miércoles, 3 de diciembre de 2008

Mil minutos de silencio ...por todos ellos.

...por todas las víctimas del terrorismo.
“Yo quiero ser llorando el hortelano/de la tierra que ocupas y estercolas,/compañero del alma, tan temprano” (...)
“Un manotazo duro, un golpe helado,/un hachazo invisible y homicida,/un empujón brutal te ha derribado”. (Miguel Hernández)
Así, sin más. Pasaban por allí. ¿Y por qué allí?.¿Y por qué a ellos?. ¿Dónde es ALLÍ? Allí es culquier rincón del País Vasco, allí es Madrid, allí es Atocha, El Pozo del tío Raimundo, Santa Eugenia, cualquier lugar... pero también nuestra casa, un trayecto de todas las mañanas elegido al azar, el quiosco donde alguien compra el periódico, el bar donde unos estudiantes se toman un café cargado porque hoy hay examen, el autobús lleno de niños que se dirige a la escuela.... Allí pudede ser aquí; allí podemos haber estado todos.
“Temprano levantó la muerte el vuelo/temprano madrugó la madrugada”.Temprano, en hora punta de cualquier día... o a medio día o cuando anochece... en cualquier calle de cualquier ciudad. Da igual. Todos tomamos el tren de la vida. Y sin previo aviso puede decir basta... y se rompe. Como si la tierra pudiera engullir de vez tantas vidas, proyectos, ilusiones.
“Tanto dolor se agrupa en mi costado/que por doler me duele hasta el aliento.”
Sus restos abonan cada rincón para que florezca más dolor si cabe. Su dolor, el de los que lloran a los que no están. Y nuestro dolor porque no nos da la gana dejar de sentirlo, porque ellos podrían haber sido nosotros. Más... porque ellos somos nosotros.
“Y siento más tu muerte que mi vida”.Y siento que tu muerte hace que cuestione las prioridades de mi vida. Y siento como nunca la brevedad... la fugacidad del tiempo. Y pregunto si tu muerte puede servir, al menos, para que mi vida sea algo más que unas manecillas de reloj que nunca se detienen; si dejo siempre para mañana esa solidaridad que nos urge hoy...porque no sabemos si habrá mañana.
“A las aladas almas de las rosas /del almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas(...)

Cosas que nos quedaron pendientes la última vez que nos vimos, aquello que no nos dijimos porque teníamos prisa, el apoyo que no supe darte porque ni me acordaba de que pasabas un mal momento, la sonrisa que no te dediqué porque estaba de mal humor y me dolía la cabeza y cuando no te escuché porque sólo me preocupaban mis cosas... Para ti, mil minutos de silencio...
(...) compañero del alma , compañero”.

15 comentarios:

Sunsi dijo...

Me voy a dar catequesis. El valor de la vida. Hoy es obligado tocar este tema. Esperanza... esperanza en una juventud que se prepara para volar.

Hasta luego.

Driver dijo...

Lo ví.

Era un sábado por la mañana. Después del atentado de Atocha.

Pasé junto a la estación.
Sobre el mediodía.
Estaban retirando los vagones.
Grandes.
Rojos.

Desde lejos parecía un vagón normal.

Largo.
Entero.

De cerca no.
Enmedio no.
No.

Reventado por la mitad.

Lo ví y pensé que tenían que dejarlo tal cual.

Y ponerlo en una plaza.
Para que todos lo viéramos.
Que no lo olvidáramos.

Así ver.
Intentar.
Reconstruir.

La imagen.
Me persigue.

Noches de insomnio.
Muchas.

Lucho por vencer.
El dolor.
El miedo.

Lucho cada día.

Lo ví.

Un sábado.

Rojo.
De sangre.

mireia dijo...

La desgracia mayor que puede tener un ser humano es no entender el sentido de la vida, de cada vida

Modestino dijo...

Que acierto escoger la elegía de Miguel Hernández en un día en que tristemente han vuelto a segar gratuita, absurda e injustamente una vida.

Sunsi dijo...

He vuelto de catequesis. Hoy les he dicho a los chicos que nos quedábamos un ratito en el Santuario. Nos hemos situado en el primer banco.

"De cuando en cuando lo haremos"
"La catequesis nos ha de servir para acercarnos más a Dios y para rezar más"... "¿Por qué rezamos hoy?" Han dicho muchas cosas. Al final, el más mayor ha caído:
-"Por el empresario al que hoy han asesinado".
-"¿Y por quién más?"
-"Por su familia"
-"¿Y por quién más?"
El P. Matteo se ha quedado escuchando. A mí me da corte que se quede porque él explica todo muy bien.
"¿Nadie más?"
Por los terroristas. Hemos acabado rezando un padrenuestro por ellos, para que cuando Dios se cruce en su camino no miren a otro lado, para que algún día se den cuenta del valor absoluto de la vida humana, de toda vida humana.

Hoy en catequesis hemos rezado como nos enseñó Cristo... "por nuestros enemigos". Y de alguna manera nos hemos preparado para la Navidad.

Sunsi dijo...

Driver. Hay recuerdos que es imposible borrar. Éste imagino que es de los más difíciles, de los que más machacan.

Hola, Modestino. Es un viejo artículo que he modificado un poco. Recuerdo que lo escrbí llorando... de impotencia... tras el atentado de Madrid. Me sacudió mucho, muchísimo. Con cada atentado terrorista me sucede lo mismo.Me paralizo, no entiendo y recuerdo este viejo artículo que escribí temblando y mojando el teclado.

Gracias por pasarte.

Driver dijo...

Sunsi, hay recuerdos peores.

Trabajo cerca del hospital Gregorio Marañón.
El día del atentado en Madrid pasé por la puerta del hospital a eso de las 10:00 de la mañana.
Habían algo así com sesenta ambulancias intentando descargar en la entrada de urgencias.

Estaban en cola porque no daban a basto.

Tantas ambulancias con las luces encendidas, paradas, esperando a descargar.

Parecía una guerra.

De hecho, era una guerra.

Algunos días lo sueño.

Me despierto con la boca seca.

Y ese día ya no puedo dormir.

Ni escribir.

Máster en Nubes dijo...

En fin, que estos sinvergüenzas sean llamados ejército de liberación fuera de nuestro país... en algunos medios... y que haya otros que recogen las nueces ... y gente que mira para otro lado ... De verdad, que no es sólo ETA, es que es un círculo más grande que sin asentir, e incluso condenando, transige con algo que no se puede transigir. De verdad, la policía acabará con ETa pero es que no es sólo eso. Desagraciadamente.

Sunsi dijo...

Yo jamás he presenciado nada semejante.Mi marido sí. Y hay un olor a muerte , una muerte muy concreta, que todavía ahora puede describir.

Leía ahora lo que ha dicho Mireia:"La desgracia mayor que puede tener un ser humano es no entender el sentido de la vida, de cada vida".

Cada día es un goteo de esa ignorancia. Ya no hay espacio en los noticiarios para una buena noticia. Me preocupa... mucho. Y me preocupa que nos acostumbremos a esas escenas por sobresaturación.También me preocupa que nos olvidemos que detrás de esa escena hay una vida llena de sentido que cualquiera puede romper.

ana dijo...

Cada vida es una biografía, es el tiempo creador de una persona, y es intocable. Si yo adoro a mi hija, si admiro a mis padres, si siento el calor de mis hermanos, me río y lloro al lado de mis amigos... esto mismo, le sucede al otro.

Si mi vida es importante para los míos... la de los otros lo es para los suyos. ¿Tan difícil es entender el valor de una vida?...

... oración en el alma, y silencio.

Driver... es cierto, hay escenas que ya no olvidaremos jamás. Y con ellas caminamos.

... Y miradas que se nos quedaron colgadas en los más íntimo del alma. Donde ya sólo cabe, la oración.

La Sarita manda abrazos dijo...

Hola Sunsita.
Soy la Sarita.

Hoy en el cole hemos visto a los profes tristes y cuando han venido los papás a recogernnos todos tenían cara de patata.

Así que mi amiga Chulina y yo nos hemos inventado un juego.

El juego de los abrazos. Se juega así. Vas por la calle con un cartel que ponga "Abrazos libres", y te das abrazos con la gente.

Lo que más me gusta del juego es que si el día está en blanco y negro, Dios abre el grifo de los colores y la luz ilumina la calle, aunque sea de noche.

Es como un juego de magia.

Te dejo el enlace para que si te gusta lo pongas en tu blog del ordenador, y se lo dediques de mi parte a Pepa y a tí y a mi amiga la Chulina y a Olimpia, la perra de Master,y a quien tu quieras que para eso eres la Sunsi de Tarraco.

Son abrazos. Simplemente abrazos.

http://www.youtube.com/watch?v=vr3x_RRJdd4

Nada más y nada menos que abrazos.

Sunsi dijo...

Gracias, Sarita. Luego, cuando haya vuelto de llevar a mis niñas al cole, lo cuelgo.

Ana, palabras y puntos suspensivos, ¿será que "ellos" no saben interpretarlos o que creen que no tienen contenido? ¿Será que creen que las personas son sólo multitud que se pesa a bulto? Me gustaría saberlo.

Besos a las dos

mireia a Pepa dijo...

PEPAAAAAA.
Por favor, aparece

pepa dijo...

Ya toi, casi, casi.

Gracias, hedbanna recoleta

ana dijo...

Lo propio de la acción de la sensibilidad es convertir en VIDA lo que toca...

... evidentemente "ellos" nos aben de sensibilidad. No saben de puntos suspensivos, No tienen ni repajolera idea, con la soberbia a hombros... sería imposible.

Yo creo que "ellos" desconocen el valor de la palabra "persona". Esto suele ocurrir cuando no te has sentido querido, cuando no has querido, cuando no has aprendido a sentir la presencia del otro con su semblante de misterio.

Pienso que a estas personas se las puede distinguir por la mirada. Yo he visto esa mirada del desafecto, aunque también es cierto que no todas ellas pisan todo lo que se les pone por delante.

La mayoría de ellas caminan respetando al otro, aunque se pierdan esa capacidad de sentir al otro no lesionan su vida, no la pisan. Simplemente la dejan pasar.

El problema es que cuando desde su no-sentido "ellos" piensan que son más que el otro. Cuando la soberbia les hace sentir como un Dios, el supremo ejecutor de lo que debe ser o no debe ser...

...QUIEN debe vivir y QUIEN no.

No... no tienen ni idea de la esencia de los puntos suspensivos, de todo lo grande que hay detrás y delante de cada uno de esos puntos. Nada ven. Nada sienten. Todo les es ajeno...

... y la estela de sus pisadas es sólo "mierda" (con perdón). Esa es su despreciable herencia, la miseria de su tiempo no-creador. Y es lo que desgraciadamente heredarán sus hijos.