domingo, 21 de diciembre de 2008

Capitán, mi Capitán


Un viejo artículo. No recuerdo si ya lo he colgado. Si es así, disculpad . Si no, también. Como diría Antoni... "Tú siempre a vueltas con la conciencia". A veces me pongo pesada con el temita. Discúlpame tú también, Pepa (...)



Decidido. Cojo los bártulos y me voy lejos... a una bucólica casa-de-la pradera donde se pueda reinventar un mundo “habitable”. ¿O es que a nadie le ha dado jamás un viento parecido?. Y tengo mil argumentos para justificarme. Pero mira qué cosa que hoy me ha llegado un e-mail. Me lo manda Conchita. Es un curioso diccionario en el que se intenta descifrar los sentimientos con palabras. Lo leo con calma. Imposible negarse a reflexionar. Me identifico con esa mano gigante que aprieta el corazón... y produce lo que el texto denomina tristeza; yo la llamo pena. Porque la tristeza es el llanto del que se mira sí mismo; la pena es solidaria, es la resonancia personal de todas las penas de la humanidad incluidas las de uno. Pues hace tiempo que cierro el periódico con pena; desenchufo la televisión con pena; cambio una emisora de radio con pena. Y siempre me asalta una duda: ¿podría haber hecho algo más o algo diferente?. Demasiadas veces acabo el día con poco peso en las manos. Probablemente es en esos momentos cuando se engendra la lucidez. Llega como un acceso de locura vuelta del revés, como un espejo empañado por el yo-mí-me-conmigo que le sacas la porquería y te devuelve la imagen sin distorsionar, tal cual, descarnadamente sincera. La lucidez parece que emerge cuando se toca fondo. Entonces el sentimiento empieza a palpitar mucho más despacio y se acompasa con el latido de la razón . La razón, que agarra por fin el comando, pone en marcha todas las potencias del ser humano. Y asoma la cabeza la conciencia, que estaba en el trastero, medio ahogada por una montaña de cacharros inservibles. Cuando la conciencia despierta de una amnesia transitoria... ¿qué hago?.. ¿le pego un manotazo o me levanto a buscarla?. A saber qué querrá. Pues me levanto... como la escena del Club de los poetas muertos ...“Oh, Capitán, mi Capitán”. ¡Menudo ridículo! ¿Y si no se levanta nadie más? ¡Fijo que no se levanta nadie más ...! ¿Y? ¿Es este un motivo de peso?. Es que ya vale de permanecer sentados.



Hay muchos motivos para levantarse y caminar hacia alguna parte. Existen sangrantes razones. ¡Levantarse! Para denunciar el acoso y las humillaciones que sufren los más débiles en la escuela y puedan sacar la nariz tantos jóvenes con valores que se ríen – como mucho- de su propia sombra... Para escarbar hasta encontrar un lugar digno donde puedan habitar los que no tienen qué llevarse a la boca y agonizan en cualquier punto del planeta ... o en las aguas del Estrecho. Para cavar la tierra con las “dentelladas secas y calientes” de Miguel Hernández hasta descubrir por qué compensa apostar por la bondad, aunque alguna vez nos las den con queso... Para parar el afán incontrolado de invadirnos unos a otros con bombas que matan los cuerpos y con leyes que matan las almas ... Para que nadie sea para nadie un mero objeto de usar y tirar, un simple medio para conseguir un fin ... Para podar lo que haga falta hasta que la raíz tenga tanta fuerza que pueda brotar el fruto ancho y fecundo del respeto al otro, sin escatimar ni un ápice del respeto que reclamamos para nosotros mismos...


Cuando el día baja el telón, la conciencia asoma la cabeza entre los restos del decorado. El público ha abandonado la sala. Tal vez resuenen todavía en los oídos los aplausos o los abucheos. La función no siempre es un éxito... Lo que cuenta es si me he levantado... –“¡Oh Capitán, mi Capitán!”- o si he permanecido con los ojos cerrados, desparramado en el sofá, soñando con un mundo que no existe. Y por el que no hace falta mover un dedo.

10 comentarios:

Donka dijo...

Merry Christmas and happy new year 2009

pepa dijo...

1) Con L. LL. no me extraña que entre la pena negra, la negra noche del alma y toda la retahíla blandurria, curslona y así.

2) Reconozco que, con mi ordinariez de serie, me resulta muy difícil comprender determinadas sensibilidades.

3) Reconozco que, con falta de empatía congénita, me resulta casi imposible comprender la pena, compasión y pesadumbre por los males universales: hambres, guerras, maltratos, torturas......

4) Reconozco que sólo estoy capacitada para comprender lo inmediato, lo evidente, lo tangible.

Estas son mis consecuencias,

a) Sale gratis sufrir por 3). Es improductivo. Regla de oro: ORA ET LABORA, por lo de tu alrededor, haz lo que puedas y, dentro de lo que puedas, lo que debas. Ninguno estamos obligados a más, ni a menos.

b) El punto 2), en gran parte, procede de 1) ¿Verdad que a los que padecen de afecciones cardiacas, pulmonares, etc., se les evitan (y evitan) determinados comportamientos?

Pues aquí, igual. Hay artistas que deberían estar contraindicados de oficio.

c) El conocimiento fue el precio que pagamos los humanos; expulsados de la inocencia, aprendimos a distinguir el bien del mal y a aceptar (o no) la carga de nuestras decisiones. No hay vuelta atrás.

d) Pese a lo prosaica que pueda parecer, reitero: creo en el aquí y en el ahora. Hoy hacemos lo que podemos, tal vez un gesto insignificante, que pasa desapercibido las más de las veces.
Lo que no hacemos son brindis al sol. Y mañana, Dios dirá.

Por último:

¿Disculpas? ¿Por qué? ¿Qué hice yo? ¿Qué hiciste tú? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Dónde?

En todo caso, si lo prefieres, nos encotraremos tú y yo, a solas, elige el arma.

Sunsi dijo...

Pepa. Disculpas porque creo que fui una borde cuando te contesté en el post anterior.

El mundo es mundo porque existes tú y gente como tú. Gracias a Dios. Vivo tan en el suelo como tú. Lo sabes. Quizá tú lo sabes mejor que nadie.

Las formas de expresar , como tú muy bien dices y no te hago la rosca, a veces viene de serie.

También es cierto que la resonancia de determinadas realidades no es la misma en todas las personas. Eso no es incompatible con vivir el hoy y el ahora. Al menos eso creo. Ni saber qué cosas puedes aportar en el hoy ahora. No es mucho pero al menos sabes que algo es algo, que has hecho lo que has podido. O lo has intentado. O no, pero sabes que mañana puedes nacer otra vez.

Es posible que lo que escribo te suene a retórico. Es muy posible porque en realidad tú sabes que tiras con todolo tuyo y todo el rollo que pego en el blog es bastante cósmico.

Pero no todo elmundo es como tú. No todo el mundo está despierto. Y sí, me horrorizan determinadas anomias de piñón fijo, siempre metidas en lo "suyo", que no les da la gana echar una mano o un pie aunque estén literalmente pegados a gente que lo pasa mal. No es que sean ciegos, es cierran los ojos con todas sus fuerzas... no vaya a suceder que les salpique un poco la miseria o la enfermedad o la soledad.

Tampoco el post es arbitrario. No lo he elegido al azar. Primero me sirve a mí y después deseo con todas mis fuerzas que lo lea alguien que tiene nombre y apellidos.

Ya sé que no te gusta pero ... ¿un abrazo?

pepa dijo...

S.-, hedabannita, perdona, pero la borde c'est moi.

Y no me importa el intercambio dialectico, siguiendo las reglas de la sana crítica, resulta refrescante.

Resulta mucho peor el asentimiento unánime, la opinión unánime, el pensamiento único.

Además, lo bueno de esta tu casa, lo mejor de esta tu casa, es la libertad para expresar lo que nos parece a cada uno de tus ruidosos, díscolos e indisciplinados visitantes.

Y la hedbanna rana, cazallosa, amorora, algodonosa y correosa, nos pone en nuestro sitio cuando conviene.

Ah, recuerda que no hay peor sordo y ciego que aquéllos que no quieren ni oir ni ver.

Venga, tía, que esta noche (cuando sea) cruzamos el Misisipí.

Dos gardenias para tí.

Sunsi dijo...

Doña Pepa. Acabo la jornada... Estamos de baldeo.

Me gusta Laura de Llach... qué le vamos a hacer... Suerte tengo, excavadora, de que metas el destornillador en este blog.

¿Y Katt? ¿Qué tal se le dio el "Amor platónico"? ¿No es un poco cósmica ella también?

Saludos y gracias por zarandear los posts.

pepa dijo...

Me dice Katt que luego escribe; yo estoy de catatonia.

Y, sí, de vez en cuando se pone cósmica, pero ella ¿sabes? es joven y aún le queda........ (je,je)

Driver para Thelma y Louise dijo...

Vuelvo del Parque de Atracciones y me encuentro con este sabroso diálogo a lo "Thelma y Louise", en plan latino mediterráneo.

La Sarita ha querido montar tres veces en la montaña rusa.

¡¡yuuuupiyeeeeeeeeeiii!! (la primera)

¡¡sooooouuuuubieeénnnnn!! (la segunda)

¡¡oua ouaa ouaaaaaaaaaá !!(la tercera)

Intento dejaros un comentario decente.
Imposible de los imposibles,entre la Sarita, la montaña rusa y el
"Venga, tía, que esta noche (cuando sea) cruzamos el Misisipí", se me van los pulsos al teclear.

¡Latinas!
Sois como el famoso refresco.
La chispa de la vida.

pepa dijo...

Vale, pero yo me pido la joven, aunque Sarandon era mucho más guapa.

Sunsi dijo...

Oiga, latino, qué daría yo por haber visto a Sarita en las montañas rusas. Lástima que Port Aventura os caiga tan lejos y sea tan carísimoooo. Es una delicia para los amantesdel riesgo. A mí no me gusta nada porque tengo vértigo sólo de ver el Dragón Khan, La Estampida... Y siempre me toca hacer de canguro de los más peques.

Hasta luego

Máster en Nubes dijo...

Susan Sarandon tiene un pedazo de novio en Thelma y Luise que una no entiende por qué se va por ahí. Pero en fin. Y luego el tío va y la lleva el dinero cuando lo necesita, ni le pregunta, ni nada.

Honradamente, con un novio así chicas os quiero mucho pero ni Ferrari ni nada. Sorry, hay que ser sincera.