jueves, 7 de enero de 2010

"Vivir es ver volver"


Hoy creo que algunos estamos más cansados físicamente, más magullados... que otros. Son los años. ¿O la forma de vivir, Katt? Mi joven amiga toma café y mantiene una conversación con mirada interrogante. "Interesante", afirma de rato en rato. Cuando se ha ido he seguido con el  diálogo. Lástima que siempre nos quedamos con una pregunta en el aire. ¿Por qué hay personas que su relación  con la vida les provoca un desgaste superior, rozando el 100% de su humanidad? Estoy vaga, muy vaga... Y tengo este pobre blog bastante descuidado. Así que... el tema de la interacción lo dejo para mañana.

Mireia me ha mandado un  Power Point bonito. Los años y un poco de nostalgia.  Si podemos recordar lo que desfila en este pps, podemos decir que estamos viviendo  con muchos recuerdos que parecen de otra  civilización.  No tienen precio. No nos los pueden robar. Gracias, Mireia.

Igual lo veis mejor aquí:  SOMOS MAYORES

18 comentarios:

Driver dijo...

¿Por qué hay personas que su relación con la vida les provoca un desgaste superior, rozando el 100% de su humanidad?
...
Tomados de las memoria de “Driver”, los siguientes fragmentos nos muestran algunos pensamientos.

1ª: La confidencia corrompe la amistad
el mucho contacto la consume
el respeto la conserva.

2ª. Los gobiernos pasan
las sociedades mueren
la policía es eterna.

3º Debe valorarse la opinión de los estúpidos.
Están en mayoría.

4ª Perdona siempre a tu enemigo.
No hay nada que le enfurezca más.

5º La petición es cálida.
El agradecimiento es frío.

6ª La importancia del matrimonio no se deriva de que los adultos produzcan niños,
sino que los niños produzcan adultos.

7º La felicidad agrupa, pero el dolor reúne.

8º La originalidad es la vuelta a los orígenes.

Estos apuntes han sido reproducidos de una vieja guía CAMPSA del año 2.003, que fue encontrada en la cabina de un Volvo matriculado en Madrid, propiedad de un señor de Corral de Almaguer; están escritos con un rotulador Pilot G-TEC-C4, punta 0.4 mm, en los bordes de las hojas nºs 45 a 125, con una temblorosa caligrafía.

Como si se hubiesen escrito durante un largo y cansado viaje.

Sunsi dijo...

Caray con los apuntes, Diego. Supongo que conducir Km y Km por tantas carreteras sin salirte de algunos principios cansa. Pero también imagino que el tal Driver es razonablemente feliz... ¿o qué?

Me ha gustado especialmente este párrafo: "La originalidad es la vuelta a los orígenes". Y algunos haciendo cosas rarísimas para destacar un poco. Mee lo apunto.

Un saludo, camarada

Driver dijo...

FLY

Érase una vez un hombre que golpeaba bolas en un campo verde.
Y esas esferas trazaban elegantes trayectorias en un cielo azul.
Las líneas de los sueños.

Todos y cada uno de los humanos tenemos sueños de juventud.
Unos los persiguen a través de los años, otros los pierden.
Un tercer grupo los tienen a tiro.
Simplemente hay que darle a la bola.
Fuerte.

Aquel chaval de provincias se vino a Madrid para estudiar.
La capital del Estado era un bullir de ideas, una coctelera donde los sueños se agitaban en el elegante mundo de las ideas.
A través de la Castellana corría impetuoso el aire limpio.
Los conceptos, tras pararse unos segundos en el cruce con Alcalá, salían despedidos a toda velocidad hacia la zona de Azca.
El muchacho tuvo suerte. Sus primeros años de estudiante se convirtieron en un puzzle de ideas. Una colección de conceptos intemporales, donde todo era posible.
Los viajes a su ciudad natal marcaban puntos de inflexión en su trayectoria vital.
Los primeros años iba y venía en tren.
Más tarde en su propio vehículo.
Aprovechaba los viajes para resetear el ordenador de a bordo.
Organizar las ideas, renovar algún concepto caduco, reubicar los pensamientos angostos e intentar completar su organigrama vital.

Una vez acabados los estudios, buscas un trabajo que llene de combustible el depósito de tu deportivo.
La gran ciudad es ideal.
Numerosas gasolineras jalonan la traza urbana.
Todos los grandes están allí. Multinacionales, empresas con delegaciones en los cinco continentes conocidos y en varios todavía por descubrir. Las grandes de la energía. Las enormes del transporte. Las infinitas del comercio.
Tú solo tenías que buscar tu momento.
Y una vez que te introducías en la vorágine.
Disfrutar.

A esas alturas de la vida comienzas a elegir. Ya no vuelves a tu ciudad en tren, atrapas un avión con la palma de tu mano.
No es lo mismo. Es mejor. Mucho mejor.

El muchacho se convirtió en un gestor cualificado. Un profesional de las ideas empresariales.
Las llevaba a cabo y encima se divertía.

Pero…, había algo que vibraba en su cerebro cada vez que volaba.
Cuando estás a tres mil pies de altura, el territorio se presenta como una superficie continua y ordenada. Nítida como un brillante.

La mañana del día de San Juan, volando hacia París, su mente acopló un sueño.
Desde hacía unos años seguía con curiosidad los diferentes sistemas de gestión de las principales ONGS.
Aquello era un auténtico desastre.
Se mantenían en el aire gracias a subvenciones, donaciones, contribuciones y demás ingresos irregulares.
Aquello limitaba sus posibilidades de crecimiento y estabilidad, a corto y medio plazo. Del largo plazo mejor te olvidas. Mejor, mucho mejor.

Así que allí estaba él. Un gestor que había corrido la Castellana, escalado el monte del balance, atravesado las fronteras del marketing.

Y ella. Una organización no gubernamental que operaba en Sudamérica.

Y la otra. Aquella señora que representaba los mejores sueños de su juventud.

Volando sobre los Pirineos, en una zona nubosa, donde las turbulencias dibujaban espirales en el borde de las alas del Airbús A300, se le ocurrió la idea más potente de cuantas se podía haber imaginado.

Él haría el amor con ella y con la otra.

Sacó el portátil y escribió las líneas maestras de aquella orgía de ideas frescas.
Una forma de gestionar diferente, basada en su experiencia profesional y en los fluidos de aire laminar que la aeronave dejaba en su estela.

Al llegar a Paris lo hizo.
Se acercó al mostrador de Air France con la fuerza del oleaje de un Cantábrico embravecido.
Y preguntó a la aeromoza lo que todo hombre del norte desea saber.
La primera pregunta que abría el camino del resto de su vida.

“Señora, ¿me puede informar de los horarios de salida para Bolivia?”

Todos y cada uno de los humanos tenemos sueños de juventud.
Unos los persiguen a través de los años, otros los pierden.
Un tercer grupo los tienen a tiro.
Simplemente hay que darle a la bola.

Fuerte.

lolo dijo...

Vale, la interacción para otro día.

Hoy volver; volver al cole, al intento de casa ordenada, volver a estudiar, volver...puff, me gustaban más las vacaciones, casi hago de ellas una rutina. Pero no, mejor volver; en el fondo, mejor.

sarracena infiel dijo...

Anda con la pardilla ¡si parece un tango..............!

Jiiiiiiiiii, jiiiiiiiiiiii, juuuaaaaaaaaaaaaassssssssssssssssss

lolo dijo...

Yo adivino el parpadeo
de las luces que a lo lejos,
van marcando mi retorno.
Son las mismas que alumbraron,
con sus pálidos reflejos,
hondas horas de dolor.
Y aunque no quise el regreso,
siempre se vuelve al primer amor.
La quieta calle donde el eco dijo:
"Tuya es su vida, tuyo es su querer",
bajo el burlón mirar de las estrellas
que con indiferencia hoy me ven volver.

Volver,
con la frente marchita,
las nieves del tiempo
platearon mi sien.
Sentir, que es un soplo la vida,
que veinte años no es nada,
que febril la mirada
errante en las sombras
te busca y te nombra.
Vivir,
con el alma aferrada
a un dulce recuerdo,
que lloro otra vez.

Tengo miedo del encuentro
con el pasado que vuelve
a enfrentarse con mi vida.
Tengo miedo de las noches
que, pobladas de recuerdos,
encadenen mi soñar.
Pero el viajero que huye,
tarde o temprano detiene su andar.
Y aunque el olvido que todo destruye,
haya matado mi vieja ilusión,
guarda escondida una esperanza humilde,
que es toda la fortuna de mi corazón.


Ya quisiera yo, pequeña aka sarracena, porque lo que tú eres es aka señoritapepis.

Driver dijo...

No pensé que fueras a dejarme.
Dices que te has vuelto a enamorar,
que no sientes ya el amor de antes.
Quieres que te de tu libertad.
No te detendré por un instante;
No le temo a la soledad,
Pero sé que al fin te vas a arrepentir,
y tendrás que regresar.

En tu alma siempre serás mío,
aunque te enamores otra vez.
No podrás borrar esos recuerdos
de mis caricias en tu piel.
Te recordarás en cada beso.
Nadie como yo te puede amar.
Sé, te cansarás de las mentiras
y tú volverás.

No voy a tratar de retenerte.
El amor no se exige; se da.
Y si tu amor no es el de para siempre,
entonces quiero saberlo ya.
No te vale nada mi cariño.
Sólo te sirvió para jugar.
Pero sé que al fin te vas a arrepentir
y tendrás que regresar.

En tu alma siempre serás mío,
aunque te enamores otra vez.
No podrás borrar esos recuerdos
de mis caricias en tu piel.
Te recordarás en cada beso.
Nadie como yo te puede amar.
Sé, te cansarás de las mentiras
y tú volverás.
y tú volverás.
Y tú volverás.
...
¡Hala!

Driver aclaratorio dijo...

Ya puestos, de perdidos al río.

Asturias si yo pudiera
si yo supiera cantarte
Asturias verde de montes
y negra de minerales
yo soy un hombre del sur
polvo sol fatiga y hambre
hombre de pan y horizontes...hambre
bajo la piel resecada
rios solidos de sangre
y el corazon asfixiado
sin venas para aliviarte
los ojos ciegos los ojos
ciegos de tanto mirarte
sin verte Asturias lejana
hija de mi misma madre
dos veces dos has tenido
ocasion para jugarte
la vida en una partida
y las dos te la jugaste
¿quien derribara ese arbol
de Asturias sin ramaje?
desnudo, seco, clavado
con su raiz entrañable
que corre por toda España
crispandonos de coraje
mirad obreros del mundo
su silueta recortarse
contra este cielo impasible
vertical, inquebrantable
firme sobre roca firme
herida viva de su carne
millones de puños gritan
su colera por los aires
millones de corazones
golpean contra tus carceles
prepara tu salto ultimo
livida muerte cobarde
prepara tu ultimo salto
que Asturias esta aguardandote
sola en mitad de la tierra
hija de mi misma madre
...
¿Os dais cuenta?
Con estos antecedentes es imposible convertir a Sarri en lo que no es ni será.
...
Así que a tragar con ella tal y como es.
No hay más opciones.
¡hala!

misideascotidianas dijo...

¿Por qué hay personas que su relación con la vida les provoca un desgaste superior, rozando el 100% de su humanidad?

¡Genial! ¡Dime por qué, porque tampoco yo lo sé!

Un beso Sunsi

Luisa

D dijo...

Mi querida Sunsi.
Llevo un par de días dándole vueltas a tu pregunta.
No hay nada que me provoque más que una pregunta sin respuesta.
Y cuando llevo más de un día dándoles vueltas a algo, entonces se me ocurre una enorme tontería, que se transforma en una historia.
Advertencia: estoy a puntito de explotar.

ana dijo...

Holassssss... pero qué concurrido y cuánto pendiente por leerrrrr.

Si es que no tenéis arreglo... caray con que soltura, gracia y sonoridad comentáis... y aquí suelto este FLY.

Bueno, a ver si me pongo al día... que dejas de leer, y pierdes el hilo. Rotundamente.

Saludossssssss

... y a la espera que me quedo, esperando a que explote el Driver.

Una abrazo.

ana dijo...

Y...
... supongo que vivir es eso: desgastarse, perderse, no saberse ya.

Luego toca descaminarse. E intentar no perder del todo esa humanidad que un día nos alentó.

Complicada tu pregunta, ni siquiera sé si tiene respuesta.

sarracena infiel dijo...

Ja! Y la hedbanna señora mía se nos pone mística ..... entre Los Chunguitos (dime, dime ¿por qué? ... y Sta. Teresa (vivo sin vivr en mi ...)Le falta a usted, desñora mía, salirse por verdiales ...

Y, p'a fin de fiesta ¡la diminuta!
talmente en plan Maria del Monte, nos canta un sevillana ...... a ritmo de dulcaina ...

Decidme ¿TODO este año vais a estar ASI?

Aaaarrrgggggggggggggg

Primer paso. dijo...

¡NO!
¡No vamos a estar así todo el año!
Vamos a dar respuesta a la pregunta de Sunsi entre todos.
¡Y de paso nos vamos a ahorrar una pasta gansa!
¡Hala!
...
Usemos el método científico, que amén de claro y antimetafórico (lo digo por Sarri, que agradecerá la transparencia),es gratuito.
Lo primero es usar los adjetivos calificativos que bajen a la cuestión de su alto pedestal.
...
Observemos con detenimiento la pregunta.
"¿Por qué hay personas que su relación con la vida les provoca un desgaste superior, rozando el 100% de su humanidad?"
...
¡Bah!, ¡qué fácil!, ¡ta chupao!
(Esta primera reacción es fundamental, pues aunque en el fondo de tu cerebro sabes que no tienes ni zorra idea, la rapidez en contestar deja a la pregunta acojonaica, pues das a entender que delante hay alguien bravo.
...
Repetir en voz alta mientras os preparáis un café cargadito:

"¡Facilíiiiiiissssssssimo!"
"¡Voy a sacar un 10!"
"¡Vale!, ¡vete preparando otra preguntica que ésta es de cajón!"

Tras dar varias vueltas a la mesa de la cocina, y mientras el café reposa, conviene ir al aseo, echarse agua fresquita en la cara y peinarse un poquejo.

Luego te vas al armario de tu dormitorio, y te pones la mejor camisa que tengas.
Sin prisas, con parsimonia, en plan torero.
Una vez acicalad@, te observas en el espejo del baño, te guiñas un ojo y vuelves a la cocina lentamente.

Los siguientes movimientos hay que efectuarlos con gran concentración.
En plan geisa japonesa.
Te echas el cafetín bien cargado.
Pones sobre la mesa de la cocina una jarra de agua y un vaso.
Apuntas en un papelitoa la palabra:
"el/la conferenciante"
Lo pones sobre la mesa, junto a la jarra de agua.
Te sientas.
Piensas que vas a dar un discurso delante de tu familia, tus amigos, tus vecinos, tus compañeros de trabajo.
Unas cinco mil personas congregadas en el Pabellón de San Jordi en Barcelona.
Y les haces esperar unos minutos.
Tres son suficientes.
Aprovechas esos tres minutos para tomarte el café con parsimonia.
Paladeas todas y cada una de las gotas negras que empiezan a hacer efecto sobre tu pobre y cansado cerebro.
Sin prisas.
...
Y cuando lo acabes, te dices a tí mismo:
"No hay nada que un cuerpo elegante como el mío y un café bien cargado, no pueda pensar".
Y luego, debes de buscar una palabra que te guste.
Una sola.
Yo elijo:"¡Vamos!".
....
Los focos del San Jordi iluminan el escenario.
Empiezas a caminar hacia el lugar donde el orador habla.
Cuidadito con los cables.
Carraspeas, ordenas tus notas, le das un pequeño golpe con el pulgar al micro.
Luego haces un silencio de un minuto, imprescindible para que la multitud se aposente.
Y empiezas, con voz alta y clara:

"Buenas noches. Acabo de hacer un descubrimiento que me gustaría compartir con ustedes".

Y entonces, sólo entonces, cuando realmente no tienes un descubrimiento ni nada parecido, pero te sientes en situación,
entonces serás la Reina de Saba.

Es el primer paso.
Y no te has gastado ni un euro.
Inténtalo.
...
Driver

Segundo paso. dijo...

El segundo paso tiene su arte.
Vamos a analizarlo.
Lo primero es reconocer y transmitir de forma clara el punto de partida. Hay que hacerlo de forma clara y universal.
Ganarse a la concurrencia.
...
Podría ser:
"Señores y señoras, no tengo ni idea de la respuesta a la pregunta de Sunsi. Es más, creo que es imposible responder. Y en el caso de tener algo que ofrecerles, creo que su colaboración va a ser necesaria y urgente".

Algunos se levantarán y se irán, al sentirse estafados por la convocatoria. En esos momentos te diriges a uno de ellos (conviene estar previamente compinchados con uno), y le gritas:
"¡Eh, no me dejes sólo!, ¡sube y ayúdame!"
Este grito desesperado, amén de ganarte a cierto sector del público, te servirá para relajarte.
Además la empatía que provocará la proclamación de tu ignorancia será como una ola que atrapará la atención del respetable.
...
Sube al estrado la persona que has elegido aparentemente de forma casual.
Se dirige al micro y dice lo primero que le pasa por la cabeza.
Podría ser:
"Señor conferenciante: no tengo ni idea del tema en cuestión.Perdone pero me voy a tomarme unas cañitas".

Tú respondes.
"¡Bien, ya somos dos!, pero ya que estamos aquí, ¿que tal si charlamos un rato?".

Estás ahí, pleno de desconocimiento, forzando una situación, a punto de hacer el ridículo, con la mente azorada.

Éste momento es imprescindible.
Hay que sentir el miedo, declamarlo en voz alta, perder la vergüenza, pedir ayuda, contactar con otra persona, relajarte al reconocer tus limitaciones.

Y entonces, cuando el cerebro se libera de los prejuicios que suelen atenazar su funcionamiento eficaz, cuando te sientes suelto al vencer el miedo escénico, dejas que la adrenalina haga el resto.
Estás en un lío pero empiezas a disfrutar.

Es fácil. Si crees que no es así, espera a que lleguemos al último paso.
Ten paciencia.

Driver.

Sunsi dijo...

Otra vez debo pedir perdón por la ausencia. ¡Ojo! La ausencia se traduce como dificultad-de-pillar-ordenata. Ni mucho menos es desinterés. Lo aclaro porque últimmente parc que me haya llevado la silla.
Lolo... Mis ciudadanos no empiezan cole hasta el lunes. O sea, que lo de volver... todavía no. ¿¿¿Esta vena poética es de todalavida o te ha aflorado con la madurez??? Me he quedado pasmada, "tolojoro".

La pregunta del millón. Si pensáis que tengo la respuesta, Driver y Luisa... os llevaréis una decepción. Sólo intuyo algunas causas que espero poder exponer en el siguiente post. Por cierto, hola Ana. Tú seguro que harías una tesis con el temita. Y viéndolas venir, calculo un comentario de 20 líneas de Sarracena sólo con onomatopeyas. ¿Cierto,Sarri?

Me escapo a Badalona después de comer. A ver si tengo listo el post para que me enmndéis la plana.

Un saludo a todos.

ana dijo...

Ay Dios mío... que llego y ya me sueltan una onomatopeya... esto es un sinvivir... hija mía...

... Sarracena... nos aguantaremos... síiiiiiiiiii... todo, todito el año... y muchos más, espero...
... a ritmo de Maria del Monte, de Joaquín Sabina (lo prefiero) o de quien te dé la gana, admito incluso los ritmos de la Celia... que hasta en esto somos antagónicas.... ainssssssssssssssss

... ¡¡¡¡pero qué poco "mesestima" onomatopéyicamente hablando!!!!

... en fin.

Sunsi dijo...

Sarracena versus Anita diminuta. El 2010 promete, vaya si promete.

Con Dios... a las dos.