lunes, 27 de octubre de 2008

Eufemismos




Ahora nos ha dado por emplear eufemismos que esconden las ignominias más brutales. Malos tratos, violencia doméstica, violencia de género.


Ninguno de los tres envoltorios me parecen adecuados. Los medios de comunicación se encargan puntualmente de informarnos hasta el mínimo detalle, incidiendo en los aspectos más escabrosos. Que sea ético o no es otro asunto.


El maltrato tiene un significado demasiado amplio y su intensidad abarca muchos grados. No es lo mismo una actitud despectiva que una paliza y mucho menos el odio y el ensañamiento que termina en un asesinato.


Cuando se habla de violencia doméstica...se cita el continente, el ámbito familiar, para evitar el contenido, el miedo sordo de quien nunca sabe qué sucederá cuando el violento introduzca la llave en la cerradura y cierre la puerta de casa.


El colmo del cinismo es mezclar la gramática con la barbarie. Violencia de género, se supone que femenino. Si lo que se pretende es que quede claro que nos referimos a ELLAS, ¿por qué damos tantos rodeos?.


El dolor de estas mujeres está haciendo historia con nosotros. Me recordaba Ernest Vallhonrat, colombista riguroso y honesto, cómo definía la Historia Cicerón: “...testamento de los tiempos, luz de la verdad, vida de la memoria...”. Cuando con la palabra mutilamos la realidad, traicionamos la propia historia, oscurecemos “la verdad”. Y ésta, la de la mujer agredida por “su” macho, que la considera como un juguete de su propiedad y si se cansa o no le ríe las gracias la arroja a la basura, está reclamando soluciones urgentes.


La violencia de género, para la gente que pisa la calle, significa que existen mujeres permanentemente aterrorizadas y amenazadas por...como se llamen esos individuos, que no se atreven a denunciarlos porque temen las represalias, que duermen camufladas entre almohadones para que el cuchillo del que persigue acabar con su vida no roce su cuerpo malherido. Y todos los días piensan que puede ser el último. Si se puede hacer algo, es imperdonable esperar un minuto más.


(...)


¿Por qué hoy? Porque he recibido un comentario duro, doloroso, que me ha recordado que hoy es un buen día para recordarlo. Todavía no es la hora del noticioso. Pero no hace falta ser adivino para saber de antemano que,¡otra vez!, hablarán de ELLAS. Miedo me da que nos hayamos acostumbrado.

20 comentarios:

katt dijo...

También hay un ELLOS maltratados. Yo creía que la "violencia de género" se refería a todos.

Saludos!

Sunsi dijo...

No, Katt. Cuando hablan de violencia de género se refieren a ELLAS. Cuando se trata de ELLOS, se especifica.

Besiños

mariana dijo...

Hola.
Hay tantos tipos de maltrato!!!...desde el más explícito hasta el más implícito y sutil...no por ello menos dañino. Hay un libro que me ghusta mucho que habla sobre ello, se llama: Acoso moral, lo recomiendo.
Con todo mi cariño, MK

mariana dijo...

Sunsi...se me olvidaba, que buen gusto poner la canción de Sting "Fragile" una de mis preferidas...sólo oirla se me pone la piel de gallina!!!, me encanta!!!
MK

Sunsi dijo...

Toda la razón. Y ésos son de los que no se oyen, no salen en los medios y se sufren en silencio.

No sé exactamente en qué nos estamos convirtiendo los humanos. Imagino que se tocará fondo ... o techo. Ojalá.

Besos

Driver dijo...

De nada sirve el solidarizarse.
Las buenas palabras.
La sensibilidad.
...
Para los temas de la violencia hay que denunciar, tomar partido, estar atento a tu entorno.
Proteger al débil.
Acogerlo en casa.
Arrastrar por el cuello al maltratador hasta el cuartelillo.
Asustar al que asusta.
Amedrentar al gallito de pelea.
...
Hay veces que es mejor tomar partido activo.
...
Y por desgracia estamos rodeados de casos muy cercanos.
...
Si cada uno salva a uno.
Entonces sí.
Entonces hay esperanza.
...
Pero hay que hacerlo.
A mí me tocó.
Y no es tan complicado.

Os animo a hacerlo.

Sunsi dijo...

Siempre la guinda, Driver. Uno + Uno + Uno... Muchos pocos se convierte en mucho. Y siempre es así. Ante un hecho caben dos posturas: hacer como que no has visto o tomarte el tema como algo personal. No hay término medio. Creo...

lumroc dijo...

Un día: “Me pegó el muy…”

Y luego: “Antes dije que sí, pero no era verdad”.

Y más tarde: “sí lo es, antes me dio pena ‘que perdiera la papeleta’”.

Y, otra vez: “Por Dios, qué he hecho, no Sr., “fue por celos, no más. Es que bebe y se pone bravo, pero sólo fue un empujoncito, y es que le provoqué”.

Y entre si es sí o es no, el palizón de hospital o el cuchillo de cocina en el pecho ….

Y los telediarios volverán a abrir con la noticia de una nueva víctima…

Y los políticos se manifestarán en la puerta de sus edificios …

Y ellas, muchas, clamarán contra la incapacidad de frenar esta lacra ….

----

Y yo tuve una chica en casa, peruana, a la que día sí, día también, le zurraba el pibe, la tiraba de los pelos, la arrastraba ….

Yo, harto de darle el mismo mensaje de fortaleza, le dije que no pensaba taparme los ojos, que en persona iría a presentar la denuncia ….

.. y ya no vino más a casa, porque “vera usted, me salió algo mejor, y todo va muy bien …. Ya me cuida como princesa….”

Y quizás un día, Dios no lo quiera, en el canal 24 horas, mientras preparo el café, vuelva a verle la cara, esta vez ya la definitiva … porque ya sucedió …

Sunsi dijo...

Lumroc... no será así... no puede ser así... no la verás en ese canal... pido a Dios que no la veas... alguien como tú quizá también se implique. Nos vamos a implicar todos , ¿vale?.

Ya basta, por Dios , ya basta.

Loli viene muy poquito a mi casa. Para 6 que vivimos no da para mucho. Tiene pocas fuerzas. Está... roturada. Cansada. Y es joven. Sufrió malos tratos. Aún lo recuerda como si fuera hoy.Es una más. La queremos a rabiar. Aunque no tenga fuerzas, aunque la vida le haya pasado factura. Pero la diferencia es que él, el macho que la machacó, murió primero.

De Loli he aprendido mucho.Nos tomamos juntas un café cargado y un cigarro. Está a gusto. Cuando tiene ganas habla. Y llora. La quiero mucho. A través de ella he aprendido a comprender el miedo.

Gracias, lumroc

Máster en Nubes dijo...

Tema que se las trae, gracias Sunsi, aportaciones muy interesantes. Estoy de acuerdo con todos, con Driver... y con Lumroc muy especialmente. Perdón, pero creo que en todo esto hay algo que se escapa a veces: no en todos los maltratos, no siempre. Pero no se dice: algunas mujeres por no sé qué extraña razón permiten que suceda, no denuncian. No significa esto que no hagamos nada, significa que para prevenir hay que insistir en que las mujeres tenemos una dignidad y que ésta no es negociable. Escribí en mi blog sobre esto hace ya tiempo. Pero sé que no es políticamente correcto señalar que a veces, sólo a veces, ciertas actitudes facilitan que te sigan zurrando. "sin tí no soy nada". Perdón, no, sin tí, sin nadie, soy siempre lo más importante: una Hija de Dios. Y no hay Hijo de Dios que me levante ni la voz ni la mano.

Perdón por la intrusión y gracias por recordarnos que esto sigue pasando. Hay mucho cafre.

Sunsi dijo...

Hola, Máster. Esta no es la segunda parte... como se suele decir; es la primera. La prevención es que exista conciencia de dignidad para todas. Yo también me lo pregunto y se lo pregunto a Loli ¿Por qué aguantaste tanto, tantos años? Maquillándote, con gafas oscuras...

No hay respuesta. Ni ellas mismas lo saben. Pero al final siempre la misma música de fondo: me sentía una mierda, me hizo sentir que no servía para nada. ¿Y dónde iba yo con dos críos?

Graciaspor la "intrusión"

pepa dijo...

1) Maltrato como resultado de la incultura, de un comportamiento mal adquirido, mal aprendido, perpetuado; siempre cristaliza en violencia física.

Su causa y su efecto, muchos más fáciles de identificar y de paliar.

Lo sufre muchas más mujeres que hombres.

Sus causas son más externas.

2) Maltrato, como resultado de una relación que se rige sobre la base del poder y la sumisión.

Insidioso, humillante, vejatorio, juega con la culpabilidad de quien lo padece, de la vergüeza de la persona sometida.

Mucho más dífícil de detectar, de corregir.

No responde ni a clase social ni a nivel cultural ni a género concreto.

Su raíz está en el mal.

Las víctimas precisan de un tipo de ayuda que no siempre está a nuestro alcance.

pepa dijo...

Genial Sabina, Sunsi

Sunsi dijo...

Hola, Pepa. Sabina hoy toca y canta para esta entrada. Va ni que pintada.

El segundo punto. Ahí le has dado. El primero es tan patente que no pasa desapercibido.Y, con suerte, alguien ayuda. El segudo envuelve con una telaraña de la que es complicado salir.

Contundente comentario, Pepa. Justo mientras te te contesto leo a katt que dice "También hay un ELLOS maltratados" . Aquí tendría que escribir Jesús, que tiene ideas muy claras sobre este tema y dice que las mujeres son unas artistas del maltrato sibilino y retorcido.

Abrazos

Desire dijo...

Los maltratos sicológicos son los peores no dejan huella física pero te destruyen poco a poco y con mas saña, el poder recuperarte es lo mas dificil de todo, a parte de salir de ello.

Luisa dijo...

Querida Sunsi, te lo cuento visto desde dentro.
He visto muchísimas denuncias por malos tratos.Creo que ciertas son las menos.Lo cual me parece terrible.Y lo peor es que la denunciante queda impune de su mentira.
¿Es posible que seas una mujer maltratada y estés esperando en un pasillo del Juzgado, con el susodicho esposado unos metros más allá, y estés tranquila y hasta sonriente?
He visto mujeres sufriendo y asustadas, pero son las menos.
Quiero decir con esto, que esta ley que se han sacado de la manga, no proteje más a la mujer porque cada vez mueren más a manos de los bestias de sus parejas o lo que sea. Sin embargo, da pie a venganzas y cosas por el estilo.
Las verdaderas maltratadas se mueren de miedo y no suelen llegar a denunciar.
Eso es lo que veo y eso es lo que me hacen pensar.
Abraçades amiga mía.

Sunsi dijo...

Hola desiré. Creo que va quedando claro que lo más duro es lo que no vemos, como tú explicas. Gracias.


Luisa, antes de contestarte me he asesorado con mi "asesor".
Me dice que las ciertas, efectivamente, son las menos. Y muchas de las que denuncian falsamente, en ocasiones mal asesoradas por sus abogados con la finalidad de conseguir efectos civiles con esa denuncia, consiguen que el varón, desplumado, pase una noche en los calabozos .Y luego... de perdidos al río. Uno de los finales de la historia es la venganza, la paliza o incluso el asesinato.

Muchas gracias por tu aportación. Mi asesor está contento de coincidir con alguien que vive al Sur de Easpaña. La historia se repite en todas partes.

Besos desde Tarraco.

pepa dijo...

Es cierto que, tal vez, se den historias de venganza y que, tal vez, haya abogados sin excesivos escrúpulos.

Pero son las menos.

Abunda, sobretodo, la incultura, la falta de medios económicos y, en muchas ocasiones, un compontamiento mal aprendido y peor repetido.

Sunsi dijo...

Pepa, ¿qué tal unas birritas con tu costilla y mi "asesor"? Mi "asesor" disfrtaría mucho contrastando contigo.

pepa dijo...

Genial, el viernes no podemos porque tenemos un compromiso, pero ¿jueves? ¿sábado?

Me dirás.