seis mese que no la veía.
...
El autobús se paró, descendí y agarré el macuto.
Me lo eché al hombro y esperé.
Durante una hora esperé.
...
Ese día no apareció.
Ni al otro, ni al siguiente.
...
Unos niños jugaban bajo el soportal de la estación de autobuses.
Un viento fria había limpiado el horizonte.
Caminé hacia casa con el pesado macuto al hombro.
Sin prisa pero sin pausa.
...
Cada vez que pensaba en ella, mi alma se alegraba.
Hacían más de seis mese que no la veía.

Palabras.

D dijo...

....estábamos a la sombra.
Eran unas ruinas romanas, a las afueras de Tarraco.
Escuché a aquel señor hablar durante un buen rato.
Luego su hija sacó una frasquilla de vino, unas anchoas y unas olivas.

Descansamos mientras comimos un bocado.

Las ruinas conservaban el esplendor de una gloria pasada.

Fue el mejor rato de toda la excursión, de todo ese mes de febrero y de incluso una vida.

A la sombra de gigantes de piedra.

Palabras.

Sunsi dijo...

Driver...He leído las PALABRAS. Creo que he entendido lo que quieres decir con ellas. El vídeo ha surgido cuando buscaba referencias del libro.

Tengo que salir... recorrido de médicos con mis ciudadanos...

Cuando vuelva, sigo. En las salas de espera hay mucho tiempo para pensar...

Muchas gracias, camarada

ana dijo...

Ufff... no puedo pensar en todo lo que decís con claridad... ¿que qué les pasa a las familias?... pues de todo; que vivimos a carreras, los padres tenemos muchos frentes abiertos, no sólo somos padres, también somos hijos, hermanos, trabajadores... y no es fácil, pero que nada fácil entender el carácter, sus cambios de humor, a qué se deben... y es que si se nos pide ser adivinos... mal vamos. No creo que las cosas que les suceden a nuestros hijos dependan solo de nosotros, bastante hacemos ya que sujetamos todos los días el timón para que no se hunda la barca.

Y estoy con Sarracena... no hay solución para todo, no la hay. Así que cada uno tendremos que sujetar nuestro palo, el que nos toque... y no, no nos lo merecemos. Pero ahí está.

Vaya díaaaaaaaaaaaaaaaaaaas!!!

Un beso Sunsi. Que tengo que ir de nuevo a sujetar el palito... hay que jod.... se!

ana dijo...

Ahhh... y sí, claro que ellos tienen derechos. Y yo. Coime!!!!

A que me dejen un ratito tranquila! ¿No?...


ainnnnsssssss!!!!!!!!!!!!!

Sunsi dijo...

Ana.¡¡¡ Dios mío!!!. Qué comentario más ...sarraceno. Después de la "regañina", me recompongo, respiro, pienso... ¿¿¿Y quién dice que no tenemos drechos??? Se me ocurre algo que puede ilustrar este engranaje tan complicado. Ellos tienen derecho a que se les eduque como personas que puedan llegar a ser hombres y mujeres de bien, responsables, con criterios propios y que se manejen bien con su libertad. Si lo observas desde otra perspectiva... librar esta batalla tiene consecuencias. Está a salvo nuestro derecho a que nos respeten también ellos: nuestros espacios necesarios de silencio, nuestras tareas profesionales, nuestros deberes como hijos... hermanos "de"...

Pienso que formamos parte de un eslabón. Si somos ahora eslabón es porque el anterior al nuestro procuró que la cadena no se rompiera. A ellos también les tocará ser eslabón. Ojalá sepan cómo se forja.

Y teniendo en cunta, por supuesto, con que hay días malííísimos, que mandarías al eslaboncito a freír espárragos.

Yo qué sé...que me enrollo demasiado ... anita.

Te mando un beso gordo... a ver si se te pasa el cabreo.

Bssssssssssssssssssssssssssssss

ana dijo...

... ay ...el eslaboncito!!!!!!!!!!!!!!

Driver dijo...

CADENAS SOBRE LA BAHÍA.

Eslabones en cadenas de acero, atirantando puentes colgantes.
Esligas de tela, sujetando los palets que suben las grúas de las obras.
Maromas de barco, sujetando el paquebote contra la marea.
Cabrestantes de helicópteros, elevando el paquetón de medicinas.
Tornos de canteros medievales, ascendiendo las piedras calizas que conforman el arco.
Poleas en la fundición, traccionando sobre el cubilete de acero incandescente.
Gatos hidráulicos en la base de la Torre Eiffel, equilibrando el empuje de los vientos.
...
Mecanismos inventados por el hombre para atravesar el vano, elevar el arco, sujetar las fuerzas impelentes.
...
Y tú ahí, frente al enano cabezón.
Incapaz de alimentarse por sí mismo.
Terrible las incontinencias de los esfínteres.
Llorón de medianoche.
Que ni sabe hablar.
Ni pensar.
Ni trabajar.
...
Te quedas un rato vigilando su sueño.
Eso sí que lo hace bien, un día once horas de sueño y dos de siesta.
Tranquilo el mejete, soñando con un mundo nuevo.
Da gusto mirarle cuando duerme.
Angelito mío.
...
Sales a la terraza a tomar un poco el aire.
Te concedes tres minutos.
Me los he ganado.
...
El sol hace rato que se ha puesto, y tú pensando en los eslabones de la cadena.
Acomodas la espalda en el sillón de mimbre.
¡Croch!, el cuello te hace croch!.
...
Estás cansado y encima usas tus tres minutos en acordarte de los eslabones de la cadena.
...
El tatarabuelo, que no sé ni cómo se llamaba el tatarabelo.
El bisabuelo. Si no me acuerdo del tatara, me voy a acordar del bisa.
Del abuelo, sí, que ese era un gran tipo.
Y del padre. Que ése es un eslabón que todavía tiene cosas que decir.
Y del hijo. Que está en babia, en el pais donde los eslabones se ríen de las cadenas.
T tú, que quieres dimitir pero eres el eslabón más tenso, y si te rompes se cae toda la cadena.
...
El horizonte es curvo.
La Luna creciente.
Las nubes oscuras.
Las estrellas brillan.
...
El eslaboncito se pone a llorar.
Así que el eslabón más tenso se levanta del sillón de mimbre.
Se quita los zapatos, con cuidado.
Levanta las sábanas y se mete en la cama del eneno.
Lo arropa con unos brazos de acero templado.
Acomoda la cabeza contra la almohada del Ikea.
Y ronronea una canción de cuna.
...
El enano se duerme.
Y el eslabón más tenso pierde el conocimiento.
Abrazado al futuro.
...
.
...
Soñando con cadenas, maromas, eslingas, cabrestantes y poleas.

Las cadenas que atraviesan la bahía de la vida.

Atentamente. Driver.

Marta dijo...

hola