viernes, 12 de diciembre de 2008

El espíritu de la Navidad ¡?




Ya no sale en la televisión el personaje de negro, calvo, enigmático; el que repartía ilusiones de papel, sueños que se compran y se venden. Ahora han cambiado el anuncio. Es otro menos carismático. Aparece entre colonias con acento francés... sensuales... o con acento español... con más "realismo" que los dos rombos de la época franquista; entre juguetes sofisticados... hiper cibernéticos de última generación, antes de un turrón normalito , del turrón más caro del mundo (no sé dónde le ven la gracia) y después de un cava a la luz de unas velas y al aire libre ... en pleno invierno... tan bucólico como irreal. Las calles lucen con bombillas formando estrellas, árboles navideños... El colorido depende de las tendencias. Los dorados se llevan menos y los colorines son pelín chabacanos. Los tonos acero se imponen. La tecnología vestida con lazos y bolas es la protagonista de los escaparates. Atraen a los transeúntes, cargados de paquetes, con una fuerza irresistible. El cronómetro se ha puesto en marcha; empieza una carrera delirante , estresante, que se detiene el 24 y se reinicia el 27, para pararse definitivamente el 5 de enero. Y hasta el año que viene.

En la cola del súper oigo, a pedazos, una conversación ... “ las navidades me deprimen...” Un villancico suena, estruendoso; siempre el mismo “... y no me apetece reunirme con nadie...”; “... se me va la extra en mil estupideces... que ya no sé qué regalarle al tío Pepe, que tiene de todo”; “...a mí me toca el San Esteban en casa; no sé si hacer marisco o cordero...”; “yo... para San Esteban, desaparecido en combate; que me busquen, que no me encuentran...”. El villancico sigue sonando; repite una y otra vez: “Esta noche es Nochebuena y mañana Navidad, saca la bota María que me voy a emborrachar. Ande, ande, ande...”.

En muchas casas se pone el Belén. A mí me gusta “El tamborilero”: “Yo quisiera poner a tus pies algún presente que te agrade Señor, mas Tú ya sabes que soy pobre también y no poseo más que un viejo tambor, ropopompón...” . Cierro los ojos y puedo tocar recuerdos de infancia. Primero el Pesebre, la Virgen, San José y el Niño. “Y después los Reyes”.No, después los pastores, que fueron los primeros que visitaron a Jesús”. “Y ahora los Reyes”. “Esperad, que falta el ángel anunciando a los pastores que ha nacido el Niño Dios” “Y los Reyes... ¿cuándo?”. “Paciencia... la noche es muy fría. La mula y el buey van aquí, pegados a Jesús, para darle calor...” “ Ahora sí; ahora la estrella y los Reyes Magos...un poco lejos... les queda un camino muy largo todavía”.

El tamborilero termina: “Cuando Dios me vio tocando ante Él me sonrió”. Y colocamos una luz tenue, cálida, que envuelve la zona del Belén donde está la cueva: un sencillo portal acoge a la Sagrada Familia. En este espacio tan pequeño de la sala se encuentra la explicación del gozo de la Navidad, porque Dios vuelve a nacer cada año. Y allá, en este otro rincón donde se agrupan los pastores, afanados por llegar juntos a la cita, justo en esa montaña de corcho cubierta de harina, cobra sentido la reunión familiar alrededor de la mesa, los deseos de “Paz a los hombres de buena voluntad”. Y un poco más distanciados del Pesebre, los Reyes de Oriente, cargados de oro, incienso y mirra. Los Reyes y los pastores: el corazón que late en el interior de cada obsequio y el obsequio de nuestro corazón ... al Dios Niño. Lo valioso de lo que no vale, la entrega de lo que no cuesta ni un céntimo pero cuesta tanto regalar: nosotros mismos. El misterio del Amor vuelve a casa por Navidad.




¿Se quedará en la puerta? ¿De verdad que un año más se va a quedar en la puerta mientras la tele nos taladra con "el espíritu de la Navidad", que da la sensación que significa zamparse la "Gula del Norte", un jamón de bellota "que yo en tema de jamones no me la juego"o esos turrones que dice una monjita que "están de pecado"?




Por si las moscas, que quede claro que me gusta la Navidad. Pero lo que me gusta de la Navidad es la Navidad. Yo me entiendo...

13 comentarios:

Driver dijo...

Hoy he intentado explicarles a mis hijas lo de la Navidad. Una vez que acabé, les pregunté si tenían alguna duda.
He aquí un resumen de las dudas infantiles:
1.-"¿Hay relación entre el sentido de la muerte del Jalogüen, y la fiesta de Todos los Santos?".
2.-"¿Es Papá Noel un empleado del Corte Inglés, y en caso negativo qué relación tiene este señor con el Antiguo o el nuevo Testamento?".
3.-"¿Por qué si en el cole me explican que celebramos el nacimiento de Jesús, en la calle oigo que a ver si pasan pronto las puñeteras fiestas?".

He intentado resolver las dudas de mis hijas, y he acabado tomando un Jony Walker en la terraza de mi ático, mirando el cielo de Madrid.

Creo que mañana voy a empezar de cero con mis hijas, y con la Navidad.

Cuando las cosas se enredan tanto es mejor empezar de cero.

Igual tardo menos.

pepa dijo...

Angélica María está de vacaciones y la excavadora momentáneamente aparcada.

Simplemente Pepa, como D., - sabio donde los haya - ha pensado que talvez estaría bien empezar de cero.

Aunque, en el fondo, dependerá de cuan empalagoso se ponga este blogg con eso del amor fraternos, astosnias....... hedbanna.

Esperemos acontecimientos.

Martín dijo...

Hola, me ha encantado la entrada, del materialismo al auténtico sentido de la Navidad. Comparto el pensamiento, pero en mi caso ya no es empezar de cero sino cortar con lo que no es la Navidad. Se acabaron los regalos de Papa Noel y el Tió (digo yo que esta costumbre es sólo catalana, si me equivoco me corregís), se acabó el gastar sin sentido y el comer y beber sin más. Ser consciente de que estamos de celebración porque nace el Niño Dios, que es lo que de verdad importa. Y es momento de volver a nacer yo otra vez en ese Amor -ahora ya consigo empezar de cero- y que este año nuevo quiera más de lo que he querido en este año que se acaba.

Sunsi me ha hecho gracia lo de los rombos franquistas que merecen algunos anuncios. Desde luego, qué tendrá que ver el tocino con la velocidad, esto es, la colonia con la Navidad.

Saludos

ana dijo...

Sunsi... El Tamborilero... también es el mío.

¡Cuántas cosas compartidas!

A mi es un villancico que me emociona especialmente... vamos... como que al cantarlo se me pone la voz floja y bajita... muy bajita...

... a mi no me gustan nada las navidades de la calle.

De lo que si disfruto enormemente es de la NAVIDAD en mi casa... que siempre ha sido humilde. Siempre presente AQUEL PESEBRE.

Asier dijo...

Hablando de esto:
hoy no salgo. Estoy hasta los güitos de la lluvia. Miro lo que echan por la tele y veo que en el canal arte (Francia)van a pasar un documental sobre como los publicistas estan contratando a psicologos, biologos y neurologos para impedir que el 70% de los nuevos productos se queden en la balda del supermercado.
Driver, procura que tus niñas no se enteren, que al final te va a dar el higado dos veces la vueslta a la cintura...

Sunsi dijo...

Driver, empanada mental... pobres crías. De todas formas, no me extraña nada. Son niñas del siglo XXI, en el que se celebra todo aunque sea contradictorio. Mientras te caiga un regalo, nos apuntamos a lo que sea.

Ya nos contarás cómo te ha ido... Tómate primero una tila, por si acaso.

Pepa ... el empalago ya está en los anuncios, en determinadas felicitaciones navideñas... Prometo portarme bien con estos temas del algodón azucarado. No creas, la convinvencia durante tantos días, aunque sea Navidad, tiene lo suyo. Y no es precisamente algodonoso. Tú sabes a qué me refiero. Tienes la misma experiencia que yo. Empezar de cero... Ya me gustaría.

Hola, Martín. Me alegro de que te haya gustado el post. Igual este año el tió caga turrones y los dulces típicos de la Navidad. Igualya es hora de que tod empiece a retomar su cauce.

Ana... El tamborilero... Buscaba la versión de Raphael y no la he encontrado. Más que nada porque es la original. Si soy capaz de trasladar al papel una manualidad que me enseñará una amiga, te la paso. Un detalle artesanal que podéis hacer tu hija y tú. Creo que se necesita sólo un trozo de madera, cola blanca y barniz.

Un saludo a todos.

pepa dijo...

Para nada S., lo que tiene de empalagoso lo de "fuera" no tiene peligro, Astosnias; generalmente sabemos de que va, una Navidad cuanto más laica mejor, cuanto más socializada, mejor y cuanto más consumista, mejor.

Te tengo más miedo a tí, en una cruce entre maria ostíz y a las barricadas/rosa luxemburgo, un pueblo es, abuelito díme tú y los pájaros cantan, las nubes se levantan y las infumables nana m. y romina p. AGGGGGGGGGGGGGGGGGGg.

PS ¿Qué habrá sido de Máster y sus operarios?

Sunsi dijo...

Pepa,va, que te lo cuento... me fastidia hacerlo, pero me picas y caigo. Es que me estoy buscando y no me encuentro... todavía. Ahora mismo no sé si bailar una jota o un vals o los pajaritos o el aserejé... Pero todo tiene remedio . Ebdana Mireia me ha prestado un libro desintoxicante. "La paz volátil". Un regalo para ti si adivinas el tema. Y no va en broma... to lo joro, como decía un amigo libanés.

Con Dios...

Driver en Navidad dijo...

Mi nombre es Diego.
Y lo confieso en voz alta.
Soy un ASESINO.
....
Esta mañana me he levantado con ganas de empezar de cero con el tema de la Navidad.
Mi mujé y mis hijas estás durmiendo (o sobando, como se dice por aquí).
Me acerco a la cocina, abro el cajón de los cubiertos y las encuentro.
Las tijeras del pescao. Pesan arrona y media. Son de Albacete. Un arma de destrucción masiva.
...
Abro la cartera, saco las fotos de mi gente, las ponga sobre la mesa alrededor de una vela encendida. Tipo ceremonial.
Y luego, perdido en un temporal de pasión asesina, cometo tres MAGNICIDIOS.
Así, sin desayunar ni nada.
...
La primera en caer ha sido la "Master Card", ¡chop, chop, chop!, y las tijeras del pescao han diseccionado su oscura alma electrónica en tres trozos. A la basura, hermosura.

La segunda, la "Visa Oro", si la pones en el microondas a máxima potencia, se chamusca la banda magnética. Tiíííí.Hasta luego Lucas.

Y la tercera ha sido la más divertida. La del Corte Inglés, arrojada al torbellino succionador del inodoro, al ritmo del tamborilero.
...
Mi nombre es Diego.
Y lo confieso en voz alta.
Soy un ASESINO.
...
Ahora, con la cartera y el alma más ligera, igual puedo prepararme para la Navidad.

¡Gustazo asesino me he pegao, herman@s!

Sunsi dijo...

Espero que tu asesinato sea sólo para los "gastos " navideños. Porque en cuanto se levanten las que están sobando... igual sales en "El Caso".
Driver. Camionero de profesión, trovador de afición. Brutalmente asesinado en su domicilio familiar. Todavía no se sabe el motivo del crimen. Sí se sabe que el arma ha sido unas tijeras de cortar pescao . RIP.

Junto al cadáver han encontrado una nota: "Yo las maté,a las tres (tarjetas...), con premeditación y alevosía. Sólo pretendía que este año pudiéramos celebrar la Navidad."

La noticia ha colapsado todos los noticiosos y la prensa escrita.

Un transeúnte , elegido al azar, ha declarado. "Yo también quise hacerlo y , finalmente, no fui capaz. Y aquí estoy, saliendo de un hiper y entrando en otro, cargado de bolsas llenas de tonterías que no sirven para nada.
Envidio la valentía de ese sujeto. Descanse en paz"

Modestino dijo...

Al final, cada uno tendremos la Navidad que deseemos tener. Con condicionantes, por supuesto, admitiendo la pluralidad de cada familia, de cada vecino y de cada sociedad.

Pero no podemos renunciar a nuestra fe, a nuestros valores y a nuestras costumbres. Y tenemos que saber que hay algo por encima de las manipulaciones comerciales, de las horteras cenas de empresa, de los matasuegras y de las burdas imitaciones.

Bon Nadal a todo Tarraco.

Driver calentando la Navidad dijo...

Mi nombre es Diego.
Y lo confieso en voz alta.
Soy un TERRORISTA.
...
Si eres menor de edad y lees esto, no hagas nada, pues existe peligro.
Díle a tus padres que lo hagan, que para eso te trajeron a este mundo.
Si eres adulto y te sobra la guita, llamas a un electricista, le pides que te anule el enchufe de la TV, y te soplará 100 mortadelos del ala.
...
Y si eres como yo, no te sobra la guita, y estás harto de "Las muñecas de Famosa se dirigen al portaaaaaal, de las burbujas de Freixenet, y de los anuncios sensibleros que abusan del espíritu navideño para mezclar churras con merinas, te diré cual es el plan. Paso a paso.

Paso 1: Localiza el cuadro eléctrico general de tu casa.
Paso 2: Busca un destornillador de cabeza plana y cinta aislante.
Paso 3:Pon la tele con el volumen alto, y baja uno a uno los automáticos del cuadro hasta que localices el que actúa sobre el enchufe de la TV.
Paso 4: Una vez localizado el automático que actúa sobre la TV, lo bajas y DESCONECTADO, desarmas el enchufe con el destornillador, pones cinta aislante en los dos extremos de los dos cables, y vuelves a montar el enchufe.
Subes el automático, y YASTÁ, la TV ha fallecido.

Y cuando tu gente se levante e intente encender la caja tonta, ¡Zas!, les cuentas que se ha producido una extraña interferencia electromagnética y que se ha escacharrado todo.

Como protestarán, te los llevas a ver un museo, o a comprar un libro, o a dar un paseo, o...
Tal vez consigas un rato para poder empezar a hablar en serio sobre la Navidad.

Y a las muñecas de Famosa, que las parta un rayo.
...
Mi nombre es Diego.
Y lo confieso en voz alta.
Soy un TERRORISTA.

Sunsi dijo...

Diego... eso lo va a leer Jesús, que está deseando que la tele se rompa. Es un buen sistema para que simplemente no funcione.

Modestino. Tengo un archivo guardado sobre esas cenas de empresa. Muy divertido. Lo cuelgo en el post siguiente.