lunes, 29 de diciembre de 2008

Indigentes

"Todos estamos mancos en el mundo,
la mayoría de los seres humanos, no se dan cuenta;
la mayoría de los que se dan cuenta son incapaces de aceptarlo"
(J. Reichmann)

"No reconocer nuestra indigencia supone tener una noticia equivocada del ser humano. Estamos necesitados de casi todo, hasta del tiempo para vivir que no es nuestro. Ser conscientes de nuestra indigencia nos situará en el punto de mira justo desde donde enjuiciar nuestra vida.
Por eso, todo lo que sea dejarse de actitudes autosuficientes, prepotentes, avasalladoras, autoritarias, intransigentes, distanciadoras, excluyentes, descalificadoras, etc. supone un gran acierto, porque nadie es nadie para erigirse en criterio absoluto de verdad y despreciar o ignorar a los demás.
Todos necesitamos de todos y entre todos podemos hacer más agradable la convivencia.
Se equivocan de lado a lado aquellos que piensan que con su dinero lo pueden todo, porque ignoran que en ese "todo" también va incluido el desprecio de quienes han sido comprados como una mercancía más.
Estas actitudes de superioridad pueden presentarse maquilladas con comportamientos paternalistas, pero no por eso dejan de ser injustas.
Nuestra indigencia lleva a salir al encuentro de los demás. Solos podemos hacer pocas cosas. Antes de lo imaginado surge en nosotros el deseo de tener compañía, de sentir el calor de la presencia de un ser humano, que de alguna forma nos diga "estoy contigo". " (El Encuentro. Miguel-Ángel Martí García)
Ya ves ... soy una indigente. Como cualquiera. Todo lo demás es fachada, que a veces no queda más remedio que mantener el tipo. Soy una indigente. ¿Has visto estas manos... cómo piden?

1 comentario:

Máster en Nubes dijo...

Un 10, Señora, así es.

Muy mal el que no se reconozca hambriento, sediento, desnudo, pobre de alma (de lo demás también especialmente a estas alturas que es 30 y no sabemos qué tenemos en el banco), ignorante, con frío y necesidad de amor.

Tonto y gili el que piense que somos nosotros los que "ayudamos" a los que "lo necesitan": son ellos también que nos recuerdan nuestra limitación, nuestras carencias.