domingo, 24 de enero de 2010

Encontrando pistas.



En el tránsito entre la infancia y la juventud le perdí la pista. Mi mejor amiga... ni del cole... ni del barrio... ni de la misma ciudad. Fuimos muy felices aquellos años. En su casita de verdad "para muñecas". Hasta que la casita se quedó pequeña y quiso volar. Ella cabalgaba... yo sólo iba al trote. Pasaba miedo, pero estaba con mi amiga. Luego supe que se casó con el "chico de los caballos".  Y que murió su madre... y después su padre.

Hace poco nos reconocimos en una gran superficie. Veranea y pasa los fines de semana a 10 minutos en coche de mi casa. "Estás igual"..."Tú también..." El abrazo fue largo, como si quisiéramos que el tiempo diera marcha atrás. A sabiendas de que el tiempo es implacable. Nos intercambiamo los teléfonos.

Ayer me hizo una visita, la segunda desde que recuperamos la pista que se perdió. "Un agua... " "¿Me prometes que no tomarás tanto café... que fumarás menos?". "Tengo sólo media hora". La media hora se alargó. Pensé que si hay algo que puede parar todos los relojes del mundo, que tiene el poder de recomponer un calendario con las hojas arrancadas, es una amistad verdadera.

No estamos igual, ni mucho menos. A ella se le nota en el fondo de los ojos la marcha de sus padres y los años ejerciendo de hermana mayor. No estamos igual aunque hablamos ..."como decíamos ayer".

La llamada de Cristi precipitó la marcha. Me cuenta que estudia mucho, que está tristona porque ha roto con el novio y porque... dice que en casa no se está a gusto. ¡¡¡??? No me lo creo. No es posible. "Llega y nos encuentra cansados, a veces de malhumor". Cómo me suena la retahíla. A menudo volcamos fuera de casa nuestra mejor cara, la energía que nos queda, una sonrisa que no nos sale de la entraña pero sabemos que nadie tiene la culpa de nuestras preocupaciones. Y no nos quedan fuerzas para terminar el día con nuestra mejor cara, la energía de hace horas y la sonrisa que hemos regalado y que con los nuestros no sabemos mantener.

Nos despedimos y me quedo con el obsequio de su persona... y una pizca de malestar. Curioso que en todas partes se cuecen las mismas habas cuando habitan hijos adolescentes.

El viernes apunté una frase que se me olvidó escribirla para que se la llevase. Habrá otra ocasión. HOY, AHORA Y AQUÍ. Hoy y ahora... pero sobre todo AQUÍ, el lugar donde piso... fundamentalmente en el hogar. Aunque se supere el umbral del cansancio. Quizá es que no he caído que ellos son los primeros que no merecen los desaires de última hora. Es evidente. Pero, a la vez, me resulta nuevo.

...Hoy, ahora ... y aquí.

PS. No me olvido de un cumpleaños. ¡¡¡Felicidades Xavier!!! Aprovecha que esta vez te cae en domingo. Dios te bendiga.


22 comentarios:

Modestino dijo...

Siempre me gustan las noticias de recuerdos, reencuentros, amigos que vuelven...

Sunsi dijo...

A mí también, Modestino. Y si lo puedo vivir en primera persona... ya ni te cuento.

Un saludo desde Tarraco

Máster en Nubes dijo...

Desde luego, nada como una charla con una amiga, con un café o lo que sea de por medio. Y si encima es un volver a encontrarse, es estupendo. Enhorabuena, Sunsi, guapa.

Sunsi dijo...

Gracias, Aurora. Los mejores momentos que recuerdo casi siempre tienen que ver con una charla con una amiga. Y digo amiga porque dos mujeres se comunican de forma distinta. Quizá tendemos a recopilar buenos recuerdos como si los viviéramos en presente. Algo de eso hay.

Un beso, Máster

Mª Dolores dijo...

Me alegro de tu reencuentro. Reencontrarse con viejos amigos siempre tiene su puntillo. Pues nada,quería decirte que sí que es cierto que muy a menudo gastamos nuestras energías fuera de casa y dentro de ella nos esperan y ellos nos exigen más energía y ya no la tenemos. Por eso, es importante un "kit kat". Qué importante tu frase HOY, AHORA Y AQUÍ. Yo, al menos, debería adoptarla, que también tengo adolescentes en casa.
Un saludo

Sunsi dijo...

Gracias, Mª Dolores. Era fundamentalmnte esta frase la que quería transmitir. No es nada nuevo. Pero, como esos amigos que hace tiempo que no ves... hay ideas que parece que también te reencuentras con ellas. Son chispas, descubrimientos.

Un abrazo. Gracias por entrar y compartir

ana dijo...

Qué regalos tiene la vida... eh?. Qué estupendo ese reencuentro!!

ENHORABUENA!!

Respecto a la segunda idea... no sé. Yo pienso que en casa es el lugar donde al final y por fin, nos podemos quitar la careta. Y debemos. Tenemos derecho a llegar derrorados...

... yo pienso que es quizá la manera en cómo nos quitamos la careta lo que cuenta. Llegar cansado, dejarse caer... avisando. Haciendo ver que ha sido un mal día, que ya no podemos más si es que realmente ya no se puede más.

Y si nos sale mal. Pues eso, que en las familias hay algo grande que es esa capacidad que tenemos de querer a pesar del yo que tú eres. Y que nos quieren aun sabiendo.

Si no seríamos titanes. Y no... no lo somos.

BUENOS DÍAS!!!

Ana dijo...

Para mí, este también está resultando un año de reencuentros. Lo dificil es vencer ese paréntesis sin relación, pero emprender un contacto es tan gratificante...
Hoy, aquí. Siempre.

Sunsi dijo...

Si entráis y observáis cambios en la cabecera... es que estoy buscando una fotografía que me guste... y no atino.

Disculpad el desbarajuste

ana dijo...

Pues a mí me van gustando todas las fotos que colocas. Yo también me entretengo a veces con el look de mi página. Todo es cambiante... jajajaja.

Un beso.

sarracena infiel dijo...

Parecéis un anuncio de turrones navideños ......

Eso de la nostalgia y los reencuentros, son cosa de la edad... preparaos pues, lo peor está por venir.

PS:

Los adolescentes se dinstinguen por eso, por adolecer y, salvo excepciones y milagros, la naturaleza humana es fastidiosamente repetitiva y monótona....

ana dijo...

Uffff... Sarracena... ¿adoleces hoy?...
... espesita estoy. Ya lo siento.

Y sí... nos vamos preparando... jajajaja.

lolo dijo...

Dale color, hedbanna rana. La foto es bonita pero más parece de la entrada de hoy que del tono de tu blog...creo.

Ese "estás igual" quiere decir "eres la misma" y sí, somos las mismas por aquello del tiempo que hablábamos. "...la vida, no"

Y sí, es tiempo de nostalgias y reencuentros, y va a más, te lo digo ya. Una gozada.

Aquí, aquí hay que echar el resto. Pero también sé que puedo desplomarme si quiero y me seguirán queriendo...por lo que soy, no por cómo estoy. Un anuncio de turrón en el que la tele no filma el resto de hoy y de ahora. Mola.

Anónimo dijo...

¡Muchísimas gracias!

Al día sólo le falta el sol.

Xavier

Anónimo dijo...

Sunsi, "hoy aquí y ahora" es el lema que he adoptado últimamente...
Sunsetaaa que te he buscado al salir de misa y ya no te he vistoooo!!!! muacsss
Eulàlia.

Sunsi dijo...

Por fin contesto. Qué lío con las fotos. De momento dejo la cocina con el cafelito y las persiana blancas. Al fin y al cabo,es en la cocina donde acabamo charlando un poco de todo.

No queda centrado, pero pasa...

Sunsi dijo...

Ana , hedbana diminuta. OK en lo primero. En cuanto a lo que comentas de la llegada a casa, estoy de acuerdo con algún matiz. En casa es el lugar donde eres más tú ... Pero sí es cierto que , a veces, la confianza da asco y los que conviven con nosotros merecen saber cómo somos y también cómo procuramos que nuestra compañía sea agradable. A mí eso me cuesta... y por eso lo digo. Tiendo a ser "broncas" y me da que a veces saldrían chutando de casa.

Ya sabes...Dime de qué hablas y te diré de qué careces.

Un beso. A ver cómo se nos da la semana que empieza.

Sunsi dijo...

Sarracena infiel, impenitente... Bufffffffffff. Di algo bonito, anda. ¿Te preparo un agua de Vichy?, ¿te pongo música clásica? Cómo podría ablandar su corazón... El día que se ponga usted nostálgica me vengaré. No sé cómo... pero lo haré. Voy aprendiendo; tengo una buena maestra.

Con Dios, hedbana, que no tienes remedio.

Sunsi dijo...

Ana, princesa del guisante, que te he saltado... Tu tocaya es una de ellas, ¿verdad?. A mí me parece que es de las cosas más gratificantes. La sensación del reencuentro, si la amistad es verdadera, es muy difícil de describir. No me pongo pastoril... que luego sarracena me pone a caldo.

Un beso.

Sunsi dijo...

Lolo... al final te he hecho caso. Aunque no acaba de llenar el rectángulo de la cabecera, he colocado una cocina con luz. Buscaba una mesa camilla pero no había nada que me gustara.

Tela tu comentario...
Añado que desplomarse es humano, que equivocarse también. Tampoco se trata, como decía ana, de ser supermujeres. Ésas sólo salen en los anuncios. Somos falibles, nos cansamos... Ergo somos normales, gracias a Dios. No obstante, no me parece justo volcar sólo en casa todo el lastre del día. Como si nuestro hogar fura el contenedor donde nos dehacemos de todo lo que hemos "tragado".

No siempre sale bien.Pero existe el deseo de que sea así...AQUÍ.

Un beso, hedbana ¿pardilla? Ja...

Sunsi dijo...

Xavier. Muchas felicidades de nuevo. Empate en años. El jefe de la tribu va rezagado. Cumple el 25 de febrero.
Te deseo para este nuevo año que estrenas muchas cosas buenas... y que no decaiga la ilusión. Aunque no esté el horno para bollos.

Recuerdos a los tuyos... que habrán estado encantados de que tu cumple haya caído en domingo.

Sunsi dijo...

¿Los genes o el parentesco tendrán que ver con los lemas, Eulàlia?

Te he visto, pero me he quedado un ratito dentro. ¿Cuando encontramos un hueco?

Un beso