viernes, 31 de octubre de 2008

"El gorrión del Café de Oriente"

Dedicado a los pajareros que llegan a este blog y alguna vez han sido pájaros y han contado su historia. .. Driver, Mariana... Dedicado a Antonieta , que se fue y nos dejó una historia: "Alas de gorrión". Gracias , Pili.

5 comentarios:

Driver dijo...

EL TRALLAZO.

Cuando tenía once años jugaba mucho al fútbol.
Recreo de once a once y media.
Un patio, cuatro campos que se cruzaban dos a dos, cuatro pelotas de cuero y ¡doscientos niños!
Tocábamos a cincuenta niños por partido. Dos equipos de veinticinco infantes. Cuatro partidos a la vez. ¡La bomba!
Si coincidían dos partidos para sacar un córner, aquello parecía una película de romanos. Más gente que en las guerras púnicas.
...
Había un curilla joven que vigilaba el recreo.
Su principal misión era que no nos matáramos entre nosotros mismos. La muerte por aplastamiento masivo era una posibilidad real.
Llevaba un pito de esos metálicos, de los buenos.
Cuando nos juntábamos más de treinta en un lance deportivo, cosa habitual, nos pegaba una pitorrá.
¡Se me disperse, me se dispersen!
...
Nosotros ibamos detrás de la pelota y no le hacíamos caso.
Nunca.
...
Un día el curilla joven estaba como nerviosillo. Tanta juventud balompédiaca, tanto movimiento de masas romanas, tantos goles, y él allí en las escalinatas con el pito, sin que nadie le hiciera caso. Frustante situación

Nunca se me olvidará. Eran las once y cuarto de un día de finales de octubre. El curilla, no sé que maniobró hizo con la sotana, pero el arremangamiento fue super exprés de los dioses divinos; salió lanzado como una centella; creo que alcanzó los doscientos por hora, o así lo recuerdo; se cruzó el patio en un plís plás; le pegó un cebollazo al balón desde cuarenta metros y metió un golazo por toda la escuadra.

Se hizo un silencio sepulcral.
Doscientos infantes callados como tumbas
Y de pronto, un estallido general de alegría, unos vítores que alcanzaron las nubes estratosféricas.

A partir de ese día fue un líder.
El amo del mundo.
...
Son esos los mensajeros en los que hay que fijarse.
Currantes de la Palabra de Dios.
Gente de raza.
Cualquier día pueden charlar contigo.
Y arrancarte el corazón de un balonazo.

De un trallazo divino.

Driver.

Sunsi dijo...

Un cuento nuevo... Éste no lo había leído, Driver. ¿Te ha gustado el gorrión del cafetín? Es una maravilla.El mismo gorrión,todos los días la aventura de cruzar la puerta de cristal, tan sencillo para los humanos. El vuelo calculado para saber en qué momento ha de aterrizar a por las misgas. La sed saciada de la tarde. Una maravilla.

Driver dijo...

Sunsi.
El gorrión del cafetín es un tío listo.
Es un buscavidas, que sabe a donde arrimarse para comer, efectúa arriesgadas piruetas y es capaz de de comprender lo que es un cristal.
Conozco ese precioso café de Madrid.
La zona de la Plaza de Oriente es peatonal, está repleta de historia: el Palacio Real, la catedral de la Almudena, el Teatro Real.
Tomarse un café en las terrazas y observar el paso del tiempo es un placer.
Allí mismo lucharon en el levantamiento del 2 de mayo contra los franceses.
Las oficinas del Obispado andan cerca.
En la cripta de la catedral se ofició el funeral de mi suegra.
Los jardines del Palacio de Oriente están muy próximos.
El Senado a tiro de piedra.
La Plaza Mayor a un paso.
...
Me da que el gorrión no sólo busca las migajas de pan en el cafetín.
Es un tipo listo.
Se mueve por allí porque sabe más que nosotros.
Sabe que la Historia es una señora muy mayor.
De la que se aprenden muchas cosas.
Una anciana experta.
Experta en vuelos acrobáticos.

Luisa dijo...

Qué misterios de la vida. Tu amiga en el Cielo, tu,caminante en Tierra.
Volar...alto,hasta las Alturas.
Besos Sunsi

Sunsi dijo...

He vuelto a ver al gorrión del café. Me ha gustado más todavía. Es un tío listo, como dice Driver. Por cierto, gracias por situarme y contarme lo que hay a un tiro de piedra del insigne cafetín.

Sí, Luisa, a Antonieta le hubiera encantado. De hecho, Pili lo tenía guardado para regalárselo vía mail y no llegó a tiempo. Murió sin dar guerra y casi sin avisar. Hoy estará de fiesta grande y seguro que canta con su guitarra a pleno pulmón, el pulmón que dejó de funcionar y se la llevó al cielo. Sólo tenía 55 años. Dos meses hace que se ha ido. Mi amiga, mi hermana, mi sentido común cuando yo lo perdía...

Un beso volando al Sur de España.